Tag Archives: cirugía espiga perro

Dama tiene una espiga en la pata.

1 Oct

DSC_1907Hola!

Hace unos días nos visitaba Dama, una cocker americana.

Su propietaria, Roser, nos la trajo porqué cojeaba de una pata y llevaba toda la noche lamiéndosela insistentemente.

DSC_1906

Al examinar la pata afectada, observé que en la parte de las almohadillas plantares había mucha inflamación y un pequeño orificio por el cual salía un poco de líquido rosado: la típica lesión que se produce por una espiga.

DSC_1910

Las espigas son frecuentes en el campo y se producen cuando los cereales maduran. Su forma hace que sea muy fácil que se enganchen a los perros cuando estos pasean.

Se pueden clavar en distintos lugares, como entre los dedos, en el oído, en la vulva, en la boca, dentro de la nariz e incluso en la conjuntiva ocular.

Las espigas tienen forma de flecha de manera que entran y no retroceden, además si retroceden la espiga se abre clavándose aún más en los tejidos.

Generalmente producen lesiones muy dolorosas y pueden llegar a recorrer mucha distancia dentro del animal. A nivel de ejemplo, hemos visto perros con fístulas interdigitales, hemos abierto las fístulas quirúrgicamente en busca de espigas, no se ha encontrado nada y, meses después la espiga a salido por el codo. No son casos habituales pero pueden ocurrir.

Lo más frecuente es que introduciendo unas pinzas de cocodrilo en la fístula nos encontremos con la espiga pero en muchos casos se tiene que sedar el animal e incluso abrir quirúrgicamente la fístula para encontrarla.

Cuando las espigas se introducen en los oídos porducen mucha molestia al animal, generalmente son animales que sacuden la cabeza insistentemente. Generalmente con un otoscopio se puede ver la espiga y extraerla mediante unas pinzas de cocodrilo, dependiéndo del carácter del animal se podrá hacer con el animal despierto o bajo anestesia general.

images

Pinzas cocodrilo. Imagen de http://www.henryscheinbrand.com.

Otro lugar donde les gusta introducirse a las espigas es en la cavidad nasal. Los perros lo olisquean todo y no es infrecuente que puedan penetrar dentro la cavidad nasal.

En estos casos la sintomatología principal son los estornudos y la secreción sanguinolenta del orificio afectado. En estos casos el animal requiere anestesia general y mediante exploración con el otoscopio intentar ver donde está la espiga y extraerla. En caso de no verse se requerirá una rinoscopia ( exploración endoscopica de la cavidad nasal).

En el caso de Dama introducí unas pinzas de cocodrilo en el orificio y solamente entrar encontré la espiga y la pude extraer.

DSC_1908

DSC_1912

Espiga extraída con las pinzas de cocodrilo.

Desinfectamos bien la herida con agua oxigenada y iodo y recomendamos seguir con las curas un par de veces al día durante 4- 5 días. Administramos a Dama antibiótico y antiinflamatorio para prevenir infecciones en la herida y para disminuir el dolor y la inflamación.

A los dos días la fístula ya se había cerrado y Dama no mostraba ninguna sintomatología.

En época de espigas ( primavera-verano principalmente) se recomienda tener mucho cuidado por las zonas de paseo del animal, si en la zona hay espgias es importante hacer una buena revisión del animal para detectar espigas enganchadas en el pelo que podrían clavarse y provocarnos problemas.

Espero que os sea útil,

Iris Pérez.

 

 

Las espigas en verano: un enemigo de los perros.

19 Jul

Hace unos días, un sábado al mediodía,  acudió a nuestra clínica Balú , cuya propietaria estaba muy preocupada porque la había dejado unos días con unos familiares lejos de su domicilio habitual y al recogerlo notó que tenía la pata algo hinchada y parecía tener una herida entre los dedos.

Al pasar unos días en el campo, me explicó que sospechaba que se hubiese cortado, o la hubiera picado un insecto. Balú se lamía esa zona y trataba de no apoyar la pata en el suelo.

Al examinar la zona afectada, observé que entre 2 dedos, en la parte superior, había un pequeño orificio por el cual salía un poco de líquido rosado: era la típica lesión por enclavamiento de una espiga.

Son lesiones dolorosas, y son frecuentes cuando los cereales maduran y los perros pasean entre ellos. Se pueden clavar en distintos lugares, como entre los dedos, en el oído, en la vulva, incluso en la boca.

Las espigas tienen forma de flecha, y ésto hace que avancen y nunca retrocedan. Pueden llegar a recorrer distancias importantes (varios centímetros).

Balú estaba triste y dolorido.  A pesar de ello, se portó muy bien y se dejó explorar a pesar de todo. Realmente colaboró.

La expresión de Balú era de dolor y preocupación.

La expresión de Balú era de dolor y preocupación.

Lo anestesiamos y vimos que entre los dedos, además de la herida, habían otras espigas ya parcialmente clavadas en la piel y dispuestas a continuar hacia más adentro.

Anestesia con gases para exploración.

Anestesia con gases para exploración.

Espiga preparada para clavarse.

Espiga preparada para clavarse.

Algunas de las numerosas espigas que estaban listas para clavarse.

Algunas de las numerosas espigas que estaban listas para clavarse.

 

Herida en la pata debida a espiga y orificio de salida de la fístula.

Herida en la pata debida a espiga y orificio de salida de la fístula.

A continuación Victoria Bonnin, la cirujana, introdujo un colorante por el orificio de la fístula para “marcar” el trayecto de la espiga. Seguidamente, fue abriendo el trayecto hasta llegar a su parte más alta.

Como ocurre muchas veces, no encontramos en aquel momento la espiga que había elaborado ese trayecto. Es desagradecido, pero muchas veces es así. Nos gustaría mucho poder enseñarle al propietario/a la espiga “culpable”, pero muchas veces ya no está presente. Sin embargo, ha provocado una inflamación e infección que dan lugar a la formación de un trayecto de salida del líquido  que se forma y que termina saliendo al exterior por el orificio que hemos visto antes. Es lo que se llama una fístula. Técnicament, una fístula por cuerpo extraño.

El tejido irritado e infectado de alrededor del trayecto se elimina y se coloca un tubo de drenaje de Penrose que nos va a asegurar durante unos días la eliminación del líquido inflamatorio. Sin drenaje es muy difícil que haya curación.

Drenaje de Penrose en la pata que recorre todo el trayecto de la fístula.

Drenaje de Penrose en la pata que recorre todo el trayecto de la fístula de Balú.

El drenaje se deja entre 2 y 5 días; en realidad a partir del 3er día se debe retirar si ya no hay producción de líquido.

Dejar el drenaje más de 5 días es peligroso: se convierte más en una vía de entrada de contaminación que de salida.

Hemos revisado la evolución de Balú al cabo de 2 y 5 días tras la operación. Ya desde el segundo día, el aspecto era muy bueno, incluso mejor de lo esperado.

En época de espigas, recomiendo que  tengan  mucho cuidado y exploren a su animal  tras un paseo por el campo  para detectar la presencia de espigas que tan malas consecuencias pueden traer.

Espero que os sea útil,

David Prandi Chevalier

 

 

A %d blogueros les gusta esto: