Tag Archives: cirugía piometra

Petita, una perrita mayor con una infección de matriz.

25 Jun

Petita es una perrita cruzada de 14 años.

Antes de ayer, su dueño nos la trajo a la clínica porqué llevaba un par de días muy rara: se les escapaba el pipí en casa, no quería comer, vomitaba esporádicamente, estaba muy apática y bebía mucha agua.

Después de explorar a Petita detectamos pérdidas purulentas a nivel vulvar y a la palpación notamos distensión abdominal. También tenía unas décimas de fiebre ( 39.2 ºC, cuando la temperatura normal del perro se situa entre 38-39ºC).

¿Qué le ocurre a Petita?

Nuestra principal sospecha fue que Petita tenía una infección de matriz o piometra

La piometra es una enfermedad grave frecuente en  perras de 7 o más años de edad. Suele ocurrir poco después del celo, debido a cambios hormonales relacionados con la edad (la perra no tiene menopausia) y al hecho de que la abertura del cuello uterino durante el celo favorece la infección.

¿Cómo se diagnostica una piometra?

Si se sospeha de una piometra la prueba más eficaz para confirmar el diagnóstico es la ecografía abdominal.

En ella podemos ver la matriz dilatada con contenido anecogénico ( negro en ecografía, indica presencia de material líquido, en este caso pus) .

Matriz llena de contenido líquido.

La radiografía puede mostrar dilatación de vísceras abdominales y el hemograma suele mostrar un aumento de los leucocitos .

¿Qué signos clínicos podemos ver?

Los signos son inespecíficos: fiebre, debildad, beber y orinar mucho ( por efecto de las toxinas), vómits y/o diarreas, anorexia, pérdidas vulvares o no…

¿Cuál es el tratamieto de la piometra?

Desgraciadamente, la infección de útero no tiene tratamiento realmente eficaz que no sea el quirúrgico.Debemos extirpar el útero y los ovarios antes de que haya complicaciones mortales.

Extracción de la matriz afectada.

La matriz de Petita una vez extraída. Como podéis ver está muy dilatada y en su interior hay contenido purulento.

En caso de no operar las toxinas podrían causar una septicemia  o la matriz podría reventarse dentro del abdomen produciéndose una peritonitis séptica y la muerte del animal.

Es muy importante realizar un chequeo completo antes de operar. Una  de las complicaciones frecuentes  de la piometra es la alteración renal y la hipoglucemia, producidas por la producción de toxinas por parte de las bacterias que han causado la infección.

En el caso de Petita la función renal y la glucosa no estaban alteradas, así que optamos por darle antibioterapia y operarla la mañana siguiente.

En caso de alteración renal y de la glucosa o en animales muy deshidratados y débiles deberemos subministrar sueroterapia intravenosa y antibioterapia sistémica hasta su  estabilización.

Una vez estabilizado se procederá a la cirugía.

La cirugía de Petita fue muy bien y el mismo día por la tarde se fue a su casa con antibioterapia, analgesia y la campana o buster para no lamerse la herida.

¿Se puede prevenir una piometra?

Para prevenir una piometra lo ideal es la esterilización de las perras. Como ya hemos comentado en otras ocasiones esto es importante también para prevenir problemas como los tumores de mama o las pseudogestaciones o embarazos psicológicos.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: