Cuidados de la perra gestante.

9 Oct

Hola a todos!

En diversos posts hemos hablado de la importancia de esterilizar a las perras y la importancia que ello tiene para su salud ( evitar pseudogestaciones, evitar los celos, evitar montas indeseadas, prevenir los tumores de mama, evitar las infecciones de matriz…)todo y esto existe la opción de hacer criar a la perra, una experiencia bonita pero en la que se deberían considerar dos cosas: qué se va hacer con los cachorros y los cuidados que requiere una hembra gestante.

Pues bien, hoy os quiero hablar de los cuidados que necesitaría una perra gestante para que si alguien está pensando en hacer criar a su perra lo tenga en consideración.

La gestación en la perra dura una media de 63 días. Durante este período pueden existir complicaciones que si sabemos detectar y manejar no tienen que tener ninguna consecuencia grave para la madre y los cachorros.

Se deberían realizar como mínimo dos controles veterinarios: una ecografía confirmatoria de gestación y una radiografía para contar el número de fetos esperable.

Confirmación de gestación y número de fetos: 

Es importante realizar una primera ecografía confirmatoria de gestación.

Las vesículas amnióticas pueden ser visibles en torno al día 19-21 de gestación, pero la mayoría de autores recomiendan su búsqueda a partir del día 25 debido a que antes pueden pasar desapercibidas. Tiene un 94-98% de precisión cuando se realiza a partir del día 25 de gestación.

Vesículas embrionarias en una perra gestante.
Imagen de http://www.castro-castalia.com.

Es muy importante saber el número exacto de cachorros que uno debe esperar durante el parto para así poder detectar posibles complicaciones(distocias o partos anormales, retención de cachorros…) y correr hacia el veterinario en caso necesario.

La mejor herramienta que tenemos para saber el número de fetos existentes es la radiología. Entre los días 42-52 de gestación ya se observa un desarrollo esquelético de los fetos.

Aparato de radiología.

Pero la radiología no es infalible:  puede dar errores sobretodos cuando hay muchos fetos (por sobreposición fetal cuentas menos de los que hay) o en caso de desarrollo esquelético incompleto (radiología muy temprana en la fase de osificación).

Alimentación:

La futura madre irá incrementando sus necesidades energéticas a medida que avance la gestación. Un pienso de crecimiento o destete será el ideal para esta etapa. Podemos usar un starter o un puppy adecuado a la raza de la madre.

Es importante hacer un transición lenta al nuevo alimento, es decir, ir mezclando el pienso antiguo con el nuevo y progresivamente ( en 4-5 días) dar la nueva dieta.

Cerca de las 3 semanas de embarazo , la perra puede experimentar un poco de náuseas y pérdida de apetito. Esto debería resolver en una semana por sí solo, en caso de no resolverse o durar más se debería consultar al veterinario.

Los suplementos de calcio pueden ser tentadores, pero no son una buena idea. Mientras la perra gestante coma una dieta balanceada  la suplementación es innecesaria . Además , la suplementación puede desrregular el metabolismo del calcio y posteriormente tener problemas durante la lactación.

Ejercicio:

Caminar con regularidad ayuda a la futura madre pero el entrenamiento intensivo o incluso la escuela de obediencia es probablemente demasiado estresante. La obesidad es un problema peligroso para las perros gestantes pero el período de gestación no es el momento adecuado para un programa de pérdida de peso.

Vacunaciones y desparasitaciones:

También es muy importante que la madre este correctamente vacunada y desparasitada antes de la monta. La vacunación durante la gestación podría ser perjudicial para los fetos.

Si la madre está correctamente vacunada la transferencia de inmunidad maternal a los cachorros con el calostro se realizará de manera correcta obteniendo unos cachorros más sanos y con menos riesgos.

La desparasitación externa contra pulgas y garrapatas se debe mantener durante la gestación y la lactación, consultad con vuestro veterinario el producto más adecuado en cada caso.

En criaderos o colectividades de perros se recomienda la vacunación frente al herpesvirus canino.

El  herpesvirus canino causa un resfriado menor en perros adultos pero puede causar aborto durante la gestación así como la muerte de los cachorros recién nacidos. La mejor manera de prevenir la infección es aislar la madre completamente durante las 3 semanas antes del parto y las 3 semanas después del parto.

Parto:

Los problemas en el momento del parto son frecuentes en la clínica cotidiana. En el caso de la perra se estima que sólo el 5% del total de partos no son normales pero en algunas razas el riesgo aumenta incluso al 100%.

Las razas más frecuentemente afectadas son las razas llamadas condrodisplásicas (razas seleccionadas con cabezas muy grandes). Entre estas razas encontramos, por ejemplo, el bulldog francés, el bulldog inglés y los carlinos.

Más adelante os explicaré como debería ser un parto normal y que señales deberían alarmarnos.

Iris Pérez.

Clínica Betulia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: