Darla, un perra con la fosfatasa alcalina elevada.

23 Feb

Darla

Darla es una perra mestiza de 11 años esterilizada.

Sus dueñas, que se la quieren mucho, le realizaron hace pocas semanas una limpieza de boca y en el chequeo preoperatorio previo detectamos una elevación en la fosfatasa alcalina, una enzima hepática.

La fosfatasa alcalina es una enzima hepática que suele elevarse por múltiples causas.

Enfermedades que pueden alterar la fosfatasa alcalina o ALP: colestasis o obstrucción biliar, hiperplasia hepática, neoplasia, hepatitis crónica, tóxicos, pancreatitis, enfermedades de las vías biliares, enfermedades gastrointestinales, problemas endocrinos como la diabetes, el hiperadrenocorticismo o enfermedad de Cushing, el hipoadrenocrticismo o Adison, administración de ciertos fármacos como los glucocorticoides, animales en crecimiento, tumores ósseo, ciertas razas ( huskies y scotish terriers)…

En el caso de Darla, dado que era la única alteración de la analítica, decidimos hacer una ecografía abdominal para ver básicamente dos cosas: el parénquima hepático y las glándulas adrenales.

En la ecografía abdominal detectamos un aumento de tamaño de una glándula adrenal y alteraciones en el parénquima hepático (presencia de zonas más blanquecinas y un hígado de mayor tamaño).

darla 6

Hígado con parénquima heterogéneo.

 

 

darla 1

Zona hepática con estructura más blanca ( azul).

 

darla 5

Glándula adrenal derecha aumentada de tamaño.

 

darla 4

Glándula adrenal derecha con área blanquecina ( no normal).

 

Con estos cambios ecográficos decidimos hacer una prueba para confirmar o descartar la enfermedad de Cushing o hiperadrenocorticismo, ya que es una enfermedad hormonal que puede producir aumento de las glándulas adrenales y cambios en el parénquima hepático.

Los resultados de esta prueba salieron negativos, pero no podemos descartar del todo la enfermedad de Cushing.

¿ Qué le ocurre a Darla?

Vistos los resultados de las pruebas sabemos qué algo raro hay en el hígado y en la adrenal de Darla.

Los cambios ecográficos y analíticos indican una alteración en el hígado pero no especifican qué problema hay.

Con los cambios ecográficos podemos sopechar de problemas degenerativos, fibrosis o tumores de hígado.

Para poder saber qué hay en el hígado de Darla lo ideal es hacer una biopsia hepática. Antes pero hemos de descartar bien la enfermedad de Cushing o otras enfermedades adrenales. Para hacerlo vamos a hacer dos pruebas: una ratio cortisol/creatinina en orina, que en caso de salir negativa descarta del todo la enfermedad de Cushing y una medición de la presión arterial para descartar tumores adrenales como el feocromocitoma, un tumor que produce elevaciones de la presión arterial. La enfermedad de Cushing también puede producir aumentos de la presión arterial.

Si todo sale bien deberemos hacer una biopsia hepática.

La biopsia hepática consiste en coger un fragmento de hígado alterado y enviarlo al laboratorio de histopatología para su estudio.

 ¿ Cómo podemos hacer la biopsia hepática?

La podemos hacer de tres maneras:

– Laparotomía exploratoria: abrimos cavidad abdominal con el animal anestesiado y cogemos una muestra de hígado.

Ventajas: visualmente podemos ver las zonas con aspecto diferente y coger muestra, podemos controlar el sangrado.

Desventajas: hemos de abrir abdomen la cual cosa requerirá una herida abdominal con puntos.

– Punción con trucut. Se trata de coger una muestra de hígado con el animal sedado y guiados mediante un ecógrafo. Se introduce una especie de pinza que corta el tejido y nos permite ibtener la muestra.

Ventajas: no hay incisión. Mínimamente invasiva.

Desventajas: no controlamos el sangrado, cojemos una muestra hepática pequeña.

506-Fig27tru-cut

Pinzas trucut. Imagen de http://www.conganat.org.

 

– Laparoscopia: introducimos un endoscopio en cavidad abdominal y obtenemos muestras de hígado. Requiere anestesia del animal.

Ventajas: herida pequeña, podemos cojer muestras de zonas alteradas, controlamos el sangrado.

Desventajas: coste.

Ya os iré contando la evolución de Darla.

Iris Pérez.

2 comentarios to “Darla, un perra con la fosfatasa alcalina elevada.”

  1. Elena 23 de febrero de 2015 a 7:43 PM #

    Este tipo de problemas siempre suenan peligrosos. Espero y deseo que para Darla todo salga bien. Pienso que ningún animal debería tener enfermedades, dada la bondad que poseen. Pero son seres vivos y por lo tanto vulnerables como los humanos. Mucha suerte y enhorabuena por las pruebas que le vais haciendo para evitar diagnósticos equivocados. Mi perra no tuvo tanta suerte y desde el principio dijeron que era Cushing y acabó siendo un tumor en el útero que lógicamente acabó en metástasis. Todavía me duele el alma.

    • irisperezgarcia 25 de febrero de 2015 a 10:38 AM #

      Hola Elena, siento lo de tu perra y gracias por tus ánimos. Esperemos que pronto sepamos lo que tiene Darla, por suerte no muestra ninguna simptomatología clínica pero debemos ir investigando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: