Quitar las uñas al gato: ¿por qué está prohibido?

7 Nov

Imagen de animales.uncomo.com.

El otro día recibí la llamada de una cliente preguntando si le quitaríamos las uñas al gato. Cómo siempre en estos casos le contesté que era una técnica prohibida por diversos motivos pero ella insistia en qué si no sería posible hacerlo. Lógicamente le dije que no y le pregunté por qué quería hacerle esto a su gato y la repuesta fue: me araña un sofá.

A menudo los propietarios de gatos acuden a las consultas veterinarias con la queja de que su animal les ha estropeado tal o cual mueble, o bien con el temor de que puedan arañar a algún miembro de la familia, reclamando del profesional la extirpación de las uñas (oniquectomía).
Por muy obvio que parezca, si el gato nace con uñas… es por algo. Las uñas le sirven para rascarse, para jugar y para agarrar a sus presas. Son sus anclajes para estirarse, sus armas para defenderse y su medio para  burlar a sus adversarios mediante escalada en pared vertical.  No es de extrañar que quiera mantener este regalo de la naturaleza en perfecto estado, y para ello, tiene que cuidarlas a diario.
Dentro de las actividades normales que el gato realiza para delimitar su territorio está el rascado de superficies verticales. Cuando se estresa, también  utiliza el rascado como medio de liberar su ansiedad. Por tanto al eliminar las uñas le privamos de un relajante natural además de impedirle caminar correctamente, ya que los ángulos de las articulaciones se modifican.

La oniquectomía está prohibida en numerosos países europeos, aunque se sigue practicando con demasiada frecuencia en Estados Unidos y Canadá. En  España, concretamente en Cataluña, desde el año 2003, existe ya la prohibición expresa de realizar esta operación (Ley 22/2003 de 4 de Julio, de Protección a los Animales).

El marcaje mediante rascado forma parte del comportamiento normal del gato, lo  que debería ser conocido y aceptado por el propietario, a ser posible antes de que el gato entre a formar parte de la familia. En algunos casos puede ser preferible aconsejar no adoptar un gato como mascota.

Con una buena educación del gato y el propietario se puede evitar en gran manera el daño al mobiliario y a las personas. El veterinario puede y debe informar y asesorar al dueño, resolviendo las dudas que se planteen. Todo gatito que entre por la puerta de la clínica por primera vez debe salir con la información al respecto y si es posible, con su primer rascador para casa.
Los rascadores son la principal herramienta para conseguir que el sofá no salga dañado. Hay muchos tipos en el mercado y cada gato puede tener sus preferencias… ( http://wp.me/p2cDmE-1Ag ).

Cortar las uñas desde pequeños a los gatitos les acostumbra a la manipulación de las patas, lo que reduce en gran manera el estrés cuando se realiza siendo adultos.

Existen en el mercado fundas de goma que son fáciles de poner y duran entre 1 mes y 1.5 meses, y permiten al gato desarrollar todo su comportamiento de rascado sin comprometer la integridad del mobiliario.

Fundas para uñas.
Imagen de http://www.bligoo.com.

Pueden usarse tácticas disuasorias, como colocar objetos que se caigan fácilmente haciendo ruido cuando el gato se disponga a arañar,  sin necesidad de asociar la experiencia desagradable con el propietario.

La oniquectomía se considera una mutilación, ya que extirpa nada menos que 10 falanges. Es un proceso quirúrgico muy doloroso, en el que se espera que se presenten complicaciones en más del 50% de los casos:

  • en el  postoperatorio,  dolor muy intenso y hemorragia
  • entre las complicaciones tardías: recrecimiento de la uña, fístulas, neuropraxia o parálisis radial, infecciones, dehiscencia, necrosis tisular (por vendajes mal colocados), cojera persistente, cambios en la estación (pasa de digitígrado a palmígrado)
  • en caso de generar dolor crónico, éste suele ser neuropático por lo que su tratamiento es diferente y la respuesta al mismo es pobre en la mayoría de los casos.

La extracción de las uñas consiste en la amputación de un trozo de hueso.
Imagen de http://www.elotrolado.net.


Los gatos que se han sometido a desungulación deben ser mantenidos como gatos de interior durante el resto de sus vidas.  Si tienen acceso al exterior, debe ser en entorno controlado y protegido para evitar peleas con otros animales, ya que se encontrarán siempre en inferioridad de condiciones frente a ellos.

Información obtenida de http://www.isfm-national-partners.net/gemfe/guias.html.

Iris Pérez.

Clínica veterinaria Betulia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: