Peki, una yorkshire con una masa en el abdomen.

14 Jul

peki1

Peki, con el abdomen distendido y poco pelo.

Peki es una yorkshire de 12 años que vino a la revisión y revacuna anuales.

Según su propietaria Peki estaba muy bien, comía bien y no había observado nada raro pero al explorarla detectamos el abdomen muy distendido y una ligera pérdida de pelo.

Al palpar bien el abdomen encontramos una masa muy grande y recomendamos realizar una ecografía abdominal para ver si podíamos saber qué  órgano o estructura abdominal era.

eco

 

Realizamos la ecografía y detectamos dos masas abdominales de unos 7 o 8 centímetros de diámetro situadas muy próximas a los riñones.

peki

Por su situación sospechamos que podían ser o ovarios o glándulas adrenales.

Como ya os hemos hablado en otros posts, las glándulas adrenales son dos glándulas situadas encima de los riñones que se encargan de secretar hormonas. En ocasiones puede haber alteraciones en la producción de estas hormonas y producirse el síndorme de cushing.

Situación de las gándulas adrenales.
Imagen de saludmedica.gimlax.com

¿Qué síntomas produce?

Los síntomas de esta enfermedad son muy diversos y numerosos.  Los perros con Cushing pueden mostrar poliuria y polidipsia (orinar mucho y beber mucha agua), polifagia (tener mucha hambre), alopecias de diverso tipo (falta de pelo), debilidad muscular, abdomen péndulo (barriga distendida y blanda,  atrofia de los órganos sexuales, falta de libido, obesidad…  Lo mas constante es la poliuria-polidipsia, que  suele ser el signo mas precoz.

Abdomen péndulo.
Imagen de http://www.foyel.com .

Alopecia simétrica en un perro con Cushing.

En el caso de Peki, tras realizar un chequeo de sangre y orina no encontramos ninguna alteración que nos hiciera sospechar de un síndorme de Cushing, así que nuestra principal sospecha es que las masas pueden ser ovarios.

Los ovarios de las perras pueden tener quistes y tumores.

Los síntomas pueden ser muy diversos: falta de celo, celos persistentes, pérdida de pelo…

Como no es un órgano imprescindible para la vida lo más recomendable es, en caso de sospecha de tumor, hacer una ovariohisterectomía y sacar los ovarios.

En el caso de Peki no estamos 100% seguros que sean ovarios pero le hemos recomendado realizar una laparotomía exploratoria para ver el origen de las masas.

Una laparotomía exploratoria es una cirugía que consiste en abrir el abdomen para ver como estan sus estructuras y, en el caso de detectar algo anormal, poder coger un fragmento de tejido (biopsia) y enviarlo a un laboratorio de anatomía patológica para que realizen un estudio de este tejido.

Ya os iré contando su evolución!

Iris Pérez.

2 comentarios to “Peki, una yorkshire con una masa en el abdomen.”

  1. Elena 14 de julio de 2014 a 3:49 PM #

    Este caso me hace recordar al de mi perrita Lucy. Todo empezó cuando me di cuenta que bebía muchísima agua y orinaba más de lo normal. Tenía por aquel entonces 10 años. Consulté con el veterinario y al hacerle las pruebas por posible Cushing, dió valores positivos para tal enfermedad, pero a niveles muy bajos. En cualquier caso, se la estuvo medicando durante unas semanas con “Mitotane” unas pastillas indicadas para estos casos. Recuerdo que también tenía el abdomen bastante dilatado, pero no tenía alopecia. Pasaron como 15 días y tuvimos que ir a urgencias con ella, pues se puso muy mal. Al hacerle una ecografía, vieron que tenía una piómetra muy avanzada. La operaron de inmediato y le sacaron ovarios y matriz. También vieron una pequeña masa sospechosa de tipo cancerígeno, que fué extirpada al mismo tiempo. La perrilla se recuperó rápido y muy bien. Mejoró bastante. Estaba contenta y se la veía muy animada como era su natural. Esta operación se la hicieron en el verano del 2012 y en primavera del 2013 empezó a cansarse rápido al dar los paseos. El veterinario no le dió importancia, pues pensó era propio de su edad, ya que además tenía un pequeño soplo cardiaco. La cuestión es que a finales de octubre del pasado año, empeoró . Una mañana casi no se movía y vimos que jadeaba mucho para respirar. Al hacerle una radiografía y otra eco, vieron que tenía los pulmones muy congestionados. A parte de detectarle entonces, un tumor encima de un riñón. Poco se podía hacer ya, pues en las pruebas vieron que se trataba de un adenocarcinoma pulmonar. La tuvieron un día con drenajes (Toracocentésis, creo que se llama) y la pobre perrita mejoró un poco. No obstante, el veterinario nos advirtió que no iba a durar mucho. A finales de noviembre, el día 30, murió en casa. Supongo que un paro respiratorio debido al cáncer. Fue terrible, creo que por parte de los veterinarios no hubo un buen diagnóstico desde el principio, y por lo tanto no se pudo tratar conforme es debido el problema que tenía.
    Solo quiero que se aseguren bien del diagnóstico antes de iniciar tratamientos. El Cushing, puede dar lugar a equívocos y luego ya es tarde para tratar el verdadero problema.

    • irisperezgarcia 22 de julio de 2014 a 4:41 PM #

      En primer lugar, decirte que siento mucho lo de tu perrita.
      En el caso de Peki nos decantamos más por un tumor ovárico, el Cushing es una patología frecuente pero con las pruebas adecuadas podemos diagnosticarlo bien y siempre damos tratamiento en caso de sufrir la enfermedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: