Tag Archives: celo perra

Lola, una carlino con prolapso vaginal.

21 Ene

lola-poletova-0011

Lola es una carlino con un problema: cada vez que entra en celo le aparece un prolapso vaginal que se resuelve al desaparecer el celo.

¿ Qué es el prolapso/hiperplasia vaginal?

Es tejido vaginal edematoso.

El hinchazón edematosa de la mucosa vaginal es un trastorno poco común que ocurre durante la estimulación de estrógenos en la perra ( durante el celo).

Siempre que una perra esta en celo las estructuras vaginales estan más hinchadas pero en ocasiones hay una respuesta exagerada a los estímulos hormonales y es cuando se produce la hiperplasia/prolapso vaginal.

La principal diferencia entre el prolapso vaginal y la hiperplasia vaginal radica en la cantidad de tejido vaginal exteriorizado y el acceso al orificio uretral.
En el prolapso vaginal sale gran cantidad de tejido a través de los vulva mientras que en la hiperplasia vaginal la cantidad de tejido es mucho menor.

prolapso-vaginal-490

Prolapso vaginal. Imagen de diagnosticoveterinario.com.

 

hiperplasia-suelo-490

Hierplasia vaginal. Imagen de diagnosticoveterinario.com.

Normalmente los prolapsos y las hiperplasias desaparecen por si solos cuando se produce el declive hormonal postovultorio.

El principal problema con el que nos podemos encontrar es que se produzcan daños en la mucosa vaginal debidos a la exposición del tejido (abrasión, heridas por lamido).

¿ A qué animales suele afectar?

Generalmente puede afectar a hembras intactas ( no esterilizadas) a cualquier edad ( 7 meses a 16 años de edad).

Es más común en razas grandes.

Hay una predisposición racial en: bulldog, boxer, dalmatas, Pastor Aleman, Sant Bernardo, labrador, weimaraner, airedale terrier, american stafordshire terrier.

  • ¿ Cómo se diagnostica?

    Con la historia clínica y un examen vaginal podemos diagnosticar una hiperplasia o prolapso vaginal.

    La citología vaginal nos aporta mucha información del momento del ciclo estral en el que se encuentra la perra. Os recuerdo que los prolapso suelen darse en las fases de estro y proestro.

    Hemos de considerar que existen otros problemas vginales con simptomatología parecida como las neoplasias vaginales, las neoplasias uretrales,  los pólipos vaginales, el prolapso uterino.

    Es muy importante valorar si la perra puede orinar. El tejido vaginal edematoso puede taponar la uretra y provocar una obstrucción urinaria.

    ¿ Existe tratamiento?

    Como ya he comentado anteriormente, el curso de un hiperplasia/ prolapso vaginal es autolimitante, es decir, al haber el declive hormonal postovulatorio el tejido suele desinflamarse y volver a su posición normal.

    El problema es que por exposición de la mucosa vaginal pueden producirse abrasiones, sequedad, necrosis e infecciones del tejido.

    images

    Prolapso vaginal con tejido desvitalizado e infectado. Imagen de diagnosticoveterinario.com.

     

    Es muy importante mantener la zona humedecida y limpia para impedir que esto ocurra. Esto lo podemos hacer con suero fisiológico estéril, lubricantes y pomadas antibióticas.

    Es importante poner un collar isabelino a la perra para evitar que se lama la zona.

    Si la zona prolapsada o hiperplasiada está muy afectada se deberá hacer cirugía para resolver el prolapso y sacar la zona de mucosa vaginal necrosada.

    El tratamiento principal,pero, es la ovariohisterectomía. Al quitar la fuente de hormonas resolvemos este problema ( la regresión del tejido suele ocurrir en unos 21 días). A parte de resolver el problema evitamos recidivas.

    ¿Tiene buen pronóstico?

    El ponóstico es bueno pero las recidivas son del 66% en perras que han sufrido un prolapso y no se han esterilizado.

    La propietaria de Lola ha decidido esterilizarla en breve para acabar con este problema.

    Iris Pérez.

El síndrome del ovario remanente: el caso de Wampa

22 Sep

¡Hola!

El otro día os hablaba de Wampa, una husky de 13 años con secreciones vulvares sanguinolentas (http://wp.me/p2cDmE-2cP) . Comenté que se habían descartado varios problemas que le podían estar provocando estas perdidas, pero que en el diagnóstico diferencial aún se debía descartar si existía un síndrome del ovario remanente o un tumor a nivel de la uretra.

SONY DSC

Wampa

¿En qué consiste el síndrome del ovario remanente?

Este síndrome se caracteriza por signos de proestro o estro (celo) en perras o gatas que previamente se han esterilizado.  Además de presentar los síntomas de una hembra en celo, también se producen los cambios hormonales típicos de la presencia de tejido ovárico.

Los propietarios suelen acudir al veterinario porque notan que su perra o gata atrae a los machos, le observan un agrandamiento de la vulva y observan secreciones serosanguinolentas (como en el caso de Wampa).

¿Por qué una perra esterilizada puede tener tejido ovárico remanente?

Hay varias causas que pueden llevar a la presencia de este tejido, entre ellas:

  • Que exista tejido ovárico en un lugar ectópico, es decir, alejado de su disposición anatómica normal en el ovario. Al esterilizar al animal, se retira completamente la matriz y los ovarios, pero este tejido ectópico se puede activar en cualquier momento.
  • Que después de la cirugía haya quedado alguna porción de tejido ovárico.
  • Que al retirar la matriz y los ovarios correctamente durante la cirugía quede algo de tejido en el peritoneo, pudiendo vascularizarse y volviéndose funcional.

Cuando una perra se esteriliza los ovarios ya no están presentes para producir hormonas, esto provoca que la pituitaria, la glándula del cerebro encargada de estimular a los ovarios intente reactivarlos enviandoles más señales. En condiciones normales este estimulo no provoca ninguna reacción en el organismo, pero en el caso de Wampa como tiene tejido ovárico remanente, poco a poco se va activando hasta que un tiempo después de la cirugia (en su caso 4 años) el tejido se vuelve funcional y empieza a producir hormonas.

¿Cómo se ha diagnosticado a Wampa?

Como ya he comentado anteriormente ya se habían descartado prácticamente todas las patologías presentes en su diagnóstico diferencial, por último nos quedaba descartar entre un síndrome del remanente ovárico o una masa en uretra. Como para diagnosticar esta última se debía anestesiar a Wampa y realizarle una endoscopia se decidió ir a lo más fácil, buscar pruebas de la existencia de tejido ovárico.

  • Citologia vaginal: se realiza recogiendo una muestra directamente en vagina mediante un hisopo. Es muy útil ya que dependiendo de la fase del ciclo estral se observan células diferentes. Este ciclo consta de varias fases:
  • baixa

    técnica hisopo vaginal -laboratoriosanisidro.blogspot.com

    1. Proestro: periodo de crecimiento folicular que se inicia con la regresión del cuerpo lúteo y culmina con la aparición del estro.  Se caracteriza por la presencia de neutrófilos, abundantes glóbulos rojos, células intermedias grandes y pequeñas y escasas células superficiales.
    2. Estro: periodo de receptividad sexual, al final del cual se produce la ovulación. No se observan neutrófilos, disminuyendo asimismo la cantidad de glóbulos rojos, si bien debe tenerse en cuanta que en algunas perras pueden observarse glóbulos rojos durante todo el estro y aún en principios del diestro. Mas del 90% de las células observadas en un frotis de una hembra en estro son células superficiales.
    3. Metaestro: periodo de desarrollo inicial del cuerpo lúteo que comienza al final del estro.
    4. Diestro: período de actividad del cuerpo lúteo maduro que comienza cuatro días después de la ovulación y finaliza con la lúteolisis. El número de células superficiales disminuye mientras que las células parabasales e intermedias se incrementan marcadamente.
    5. Anestro: período de descanso entre ciclos. Se caracteriza por un predominio células parabasales y de células intermedias. Si bien pueden hallarse algunos neutrófilos, su número es muy inferior al observado durante el principio del diestro.
cambios6b

cambios ciclo estral -www.uco.es

En el caso de Wampa la citología fue muy clara, prácticamente todas las células eran superficiales, además había también presencia de algunos glóbulos rojos y algún neutrófilo. Se pudo clasificar la citologia como un proestro tardío – inicio de estro. Para confirmarlo además se le realizó una analítica sanguinea:

  • Determinación del nível de estrógenos: recogiendo una muestra de sangre se puede determinar la cantidad de estradiol que una perra tiene en circulación. Los estrogenos están en diferente nivel segun la fase del ciclo y aunque también pueden variar a lo largo del día, puede resultar útil para complementar el resultado de la citología:
    1. Fase de PROESTRO TEMPRANO > 25 pg/mL
    2. Fase de PROESTRO TARDIO hasta 70 pg/mL
    3. El pico de la estrogenemia se produce 24-48h antes de la fase de ESTRO, con
      valores por encima de 70 pg/mL
    4. Fase de METAESTRO 15 – 21 pg/mL
    5. Fase de ANOESTRO 8 – 15 pg/mL
    6. Período de GESTACIÓN 17 – 21 pg/mL

El resultado de Wampa fue de 52.1 pg/mL, confirmando así el diagnóstico. Tanto la citología como la determinación de estrógenos indicaban que se encontraba en la fase de proestro tardío, cuando lo normal en una perra esterilizada es estar en fase de anestro.

¿Se puede tratar el síndrome del remanente ovárico?

En el caso de que la presencia del celo le cause problemas al animal (provocándole pseudogestaciones, por ejemplo) o sea muy molesto para los propietarios se puede intentar tratar de dos formas diferentes:

  • Tratamiento con progestágenos: este tratamiento hormonal produce un cambio en el organismo “haciendole creer” que la perra se encuentra gestante, evitando así que entre en celo. El gran problema de este tipo de medicación es que incrementa mucho las probabilidades de padecer tumores mamarios y además, aunque el animal esté esterilizado y no tenga matriz, se puede provocar una infección en el muñón uterino (produciendo una piometra de muñón).
  • Laparatomía exploratoria: mediante esta cirugía se intenta buscar el tejido ovárico remanente en abdomen. Lo ideal es realizar la cirugía cuando hay signos de celo, ya que así el tejido esta más vascularizado y es más fácil encontrarlo. Por otro lado esto último también es una dificultad durante la cirugía, ya que al estar más vascularizado hay más riesgo de que sangre más.

En el caso de Wampa, debido a su edad, se ha decidido no tratarla. Su propietaria esta dispuesta a controlar los celos que vaya teniendo y sus los posibles problemas que estos le pudieran ocasionar. Según nos comentaba hace unos días, Wampa está muy contenta y activa, parece que no tenga 13 años.

SONY DSC

Wampa

Espero que Wampa siga encontrándose perfectamente y aunque padezca un síndrome poco habitual en perras, pueda llevar una vida completamente normal.

Elisabet Villanego

Morla, una perra diabética.

21 Sep

Morla es una perrita de 13 años.

El otro día, la señora Provinciale, su dueña, nos la trajo porqué Morla lleva varias semanas bebiendo mucho, orinando mucho y comiendo mucho.

Lo que más le preocupa a su dueña es el aumento de la frecuencia urinaria.

Exploramos a Morla y le realizamos un chequeo sanguíneo y de orina completo y los resultados nos llevaron a un diagnóstico: Morla padece diabetes mellitus.

Sus niveles de glucosa sanguínea estaban por encima de 600 ( valores normales en perro hasta 120 mg/dl) y en la tira de orina la glucosa marcaba el máximo.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad producida por un déficit de insulina.

En el perro la diabetes más frecuente (99% de los casos) es la diabetes tipo I o insulinodependiente. Se caracteriza por la destrucción de las células B del páncreas que lleva a una deficiencia absoluta de insulina. Se cree que hay una predisposición genética a este tipo de diabetes, pero existen varios factores ambientales que podrían actuar como factores desencadenantes de una respuesta autoinmune frente a las células B.

También existen factores de riesgo como la obesidad, la pancreatitis crónica., el diestro en las hembras ( puede causar diabetes por inulinoresistencia)…

Generalmente ocurre en perros mayores entre 7-9 años.

¿Qué signos produce la diabetes en el perro?

Los signos típicos son poliuria (oriinar mucho), polidipsia ( beber mucho), pérduida de peso, polifagia (aumento del apetito).

Podemos encontrarnos con ceguera por cataratas ( inducidas por la hiperglucemia), letargia, debilidad, mala condición corporal…

¿Qué hacemos con Morla?

Con el diagnóstico de Morla vamos a empezar a tratarla con insulina.

Al ser una hembra es muy importante pensar que durante el celo podemos tener problemas para controlar la diabetes ya que durante el diestro puede producirse una insulinoresistencia a causa de las hormonas. En el caso de Morla este problema no lo consideramos ya que está esterilizada.

En una perra diabética sin esterilizar una de las primeras cosas que nos deberíamos plantear es esterilizarla para evitar problemas de control de la glucemia durante el estro o celo.

Existen varios tipos de insulin para perros pero en su caso hemos escogido una insulina NPH ( insulina recombinada humana) , en concreto la humulina 70:30 porqué permite la administración dos veces al día y nos permite un buen control de la glucemia sanguínea.

Es muy importante también darle una dieta especial a Morla. Nos interesa una dieta con unos carbohidratos adecuados para que los niveles de glucosa no se nos disparen y también una dieta que nos permita controlar su peso (evitar la obesidad). En su caso hemos escogido un pienso Hill’s W/D.

La humulina NPH 70:30 es útil para el control de la diabetes en perro.
Imagen de http://www.indiamart.com.

Imagen de mi.ciudaddemascotas.com.

Ahora hace ya dos semanas que hemos empezado a administrarle insulina dos veces al día a Morla.

Junto con la inyección de insulina damos siempre de comer. Ahora cada semana le realizamos curvas de glucosa, que son controles de la glucosa sanguínea antes y cada 2 h después de la administración de insulina. Esto nos permite obtener una gráfica y ver en qué valores se mantiene durante 12h la glucosa y en función de estos valores vamos ajustando la dosis.

La diabetes es una enfermedad tratable pero complicada, sobretodo al inicio del tratamiento ya que requiere realizar curvas de glucosa semanales hasta estabilizar al animal. Una vez estabilizado los controles se pueden realizar mensuales y posteriormente trimestrales.

Iris Pérez.

Clínica Veterinaria Betulia.

A %d blogueros les gusta esto: