¿Qué se ha tragado Lola?

14 Nov

Hola, os quiero contar una historia a propósito de Lola, una simpática perrita de ocho meses de raza boxer.  Pues bién, Lola estaba con sus propietarios pasando un día tranquilo en la playa, ya que acabada la temporada de verano los perros pueden pasear tranquilamente por la playa.  Cuando vieron que le colgaba una especie de hilo, por las comisuras de la boca.

Perro jugando en la playa.

Al fijarse mejor en que era lo que colgaba de la boca de Lola, sus propietarios se dieron cuenta que era un hilo de nailon parecido al hilo utilizado en las cañas de pescar.  Rápidamente y pensando en que se pudiera haber tragado un anzuelo con hilo de pescar, acudieron a nuestro clínica.

 

Lola.

 

Anzuelos de pesca.

 

Lola ya ha sido protagonista una vez, en nuestro blog.  Contamos su historia en el post con el título de “El caso complicado de Lola”.  Si recordáis, tuvo una enfermedad muy grave, llamada discoespondilitis, de la que se recuperó satisfactoriamente.

Bién pues Lola se metió otra vez en “problemas”.  En nuestro centro decidimos realizar una radiografía de abdomen y tórax, para ver si había anzuelo al final del hilo o no.  En estos casos nunca se debe de tirar del hilo que sale por la boca, ni por parte de los propietarios ni por el veterinario.

Al realizar la radiografía a Lola, ¡¡¡SORPRESA!!!, no solo había un anzuelo sino que habían DOS!!!!  Estos estaban situados en la zona del estómago por suerte.  Digo por suerte, porque si se quedan mas hacía arriba del tracto gastrointestinal, puede clavarse en esófago, y pasar hacia la cavidad torácica, y esto si sería un serio problema.

 

Radiografia donde se ven los dos anzuelos en la zona del estómago.

 

Otra foto de la radiografía.

 

A partir de aquí, decidimos anestesiar a Lola y extraerle los anzuelos del estómago.  Por suerte las cirugías en las que se interviene el estómago tiene un postoperatorio, y un pronóstico muy favorables.  El estómago es un órgano, que tolera muy bien las cirugías.

Lola anestesiada dispuesta para la operación.

 

Abrimos el abdomen y el estómago,  y sacamos los dos anzuelos sin ningún problema.  La verdad, es que si no se demora mucho en el tiempo, este tipo de urgencias se solventa muy favorablemente.  Si pasa mucho tiempo, o no nos damos cuenta de que se ha tragado un anzuelo, aguja… hay riesgo de penetración en la cavidad torácica o abdominal, pudiendo producir infecciones graves, y la muerte.

Os pongo algunas fotos de como extirpamos los anzuelos, y el resultado.

 

Aquí abrimos abdomen.

 

 

Extraemos estómago y hacemos una incisión.

 

Y aquí los dos anzuelos con el hilo.

 

Otra foto de los anzuelos.

 

Y finalmente cerramos estómago y cavidad abdominal.

 

Como reflexión final, quería comentar que este tipo de cosas no pueden pasar.  Creo que es inadmisible que la gente tire los anzuelos en desuso,  en la playa de cualquier manera, ya que pueden pasar cosas como estas, a personas y animales.  En este caso con final feliz, pero puede haber casos de heridas e infecciones muy graves.

 

Pedro Carracedo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: