Tag Archives: diarrea gato

Salvi tiene diarrea crónica

18 Jul

¡Hola!

Este es Salvi, uno de los gatos que viven en nuestra clínica. Lleva un tiempo que de vez en cuando hace episodios esporádicos de diarrea, pero estos últimos días hemos notado que ha comenzado a perder peso y vomitar con más frecuencia.

2015-07-17 20.07.38

Salvi

¿Cuáles son las causas de diarrea crónica en gatos?

En caso de Salvi se considera que es crónica ya que hace más de una semana que tiene estos episodios, al principio se trató como una diarrea aguda, pero al ver que con el tiempo no ha mejorado se tienen que investigar mejor las causas de diarrea crónica.

  • Por un problema mecánico: por intususpección secundaria a un episodio de diarrea aguda, aunque sobretodo se observan vómitos (no creemos que sea el caso de Salvi, ya que puede estar semanas encontrándose bien), o síndrome del intestino corto, bastante raro en gatos.
  • Por un problema metabólico:
    • hipertiroidismo: puede provocar diarreas intermitentes, vómitos y pérdida de peso en animales mayores.
    • Insuficiencia pancreática exocrina: es bastante rara
    • Hipoadrenocorticismo: puede provocar depresión, debilidad, vómitos, diarrea. Aunque es posible que no de ningún síntoma digestivo.
  • Neoplasia:
    • Linfoma alimentario: es el más común en gatos, aunque se puede confundir con una IBD (enfermedad inflamatoria intestinal).
    • Adenocarcinoma intestinal: suele aparecer con más frecuencia en colon. Es la segunda neoplasia más típica en gatos, pueden observarse signos obstructivos. Se ha observado una mayor predisposición en gatos siameses.
    • Mastocitoma intestinal: aun y ser el tercer tipo de tumor más frecuente en gatos es muy raro que se observe. Por su naturaleza agresiva, cuando se llega al diagnóstico de este tumor es fácil que ya haya metastatizado y que se encuentre en algún otro punto del organismo.
    • Otros: fibrosarcoma, plasmocitoma, gastrinoma, feocromocitoma…
  • Intolerancia alimentaria: puede provocar vómitos y diarreas, se resuelve al administrar una dieta en la que no esté presente la fuente que produce la intolerancia alimentaria.
  • Alergia alimentaria: similar a la anterior, además suele estar relacionada con problemas de piel.
  • IBD (enfermedad inflamatoria intestinal): se puede confundir con un linfoma intestinal, ya que muestra los mismos síntomas. Es necesario diferenciarlos por biopsia.
  • Colangitis: un problema hepático también puede provocar vómitos y diarrea.
  • Infeccioso: virus como el coronavirus (PIF) o la inmunodeficiencia felina. Bacterias como Clostridium o Champylobacter . Parásitos intestinales (nematodos, protozoos…). Y por último algún tipo de hongo.

¿Que pruebas hemos realizado para diagnosticar a Salvi?

Con Salvi hemos realizado un estudio sanguíneo completo para descartar alguna de las enfermedades metabólicas que he comentado anteriormente. Lo único que se pudo observar en la analítica fue una elevación de sus glóbulos blancos, que podría indicar una tema infeccioso, inflamatorio o tumoral, al ser bastante inespecífico. También se le realizó un estudio coprológico, no observando ningún parásito en sus heces.

Para tener una imagen de lo que le podía estar pasando se le realizó una ecografía abdominal, pudiendo observar la pared del estómago y del intestino engrosada y con pérdida estructural en alguna zona. Al ver esta imagen decidimos realizarle una endoscopia digestiva para obtener una muestra para biopsia.

2015-06-11 18.13.01

Salvi anestesiado para realizarle la endoscopia

389

Mucosa de estomago e intestino de Salvi muy inflamada y edematosa

391

Mucosa de estomago e intestino de Salvi muy inflamada y edematosa

Al realizar la biopsia, el laboratorio anatomopatológico nos puede dar un diagnóstico más definitivo, sobretodo diferenciar entre una IBD o un linfoma, y así poder encontrar un tratamiento para tratar a Salvi y mejorar sus síntomas.

Pronto os informaré del resultado de la biopsia, esperamos que no sea nada grave…

Elisabet Villanego

Anuncios

La panleucopenia en gatos.

20 Ago

¡Hola a todos!

Estos días hemos tenido ingresado en nuestra clínica a un pequeño cachorro de gato procedente de una casa de acogida. Su cuidadora había observado que estaba muy decaído, vomitaba y anteriormente había tenido diarrea.

2014-08-12 14.14.52

muy débil recibiendo fluidos en vena

Tras revisarlo en la consulta se pudo observar que estaba algo deshidratado, hipotérmico (35.7ºC) y muy débil. Rápidamente se le situó una vía pediátrica en la vena cefálica de una de sus extremidades delanteras para poderlo estabilizar.

Debido a que llevaba horas si comer, a las diarreas y a los vómitos, el pequeño padecía una hipoglucemia, es decir, sus niveles de azúcar en sangre eran bajos. Esto en un animal de tan sólo 500 gramos de peso puede ser muy grave e incluso mortal. 

¿Qué enfermedad padecía este gatito?

La sospecha principal es que sufriera el virus de la panleucopenia felina, también conocido como enteritis infecciosa felina o parvovirus felino.

Debido al bajo presupuesto de las protectoras, el diagnóstico de este gatito es presuntivo ya que no se han podido realizar todas las analíticas existentes para confirmar el diagnóstico.

¿A qué animales afecta la panleucopenia felina?

Este virus afecta sobretodo a gatos no vacunados (de más de 6 semanas de edad) y cachorros vacunados (de entre 8 y 20 semanas de edad). Suele haber más incidencia en colectivos de gatos (como gateras, colonias de protectoras…) También puede afectar a hurones, entre otras espécies.

Se trata de un virus muy contagioso entre gatos, se elimina en las secreciones corporales (sobretodo en las heces). Un gato se puede contagiar por contacto directo con un animal infectado o a través de fómites (materiales con los que ha estado en contacto un animal infectado). Las hembras gestantes también pueden transmitir el virus a las crías a través del útero.

Como este gatito a sido recogido en la calle, no se puede saber exactamente donde ha contraído la enfermedad. Lo importante es intentar tratar sus síntomas y ayudarlo a recuperarse.

¿Cómo se podía haber diagnosticado la enfermedad al pequeño?

Comienzan a existir algunos tests específicos para determinar el virus en gatos, o los anticuerpos que producen los animales cuando están en contacto con él, pero no siempre están disponibles y su precio puede suponer un problema en muchas ocasiones. De momento los tests disponibles son los que detectan el parvovirus canino y en muchos casos también es útil para determinar la panleucopenia felina.

20140418_1822252

test parvovirus canino positivo

Tal y como se ha hecho en este gatito, es de gran ayuda tener en cuenta la historia clínica y los síntomas del animal:

  • vómitos
  • anorexia
  • diarrea con o sin sangre (debido a la destrucción de las vellosidades intestinales provocada por el virus)
  • letargo
  • fiebre o hipotermia en casos graves
  • deshidratación
  • dolor abdominal

Y también es útil tener una pequeña analítica sanguínea para determinar si hay anemia y leucopenia (bajada de glóbulos blancos). Sobretodo esta última es muy típica en las infecciones provocadas por la panleucopenia.

¿Qué tratamiento ha seguido nuestro paciente?

Como ya he comentado, después de revisarlo se le situó una vía endovenosa para poderle administrar sueros directamente en vena (calentándolos ligeramente para subirle la temperatura corporal), glucosa (para controlar la hipoglucemia), antibióticos de amplio espectro (para evitar infecciones bacterianas secundarias) y antieméticos (para controlar los vómitos).

Además se le preparó una jaulita con una manta eléctrica cubierta de toallas para que no estuviera en contacto directo con el gato y no le pudiera quemar, y ya que no quería comer voluntariamente, una vez que dejó de vomitar se le empezó a administrar latitas con una jeringuilla directamente en su boca.

images

lata rica en nutrientes -flycall.com

¿Cómo evolucionó este gatito?

Inicialmente mejoró su estado cuando su temperatura se incremento hasta llegar a niveles normales (38.2ºC) y su glucosa se mantuvo en unos valores adecuados. No obstante, debido a la anemia que presentaba y la gran bajada de defensas su estado volvió a empeorar rápidamente. 

En un último intento de estabilizarlo y ayudarlo a responder a la infección se le realizó una transfusión de sangre que se obtuvo de un gato donante sano y libre de virus. Con la transfusión se intentó hacer que recuperara glóbulos rojos y blancos, para recuperarse un poco y permitir a su cuerpo producir los suyos propios.

2014-08-13 13.28.06

transfusión aplicada muy lentamente y alternada con fluidos endovenosos

Tras la transfusión sus mucosas se volvieron algo más rosadas y mejoró su estado de ánimo, pero desafortunadamente esto no fue suficiente y 24 horas después murió pese a los esfuerzos tanto de su cuidadora como nuestros. 

En estos animales el pronóstico suele ser grave, ya no sólo por lo pequeños que son de tamaño, sino también por la gran bajada de glóbulos blancos que provoca el virus, y por la destrucción de las células intestinales que provoca estas grandes diarreas y la mala absorción de nutrientes. Si la enfermedad se detecta pronto y el animal responde a la medicación en unos días se puede recuperar, pero en casos tan avanzados como el de este pequeño puede ser una enfermedad mortal.

¿Cómo se puede prevenir una infección por la panleucopenia felina?

Lo más importante es realizar un correcta pauta vacunal de cachorros. Siempre es necesario desparasitar tanto a los gatos como a los perros correctamente antes de poner la primera vacuna para que no se produzca un fallo vacunal, incluso se puede realizar un análisis coprológico para determinar si hay presencia de algún huevo o larva de parásito en heces. 

Nosotros una vez el animal esta completamente desparasitado, aplicamos dos vacunas separadas tres semanas que protegen contra el Herpesvirus,  el Calicivirus, la Panleucopenia y la Chlamydia. 

Elisabet Villanego

A %d blogueros les gusta esto: