Tag Archives: elisabet vill

La triaditis en gatos: el caso de Bruixa

6 Ago

¡Hola a todos! Os presento a Bruixa, mi gata común europea de 2 años de edad.

2013-04-24 15.35.03

Bruixa

Esta gatita “me adoptó” cuando tenia tan solo 1 mes de edad, salió de debajo de un coche cuando llegué de trabajar y vino directa hacía mi. Cuando la revisé tenía pulgas, una alopecia por hongos en la cabeza y muchos moquitos. Después de días de tratamiento mejoró mucho, ganó peso, y se quedo a vivir en casa.

Dibujo

Bruixa con 1 mes y su alopecia en la cabeza

Desde siempre ha tenido una gran actitud cazadora, atrapando todo bicho que se le acerca, pero el otro día cazó un ratón pequeño, y antes de que se lo pudiera quitar se lo comió. Como precaución decidí administrarle unos días de vitamina K, antídoto de matarratas, por si el ratón estaba intoxicado.

Todo fue bien, hasta que días después Bruixa empezó a vomitar y a tener fiebre, así que decidí realizarle una analítica sanguinea. Aunque lo valores de coagulación eran normales,  se pudieron observar otras alteraciones:

  • las proteínas plasmáticas se encontraban en el límite alto.
  • la ALT, parámetro hepático, muy elevado.
  • la lipasa, parámetro pancreático, casi 4 veces por encima de lo normal.
  • los triglicéridos, también muy elevado.

Debido a estas alteraciones en la analítica decidí hacerle una ecografía abdominal para observar la estructura de los órganos que presentaban alteraciones en la analítica,  para determinar si había líquido libre, y para descartar un incremento en el tamaño de los ganglios, ya que mi preocupación principal era que se le estuviera manifestando una peritonitis infecciosa felina (un virus que podía haber contraído en la calle cuando aún no vivía en casa).

¿Que se observó en la ecografía de Bruixa?

Principalmente se pudo ver una pequeña inflamación en hígado, la zona de peritoneo que envolvía el páncreas reactivo, aunque el páncreas se observaba normal y los intestinos ligeramente inflamados. No se observaban ni ganglios incrementados de tamaño ni líquido libre ni masas.

Debido a los resultados analíticos y la ecografía mi principal sospecha era que Bruixa pudiera padecer una triaditis felina.

¿En qué consiste una triaditis felina?

La triaditis se trata de una inflamación que afecta al hígado (colangioheptatis), páncreas (pancreatitis) e intestino (IBD). En ocasiones pueden encontrarse tan sólo dos de ellos afectados, en diferentes combinaciones.

El diagnóstico de Bruixa es presuntivo, ya que para tener un diagnóstico definitivo le tendría que realizar biopsias de los diferentes órganos afectados.

¿Que tratamiento ha seguido Bruixa?

Debido los vómitos y la fiebre  se le ha administrado medicación antiemética y antiinflamatorio para bajar la temperatura y la inflamación de los diferentes órganos. Como precaución también se le ha administrado antibiótico por si todo este proceso es secundario a una infección. Debido a los vómitos y al no querer comer ni ingerir agua, su peso empezó a bajar provocado también por un inicio de deshidratación, así que también se le han administrado fluidos en vena durante 48 horas.

suerogat2-e1383039970636

sueroterapia

Para complementar la medicación también se le ha suplementado con vitamina B12, y cuando ha dejado de vomitar se le ha comenzado a dar una dieta intestinal baja en calorías, para disminuir los triglicéridos en sangre y desinflamar el intestino.

intestinalcatMEwet

Intestinal moderate calorie -www.huellacanina.com

¿Cuál ha sido la evolución de Bruixa?

Después de dos días de fluidoterapia y medicación esta mucho más animada, ha comenzado a comer sin vomitar y a esta recuperando su actitud de siempre. Esta completamente hidratada y ya no tiene fiebre. Por ahora seguirá con un pienso intestinal moderado en calorías, con antibiótico y dosis bajas de antiinflamatorio.

En unos días le repetiré las analíticas y la ecografía para ver como evoluciona, así que ya os iré contando sus progresos.

Elisabet Villanego

Rotura de ligamentos cruzados: el caso de Pishuke

29 Ene

¡Hola!

Os presento a Pishuke un yorkshire de 9 años de edad que el otro día acudió a nosotros porque repentinamente había empezado a cojear después de haber corrido por el pasillo de casa.

20140128-124045.jpg

Pishuke

La cojera la presentaba en la extremidad posterior izquierda, y al manipularle las articulaciones se observó que presentaba bastante dolor en la zona de la rodilla.

Lo primero que se descartó es que Pishuke presentara una luxación de rótula, ya que esta se encontraba en su lugar anatómico normal. Seguidamente se intentó realizarle el “movimiento de cajón”, una prueba que nos es muy útil para determinar una posible rotura de ligamentos cruzados, ya que si estos están rotos, la articulación entre fémur y tibia está inestable y se mueve más de lo normal al manipularla. Como suele pasar en muchos casos, debido al dolor que Pishuke tenia, no se dejó manipular correctamente, así que para poderle realizar este movimiento se tuvo que sedar un poco.

20140128-124228.jpg

Pishuke sedado para realizarle pruebas

Una vez sedado se pudo observar que el movimiento de cajón en la rodilla izquierda de Pishuke era claramente positivo, tenía mucho más movimiento del normal. En los siguientes vídeos se intenta mostrar la diferencia en el movimiento de cajón entre la rodilla izquiera de Pishuke (positivo) y  la derecha (negativo).

  • rodilla derecha (negativo):

  • rodilla izquierda (positivo):

Además, ya que Pishuke estaba sedado se aprovechó para realizarle algunas radiografías. En primer lugar se le realizó una radiografía de cadera, para descartar que debido a una inestabilidad en alguna de las articulaciones coxofemorales, la rodilla se pudiera haber visto forzada y por eso afectada con esta lesión.

20140129-184511.jpg

cadera de Pishuke

La radiografía de cadera tiene un aspecto normal, en cambio la otra radiografía que se le realizó, esta vez de la rodilla, muestra la tibia en una posición más avanzada de lo normal. Gracias a la radiografia y a la prueba del movimiento de cajón podemos confirmar que Pishuke sufre una rotura de ligamentos cruzados.

20140124_192933

articulación de la rodilla de Pishuke

Una vez confirmada la lesión, ya se puede determinar el tratamiento que Pishuke necesita. Para solucionar la rotura de ligamentos cruzados es necesario operarlo, ya que si su rodilla permanece inestable durante días o semanas se puede crear mucha artrosis, provocandole dolor a Pishuke cada vez que intente caminar o correr.

De momento esta pendiente confirmar el día de la cirugía con un veterinario especialista en traumatologia y los propietarios de Pishuke. Os seguiré informando de su evolución y de su cirugía pronto.

Elisabet Villanego

A %d blogueros les gusta esto: