Tag Archives: antígeno

Tests sanguíneos para la leucemia e inmunodeficiencia felinas: cómo interpretarlos.

29 Jun

Hola a todos!

En otros posts os hemos hablado de la leucemia felina( http://wp.me/p2cDmE-3a ) y la inmunodeficiencia felina ( http://wp.me/p2cDmE-3f ), dos enfermedades que pueden resultar muy graves para nuestros gatos.

Como son dos enfermedades víricas que pueden resultar mortales para nuestros gatos y conociendo su transmisión consideramos que  es muy importante conocer el estado serológico frente a estos virus de los gato de casa.

Esto es muy importante a la hora de introducir nuevos gatos en una casa. Es muy importante conocer su estado y, en caso de ser positivo uno de los gatos, tomar las medidas adecuadas para evitar la transmisión de la enfermedad: en el caso de la leucemia felina la vacunación y en el caso e la inmunodeficiencia evitar las peleas.

Nosotros, en las visitas de gatitos recomendamos realizar un test sanguíneo para ver si el gato es positivo a estas enfermedades.

El test se realiza con una pequeña muestra de sangre y en 10 minutos podemos tener un resultado.

Ejemplo de un kit comercial para realizar un test elisa para la leucemia e inmunodeficiencia felina. Cada fabricante tiene unas instrucciones para realizar el test.
Imagen de vet.mihanblog.com .

Extracción de sangre. En principio con 3 gotas de sangre suele ser suficiente para realizar el test.

En el mercado existen unos kits comerciales que mediante una técnica de ELISA detectan en la sangre del gato el antígeno ( es decir proteínas específicas del virus)  del virus de la leucemia felina y los anticuerpos ( la repuesta del organismo frente al virus)   de la inmunodeficiencia felina.

Estos kitts no son 100% específicos y la interpretación de los resultados es compleja.  Que 1 solo test sea positivo o negativo no nos debería llevar a afirmar que el animal tiene o no la enfermedad.

A continuación os explicaré cuando hacer el test y cómo interpretar los resultados.

1) Test para la leucemia felina.

Si realizamos por primera vez el test en un animal hemos de interpretar el resultado en función de la patofisiología del virus.

Si tenemos un resultado positivo puede ser por:

– el gato tiene virus en sangre porqué se acaba de infectar y no sabemos si va a conseguir eliminar el viurs de la sangre o no.

En estos casos se recomienda repetir el test entre 40-60 días. Si el test es positivo pasado este período podemos considerar el animal positivo.

– el test sale negativo: puede ser porqué el animal no ha tenido contacto con el virus o la infección es reciente. En estos casos lo ideal es reptirlo en 40-60 días.

Conclusión: el virus de la leucemia tiene una patofisiología compleja y los test sanguíneos rápidos deben interpretarse con cautela. Lo ideal es realizar dos test separados 60 días y, si la cosa no está clara, pueden realizarse otras pruebas como PCR en sangre o médula ósea.

2) Virus de la inmunodeficicencia felina:

Primero de todo hemos de considerar que la transmisión del virus es básicamente horizontal, es decir, por peleas entre gatos.

Las gatas pueden pasar el virus a los gatitos si se infectan durante las 3-4 primeras semanas de gestación.

Los test comerciales buscan anticuerpos frente a la inmunodeficiencia felina. Por lo tanto si realizamos un test a un animal adulto y sale positivo es altamente probable que sea positivo al virus.

Si realizamos el test en gatitos hemos de interpretar los resultados con cautela.

Si el gatito sale positivo puede ser por:

1) la madre era positiva a la enfermedad y ha transmitido los anticuerpos a los gatitos a través del calostro.

2) el gatito se ha infectado de pequeño por alguna pelea.

3) La madre se infectó durante las 3-4 primera semanas de gestación e infectó a los gatitos.

En estos casos hemos de repetir el test a los 6-8 meses del gatito.

En resumen, los tests rápido deben interpretarse con mucho cuidado y la mayoría de veces deberan realizarse 2 test para llegar a considerar el animal positivo o no.

Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarnos!

Iris Pérez.

La evolución de la IBD de Rosita

18 May

Hola a todos! Hoy os quiero poner al día del diagnóstico y la evolución de Rosita.

Rosita era una gata a la que le realizamos una laparotomía exploratoria porque perdía peso y comía mucho y se le palpo una masa abdominal.

Como ya os dije el día que le hicimos la laparotomía exploratoria a Rosita vimos que la masa era un ganglio linfático mestentérico.

Tomamos muestras de hígado, intestino delgado, intestino grueso, ganglio linfático y páncreas y el resultado histopatológico nos dijo que tenía una enteritis linfoplasmocítica.

La enteritis linfoplasmocítica es una enfermedad inflamatoria intestinal que, por extrapolación con lo que ocurre en medicina humana, se cree que está producida por una respuesta inmunitaria exagerada a antígenos luminales, es decir, el sistema defensivo del cuerpo ataca exageradamente a componentes presentes en la dieta causando una inflamación en el intestino.

Estructura de los intestinos felinos. La IBD es una inflamación de la mucosa intestinal.
Imagen de: http://www.livingart.org.uk.

¿Cuales son los síntomas de esta enfermedad?

Los síntomas pueden ser muy variados pero los principales son vómitos y perdida de peso con buen apetito. La presencia de diarrea, conducta de pica, dolor abdominal también pueden aparecer.

Gato vomitando, signo típico de IBD.
Imagen de: http://www.forocoches.com.

¿Cómo se diagnostica?

Si por la sintomatologia clínica sospechamos de una IBD lo primero que hemos de hacer es un chequeo general completo con evaluación de los folatos y la cobalamina (pueden salir o no alterados) y hacer una ecografía abdominal para poder descartar otras enfermedades que cursen con síntomas parecidos. Si después de realizar todas estas pruebas sospechamos de esta enfermedad necesitamos tomar biopsias intestinales para confirmar el diagnóstico.

Imagen ecográfica de una asa intestinal engrosada, muy sugestivo de IBD.
Imagen de http://veterinarycalendar.dvm360.com/avhc/content/printContentPopup.jsp?id=563761.

Las biopsias se pueden tomar de 2 maneras:

– Mediante laparotomía exploratoria: nos permite coger muestras completas de intestino, estómago, páncreas, linfonodos, hígado…Requiere anestesia total del animal y una cicatriz posterior.

-Mediante endoscopia: se utiliza un fiborendoscopio que es un tubo flexible con una cámara que, una vez introducido vía oral o rectal (dependiendo de que tramo de intestino queramos ver) permite cojer muestras mediante unas pinzas. Requeire anestesia del animal pero es menos invasivo que la laparotomía exploratoria. La  desventaja es que solo podemos coger muestra de mucosa intestinal.

Endoscopio flexible.
Imagen de: http://medtempus.com/

¿Tiene tratamiento?

Sí, el tratamiento es crónico y requiere controles periódicos.

Se basa principalmente en:

– cambio de la proteína de la dieta para disminuir así los alergenos imtestinales que causan inflamación.

– terapia inmunosupresora: con corticoides o otros fármacos.

– control del sobrecrecimento de bacterias intestinales que pueden provocar déficits vitamínicos.

En el caso de Rosita hemos empezado un tratamiento con dieta específica y corticoides.

Solo lleva un mes con tratamiento y ha engordado 300 gramos. Está mucho más animada, come bien y el tamaño de los ganglios mesentéricos ha disminuido.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: