Archivo | enero, 2018

Chloe no se puede levantar : de la pesadilla a la gran mejoría.

26 Ene

El verano pasado, a finales de Agosto, la dueña de Chloe nos llamó muy preocupada: su perra llevaba unos días sin poder levantarse, con la cabeza inclinada hacia la izquierda, y dando vueltas sobre sí misma. Tenían que ayudarle a comer y beber con una jeringuilla, y se hacía pipí encima.

Para colmo, toda la familia estaba viajando en velero por la costa española y debido a las condiciones meteorológicas no podrían acercarse a puerto hasta al cabo de unos días…

Le indiqué a sus dueños que lo mejor que podían hacer era seguir alimentando a Chloe y enviarme algún vídeo que me permitiera ver lo que estaba ocurriendo, para ir pensando en su caso y poder ayudarle en cuanto llegaran a tierra.

En el barco, Chloe no puede comer por sí sola y necesita que la alimenten con una jeringa:

Tampoco se puede levantar:

En el siguiente vídeo vemos cómo Chloe no puede incorporarse:

En este otro vídeo, Chloe intenta levantarse sin éxito:

Una vez en casa, sigue en una situación difícil, sin poder desplazarse:

El examen neurológico de Chloe muestra un estado mental normal, la inclinación de la cabeza hacia la izquierda, la incapacidad de desplazarse y de mantener la postura erguida, dando vueltas sobre sí misma.

Las reacciones posturales están disminuidas en el lado izquierdo, los reflejos espinales son normales y los pares craneales también. No hay zonas de hiperestesia.

Todo ello permite determinar que Chloe padece un síndrome vestibular.

Un síndrome vestibular es una alteración neurológica caracterizada por síntomas como los que presenta Chloe. Una vez identificado este conjunto de síntomas (síndrome), es importante determinar si se trata de un síndrome vestibular central (lesión del sistema nervioso central) o periférico (lesión del oído medio, interno).

Para ello es necesario además de explorarla hacer un análisis del líquido cefaloraquídeo, así como una resonancia magnética del cráneo.

Estas pruebas fueron realizadas en el Hospital Veterinari Canis de Girona, dónde Chloe fue visitada por el Dr. Jose Gorraiz, especializado en neurología.

¡Gracias a todo el equipo por su gran ayuda y su excelente trato!

Lesión en la zona pontomedular izquierda mostrada por la resonancia magnética (a la izquierda de la flecha roja; es la zona algo más clara).

La resonancia magnética mostró una  lesión difusa hiperintensa en T2 zona pontomedular izquierda, iosintensa en T1 y con captación homogénea y difusa de contraste.

El estudio del líquido cefaloraquídeo reveló una  pleocitosis mononuclear leve (contaminación con sangre).

Con todo ello, el diagnóstico más probable era una  Meningoencefalitis de origen desconocido.

El tratamiento consiste entonces en la administración de corticoides a dosis elevadas ya que se sospecha de una causa inflamatoria.

Chloe empezó tomando 2 mg/kg cada 12 h de Prednisona durante 1 mes, luego 1 mg/kg cada 12 h durante otro mes.

Poco a poco, Chloe empieza a mejorar:

De este modo, al cabo de 1 mes de tratamiento, el 7 de Octubre, Chloe había mejorado mucho:

Un mes después, el 10 de Noviembre, Chloe se desplaza por casa correctamente:

A partir del 25 de Noviembre, bajamos la dosis de corticoide a 1 mg/kg 1 vez al día.

Al cabo de otro mes, el 9 de Diciembre, juega como si nada:

Un mes más tarde, el 15 de Enero, la mejoría se consolida:

Bajamos otra vez la dosis de corticoide a 1 mg/kg a días alternos.

Esta dosis la mantendremos durante 2 meses y seguiremos vigilando la evolución de Chloe.

La respuesta de Chloe a la medicación ha sido excelente.

Recordando cómo estaba al principio, en el barco con sus dueños angustiados por poder ayudarla, hemos pasado de la pesadilla a la alegría de verla recuperar la calidad de vida.

El problema de Chloe era una meningoencefalitis de causa inflamatoria, que ha respondido al tratamiento con Prednisona a dosis elevadas , y luego decrecientes.

Tenemos que ir reduciendo pues la dosis muy gradualmente y el tiempo dirá si podemos retirar del todo la medicación y durante cuánto tiempo.

¡¡¡ En cualquier caso, la evolución de Chloe es una gran satisfacción !!!

Y también, por supuesto, felicitar a sus propietarios por el esfuerzo que han hecho y hacen y por colaborar en este post con tantos vídeos que permiten explicar la historia de Chloe visualmente. Gracias, muchas gracias.

Espero que os haya gustado,

David Prandi Chevalier

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Gato callejero se salva de una hernia diafragmática!

18 Ene

¡Hola a todos!

Os presento a Cowo, se trata de un gato callejero rescatado por la asociación SOS Badalona. Hace unos días, consiguieron capturarlo de la calle para poder castrarlo y así evitar camadas no deseadas, pero cuando lo estábamos preparando para la anestesia tuvimos una sorpresa desagradable.

IMG_0583

Cowo

Observamos que no respiraba nada bien (tal y como se puede observar en el siguiente video), así que decidimos realizarle una radiografía de tórax para determinar cuál era el origen de su disnea.

¿Qué se observó en la radiografía?

Para nuestra sorpresa, Cowo padecía una hernia diafragmática. Se trata de un defecto o rotura en el músculo que separa la cavidad torácica de la abdominal, el diafragma. Al encontrarse este defecto, los músculos abdominales se desplazan hacía el tórax presionando los pulmones y dificultando la respiración.

pre

hernia diafragmática de Cowo

En la radiografía se puede observar que la separación que debería existir entre el tórax y el abdomen ha desaparecido, debido a la rotura del diafragma. Las flechas marcadas en rojo muestran asas intestinales situadas en el tórax, la flecha verde muestra el colon lleno de heces y la flecha azul la vejiga de la orina desplazada cranealmente, debido a que el resto de órganos se encuentran en el tórax y tiene espacio de sobras en abdomen.

¿Qué ha podido causarle esta hernia diafragmática a Cowo?

En general se reconocen dos tipos de hernias diafragmáticas:

  1. Congénita: suele ocurrir por una malformación del diafragma durante el desarrollo del cachorro. Normalmente estos animales suelen tener problemas respiratorios desde muy pequeños y por norma general no suelen vivir si no se les corrige.
  2. Traumática: suponemos que éste ha sido su caso, sobretodo tratándose de un gato que vivía en la calle. Cuando existe un traumatismo importante, como una caída de un balcón o un atropello, por ejemplo, la presión ejercida sobre el abdomen puede ser tan grande que el diafragma ceda o se rompa. En estos casos se produce una hernia de los órganos abdominales hacía el tórax.

¿Cómo se solucionó el problema de Cowo?

En el caso de una hernia diafragmática como la de él, es importante estabilizar al animal y operarlo lo antes posible. Durante la operación se tuvo que mantener todo el rato a Cowo intubado y con ventilación asistida mediante el respirador automático, ya que al encontrarse el tórax abierto por el diafragma, se pierde la presión negativa que ayuda a los pulmones a inflarse durante las respiraciones.

Además durante la cirugía se observó que la mayoría de órganos y gran parte de los intestinos estaban situados colapsando el pulmón derecho, evitando que se inflara y haciendo que dependiera totalmente del pulmón izquierdo para oxigenarse.

Un problema frecuente que observamos durante esta cirugía, incluida la de Cowo, es que el hígado se encuentra congestivo. La sangre que debería salir del hígado por las venas hepáticas se encuentra acumulada dentro del órgano, haciendo que este se encuentre incrementado de tamaño y provocando aún más presión. Debido a este incremento de presión venosa muchas veces se suele encontrar liquido libre en abdomen (ascitis) y tórax. No obstante, por suerte Cowo no tenía ascitis.

Durante la cirugia, y aún y manteniendo a Cowo en todo momento monitorizado y con respiración asistida, su saturación de oxigeno se situó alrededor del 60. Una saturación normal debería de ser cercana a 100, si se encuentra en los niveles en los que los tenía Cowo los órganos reciben menos cantidad de oxígeno y sufren, entre ellos el cerebro, pudiendo provocar secuelas a nivel neurológico, por ejemplo. Por suerte, una vez se pudieron recolocar los órganos en su lugar anatómico normal, Cowo empezó a oxigenar mucho mejor manteniéndose alrededor de un 95-98 de saturación de oxígeno.

Cowo monitorizado e intubado después de su cirugía

En la siguiente radiografía se puede observar como los órganos abdominales vuelven a encontrarse en abdomen (la flecha azul muestra asas intestinales con gas, en abdomen), separados por el diafragma (flecha verde) del tórax (la flecha roja muestra la silueta cardíaca).

Rx de Cowo post cirugía

 

¿Cómo está Cowo ahora?

Las siguientes 12-24h después de la cirugía son las más peligrosas en una cirugía de este tipo, ya que se le tiene que drenar varias veces el neumotórax (acúmulo de aire en la cavidad tóracica) que se produce después de una cirugía de tórax abierto. Si no se drena este aire correctamente, los pulmones no pueden expandirse y puede dificultar la respiración.

Pasadas 24h de la cirugía y observando que Cowo comía, respiraba muy bien y estaba alerta, la protectora se lo llevó a una casa de acogida para poder observarlo y medicarlo.

Una semana después nos han hecho llegar este vídeo donde se observa que respira perfectamente. La cuidadora nos comenta que está animado y se alimenta por si solo, el problema es que al tratarse de un gato salvaje no se adapta a vivir en un domicilio. Por lo tanto, en cuanto se encuentre perfectamente, lo más probable es que lo tengan que liberar en una colonia felina controlada donde las cuidadoras podrán seguir observándolo.

Tenemos que felicitar el trabajo que hacen las diferentes asociaciones ayudando a gatos callejeros y dándoles una oportunidad. Esperamos que Cowo se adapte a su nuevo hogar y pueda vivir muchos años con sus compañeros felinos.

 

Elisabet Villanego

A %d blogueros les gusta esto: