Tag Archives: ascitis perro

Brack, un pastor alemán con el abdomen distendido.

27 Ene

IMG-20160122-WA0017

Este es Brack, un pastor alemán de 6 años muy bueno.

Brack vino hace unos días a visitarse porque sus dueños le veían el abdomen distendido.

Brack estaba bien, tenía ganas de jugar, comía ( quizás un poco menos) pero estaba activo y animado.

Al explorarlo descubrimos que tenia líquido en su abdomen.

Ante la presencia de líquido libre en abdomen lo primero que debemos hacer es puncionar este líquido y realizar un análisis.

El líquido lo obtenemos por punción con aguja fina del abdomen, la cual cosa va a tener un doble objetivo: drena líquido para aliviar al animal y la obtención de una muestra para el análisis.

brack

Jeringa con sistema de recogida para extraer líquido de abdomen. Se punciona la pared abdominal y se aspira el líquido.

El análisis de las características del líquido y su citología son muy importantes para el diagnóstico.

Según el número de células y de proteínas podemos clasificar el líquido y nos dará pistas del posible problemas que lo ha originado.

En el caso de Brack realizamos también un drenaje terapéutico del líquido por dos motivos: aliviar a Brack y permitir a las vísceras abominales recobrar su posición normal, pues al haber gran cantidad de líquido flotaban en la cavidad abdominal y ecográficamente no podíamos valorar su estructura.

Drenamos 6 litros de líquido ascítico a Brack, una cantidad muy pero que muy elevada.

IMG-20160122-WA0009

Líquido drenado del abdomen de Brack.

El análisis del líquido de Brack.

El análisis y la ciología del líquido de Brack nos hicieron sospechar de un posible problema hepático ya que el líquido ascítico tenía pigmento biliar i bilirrubina, un componente de la bilis. Dentro de las posibles causas debíamos considerar una torsión de bazo o una peritonitis biliar por rotura o perforación de la vesícula biliar.

Otras pruebas realizadas a Brack.

Realizamos un chequeo general ( un hemograma, glucosa, función renal y hepática) a Brack y no detectamos ninguna alteración.

También realizamos una ecografía abdominal, que se pudo realizar una vez drenado gran parte del líquido. La ecografía no mostraba perforación biliar pero sí un cambio en el parénquima del bazo, se veía más hiperecoico, es decir, más blanco de lo normal.

¿ Cuál es el siguiente paso?

Ante una sospecha de perforación biliar, aunque no se observara claramente en la ecografía, decidimos realizar una laparotomía exploratoria.

Una laparotomía exploratoria es una cirugía que consiste en abrir el abdomen para ver como están sus estructuras y, en el caso de detectar algo anormal, poder coger un fragmento de tejido (biopsia) y enviarlo a un laboratorio de anatomía patológica para que realicen un estudio de este tejido.

IMG-20160122-WA0020

Preparación del paciente para la laparotomía exploratoria. Se rasura el abdomen y se desinfecta con alcohol y povidona iodada.

IMG-20160122-WA0016

Preparación del campo quirúrgico con paños estériles.

IMG-20160122-WA0023

Monitorización de la anestesia.

Al abrir a Brack nos encontramos con un bazo torsionado, es decir, girado y retorcido la cual cosa comprimía estructuras vecinas como el hígado.

IMG-20160122-WA0014

Bazo después de liberarlo de su torsión.

IMG-20160122-WA0011

Tejido que comprimía la zona de la vesícula biliar.

Al comprimir la zona del hígado, dónde se encuentra la vesícula biliar, la bilis no podía drenarse por el conducto biliar hacía el intestino y esto provocaba que la bilis se extravasara y lesionara el hígado. El hígado lesionado permitía el paso de bilis de los conductos biliares hacía cavidad abdominal, la cual cosa provocaba la peritonitis biliar y en consecuencia  la ascitis.

Para solucionar el problema realizamos una esplenectomía, es decir, la extracción quirúrgica del bazo y cogimos muestras de las estructuras hepáticas alteradas para su posterior estudio histopatológico.

IMG-20160122-WA0015

Succión del líquido ascítico y sangre durante la cirugía.

Brack perdió mucha sangre durante la cirugía y le realizamos una transfusión de sangre.

¿ Cómo realizamos una transfusión de sangre en un perro y qué pasos debemos seguir?

Lo primero que hemos de considerar a la hora de realizar una transfusión de sangre es el grupo sanguíneo del perro receptor y del perro donador de sangre, ya que si los tipos de sangre son incompatibles las consecuencias pueden ser muy graves.

En los perros se han identificados hasta 8 antígenos diferentes en la superficie de los glóbulos rojos.

Los grupos de los perros son: DEA 1.1, 1.2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Los más importantes son el DEA 1.1 Y 1.2 ya que son los que pueden provocar reacciones graves.

Lo ideal es que la sangre del perro donante sea DEA 1.1 y DEA 1.2 negativa.

En la primera transfusión que se realiza a un perro no hace falta mirar el grupo sanguineo pero sí és necesario en posteriores transfusiones.

¿Cómo podemos saber el grupo sanguíneo?

Kit test sanguíneo.

Mediante técnicas laboratoriales específicas podemos saber el grupo sanguíneo de un perro, pero a la práctica usamos kits comerciales que detectan la presencia del antígeno DEA 1.1.

Test DEA 1.1

Si el perro receptor es DEA 1.1 positivo puede recibir sangre DEA 1.1 positivo y negativo.

Si el perro es DEA 1.1 negativo no puede recibir sangre DEA 1.1 positivo.

Test DEA 1.1 positivo.

¿Si un perro requiere sangre, dónde la podemos conseguir?

Existen bancos de sangre de animales dónde se pueden adquirir todo tipo de productos derivados de la sangre de perro(sangre entera, eritrocitos, plaquetas, plasma congelado…).

Podemos conseguir sangre de otro perro. Los requisitos del perro donante son:

–         Perro adulto

–         Peso >30 Kg.

–         Examen físico normal y sin enfermedades.

Bolsa de transfusión con anticoagulante.

El procedimiento consiste en:

1)      Mirar si los grupos sanguineos son compatibles.

2)      Anestesia del donante (si es necesario) y extracción de la sangre que se conserva con anticoagulantes específicos.

3)      Transfusión de la sangre al paciente.

¿ Cómo evoluciona Brack?

Hoy hace una semana de la intervención de Brack. Todo y que los dos primeros días Brack estuvo hospitalizado recibiendo medicación para el dolor y antibioterapia intravenosa, poco a poco se ha ido recuperando muy bien.

IMG-20160122-WA0022

Sueroterapia y antibioterapia intravenosa.

IMG-20160122-WA0025

Brack recibiendo la medicación intravenosa.

El día de la cirugía se dejaron dos puntos de la cicatriz de la laparotomía abiertos para que el líquido abdominal pudiera salir, pues, todo y haber solucionado el problema, la irritación de la pared abdominal no desaparece instantáneamente y se previó que Brack continuaría acumulando pequeñas cantidades de líquido ascítico.

Entre hoy y mañana valoraremos si ya podemos cerrar los dos puntos abiertos y, seguimos en espera de la biopsia de los fragmentos de hígado enviados para acabar de descartar otras patologías.

Ya os iré contando!

Iris Pérez.

 

Nuka, una IBD complicada.

29 Ene

IMG-20150107-WA0012 (1)

Hola!
Hoy quiero hablaros de un caso muy atípico, el caso de Nuka.
Nuka es una yorkshire de 13 años a quien se le diagnosticó una enfermedad inflamatoria intestinal linfoplasmocítica con linfangiectasia.
Como ya os hemos explicado en otros posts la enfermedad intestinal inflamatoria es una enfermedad que afecta al intestino.
El caso de Nuka es particular debido a la severidad de sus signos clínicos.
Cuando se le diagnosticó el problema a Nuka, ya sufría una pérdida de peso considerable y una ascitis marcada.
La ascitis es un acúmulo anormal de líquido en la cavidad abdominal.

IMG-20150206-WA0013
¿ A qué es debida la pérdida de peso y la ascitis marcada?
En la enfermedad intestinal inflamatoria, el intestino está inflamado y no realiza sus funciones adecuadamente. Al no poder absorber bien los nutrientes se produce la pérdida de peso y además puede producirse un déficit de albúmina, una proteína básica.
Si la albúmina en sangre desciende, se produce una hipoalbuminemia y, según la severidad de su descenso, vamos a ver unos signos o otros.
La albúmina es la proteína más abundante de la sangre. Una de sus principales funciones es la de mantener la presión oncótica de la sangre. Manteniendo está presión se evita que el líquido sanguíneo salga de la circulación y vaya a los tejidos.
Si la albúmina sanguínea desciende, no puede mantener la presión oncótica y, se produce el paso de  líquido de la circulación hacia los tejidos. Generalmente el acúmulo de líquido se produce en cavidades y, si se produce en abdomen tenemos una ascitis ( líquido en cavidad abdominal).

IMG-20150206-WA0018

Nuka, con una ascitis marcada.

 

¿ Cómo se trató a Nuka?

En un inicio se empezó a tratar a Nuka con metronidazol, dieta específica ( en su caso se consideró usar una dieta baja en grasas debido a que presentaba linfangiectasia) y glucocorticoides. Tras un mes de tratamiento Nuka no había mejorado nada y decidimos añadir otra medicación inmunosupresora, la ciclosporina.

Nuka continuaba empeorando y, todo y tener apetito y estar alegre, cada día acumulaba más líquido ( que teníamos que ir drenanado semanalmente) y perdiendo peso. Su albumina llegó a valores de 1 ( el rango de albúmina en perro oscila entre 2.5-4 según el laboratorio).

Decidimos cambiar la medicación y empezamos con un inmunosupresor todavía más potente, el clorambucilo.

Después de unas semanas de tratamiento Nuka continuaba empeorando.

Consultamos con expertos de Estados Unidos y decidimos combinar las tres medicaciones: cortisona, clorambucilo y ciclosporina, asumienodo el riesgo de combinar tres potentes inmunosupresores con muchos efectos adversos. Además decidimos hacer inyecciones de expansores del plasma 2-3 veces a la semana. Los expansores del plasma son sueros que administrado vía intravenosa ayudan a mantener la presión oncótica sanguínea. Su efecto es corto por eso las inyecciones se realizaban cada 2-3 días.

Nos planteamos realizar una transfusión de albúmina pero sólo podíamos hacer una sola transfusión ya que se usa albúmina humana y solo se puede usar una vez sino tendríamos reacciones alérgicas muy graves.

Los dueño de Nuka, que nunca han tirado la toalla y siempre han estado dispuestos a hacer todo y más para que Nuka se recupere, decidieron probar también con acupuntura y homeopatía y buscaron un veterinario especialista en este campo.

Así que, por fin, después de más de dos meses con la combinación de medicaciones, suero, acupuntura, homeopatía y la dedicación de sus dueños, Nuka ha empezado a mejorar.

Sus valores de albumina son cercanos a 2, valores todavía muy bajos pero comparado con los valores que llegó a tener estan muy bien e indican una mejoría. Clínicamente hemos visto que ya no está acumulando líquido ascítico a la velocidad que lo hacía.

Ahora hemos de seguir con los tratamientos y, una vez estabilizada, intentar disminuir las dosis de medicación.

Este caso demuestra que en veterinaria una misma enfermedad puede tener presentaciones muy leves, leves, graves o muy graves y, que a veces, las cosas no son tan fáciles.

IMG-20150206-WA0020

Nuca, muchio mejor y practicamente sin ascitis.

 

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: