Tag Archives: anticuerpos de la madre

La inmunidad en cachorros, sus primeras vacunas

14 Dic

¡Hola!

Hace unos días os comentaba algunas cosas que todos aquellos que se decidan por comprar un animal deben saber (http://wp.me/p2cDmE-1Vn). No obstante, vuelvo a insistir, hay muchos animales en protectoras y refugios, tanto adultos como cachorros deseando encontrar un hogar apropiado, no sólo se puede tener un animal comprándolo en una tienda.

Hoy me gustaría explicaros porqué los veterinarios vacunamos a los cachorros a partir de una edad determinada y no antes, y el motivo por el cual siempre se recomienda que los cachorros no paseen por la calle hasta que estén completamente vacunados.

Un cachorro, al nacer, aún no tiene completamente desarrollado su sistema inmunitario, por eso necesita los anticuerpos que la madre le proporciona, ya que su cuerpo no es capaz de combatir una infección tal y como lo haría un animal adulto. Antes de nacer existe un paso de anticuerpos maternales  a través de la placenta hacía el feto, de todas formas tanto en perros como en gatos, por vía transplacentaria únicamente pueden pasar el 5-10% de los anticuerpos necesarios para poder tener una buena inmunidad frente a infecciones.

¿Cómo se obtiene el resto de la inmunidad?

Durante las últimas semanas de gestación, la madre va acumulando anticuerpos, también conocidos como inmunoglobulinas (Ig) en la glándula mamaria. Estas inmunoglobulinas formarán parte de lo que llamamos calostro. El calostro es lo primero que la madre secretará de sus mamas una vez el cachorro haya nacido.

¿Cómo absorbe el cachorro estos anticuerpos?

Las inmunoglobulinas para ser efectivas necesitan absorberse sin que el intestino del animal las destruya. Durante las primeras 24 horas de vida, el recién nacido no tiene el sistema digestivo desarrollado del todo, es por eso que los anticuerpos se pueden absorber sin que se vean alterados, y el animal puede llegar a tener un nivel de defensas similar al de la madre. Pasadas las primeras 24 horas y hasta las 48 horas de vida aún puede seguir asimilando una parte de los anticuerpos presentes en el calostro. Pasado este tiempo, aunque la madre siga secretando calostro, el cachorro ya tendrá el sistema digestivo más desarrollado y destruirá los anticuerpos antes de absorberlos, siendo estos de poca utilidad.

¿Cuánto dura la inmunidad maternal?

Esto depende mucho de la cantidad de anticuerpos que la madre le haya transferido al cachorro, y de si éste ha tomado el calostro adecuadamente, dentro de las primeras horas de vida. Además puede variar entre especies, por ejemplo, en el perro la inmunidad materna suele durar entre 10 y 12 semanas.

¿Entonces, cuándo debo vacunar a mi cachorro?

Es importante tener en cuenta que los anticuerpos maternales pueden interferir con la vacuna, por este motivo, se tiene que encontrar un punto en el cual las inmunoglobulinas aportadas por el calostro hayan disminuido, pero que el cachorro no se encuentre desprotegido.

image0007

anticuerpos maternales -delasotoba.site11.com

Como se puede observar en esta gráfica, el porcentaje de anticuerpos del cachorro va disminuyendo con el tiempo, es por eso que es necesario vacunarlo una vez se considera que la vacuna no será inhibida. Existen diferentes protocolos vacunales, de todos modos en lo que todos coinciden es que el animal tiene que estar correctamente desparasitado frente a parásitos gastrointestinales antes de su primera vacuna, ya que estos también pueden interferir en la efectividad de ésta.

En nuestro caso, nos gusta proteger a los perros frente a Moquillo, parvovirosis, hepatitis y leptospirosis y a los gatos frente a Herpesvirus, Calicivirus, Panleucopenia y Chlamydia, a partir de las 8 semanas de edad. Siempre habiéndolos desparasitado unos días antes de la vacuna contra parásitos gastrointestinales. Esta primera vacuna les aporta un 80% de protección frente a estas enfermedades, por eso consideramos que es muy importante volverlos a vacunar pasadas 3 semanas, ya que así conseguirán tener un protección completa.

image0003

evolución de los anticuerpos después de vacunar -delasotoba.site11.com

Una vez el cachorro esta completamente vacunado, recomendamos que no salga a la calle hasta pasada una semana de la última vacuna, ya que así le damos tiempo a su organismo para reaccionar y fabricar anticuerpos. Pasado este tiempo, no debería haber ningún problema si este se relaciona con otros animales. Para mantener la inmunidad durante toda la vida del animal se recomienda revacunarlo anualmente, ya que así se evita que los anticuerpos disminuyan con el paso del tiempo y el animal no queda expuesto a contraer ninguna de estas enfermedades cuando sea adulto.

Espero que os haya sido útil esta información.

Elisabet Villanego

Los gatitos de Progat Badalona.

20 Jul

Hoy ha venido Irene, una colaboradora de Progat Badalona.

Audry (la del medio) con sus nuevos compañeros Seli (izquierda) y Pitu (derecha).

Nos ha traído a visitar por primera vez a Audry, una gatita europea de 2 meses.

Audry descansando un poco.

Audry y sus hermanos tienen una bonita historia: fueron recogidos de la calle por miembros de Progat Badalona y Irene se encargó de darles biberón las primeras semanas, ya que sólo tenien 2 semanas al ser recogidos.

Audry y dos de sus hermanos con una grave conjuntivitis y secreción nasal.

A parte de su corta edad además estaban todos enfermos: estaban resfriados y, cómo ya os conté, los resfriados en gatos están causados por el complejo respiratorio felino, un complejo de virus que causan signos repsiratorios como estornudos, secreción nasal, conjuntivitis.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gracias a los cuidados de Irene los gatos fueron medicados y tratados frente a los virus con antibióticos y colirios y todos se recuperaron.

Ahora, que ya tienen 2 meses, todos han encontrado un hogar donde los quieren muchísimo y Audry se ha quedado para siempre con Irene.

Tirar adelante camadas de gatos no es tarea fácil. La mortalidad los primeros días de vida es elevada y más en gatitos abandonados y enfermos.

Os voy a explicar un poco como son de complicadas las primeras semanas de un gatitos:

Tanto perros como gatos nacen con los ojos cerrados mientras que el tacto, olfato y gusto ya son funcionales desde el nacimiento.

Es muy importante que los cachorros mamen el calostro de su madre. El calostro es la leche que producen las gatas  las primeras 24-72h y es una leche rica en inmunoglobulinas que aportan anticuerpos a los gatitos para protegerlos las primeras semanas de vida. En gatitos húerfanos muy pequeños el paso de inmunoglobulinas a través de la leche materna es muy bajo o inexistente y son animales con más riesgo de desarrollar infecciones.

Durante la primera semana maman cada 1-2 h y la madre les lame la zona perineal (zona del ano y vuvla o pene) para estimular los reflejos de micción y defecación.  Si criamos gatitos a biberón hemos de darlo cada 2-3 horas las primera semana y, para estimular la defecación y la micción, debemos frotar suavemente un  algodón humedecido por la zona perineal.

El cordón umbilical se desprende entre el 2º i 3º día.

La apertura de los ojos y los oídos se produce entre los 6 y los 14 días.

La madre proporciona calor a sus gatitos, por lo tanto debemos pensar que si criamos gatitos hué
rfanos hemos de darles una fuente de calor. Las primera  semana los cachorros debe estar a una temperatura ambiente de 31-32º y superior a los 22º las semanas posteriores.

La temperatura es importante ya que los gatitos recién nacidos no regulan bien su temperatura corporal debido a las pocas reservas de grasa hipodérmica y al hecho que hasta más allá del sexto día no aparece el reflejo de temblor.

A partir de la cuarta semana de edad ya podemos introducir pienso seco humedecido con leche en el biberón  y progresivamente ir disminuiendo la cantidad de leche y aumentando la de comida seca.

A partir de los 10-15 días ya podemos iniciar las pautas de desparasitación interna con los productos y dosis adecuadas.

¿Por qué la mortalidad en camadas de gatitos criados en biberón es elevada?

Las principales causas son: fallos metabólicos (hipoglucemias), falta de oxigeno durante el parto, malformaciones congénitas, deglución desviada de leche y formación de una neumonía y aumento del riesgo de infecciones ya que muchos de estos gatitos no han tomado el calostro.

Lo que es muy importante es que la leche SIEMPRE debe ser especial para gatitos.

Si un gatito no se mueve como los demás, no se engancha al biberón, está frío, llora demasiado, hace diarrea o no defeca (problema también frecuente en gatitos criados con biberón) lo mejor es acudir al veterinario para que puede detectar el problema y aplicar el mejor tratamiento posible.

Por suerte los cuatro gatitos de Irene tiraron para adelante!

 

 

Iris Pérez

A %d blogueros les gusta esto: