Tag Archives: cuerpo extraño perro

Inu: Un nuevo caso de parvovirus en un animal vacunado

29 Abr

¡Hola!

Este es Inu, un american staffordshire de 6 meses de edad. El otro día su propietario nos lo trajo porque no paraba de vomitar y había hecho una diarrea líquida. Estaba preocupado porque Inu suele destrozar zapatos y además un día antes había robado un trozo de carne con un hueso.

Dibujo

Inu

Al explorarlo se puedo observar que tenía molestias en la palpación abdominal. Estaba algo decaído y aunque no tenía fiebre, en casa no quería comer ni beber nada.  Además había perdido más de 1 kg de peso.

¿Qué pruebas se le hicieron a Inu?

Como estaba cada vez más apático y había cierto riesgo de tener una obstrucción por un cuerpo extraño, se le realizó una ecografía abdominal. En ella se observó que tenía los intestinos muy inflamados y con contenido líquido, el estomago estaba completamente vacío, y no había ninguna imagen compatible con cuerpo extraño.

Debido al resultado de la ecografía se decidió investigar un poco más, así que se le sacó sangre y se le realizó un hemograma. En él se observó que los glóbulos blancos estaban en el límite bajo, no presentaba anemia y las plaquetas estaban en un nivel normal.

Viendo su estado y teniendo en cuenta que según su propietario llevaba unos 3 días sin comer ni beber a penas, se decidió ingresar a Inu con fluidoterapia y antibióticos endovenosos.

20140419_182323

diarrea líquida de Inu

¿Cómo evolucionó durante el ingreso?

Durante su ingreso siguió vomitando aun y la medicación y realizó varias diarreas líquida de color verdoso sin sangre. Además cada vez se encontraba más decaído y sin ganas de moverse.

Se le repitió un hemograma pasadas 24 horas, observando que los glóbulos blancos habían bajado bastante del límite inferior, estando a 3800 m/mm3. Debido a esta disminución de glóbulos blancos se decidió realizarle un test rápido de parvovirus, siendo el resultado positivo.

20140418_182225

test parvovirus positivo

Lo que este virus hace es eliminar las defensas del animal, haciendo que puedan aparecer infecciones bacterianas secundarias. También destruye las células intestinales, provocando las diarreas con sangre típicas de la enfermedad.

¿Cómo es posible que Inu haya contraído un Parvovirus si estaba vacunado?

A Inu lo hemos visitado desde que era muy cachorrito, así que podemos confirmar que se le ha realizado una pauta apropiada de primovacunación.

Antes de aplicarle su primera vacuna a los 2 meses de edad, se le administró un tratamiento para eliminar los posibles parásitos internos que pudiera tener y poco después se le hizo un analisis coprológico para confirmar que realmente no quedaba ningun parásito que pudiera interferir con las vacunas.

En ocasiones, si no se realiza una correcta desparasitación interna antes de vacunar, pueden darse fallos vacunales, provocando que el animal no produzca un nivel correcto de anticuerpos que le ayuden a combatir las enfermedades contra las cuales se le ha vacunado.

Éste no sería el caso de Inu, esto nos hace pensar que pueda existir una cepa del virus diferente a la que administramos con las vacunas, ya que en los últimos meses han sido varios los casos similares con los que nos hemos encontrado.

¿Cómo ha evolucionado Inu?

Inu ha estado ingresado durante 3 días recibiendo medicación y sueros suplementados con glucosa en vena. Como no quería comer voluntariamente también se le han estado forzando latitas mediante una jeringuilla directamente en la boca.

Como pasa con muchos cachorros cuando pasan de no encontrarse bien a mejorarse, Inu empezó a jugar y a ladrar de repente la madrugada antes de poder irse a casa.

Inu ya esta en casa con su propietario, después de unos días de tratamiento con antibiótico vía oral ya esta perfecto y muy animado.

Me alegro de que Inu se haya podido recuperar tan bien de esta enfermedad que puede llegar a ser bastante grave.

Elisabet Villanego

Gus, un beagle que va cojo.

6 Sep

Hola a todos!

Hoy a venido a vernos Gus, un beagle de casi 7 años porqué lleva unos días cojo de su extremidad posterior izquierda y no mejoraba con antiinflamatorios ( específicos para perro).

Al ver el historial de Gus hemos visto que está diagnosticado de displasia de cadera pero al explorarlo hemos visto que la zona de la cadera no le duele pero si se queja de la zona de la rodilla y el tarso.

Para poder valorar mejor su problema hemos sedado a Gus con propofol, un anestésico que administrado vía intravenosa nos proporciona una sedación corta y adecuada para este tipo de procedimientos.

Hemos explorado la región de los ligamentos de la rodilla y el tarso y lo único anormal que hemos detectado es la zona de la almohadilla y el tarso muy inflamadas y el ganglio regional también inflamado.

Zona del tarso inflamada.

Zona lateral de la almohadilla inflamada.

Las radiografías de la zona no han mostrado alteraciones y hemos detectado una pequeña herida en un dedo de donde han salido dos pinchos.

Nuestro sospecha es que la reacción de cuerpo extraño de los pinchos han creado la inflamación local y la cojera.

Gus despertándose.

Hemos administrado antiinflamatorios y antibióticos a Gus y valoraremos su evolución en 24h.

Y os contaré!

Iris Pérez.

Las espigas en verano: un enemigo de los perros.

19 Jul

Hace unos días, un sábado al mediodía,  acudió a nuestra clínica Balú , cuya propietaria estaba muy preocupada porque la había dejado unos días con unos familiares lejos de su domicilio habitual y al recogerlo notó que tenía la pata algo hinchada y parecía tener una herida entre los dedos.

Al pasar unos días en el campo, me explicó que sospechaba que se hubiese cortado, o la hubiera picado un insecto. Balú se lamía esa zona y trataba de no apoyar la pata en el suelo.

Al examinar la zona afectada, observé que entre 2 dedos, en la parte superior, había un pequeño orificio por el cual salía un poco de líquido rosado: era la típica lesión por enclavamiento de una espiga.

Son lesiones dolorosas, y son frecuentes cuando los cereales maduran y los perros pasean entre ellos. Se pueden clavar en distintos lugares, como entre los dedos, en el oído, en la vulva, incluso en la boca.

Las espigas tienen forma de flecha, y ésto hace que avancen y nunca retrocedan. Pueden llegar a recorrer distancias importantes (varios centímetros).

Balú estaba triste y dolorido.  A pesar de ello, se portó muy bien y se dejó explorar a pesar de todo. Realmente colaboró.

La expresión de Balú era de dolor y preocupación.

La expresión de Balú era de dolor y preocupación.

Lo anestesiamos y vimos que entre los dedos, además de la herida, habían otras espigas ya parcialmente clavadas en la piel y dispuestas a continuar hacia más adentro.

Anestesia con gases para exploración.

Anestesia con gases para exploración.

Espiga preparada para clavarse.

Espiga preparada para clavarse.

Algunas de las numerosas espigas que estaban listas para clavarse.

Algunas de las numerosas espigas que estaban listas para clavarse.

 

Herida en la pata debida a espiga y orificio de salida de la fístula.

Herida en la pata debida a espiga y orificio de salida de la fístula.

A continuación Victoria Bonnin, la cirujana, introdujo un colorante por el orificio de la fístula para “marcar” el trayecto de la espiga. Seguidamente, fue abriendo el trayecto hasta llegar a su parte más alta.

Como ocurre muchas veces, no encontramos en aquel momento la espiga que había elaborado ese trayecto. Es desagradecido, pero muchas veces es así. Nos gustaría mucho poder enseñarle al propietario/a la espiga “culpable”, pero muchas veces ya no está presente. Sin embargo, ha provocado una inflamación e infección que dan lugar a la formación de un trayecto de salida del líquido  que se forma y que termina saliendo al exterior por el orificio que hemos visto antes. Es lo que se llama una fístula. Técnicament, una fístula por cuerpo extraño.

El tejido irritado e infectado de alrededor del trayecto se elimina y se coloca un tubo de drenaje de Penrose que nos va a asegurar durante unos días la eliminación del líquido inflamatorio. Sin drenaje es muy difícil que haya curación.

Drenaje de Penrose en la pata que recorre todo el trayecto de la fístula.

Drenaje de Penrose en la pata que recorre todo el trayecto de la fístula de Balú.

El drenaje se deja entre 2 y 5 días; en realidad a partir del 3er día se debe retirar si ya no hay producción de líquido.

Dejar el drenaje más de 5 días es peligroso: se convierte más en una vía de entrada de contaminación que de salida.

Hemos revisado la evolución de Balú al cabo de 2 y 5 días tras la operación. Ya desde el segundo día, el aspecto era muy bueno, incluso mejor de lo esperado.

En época de espigas, recomiendo que  tengan  mucho cuidado y exploren a su animal  tras un paseo por el campo  para detectar la presencia de espigas que tan malas consecuencias pueden traer.

Espero que os sea útil,

David Prandi Chevalier

 

 

A %d blogueros les gusta esto: