Tag Archives: cardiomiopatía hipertrófica felina

El hipertiroidismo felino: el caso de Mister.

24 Sep

Hola! Os presento a Mister, un gato de 16 años que vinó a visitarse por pérdida de apetito,y de peso y después de realizarle un chequeo le detectamos un hipertiroidismo.

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo es una alteración común en gatos viejos. Es una enfermedad causada por un aumento en los hormonas tiroideas, producidas por una glándula situada en el cuello.

Las hormonas tiroideas tienen un papel importante como índice de control de procesos metabólicos y por tanto en el nivel de actividad general, por lo que los gatos con hipertiroidismo tienden a quemar la energía muy rápido y es típico observar  una pérdida de peso a pesar del aumento de apetito ( en algunos casos se produce un fenómeno de anorexia).

En la mayoría de los casos, el aumento de la producción de hormona tiroidea  es debido a tumores benignos (no cancerosos) en la glándula.

¿Qué signos clínicos produce?

El hipertiroidismo se observa de forma muy mayoritaria  en gatos de edad media –avanzada, y es raro observarlo en gatos de menos de 7 años. Gatos machos o hembras están afectados con la misma frecuencia y tampoco hay estudios que evidencien mayor predisposición al padecimiento de hipertiroidismo por razas. Eso sí, hay algunas evidencias  que muestran que es menos común en gatos siameses.

Mister, muy delgado a pesar de tener buen apetito.

Los gatos afectados por hipertiroidismo normalmente muestran un amplio cuadro de signos clínicos, que es muy suave al principio, pero posteriormente se vuelve más severo a medida que va progresando la enfermedad. También, como esta enfermedad ocurre principalmente en gatos mayores, algunos gatos afectados tienen otras enfermedades concomitantes que complican e incluso enmascaran algunos de los signos clínicos.

Los signos clásicos del hipertiroidismo son pérdida de peso, normalmente a pesar de un aumento en el apetito (polifagia), aumento en la sed (polidipsia), aumento en la irritabilidad,  inquietud e incluso hiperactividad. Muchos de los gatos afectados tienen taquicardia (alta frecuencia de latidos por minuto) y un pelo descuidado. También es bastante común la presencia de diarrea de leve a moderada  y /o vómitos. Algunos gatos afectados son notablemente intolerantes al calor y buscan sitios templados para acostarse, y algunos (especialmente los casos avanzados) pueden jadear cuando están estresados. Muchos de los gatos hipertiroideos pueden mostrar algún grado de polifagia (excesivo apetito) e inquietud, pero en algunos casos avanzados pueden mostrar debilidad generalizada, letargia y pérdida de apetito y los signos son menos característicos.

El efecto de las hormonas tirodieas puede tener efectos secundarios dañinos sobre otros órganos:

El efecto de las hormonas tiroideas sobre el corazón  consiste en la estimulación de la frecuencia cardiaca (mayor número de latidos por minuto) y contracción más fuerte del músculo cardiaco. A medida que la enfermedad progresa el músculo de la cámara cardiaca más grande (ventrículo izquierdo) se agranda y se hace más grueso – lo que se conoce como hipertrofia del ventrículo izquierdo. Si  estos cambios no son tratados y controlados, pueden provocar compromisos en  la función normal del corazón e incluso puede dar como resultado un fallo cardiaco. Esto significa que en algunos gatos con hipertiroidismo, será necesario un tratamiento adicional para controlar los efectos secundarios de éste sobre el corazón. Sin embargo, una vez que el hipertiroidismo subyacente ha sido controlado, los cambios cardíacos  normalmente mejoran, e incluso se resuelven completamente.

Hipertensión (aumento en la presión de la sangre) es otra  complicación potencial y puede causar daños adicionales a varios órganos incluyendo los ojos, riñones, corazón y cerebro. Si la hipertensión es hallada conjuntamente con el hipertiroidismo, serán necesarios medicamentos para controlar la presión sanguínea con el fin de reducir los daños  a otros órganos. Como en el caso de la enfermedad cardiaca, tras un tratamiento con éxito del hipertiroidismo, la hipertensión puede resolverse y por tanto no ser necesaria una terapia  de por vida.

Es muy importante el control de la presión arterial en animales con sospecha de hipertiroidismo.

La enfermedad en los riñones (fallo renal crónico) no está provocada por un efecto directo del hipertiroidismo, pero ambas enfermedades a menudo ocurren al mismo tiempo porque las dos son comunes en gatos mayores. Hay que tener mucho cuidado si ambas enfermedades son concomitantes, ya que el hipertiroidismo tiende a  aumentar el flujo de sangre hacia los riñones, en ocasiones mejorando su función. De esta manera  los análisis de sangre tomados para monitorizar  la función renal en un gato hipertiroideo pueden mostrar unos cambios leves o normales, pero puede haber un fallo renal más severo enmascarado por el hipertiroidismo. Por esta razón, sin tener en cuenta el tratamiento elegido para el manejo a largo plazo del hipertiroidismo, es usual el recomendar empezar un tratamiento médico (pastillas) y monitorizar la respuesta con varias medidas de presión sanguínea y análisis de orina para valorar la función tiroidea y renal. Ocasionalmente, un tratamiento exitoso de los valores tiroideos desemboca en un decline dramático de la función renal. Si esto se detecta sería necesario reducir la dosis  de la medicación antitiroidea aunque  el hipertiroidismo no esté completamente controlado para evitar que la función renal no se vea demasiado comprometida.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se confirma tras el análisis de las hormonas tiroideas. Todo lo que se requiere para diagnosticar esta enfermedad es un análisis de sangre que determina la concentración de tiroxina (T4),  y está normalmente elevado en los casos clínicos positivos. Otras pruebas  laboratoriales pueden ser anormales, por ejemplo las enzimas del hígado  también se encuentran elevadas de forma secundaria al hipertiroidismo, y también se requiere un  chequeo rutinario de sangre y orina para descartar cualquier otra enfermedad concurrente.

¿Existe tratamiento para el hipertiroidismo?

Sí, existe tratamiento.

Tenemos tres grandes opciones de tratamiento: medicación oral, tiroidectomía o iodo radioactivo.

1- Medicación oral ( terapia más utilizada).

Metimazol para el tratamiento del hipertiroidimo felino.
Imagen de http://www.vetoquinol.ca.

Los fármacos antitiroideos están disponibles en pastillas. Actúan reduciendo la producción y liberación de hormona tiroidea desde la glándula tiroidea. Esto no provoca una curación de la enfermedad pero si permite un control de esta.

2. Resección quirúrgica:
La resección quirúrgica del tejido tiroideo afectado (tiroidectomía) puede producir una cura permanente y es un tratamiento común para muchos gatos hipertiroideos. En general es un procedimiento muy exitoso y es probable producir una cura a largo plazo o una cura permanente en la mayoría de los gatos. Sin embargo, incluso después de la realización con éxito de una cirugía, se pueden  volver a desarrollar de forma ocasional síntomas de hipertiroidismo. Esto ocurre transcurrido un tiempo si un tejido tiroideo que previamente no estaba afectado y no  fue reseccionado desarrolla  la enfermedad.

3. Iodo radioactivo.

El yodo radiactivo (I131) puede ser utilizado también para proporcionar  una cura efectiva y segura para el hipertiroidismo. Como ocurría con la tiroidectomía,  tiene la ventaja de que en la mayoría de los casos es un tratamiento curativo  y no requiere un mantenimiento con fármacos.

El yodo radiactivo es administrado como una inyección subcutánea- El yodo posteriormente es captado por el tejido tiroideo activo (anormal), pero no por  otros tejidos corporales. Esto permite una acumulación selectiva local del material radioactivo en los tejidos anormales. La radiación destruye el tejido tiroideo anormal, pero no daña el tejido circundante o las glándulas paratiroides.

Las ventajas del tratamiento con yodo radiactivo son que es curativo, no tiene efectos secundarios de importancia, no requiere una anestesia general y trata todo el tejido tiroideo afectado independientemente de su localización. No obstante, requiere el manejo e inyección de material radiactivo. Esto no supone ningún riesgo para el paciente, pero es necesario que las personas que entran en contacto directo con el gato tomen algunas medidas de precaución.  Por este motivo este tratamiento solamente puede ser realizado por instalaciones con licencia especial y el gato tratado debe permanecer hospitalizado hasta que la radiactividad haya descendido a niveles aceptables. Normalmente el gato debe permanecer hospitalizado entre 3 y 6 semanas (dependiendo de la institución) una vez realizado el tratamiento. En la mayoría de gatos los niveles de hormonas tiroideas han vuelto a la normalidad en 3 semanas, aunque en algunos casos se necesita un poco más de tiempo.

Una sola inyección de yodo radiactivo es curativa en un 95% de las ocasiones, y en aquellos pocos gatos hipertiroideos donde la enfermedad persiste se puede realizar un segundo tratamiento. Ocasionalmente tras la inyección con yodo radiactivo se produce una reducción de los niveles de hormonas tiroideas por debajo de la normalidad (hipotiroidismo) y si va acompañado de síntomas clínicos (letargia, obesidad, mal aspecto del pelo) es necesario administrar un suplemento de hormona tiroidea (mediante tabletas).

Fuente: http://www.fabcats.org/gemfe/.

Iris Pérez

Clínica Veterinaria Betulia.

Lluna no respira bien

24 Sep

Hola a todos!

Lluna es una gata europea de 11 años de edad. Sus propietarios están preocupados porque han notado que hace un tiempo que come menos, lo atribuyen a un posible estrés por la llegada a casa de un bebé o a que han estado haciendo de canguro de un cachorrito de gato durante unos días.

No obstante lo primero que observo cuando los propietarios destapan el transportín de Lluna es que respira con lo boca abierta, cosa que a diferencia de los perros, no es fisiológico en gatos. Esta muy disnéica, respira de forma muy agitada, y aunque las mucosas no se ven cianóticas (azuladas) no es normal que respire así.

disnea

gato disneico -www.foyel.com

Un gato que viene con una disnea tan severa, y aparentemente aguda, puede tener, principalmente, un problema asmático, una descompensación cardíaca o un traumatismo. En estos casos conviene estresar al mínimo al animal, hay que tratarlo con mucho cuidado para que su estado no empeore y esperar a que esté estable para realizar pruebas. A menudo es útil administrar oxígeno dentro de una incubadora o una cámara preparada para tal fin, y sedarlo levemente para reducir la ansiedad.

gat oxigen

gato recibiendo oxígeno

Después de estabilizar a Lluna, y manteniendola bajo sedación, se le ha realizado una radiografía de tórax y se le ha hecho una extracción de sangre. En la radiografía se observa un incremento del tamaño del corazón y un patrón alveolar (zona más blanca en pulmón), que indica que hay líquido en el pulmón.

20130923-182935.jpg

corazón incrementado de tamaño y patrón alveolar

20130923-182944.jpg

corazón incrementado de tamaño y patrón alveolar

En estas radiografías, se puede observar que Lluna padece un problema cardíaco, que por algún motivo se puede haber descompensado y le está provocando estos síntomas (disnea, perdida de apetito…). En una cardiomiopatia es muy común encontrar edema pulmonar, efusión pleural y en algunos casos se pueden auscultar sonidos cardíacos alterados, aunque no siempre son audibles. Para tener más información de la cardiomiopatia que padece (hipertrófica, restrictiva…) y así poder determinar su gravedad para establecer un tratamiento, es necesario realizar una ecografia del corazón, una ecocardiografia.

De momento, se le han administrado diuréticos para eliminar el líquido del pulmón y ayudar a que Lluna respire mejor, hasta que los propietarios nos autoricen a realizar la ecocardiografia.

Os iré informando de su evolución y del resultado de la ecocardiografia!

Elisabet Villanego

La cardiomiopatía hipertrófica felina.

27 Jun

¿ Os acordáis de Princesa? http://wp.me/p2cDmE-1tr

Ya os conté que Princesa tenía una cardiomiopatía hipertrófica.

¿Qué es la cardiomiopatía hipertrófica felina?

La cardiomiopatía hipertrófica es una enfermedad cardíaca caracterizada por una hipertrofia o aumento de las fibras musculares del corazón.

Imagen de asfega.blogspot.com .

Al tener un corazón más grueso su contractibilidad no es buena y pueden producirse una insuficiencia cardíaca.

Es la enfermedad cardíaca más común en gatos.

Puede fectar a gatos de todas las edades y no hay una prediposición genética ligada al sexo pero suele ser más frecuente en machos.

Hay razas con predisposición genética a esta enfermedad como los gatos americanos de pelo corto, los ragdolls, los azul rusos, rex, el gato turco…

¿Qué sintomatología produce?

Muchas veces los gatos no presentan signos clínicos y la cardiomiopatía hipertrófica es un hallazgo descubierto incidentalmente en la exploració física ( auscultación de un soplo o murmuro cardíaco).

En ocasiones encontramos animales con signos de insuficiencia cardíaca: disnea y taquipnea por edema pulmonar o derrame pleural secundario, letargia, anorexia, cojera posterior o parálisis por trombos producidos a las arterias ilíacas…

Puede producirse muerte súbita del animal y es un hallazgo en la necropsia.

¿Cómo se diagnostica?

Lo ideal es hacer un chequeo completo del animal con evaluación de la función tiroidea y la presión arterial ya que tanto el hipertiroidismo como la hipertensión pueden producir aumento del corazón y signos cardíacos.

La radiografía de tórax puede apoyar el diagnóstico si vemos alteraciones pulmonares ( edema o derrame) y engrandamiento del corazón pero la prueba definitiva es un estudio ecográfico del corazón.

¿Existe tratamiento?

Sí, existe tratamiento que permite compensar la funcionalidad del corazón.

Se suelen usar diuréticos como la furosemida, IECAS como el benazeprilo y betabloqueantes como el atenolol o el diltiazem. El uso de estas mediaciones y su dosificación va en función de las alteraciones observadas durante el estudio ecocardiográfico.

Los animales tratados deberan someterse a controles periódicos.

Los medicamentos llamdos IECA, como el benazeprilo, suelen usarse para el tratamiento de la cardiomiopatía hipertròfica felina.
Imagen de http://www.manorpharmacy.co.uk .

Los diuréticos como la furosemida son necesarios en caso de edema pulmonar.
Imagen de
seguril_40_mg_1.jpg
mokinha1976.blogspot.com .

¿Cuál es el pronóstico de esta enfermedad?

El pronóstico es bueno en gatos con una cardiomiopatía media no progresiva. Los gatos sin síntomas clínicos pueden superar los 5 años.

La cardiomiopatía hipertrófica severa con insuficiencia cardíaca tiene peor pronóstico.

Si la cardiomiopatía es grave o con signos de tromboembolismo aórtico el pronóstico es reservado.

Por suerte Princesa está dentro del primero de los grupos y está repondiendo muy bien al tratamiento.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: