Una historia increible.

11 Ene

El otro día encontré esta noticia por internet y, una vez más, los animales no paran de sorprenderme.

Ambas fueron encontrado a principios del mes de octubre del años pasado por los Seminole County Animal Services, al parecer abandonadas al lado de la calzada en los alrededores de Geneva, pero en condiciones generales buenas de aspecto y alimentación, lo que indica que deberían haber tenido un hogar.

La rechoncha teckel, a la que le dieron el nombre de Idgie gruñía y ladraba protectoramente cuando alguien se acercaba a la gatita, que nombraron Ruth, y que resultó  poder moverse sólo arrastrándose con las patas delanteras. Las traseras estaban torcidas y sin fuerzas.

El refugio trató a Ruth con inyecciones de esteroides y la ONG TEARS (Together Every Animal Receives Support) apoyó una serie de terapias experimentales y acupunctura, todo desgraciadamente sin efecto. Y cada vez que tuvieron que separar a la gatita de Idgie, ésta se mostró profundamente infeliz.

Parecía como si estuviera constantemente pendiente de ella y buscándola, por lo que tuvieron que habilitar un recinto especial para las dos, ya que normalmente gatos y perros viven separados en el refugio.

Contactaron con Jacqueline Borum, que aparte de dirigir el Hollywood Houndz Boutique & Spa in Lake Mary, había acogido y encontrado adopción para 1.300 gatos y perros en los últimos 6 años, y que a través de la ONG Project Paws ayuda a grupos de rescate de animales en situaciones de emergencia.

Ahora Idgie y Ruth tienen un nuevo hogar en Hollywood Houndz, dónde se echan a dormir la siesta en un amplio recinto al lado de la ventana, la perra enroscando su cuerpo alrededor de la gata, que es movilizada, alimentada y bañada diariamente. Idgie disfruta frecuentes paseos, golosinas y la atención de todo el personal, así como de los visitantes. Pero si se atreve a acercarse otro perro, Idgie ladra y gruñe tan ferozmente como un perro salchicha sea capaz, a pesar de ser normalmente un muy dulce.

Sus nombres vienen de los personajes principales de ‘Tomates verdes fritos’, Idgie Threadgoode and Ruth Jamison y son absolutamente inseparables, aunque existe el riesgo que Ruth no sobreviva mucho tiempo, porque su condición puede ser degenerativa. Pero, una cosa es segura, durante el tiempo que le quede, Idgie va estar siempre a su lado.

Esperemos que esta historia, que de nuevo esta conmoviendo a los medios, sirva parallamar la atención ante situaciones de abandono y/o maltrato y sus consecuencias, que desgraciadamente sufren muchos otros animales anónimos.

Una respuesta to “Una historia increible.”

  1. David Prandi Chevalier 14 de enero de 2014 a 12:22 PM #

    Fantástica historia. Gracias por compartirla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: