Nala y una cirugía complicada.

15 Feb

Nala es una gata de 17 años que fue esterilizada y operada de n tumor mamario hace un año y medio.

El diagnóstico histopatológico del nódulo mamario fue adenocarcinoma no infiltrativo, es decir, un tumor maligno sin infiltración del tejido mamario y linfático de alredeor.

El otro día Nala vino a vistarse porqué le había salido un tumor enorme en la zona de las mamas. El tumor estaba todo ulcerado y había nódulos en la zona vulvar y en las  extremidades posteriores, que también estaban muy hinchadas.

Parte ventral del abdomen de Nala. Podemos ver una gran masa ulcerada y con material blanquecino (pus).

Con el historial de Nala, sospechamos de un adenocarcinoma infiltrativo que ya había metastatizado a ganglios linfáticos, pues el hecho que las extremidades estuvieran hinchadas es consecuencia de un mal drenaje linfático, probablemente producido por obstrucción de los vasos linfáticos por el tumor.

Zona vulvar de Nala. Podemos ver un nódulo infiltrando esta zona.

En la gata, el cáncer de mama es el tercer tipo de cáncer más frecuente. Afecta típicamente a hembras de edad avanzada, entre los 10 y 12 años de edad.

Las perras tienen la suerte de que el 50% de sus tumores de mama son benignos. En las gatas, en cambio, el 90% o más son malignos y se extienden rápidamente a las otras mamas y a los ganglios linfáticos.

¿Qué hacemos con Nala?

Cuando nos encontramos frente a una gata con nódulos mamarios antes de decir operar, recomendamos comprobar mediante una radiografía que el pulmón esté libre de tumor y es importante extirpar un nódulo mamario cuanto antes mejor: así tenemos posibilidades de extirparlo en su totalidad y de evitar que se disemine (metástasis).

En el caso de Nala la radiografía de pulmón no mostraba nódulos pero por el aspecto y los múltiples nódulos ya nos indicaban que la metástasis se había producido y que el pronóstico no sería bueno.

El tamaño del tumor en el momento de la extirpación influye mucho en el pronóstico:

Si el tumor mide menos de 2 cm de diámetro, el tiempo medio de  supervivencia es de 4.5 años. Si el tumor mide más de 3 cm de diámetro, el tiempo medio de supervivencia es de 6 meses.

Así que hemos decidido operar paliativamente a Nala, es decir, extraer el máximo de tumor posible para evitar que siga ulcerándose.

Nala anestesiada, previo chequeo preoperatorio para garantizar una anestesia segura.

Tumor infiltrando a la musculatura abdominal.

 

¿Cómo evitar los tumores de mama?

Esterilizando tempranamente a las gatas.

En verano del 2006, quedó científicamente demostrado que esterilizar una gata antes de los 6 meses reduce un 91% el riesgo de cáncer de mama.

Si se esteriliza entre los 6 meses y el año de edad, el riesgo se reduce un 85%.

Esterilizar a partir de los 2 años no disminuye la probabilidad de padecer tumores de mama.

Os iré contando como cicatriza la herida de Nala y intentaremos buscar algún protocolo quimioterápico que la ayude.

Nala, dos días después de la cirugía.

Iris Pérez.

2 comentarios to “Nala y una cirugía complicada.”

  1. miguelito 5 de febrero de 2014 a 8:29 PM #

    Hola! y qué paso con Nala? se recupero?

    • irisperezgarcia 5 de febrero de 2014 a 8:33 PM #

      Pues por desgracia al final Nala murió al extenderde su tumor pero intentamos que aguantara un tiempo con buena calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: