Tag Archives: desequilibrios electrolíticos

Troy un cachorro debilitado por culpa de los coccidios.

7 Nov

Os presento a Troy, un cachorro de yorkshire de dos meses y medio.

Troy hace tres semanas que vive con sus dueños y es un yorskshire muy pequeño de tamaño, pesa tan solo 700 g.

Hace un par de días vino por primera vez a visitarse.

En teoría llevaba ya su primera vacuna pero al explorarlo y realizarle un examen coprológico completo detectamos la presencia de coccidios en sus heces.

Como ya os hemos explicado en otro post, la coccidiosis es una enfermedad parasitaria producida por un protozoo que infecta al intestino.

Son parásitos detectables en análisis de heces al igual que los gusanos, pero los coccidios no son sensibles a los productos que habitualmente usamos para desparasitar.  Tampoco son visibles a simple vista.

¿Qué producen los coccidios?

La infección por Coccidios puede provocar diarrea acuosa, a veces con sangre; se pueden convertir en un problema muy grave, especialmente en cachorros y gatitos ya que corren el riesgo de deshidratarse.

La coccidiosis tiene tratamiento así que instauramos el tratamiento a Troy pero hoy ha venido porqué lo han visto más quieto, no quería comer y hacía diarrea acuosa.

A la exploración, Troy estaba levemente deshidratado, no mostraba fiebre y estaba muy tranquilo, no se movía por la mesa de exploración, estaba todo el rato tumbado y muy quieto. Nuestra principal sospecha ha sido que Troy estaba débil por una  deshidratación causada por la diarrea.

Troy con una bránula puesta y el equipo de sueroterapia conectado.

Hemos mirado la glucosa de Troy, ya que en razas toy, como los yorkshires, los pomerania, los chihuahuas, los malteses se puede producir una hipoglucemia juvenil.

La hipoglucemia juvenil es una bajada del azúcar sanguíneo que puede ocurrir en neonatos o cachorros de razas muy pequeñas. Suele ocurrir tras varias horas de ayuno ya que son aniamels muy pequeños y con muy pocas reservas de glucógeno.

Los síntomas van desde debilidad y letargia a estupor, coma, convulsiones y la muerte del animal. El tratamiento es la administración de glucosa (intravenosa en casos graves o oral en casos leves).

La glucosa de Toy era normal así que hemos instaurado un tratamiento con sueroterapia suplementada con potasio, un electrolito fundamental para el buen funcionamiento del organismo y que suele perderse en los procesos diarreicos.

Toy recibiendo sueroterapia intravenosa.
En la jaula le hemos puesto una fuente de calor (esterilla) para evitar una hipotermia debido a su pequeño tamaño.

En el siguiente video  os voy a enseñar como está Toy dos horas y media después de iniciar el tratamiento con sueroterapia:

Troy se quedará todo el día con nosotros para ver como evoluciona, pero en un principio está respondiendo adecuadamente al tratamiento.

En este caso podemos ver la importancia que tiene la detección precoz de las enfermedades parasitarias intestinales.

Con un examen coprológico podemos detectar y tratar adecuadamente los parásitos que se presenten. Nos permite también saber si el cachorro o gatito está en un estado adecuado para que la vacunación tenga  el efecto deseado, la protección frente a enfermedades infecciosas graves como la parvovirosis y el moquillo. Os recuerdo que en un cachorro vacunado sin estar bien desparasitado la vacuna no actúa igual y podemos pensar que nuestro cachorro o gatito está bien protegdio cuando en realidad no lo está.

Si tenéis cualquier duda podéis consultarnosla!

Iris Pérez.

Rocky, un cachorro con parvovirosis.

6 Sep

Hola a todos!

Esta semana han venido a la clínica dos cachorros: Duque un chihuahua de 3 meses y Rocky un cruce también de 3 meses.

Duque fue adquirido por su propetario a través de un particular cuando tenía dos meses edad y en principio estaba correctamente vacunado y desparasitado.

Ayer vino a la clínica para una revisión y para ponerse su última dosis de vacunación tetravalente, con esta última dosis en una semana ya podrá pisar la calle con tranquildad.

Rocky fue adoptado por internet, mediante un anuncio vendían cachorros a través de una protectora. Su dueña lo compró con mucha ilusión pero al día siguiente de tenerlo en casa Rocky empezó a vomitar, estaba muy apático, no queria comer y también hacia diarrea. Decidió traerlo de urgencias ya que estaba muy preocupada por él.

Después de explorar y realizar pruebas a Rocky llegamos a un diagnóstico: parvovirosis.

La parvovirosis es un enfermedad infecciosa muy contagiosa causada por un virus (parvovirus).

El virus provoca una destrucción de las vellosidades intestinales y una leucopenia (bajada de las defensas sanguíneas). Como el intestino está inflamado y destruido, las bacterias intestinales normales pueden llegar al torrente circulatorio causando una sepsis o infección generalizada lo que puede conllevar la muerte del animal.

Suele afectar animales menores de 8 meses no vacunados correctamente. Los animales de menos de 7 semanas tienen mayor riesgo de infección.

Los animales que provienen de colectividades (perreras, criaderos…) tienen un riesgo mayor..

La transmisión del virus es principalmente por contacto directo entre animales infectados o a través de objetos o personas qué han estado en contacto con animales infectados.

Los signos clínicos aparecen entre 3-14 días después de la exposición al virus. Provoca anorexia, letargia, vómitos, diarreas generalmente sanguinolentas, deshidratación, hipotermia, alteraciones electrolíticas y hipoglucemia (bajada del azúcar sanguíneo), sepsis..

El dagnóstico se puede realizar mediante un test específico que se relaiza con las heces del animal.

Kit de test s de parvovirosis en heces.

Hisopo para la toma de muestras de heces para el test.

Test de parvovirosis en heces positivo.

El tratamiento consiste en rehidratación, antibióterapia preventiva, control de la hipoglucemia y las alteraciones electrolíticas mediante fluidos intravenosos, control de los glóbulos blancos, medicación para controlar el vómito, tratamiento del dolor principalmente.

El pronóstico es favorable con una hospitalización y aplicación del tratamienot adecuado en un 93% de los casos.

La mejor medida preventiva es aplicar una correcta pauta de vacunación en cachorros y evitar la exposición al virus.

De momento Rocky está hospitalizados en la clínica con sueroterapia y todas las medicaciones necesarias, ya os contaré como evoluciona a lo largo de esta semana.

Os quiero presentar a estos dos casos porqué creo que hay mucho desconocimiento a la hora de adquirir un perro.

Es muy importante conocer bien de dónde proviene el cachorro,  su estado de vacunación y su edad.

Lo ideal es que el cachorro tenga un mínimo de 8 semanas y al adquirirlo lleva al menos 1 vacuna y este correctamente desparasitado e identificado con microxip.

Existen muchos  criaderos que juegan con la ilusión de la gente, que se dedican a vender cachorros de todo tipo de razas que proviene de países del este y que no están ni bien desparasitados ni bien vacunados y muchas veces llegan enfermos a sus destinos. Una vez enfermos juegan con los sentimientos de la gente con “os lo cambio por otro cachorro”. La manera más eficaz de eliminar estas prácticas es no comprar en estos sitios.

Mi consejo es que antes de adquirir un cachorro se consulte siempre con un veterinario de confianza, que podrá aconsejar el mejor sitio dónde adquirirlo y la raza más adecuada para cada situación personal.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: