Las piometras: Mini y su infección de matriz

14 Ene

¡Hola a todos!

Os presento a Mini, una gata europea de 7 años de edad. Sus propietarios acudieron a nuestra clínica porque se le había diagnosticado una infección de matriz y necesitaba una operación con cierta urgencia.

20140114-102956.jpg

Mini

Mini presentaba una descarga vulvar mucopurulenta y estaba bastante deshidratada. Esto puede ser debido a que tras una influencia hormonal excesiva, después del celo, tras un parto… cuando el cuello de la matriz esta abierto, bacterias oportunistas pueden invadir el útero a través de la vagina causando una infección. En muchas ocasiones también se presenta después de administrar tratamientos hormonales para evitar el celo.

En general, las gatas (también las perras) con infección de matriz presentan un incremento en la ingesta de agua (polidipsia) y en la producción de orina (poliúria), y raramente presentan fiebre. También se suele observar inapetencia, pérdida de peso, depresión… La temperatura de Mini cuando llegó a la clínica era normal, pero si observamos que tenia mucho interés por beber agua del bol que le pusimos. Debido a la deshidratación que Mini presentaba y para disminuir el riesgo de un problema secundario en riñon, le situamos una via en la vena cefálica de una de sus patas delanteras y le iniciamos un tratamiento con fluidos intravenosos. Además también se le administró antibiótico para comenzar a tratar la infección.

20140114-103007.jpg

Mini durante su ingreso

Unas horas después, viendo que Mini estaba más hidratada y que presentaba un mejor estado, decidimos prepararla para entrar a quirófano. El mejor tratamiento en caso de piometra, siempre y cuando sea posible por el estado del animal, es la ovariohisterectomia (la extracción quirúrgica de ovarios y matriz). Al retirar la matriz también se retira toda la infección, además del líquido serosanguinolento que se acumula en el útero, siendo por eso muy importante administrar también fluidos durante la cirugía.

20140114-103224.jpg

Mini intubada y preparada para la cirugia

20140114-103021.jpg

Desinfección de la zona donde se realizará la incisión

Como se puede observar en las siguientes fotos, la matriz de una hembra con una piometra incrementa mucho su tamaño. Esto es muy útil a la hora de confirmar el diagnóstico, ya que mediante una ecografia se puede ver el utero aumentado de tamaño y lleno de líquido.

20140114-103056.jpg

útero y ovarios en una gata sana esterilizada en nuestra clínica

20140114-103044.jpg

útero de Mini muy incrementado de tamaño

En algunos casos en los que por algún motivo es imposible realizar una cirugía, se puede intentar dar un tratamiento oral, pero son muy pocos los casos que se resuelven de esta manera. Es por esto que la mejor opción para tratar una piometra es la quirúrgica como ya he comentado anteriormente.

Ahora Mini se esta recuperando de la operación en casa con sus propietarios, dos dias después de la cirugia nos dió un pequeño susto ya que no quería comer nada y estaba bastante apática. Ahora ya está algo más animada y gracias a la atención de sus propietarios ha comenzado a comer y beber por si sola.

¡Esperamos que Mini vuelva a estar animada y mimosa como siempre pronto!

Elisabet Villanego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: