Tag Archives: endoscopia

La endoscopia en veterinaria.

15 Jun

La endoscopia es una técnica diagnóstica y a veces terapéutica, que consiste en introducir una cámara de vídeo a través de un orificio natural del animal, de alguna cavidad (tórax o abdomen),  articulaciones….  Vemos directamente “lo que pasa” en la zona, y también podemos coger muestras para su posterior estudio.

Para su realización utilizamos un artilugio llamado endoscopio.  Hay dos tipos de endoscopio, el endoscopio flexible y el rígido.

Endoscopio flexible.

Endoscopio de tipo rígido.

Los dos tipos llevan una cámara muy pequeña en la punta.  El veterinario que realiza la endoscopia puede ver las imágenes a través de un monitor adaptado , o directamente mirando por un extremo del endoscopio.

Endoscopista mirando imagen directamente por endoscopio.
Imagen de urbanvets.com

Endoscopista mirando imagen a través de un monitor.
Imagen de vetmed.lsu.edu

La realización de técnicas endoscópicas en veterinaria esta en auge.  Ya que es un método óptimo para determinadas prácticas diagnósticas y terapéuticas, y lo más importante muy poco invasiva en la mayoría de casos.  Así también se están realizando operaciones quirúrgicas como por ejemplo  laparoscopia ( introducir un endoscopio en el abdomen), siendo mucho menos invasivo que la cirugía convencional, y acortando el proceso de recuperación, etc..

Os hablaré de un caso particular, se trata de Clapi, una perrita de unos nueve años.  Le diagnosticamos un tumor en la vejiga urinaria, porque llegó a nuestra consulta con dificultad para orinar y orina con sangre.   Decidimos realizar una endoscopia para ver la vejiga por dentro (cistoscopia), ver el tumor y coger una muestra para biopsia.  La otra posibilidad era operar a Clapi.  Abrir el abdomen y la vejiga y intentar extraer el tumor o coger muestra.  Pero esta opción era mas arriesgada, debido al tamaño del tumor era difícilmente extirpable.

Aquí vemos a Clapi anestesiada para realizar la cistoscopia.

Una cosa importante es  que para realizar cualquier tipo de endoscopia, es necesario anestesiar de forma general. A continuación os pongo una serie de fotos y algún vídeo de la cistoscopia de Clapi.

Aquí vemos introducir el endoscopio.

No es necesario decir que este tipo de procedimientos lo deben realizar expertos.  O sea en la medicina veterinaria lo deben realizar especialistas en diagnóstico por imagen.

Aquí vemos el monitor, donde salen las imágenes obtenidas por el endoscopio.

Vemos la punta del endoscopio como entra en la uretra.

Llegamos a la entrada de la uretra, debemos entrar para ver la vejiga por dentro.

Imagen ya dentro de la vejiga urinaria. vemos el tumor en la izquierda.

Otra imagen del tumor.

Mas imágenes del tumor desde otra situación.

Se ven dos zonas mas enrojecidas, son úlceras sangrantes en la pared de la vejiga producidas por el tumor. Esto explicaría la sangre en orina.

Otra imagen de ulceras.

Al realizar la cistoscopia cogimos una muestra del tumor.  Esto se realiza introduciendo por el endoscopio, unas pinzas que “muerden” el tumor, de esta manera recogemos un trozo de éste.

Estamos a la espera de saber si el tumor será benigno o maligno.

Espero que os haya gustado

Pedro Carracedo.

La evolución de la IBD de Rosita

18 May

Hola a todos! Hoy os quiero poner al día del diagnóstico y la evolución de Rosita.

Rosita era una gata a la que le realizamos una laparotomía exploratoria porque perdía peso y comía mucho y se le palpo una masa abdominal.

Como ya os dije el día que le hicimos la laparotomía exploratoria a Rosita vimos que la masa era un ganglio linfático mestentérico.

Tomamos muestras de hígado, intestino delgado, intestino grueso, ganglio linfático y páncreas y el resultado histopatológico nos dijo que tenía una enteritis linfoplasmocítica.

La enteritis linfoplasmocítica es una enfermedad inflamatoria intestinal que, por extrapolación con lo que ocurre en medicina humana, se cree que está producida por una respuesta inmunitaria exagerada a antígenos luminales, es decir, el sistema defensivo del cuerpo ataca exageradamente a componentes presentes en la dieta causando una inflamación en el intestino.

Estructura de los intestinos felinos. La IBD es una inflamación de la mucosa intestinal.
Imagen de: http://www.livingart.org.uk.

¿Cuales son los síntomas de esta enfermedad?

Los síntomas pueden ser muy variados pero los principales son vómitos y perdida de peso con buen apetito. La presencia de diarrea, conducta de pica, dolor abdominal también pueden aparecer.

Gato vomitando, signo típico de IBD.
Imagen de: http://www.forocoches.com.

¿Cómo se diagnostica?

Si por la sintomatologia clínica sospechamos de una IBD lo primero que hemos de hacer es un chequeo general completo con evaluación de los folatos y la cobalamina (pueden salir o no alterados) y hacer una ecografía abdominal para poder descartar otras enfermedades que cursen con síntomas parecidos. Si después de realizar todas estas pruebas sospechamos de esta enfermedad necesitamos tomar biopsias intestinales para confirmar el diagnóstico.

Imagen ecográfica de una asa intestinal engrosada, muy sugestivo de IBD.
Imagen de http://veterinarycalendar.dvm360.com/avhc/content/printContentPopup.jsp?id=563761.

Las biopsias se pueden tomar de 2 maneras:

– Mediante laparotomía exploratoria: nos permite coger muestras completas de intestino, estómago, páncreas, linfonodos, hígado…Requiere anestesia total del animal y una cicatriz posterior.

-Mediante endoscopia: se utiliza un fiborendoscopio que es un tubo flexible con una cámara que, una vez introducido vía oral o rectal (dependiendo de que tramo de intestino queramos ver) permite cojer muestras mediante unas pinzas. Requeire anestesia del animal pero es menos invasivo que la laparotomía exploratoria. La  desventaja es que solo podemos coger muestra de mucosa intestinal.

Endoscopio flexible.
Imagen de: http://medtempus.com/

¿Tiene tratamiento?

Sí, el tratamiento es crónico y requiere controles periódicos.

Se basa principalmente en:

– cambio de la proteína de la dieta para disminuir así los alergenos imtestinales que causan inflamación.

– terapia inmunosupresora: con corticoides o otros fármacos.

– control del sobrecrecimento de bacterias intestinales que pueden provocar déficits vitamínicos.

En el caso de Rosita hemos empezado un tratamiento con dieta específica y corticoides.

Solo lleva un mes con tratamiento y ha engordado 300 gramos. Está mucho más animada, come bien y el tamaño de los ganglios mesentéricos ha disminuido.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: