Los cachorros de Lili (Cavalier King Charles Spaniel) cumplen 1 mes.

29 Abr

Al cumplir las 3-4 semanas, los cachorros han superado el periodo más peligroso de su vida. En efecto, durante los primeros 20 días les acechan peligros como la hipotermia, la falta de leche de la madre, la desaparición de la madre … Abren los ojos a los 10-12 días, y se pasan la inmensa parte del tiempo durmiendo;  cada 2-3 horas maman unos minutos, y luego siguen durmiendo. Su madre les lame la zona inguinal para estimular que orinen y defequen, y a continuación ingiere las heces. Todo ello para mantener el nido limpio, ya que los cachorros no salen del nido.

A partir de los 20 días experimentan cambios importantes:  empiezan a adquirir “forma de perro” y se empiezan a parecer a cómo serán de mayores. Salen los primeros dientes, lo cual convertirá en molesto para la madre dar de mamar. Lili trata de evitar estar siempre disponible y tenemos que “obligarla” a darles leche.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A partir del mes, les podemos introducir comida sólida: se utiliza un pienso de destete para cachorros; también es útil que lo coma la madre, ya que el sobreesfuerzo que supone criar a sus hijos hace que se adelgace  mucho y se le caiga el pelo a mechones. Para que los cachorros coman pienso, es conveniente ayudarles poniéndoselo cerca de la boca, y también se puede dejar previamente en remojo para reblandecerlo. No hay que obligarles a comerlo, si es necesario hemos de esperar unos días.

 

 

 

 

 

 

 

 

Además del pienso para cachorros y madre, podemos añadir una fuente de ácidos grasos esenciales de calidad para tratar o prevenir la caída del pelo: hay productos comerciales diseñados para ello (Viacutan). De modo casero, podemos dar sardinas en aceite de oliva regularmente.

Ya no necesitan una fuente de calor adicional permanente; de día están en el exterior y cuando cae el sol están dentro y con calor adicional intermitentemente.

También empiezan a salir del nido, y eliminan (orina y heces) a unos metros del nido. Exploran un poco el entorno, y sobre todo, juegan. Se pelean, gruñen, ladran pero no se persiguen ya que todavía les cuesta desplazarse.

Por primera vez, muestran interés cuando les hablas!

David Prandi Chevalier

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: