PIF o La peritonitis infecciosa felina: una enfermedad terrible.

9 Oct

Os quiero hablar de una enfermedad muy grave que afecta a la población felina.  Por suerte es una enfermedad poco frecuente, la produce un virus llamado Coronavirus.  Este virus se llama así porque lo rodean una serie de proteínas, que le dan aspecto como si tuviera una corona alrededor de él.

Fotografía de coronavirus por microscopio electrónico.

El coronavirus produce enfermedad en varias especies de animales a parte de en el gato, como el perro, en el hombre, en el cerdo, aves, etc…  En el gato  particularmente al principio solo  produce una leve diarrea transitoria, que muchas veces pasa inadvertida.

Gato.

En condiciones normales, el gato supera la infección vírica y normalmente se recupera bien.  El virus es eliminado activamente por las heces, y el contagio es vía feco-oral, o sea de heces contaminadas con virus que tengan contacto con otro gato, el virus entra por la boca y produce infección.

El peligro de este virus es que de vez en cuando muta, y es cuando produce una enfermedad muy grave.  Que mute quiere decir que su estructura genómica cambia y se “transforman en otro virus”, el  Coronavirus mutado es mucho mas agresivo y mortal.   Esto es mucho más frecuente que ocurra donde se hacinan gran cantidad de gatos.  Si un coronavirus sale de un gato, entra en otro y así sucesivamente muchas veces, llega un momento en que muta hacia su forma agresiva.

Colonia de gatos callejeros.

Mientras que el coronavirus benigno, por asi decirlo, solo produce una enteritis leve, el coronavirus mutado produce toda una serie de signos muy variados y en un alto porcentaje provoca la muerte, la enfermedad que provoca el virus maligno se llama Peritonitis infecciosa felina o PIF.  De hecho solo hay unos pocos casos en que un gato haya sobrevivido a esta enfermedad.  La patologia es tremendamente complicada, pero resumiendo mucho es realmente la reaccion de el organismo hacia el virus lo que provoca las lesiones de esta enfermedad, no el virus propiamente.

Este es Gorila, un gato recogido de la calle enfermo.  Lo vimos muy delgado, con poca hambre, anémico y con el vientre muy hinchado.

Este es Gorila.

Detectamos que tenia líquido libre en el abdomen (ascitis) entre otras cosas.  Decidimos extraer una muestra de este líquido para analizarlo.  También decidimos realizar análisis completos de sangre y titulos de coronavirus en sangre.  Después de realizar todo esto llegamos a la conclusión de que Gorila sufre PIF en su fórma humeda.

Liquido obtenido del abdomen de Gorila.

La Peritonitis infecciosa felina se puede clasificar por sus dos formas de presentación en el gato: la forma seca y la fórma húmeda.  La húmeda produce acúmulo de líquidos en cavidades del cuerpo, como  el abdomen y el tórax.  La forma seca no.  Los demas signos clínicos son comunes en las dos formas.  Es característica la fiebre alta i discontinua, la inflamacion del interior del ojo o uveitis, el adelgazamiento crónico, anorexia…  El PIF ataca principalmente a gatos jóvenes de menos de un año y medio.

Gatitos.

 

Los datos laboratoriales laboratoriales del PIF son varios, como anemia, proteinas sanguíneas muy altas, linfocitos en sangre muy bajos, etc…  La forma seca de PIF  es difícil diagnosticarla como tal, ya que se asemeja a muchas otras enfermedades, hay que englobar todos los signos clíncos, laboratoriales y demás.  La forma húmeda es muy fácil de diagnosticar, ya que el líquido que se obtiene tiene unas propiedades muy características.  Se trata de un exudado inflamatorio no degenerado.

Nosotros en la clínica, con este líquido realizamos una prueba definitiva para ver si realmente se trata de peritonitis infecciosa felina o no.  Se trata del test de Rivalta.  Es una prueba que se realiza poniendo una gota del líquido obtenido en una solucion de agua destilada con acido acetico puro (vinagre muy puro).  Si al poner la gota, esta se transforma en una espécie de “moco” el resultado es positivo y se trata de PIF.  Si al poner la gota, se diluye en la solucion y desaparece, no se trata de PIF

Aqui os pongo un vídeo ilustrativo de como se realiza la prueba.

 

 

El tratamiento se basa en producir inmunosupresion, o sea en inhibir la respuesta inmune del organismo que es lo que realmente provoca el PIF.  El problema es que muy frecuentemente no es satisfactorio.  De todas maneras, probaremos a tratar a Gorila, y os comentaremos que tal le va.

 

Pedro Carracedo.

 

 

 

 

2 comentarios to “PIF o La peritonitis infecciosa felina: una enfermedad terrible.”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Gordon y Pastora: otros dos casos de PIF!!!! | historiasveterinarias/vetstories - 28 de febrero de 2013

    […] Le realizamos pruebas sanguíneas, y detectamos líquido libre.  Despues de analizar las pruebas analíticas y de mirar el líquido en abdomen, llegamo a la conclusión de que Gordon padecía PIF.  En otro post publicado en este blog, podeis mirar como se llega al diagnostico de PIF.https://historiasveterinarias.wordpress.com/2012/10/09/pif-o-la-peritonitis-infecciosa-felina-una-enf… […]

  2. Newton tiene un problema neurológico | historiasveterinarias/vetstories - 22 de octubre de 2013

    […] PIF: El virus puede afectar a varias zonas del sistema nervioso, incluyendo estructuras intracraniales y la médula espinal. Podéis obtener información en un post anterior de este mismo blog (https://historiasveterinarias.wordpress.com/2012/10/09/pif-o-la-peritonitis-infecciosa-felina-una-enf&#8230😉 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: