Imagen

Niva y la coprofagia

25 Sep

Hola a todos!

Os presento a Niva, una perrita que fue adoptada de una protectora hace 2 años aproximadamente ya de adulta. Los miembros de la protectora se la encontraron junto a sus cachorros en la calle, y su actual propietaria decidió adoptarla a ella ya que sabía que los primeros que encontrarían una nueva casa serian sus cachorros y no quería que ella se quedara sola.

20130925-181536.jpg

Niva muy delgada pocos días después de ser adoptada

Cuando se la llevó a casa era consciente de que tenia muchos miedos: a la gente, sobretodo a los hombres, a los ruidos, a los movimientos bruscos… tenia otitis, algunas alopecias producidas seguramente por quemaduras de cigarrillo… Con el tiempo todos estos problemas los tiene prácticamente superados, ya que su nueva familia ha trabajado para que así sea. No obstante, lo único que no han conseguido evitar es que Niva ingiera sus propias heces (coprofagia).

20130925-181419.jpg

Niva 1 año tras su adopción

Al principio su propietaria pensaba que era una actitud adquirida cuando tuvo su camada, ya que muchas hembras lo hacen para mantener el nido limpio. O bien, porqué arrastraba un problema de malnutrición debido a todo el tiempo que podía haber pasado en la calle. Incluso le realizó un análisis coprológico y un tratamiento para desparasitarla internamente por si ese era el problema.

En realidad la coprofagia es un comportamiento normal e inofensivo en muchos perros, no tiene porqué causarle ningún problema, en cambio es bastante desagradable para sus dueños. La coprofagia puede aparecer por diferentes factores:

  • búsqueda de atención del propietario
  • como parte del juego en cachorros
  • limpieza del nido en hembras lactantes
  • actitud exploratoria
  • inanición y/o deficiencias nutricionales
  • ansiedad por separación
  • pica
  • enfermedades intestinales

En primer lugar, es importante asegurarse de que el animal esta recibiendo una dieta adecuada y completa. Además, es útil realizar un análisis coprológico en estos animales para descartar sangre o sobrecrecimiento bacteriano en heces. También se pueden realizar analíticas sanguíneas para determinar si existe un problema pancreático exocrino, por ejemplo.

images

bote para análisis coprológico -www.ossalud.com

Si todas estas pruebas son normales, muy probablemente nos encontremos ante un problema de comportamiento. En estos casos es importante que el propietario no le preste atención al animal cuando realiza esta actitud, ya que al obtener la atención del dueño se puede potenciar el comportamiento.

También puede ser útil añadir alimentos a su dieta que alteren el sabor de las heces, haciendolas desagradables para el animal, como puede ser la piña picada o el calabacín rallado. También existen productos que se pueden utilizar con este mismo fin.

para-el-habito-de-la-coprofagia-en-perros-y-cachorros-pyf_MLM-O-61943506_4243

mercadolibre.com.mx

La propietaria de Niva intentará corregir esta actitud añadiendo uno de estos alimentos a su dieta habitual. No obstante, si aun así Niva sigue ingeriendo sus propias heches, le recomiendo que se ponga en contacto con un especialista de comportamiento. Un etólogo le puede aportar muchas pautas a la propietaria de Niva para acabar con esta actitud que, aunque normal, les supone un problema de convivencia.

Elisabet Villanego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: