Tumores hepáticos en el perro: el caso de Peki.

20 Ene

peki1
Hace unos meses os hablaba de Peki, una yorkshire a la que le detectamos dos masas muy grandes a nivel del abdomen (http://wp.me/p2cDmE-26M).
Analíticamente Peki estaba bien y ecográficamente costaba mucho valorar qué eran las masas debido a su enorme tamaño.
En poco tiempo el estado de Peki había empeorado mucho: estaba muy delgada y sin ganas de comer y sus dueños decidieron realizar la laparotomía exploratoria para intentar saber qué eran exactamente las masas que palpabamos en abdomen y veíamos ecográficamente.
pekin

Masa detectada, vista ecográficamente.

Al abrir a Peki vimos que las masas eran una sola masa enorme que salía del hígado.
DSC_1209

Masa hepática.

Los tumores hepático más frecuentes provienen de metástasis, principalmente de tumores primarios en bazo, páncreas y sistema gastrointestinal. Pero también hay que tener en cuenta los tumores hepáticos primarios, que pueden ser benignos o malignos.
Cuando se detecta una masa hepática siempre es necesario realizar un examen médico exhaustivo en busca de tumores primarios en otras localizaciones, y siempre tomar muestras para el análisis histopatológico. Sin el análisis histopatológico no sabremos si son benignos o malignos ni tendremos un pronóstico.
El tumor primario de hígado más frecuente en el perro es el carcinoma hepatocelular.
Otros tumores hepáticos son el carcinoma hepatocelular de bajo grado (hepatoma), el adenoma y el carcinoma colangiocelulares
(más frecuentes en gatos) y los carcinoides hepáticos.

La mayoría de los tumores malignos del hígado son altamente metastáticos, sobretodo el carcinoma hepatocelular.Si el tumor está localizado en un lóbulo o está confinado a la vesícula biliar, la resección quirúrgica puede ser curativa.

Los carcinomas hepatocelulares se localizan con mayor frecuencia en los lóbulos izquierdos y estos son los más difíciles de extirpar debido a su asociación estrecha con la vena cava.

Los tumores hepáticos no extirpables  no suelen responder a la quimioterapia.

En el caso de Peki el tumor era muy grande y la resección quirúrgica era imposible.

Debido al estado de Peki y al mal pronótico de un tumor hepático de ese tamaño , junto con sus dueños optamos por la eutanasia del animal para evitar sufrimientos innecesarios.

Iris Pérez.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: