Tag Archives: diabetes gato

Kiku, un gato con plantigradísmo.

20 Nov

DSC_1134

Kiku, con un marcado plantigradismo.

 

Hola!

Os presento a Kiku, un gato de 19 años.

Kiku no ha tenido ningún problema grave pero en el año 2011 se le diagnosticó una insuficiencia renal crónica.

La insuficiencia renal crónica o fallo renal crónico, es una de las enfermedades más comunes en los gatos mayores.  Se estima que alrededor de uno de cada 5 gatos de más de 15 años presenta fallo renal.

images

Estructura de un riñón de gato. Imagen de blogdeproyectogato.blogspot.com.

 

Como su nombre indica es un fallo en la función de los riñones que se produce de forma progresiva.

La insuficiencia renal crónica se produce cuando existe un daño en los riñones prolongado e irreversible, que impide su funcionalidad para filtrar y eliminar los productos de desecho de la sangre. En la mayoría de los casos en los que se diagnostica una insuficiencia renal no se conoce la causa exacta de la enfermedad.

El tratamiento de la insuficiencia renal crónica es  básicamente sintomático, es decir, se tratan las posibles complicaciones.

Kiku lleva unos años medicado y con una dieta especial y en principio la enfermedad está estable y controlada.

 

 

Hoy ha venido a vernos porqué camina raro y al examinarlo hemos visto que tanto las extremidades anteriores como las posteriores estaban plantígradas:

descarga (1)

Imagen de vetbcn.wordpress.com.

 

DSC_1134

Existen numerosas enfermedades sistémicas en los gatos que pueden manifestarse con alteraciones en el sistema locomotor. No obstante, estas manifestaciones suelen ser menos evidentes en el gato que en el perro. El gato debido a su bajo peso y su gran agilidad es capaz de compensar y disimular muy bien los signos propios de
enfermedades musculoesqueléticas o neurológicas, como pueden ser las cojeras. Es frecuente en los gatos con problemas locomotores, especialmente si cursan con dolor o incapacidad de movimientos, que el cuadro clínico sea de resistencia a moverse, intolerancia al ejercicio, cambios de conducta, irritabilidad, falta de higiene,
trastornos de la eliminación, más que un cuadro obvio de cojeras.

¿Qué enfermedades pueden producir plantígradismo en gatos?

Hay múltiples enfermedades como polimiositis ( inflamación de los músculos), enfermedades articulares, miopatía hipocalemica, miopatía asociada al hipertrioidismo, neuropatía diabética…

Por la edad de Kiku y su historial de insuficiencia  renal crónica, en un principio sospechamos de una posible miopatía hipocalemica.

Los signos clínicos de debilidad generalizada, dolor y ventroflexión cervical normalmente aparecen cuando los valores de potasio estan por debajo de 3 mEq/l y la causa más frecuente de la hipocalemia es la presencia de una insuficiencia renal crónica (IRC) ya que esto produce la pérdida de grandes cantidades de potasio en la orina.

En el caso de Kiku los valores de potasio estaban normales y ampliamos el diagnóstico.

Por su edad sospechamos de un posible hipertiroidismo o una diabetes y realizamos una medición de glucosa y de t4.

Aproximadamente alrededor del 10 al 30% de gatos hipertiroideos pueden manifestar signos de debilidad neuromuscular generalizada, temblores musculares y más raramente ventroflexión cervical. Generalmente el origen es muscular y se ha comprobado como el exceso de hormonas tiroideas sobre el metabolismo celular, aunque en algunos casos los signos pueden ser debidos a la hipokalemia concurrente. Los signos se resuelven con la resolución del estado hipertiroideo.

La neuropatía diabética es una alteración neurológica periférica asociada a diabetes mellitus tipo II.  Aparece aproximadamente en un 10% de los gatos diabéticos y en algunos casos puede ser el motivo principal de la consulta ya que los signos más típicos de
diabetes mellitus en los gatos pueden pasar inadvertidos por el propietario. Suele afectar de forma simétrica a las
extremidades posteriores y el cuadro clínico más frecuente es el plantigradismo, paraparesis y atrofia muscular. No se conoce la etiopatogenia exacta, pero pueden producirse cambios metabólicos derivados de la hiperglicemia. Las alteraciones suelen ser reversibles y mejorar al tratar la diabetes.

Al medir la gluocosa de Kiku estaba por encima de 300, un valor muy elevado y le diagnosticomos diabetes mellitus.

Como ya os hemos contado en otros post la diabetes es una enfermedad compleja, causada por una deficiencia relativa o absoluta de insulina que produce una hiperglucemia (niveles elevados de glucosa en sangre) y glucosuria (glucosa en orina). La diabetes mellitus es más común en gatos mayores. Los gatos castrados, los machos, y los gatos obesos tienen un riesgo más elevado de desarrollar está enfermedad.

Los síntomas clínicos que produce son: poliuria (orinar mucho), polidipsia (beber mucho), aumento del apetito , pérdida de peso y puede provocar plantigradísmo.

El tratamiento es la administración de insulina ( http://wp.me/p2cDmE-uf) .

1

Caninsulin.

2

Aguja especial para la administración de insulina.

 

Existen diferentes tipos de insulina, en el caso de Kiku, por questiones económicas, hemos optado por administrar caninsulin dos veces al día con la comida y ahora hemos de realizarle una curba de glucosa para ver si hemos de ajustar la dosis o no.

Fuente: http://www.ivis.org/.

Iris Pérez.

Mimi, una gata diabética que está dejando de serlo.

20 Dic

¿Os acordáis de Mimi? https://historiasveterinarias.wordpress.com/?s=La+diabetes+felina&submit=Buscar

Pues bien Mimi lleva años con insulina glargina y periódicamente le realizamos curvas de glucosa para ver si la dosis que está tomando de insulina es la adecuada.

Es extremadamente importante realizar curvas de glucosa semanales hasta lograr un control adecuado de la glucosa sanguínea, una vez conseguido, el espacio entre curvas puede ser mensual e incluso trimestral en animales bien regulados.

Insulina glargina.
Imagen de enfermeros.tv.

La glargina es una insulina que funciona muy bien en gatos, des de hace tiempo se sabe que el uso de glargina junto con una dieta baja en carbohidratos permite conseguir un buen control de la diabetes en gatos. De hecho se ha visto que combinando la insulina glargina con dietas bajas en carbohidratos ( purina DM, royal canin diabetic, hills DM…) se puede conseguir llegar a un estado no diabético, es decir, a la desaparición de la enfermedad.

Pienso bajo encarbohidratos específico para gatos diabéticos.
Imagen de http://www.petfooddirect.com.

La glargina es una insulina de acción larga y debe ser administrada cada 12 h.

Con Mimi hemos llegado a un punto que con muy poca dosis de insulina administrada una vez al día estamos consiguiendo un control adecuado de su diabetes y progresivamente y,  siempre bajo control veterinario, estamos bajando la dosis de glargina para intentar parar la insulina y ver si realmente Mimi ha dejado de ser diabética.

Ahora esta con una dosis muy baja una vez al día y en una semana valoraremos su curva de glucosa, si continua saliendo todo bien pararemos la insulina a ver si hay suerte y podemos dejar de pincharla para siempre.

Su dueña realiza en casa tiras de glucosa en orina de manera aleatoria. No es un método exacto para regular la diabetes pero permite saber en diferentes momentos del día si las concentraciones sanguíneas de glucosa estan elevadas o no. Si ha hay glucosuria (glucosa en orina) indica que los niveles sanguíneos de glucosa han estado elevados, sin embargo si no se detecta glucosa en orina puede indicar que el control de la glucosa sanguínea está siendo el adecuado.

La tira es colirométrica y en contacto con la orina adquiere un tono o otro en función de la concentración de glucosa. No es un método cuantitativo pero si nos indica si hay o no glucosa en orina.
Imagen de http://www.diabetes-perros.com.

Iris Perez.

Cómo administrar insulina correctamente a un perro o gato diabético.

2 Oct

Hola! En diferentes posts os hemos hablado de la diabetes mellitus en el perro y en el gato. Os he comentado también que el manejo de la diabetes no es fácil y requiere una gran implicación del dueño del animal.

Muchas veces no conseguimos regular a un perro o gato diabético por un problema en la administración de insulina.

A continuación os hablaré de 4 puntos claves para la correcta administración de insulina.

1) Almacenaje y caducidad de la insulina. Los mayoría de insulinas que usamos para el control de la diabetes en el perro y el gato son las mismas que se usan en humana y requieren refrigeración para su mantenimiento. Es muy importante mantener la insulina dentro de la nevera y no romper la cadena del frío, ya que se podrían producir alteraciones en el producto que disminuyeran su efectividad. Por el mismo motivo no sería recomendable usar insulinas a partir de su fecha de caducidad.

2) Manejo del vial de insulina. Los viales de insulina suelen ser multidosis. Es muy importante mezclar bien el bote antes de cojer la cantidad de insulina necesaria. En caso de no mezclarse correctamente podríamos administrar insulina más o menos concentrada y darnos alteraciones en las curvas de glucosa. No hace falta sacudir el bote, es tan simple como moverlo suavemente arriba y abajo.

3) Jeringas adecuadas para la administración correcta de insulina.

La mayoría de viales de insulina vienen en unidades de insulina por mililitro. En función de las unidades por mililitro del tipo de insulina usaremos unas jeringas o otras.

Un ejemplo: en los perros solemos usar dos tipos de insulina:

– el caninsulin, que tiene una concentración de 40 UI/ml.

Para administrarla calculamos las unidades que necesita el perro y usamos jeringas de 40 UI/ml. Si usáramos jeringas de 100 UI/ml no estaríamos administrando la misma dosis y podríamos tener problemas de regulación de la glucemia inexplicables.

Jeringas de 40 UI/ml.

– la insulina NPH o humulina 70:30, que tiene una concentración de 100 UI/ml. Para administrarla  calculamos las unidades que necesita el perro y usamos jeringas de 100 UI/ml.

Jeringas de 100 UI/ ml.

4) La vía de administración. La insulina se administra vía subcutánea. Muchas veces al pinchar con la aguja podemos travesar la piel y administrar el contenido fuera del animal. Es muy importante coger práctica y hacerlo bien para evitar falsas dosis de insulina.

Administración subcutánea en un perro.
Imagen de youtube.com.

Y recordad la diabetes es una enfermedad compleja y la administración de un tipo o otro de insulina y la dosis necesaria siempre se deben hacer bajo prescripción veterinaria.

Iris Pérez.

Clínica Veterinaria Betulia.

La herida de Tara.

25 Ene

Tara es una gata europea de 4 años.

Tara es muy buena  pero la pobre siempre tiene problemas.

Hace 3 años fue diagnosticada de anemia inmunomediada por el virus de la leucemia felina pero gracias a una transfusión de sangre y a la medicación apropiada Tara lleva una vida normal.

A consecuencia de la medicación para la anemia inmunomediada,  hace 2 años se volvió diabética y tuvo que estar medicada con insulina hasta que la diabetes remitió y tuvimos que buscar una medicación alternativa para su enfermedad.

Ahora Tara llevaba una buena época pero nos vino a ver por una herida muy fea en su pata delantera izquierda.

A continuación podéis ver como era la herida de Tara el primer día:

La causa de la herida no está clara, posiblemente sea un abceso producido por la mordedura o arañazo de Kiko, otro gato que convive con ella y que a veces se pelea con ella.

La cuestión es que con antibioterapia y curas la herida de Tara evoluciona perfectamente.

Cada día su dueño, José Luís, le desinfecta la herida con una solución de glucosa al 50%, le pone un apósito de linitul y le aplica un vendaje para evitar que la herida se ensucie y que Tara se lama.

A continuación podéis ver la herida de Tara tras 1 semana con tratamiento:

I la herida a los 10 días:

DSCN9872

DSCN9874

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: