El perro geriátrico: síndrome de disfunción cognitiva.

30 Dic

31122012041-e1357120375186

La disfunción cognitiva es una alteración comportamental que aparece en animales geriátricos sin causa médica aparente.

Afecta a perros y gatos mayores ( generalmente gatos mayores de 10 años y perros mayores de 12 años).

¿ Qué alteraciones podemos ver?

La alteración más típica es la desorientación y cambios en el comportamiento social. Podemos ver animales más dependientes del dueño o, al contrario, animales que se aislan si causa aparente.

También puede haber cambios en los horarios de sueño ( el animal se activa por la noche) y cambios en sus hábitos de hacer las necesidades, muchos animales se orinan o defecan en casa.

Suelen ser animales que andan y andan de punta a punta de casa y suelen estar muy nerviosos.

El examen de los animales con estas alteraciones no suele mostrar anormalides todo y que puede haber pérdida de peso por el aumento de la actividad locomotora o por pérdida de apetito debido a la ansiedad.

Una manera muy útil de ver el comportamiento del animal en casa es mediante vídeos caseros, muchas veces en la consulta el comportamiento del animal es aparentemente normal.

 ¿ Por qué se produce?

Los perros, al igual que las personas, pueden desenvolupar lesiones en el cerebro por acúmulo de amiloides. A diferencia de las personas, en los perros no se observan las lesiones típicas del Alzheimer.

¿ Cómo lo podemos diagnosticar?

Muchas veces el diagnóstico es por exclusión de otras causas como enfermedades metabólicas, meningitis, enfermedades hepáticas, hipotiroidismo en perros o hipertiroidismo en gatos…

Para descartar otras causas se recomienda un examen completo y un análisis sanguíneo completo. En caso de sospechar de meningitis se debería realizar una resonancia magnética del cerebro y un análisis de líquido cefaloraquídeo.

¿Existe tratamiento?

Es una enfermedad degenerativa y no podemos eliminar el problema pero si mejorar las alteraciones comportamentales.

Se recomienda no reñir al animal ya que el animal no entiende lo que ocurre y el hecho de reñirle empeora más su ansiedad.

En estadios iniciales la estimulación mental es muy importante para retrasar la progresión de la enfermedad.  Para hacerlo podemos usar jugetes, ejercicio, traer la pelota, estimulación olfactiva ( esconder comida y que la busque…)

Si el animal se orina en casa podemos empezar otra vez a enseñarle como un cachorro, premiándolo cuando haga sus necesidades en la calle.

Seguir unos horarios de alimentación fijos y, cuando se acerque la hora de dormir. se pueden administrar tranquilizantes como el alprazolam, siempre bajo preinscripción veterinaria.

Es importante mantener el animal alejado de peligros de la casa como escaleras, balcones…

Existen dietas en el mercado ( hills b/d) ricas en antioxidantes que ayudan a disminuir la progresión de la enfermedad.

descarga (1)

Existen en el mercado dieta ricas en antioxidantes que ayudan a disminuir la progresión de la enfermedad. Imagen de http://www.hillspet.com.au.

 

También usamos medicaciones para ayudar a disminuir la progresión de la enfermedad como la seleginine.

 

 

Debemos pensar que es un problema degenerativo debido a la edad y que el animal está enfermo y no se comporta mal por venganza ni nada parecido.

El tratamiento es de por vida.

Irs Pérez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: