Tag Archives: enfermedad inflamatoria intestinal perro

Nuka, una IBD complicada.

29 Ene

IMG-20150107-WA0012 (1)

Hola!
Hoy quiero hablaros de un caso muy atípico, el caso de Nuka.
Nuka es una yorkshire de 13 años a quien se le diagnosticó una enfermedad inflamatoria intestinal linfoplasmocítica con linfangiectasia.
Como ya os hemos explicado en otros posts la enfermedad intestinal inflamatoria es una enfermedad que afecta al intestino.
El caso de Nuka es particular debido a la severidad de sus signos clínicos.
Cuando se le diagnosticó el problema a Nuka, ya sufría una pérdida de peso considerable y una ascitis marcada.
La ascitis es un acúmulo anormal de líquido en la cavidad abdominal.

IMG-20150206-WA0013
¿ A qué es debida la pérdida de peso y la ascitis marcada?
En la enfermedad intestinal inflamatoria, el intestino está inflamado y no realiza sus funciones adecuadamente. Al no poder absorber bien los nutrientes se produce la pérdida de peso y además puede producirse un déficit de albúmina, una proteína básica.
Si la albúmina en sangre desciende, se produce una hipoalbuminemia y, según la severidad de su descenso, vamos a ver unos signos o otros.
La albúmina es la proteína más abundante de la sangre. Una de sus principales funciones es la de mantener la presión oncótica de la sangre. Manteniendo está presión se evita que el líquido sanguíneo salga de la circulación y vaya a los tejidos.
Si la albúmina sanguínea desciende, no puede mantener la presión oncótica y, se produce el paso de  líquido de la circulación hacia los tejidos. Generalmente el acúmulo de líquido se produce en cavidades y, si se produce en abdomen tenemos una ascitis ( líquido en cavidad abdominal).

IMG-20150206-WA0018

Nuka, con una ascitis marcada.

 

¿ Cómo se trató a Nuka?

En un inicio se empezó a tratar a Nuka con metronidazol, dieta específica ( en su caso se consideró usar una dieta baja en grasas debido a que presentaba linfangiectasia) y glucocorticoides. Tras un mes de tratamiento Nuka no había mejorado nada y decidimos añadir otra medicación inmunosupresora, la ciclosporina.

Nuka continuaba empeorando y, todo y tener apetito y estar alegre, cada día acumulaba más líquido ( que teníamos que ir drenanado semanalmente) y perdiendo peso. Su albumina llegó a valores de 1 ( el rango de albúmina en perro oscila entre 2.5-4 según el laboratorio).

Decidimos cambiar la medicación y empezamos con un inmunosupresor todavía más potente, el clorambucilo.

Después de unas semanas de tratamiento Nuka continuaba empeorando.

Consultamos con expertos de Estados Unidos y decidimos combinar las tres medicaciones: cortisona, clorambucilo y ciclosporina, asumienodo el riesgo de combinar tres potentes inmunosupresores con muchos efectos adversos. Además decidimos hacer inyecciones de expansores del plasma 2-3 veces a la semana. Los expansores del plasma son sueros que administrado vía intravenosa ayudan a mantener la presión oncótica sanguínea. Su efecto es corto por eso las inyecciones se realizaban cada 2-3 días.

Nos planteamos realizar una transfusión de albúmina pero sólo podíamos hacer una sola transfusión ya que se usa albúmina humana y solo se puede usar una vez sino tendríamos reacciones alérgicas muy graves.

Los dueño de Nuka, que nunca han tirado la toalla y siempre han estado dispuestos a hacer todo y más para que Nuka se recupere, decidieron probar también con acupuntura y homeopatía y buscaron un veterinario especialista en este campo.

Así que, por fin, después de más de dos meses con la combinación de medicaciones, suero, acupuntura, homeopatía y la dedicación de sus dueños, Nuka ha empezado a mejorar.

Sus valores de albumina son cercanos a 2, valores todavía muy bajos pero comparado con los valores que llegó a tener estan muy bien e indican una mejoría. Clínicamente hemos visto que ya no está acumulando líquido ascítico a la velocidad que lo hacía.

Ahora hemos de seguir con los tratamientos y, una vez estabilizada, intentar disminuir las dosis de medicación.

Este caso demuestra que en veterinaria una misma enfermedad puede tener presentaciones muy leves, leves, graves o muy graves y, que a veces, las cosas no son tan fáciles.

IMG-20150206-WA0020

Nuca, muchio mejor y practicamente sin ascitis.

 

Iris Pérez.

Popi está muy mal, ¿qué le pasa?

27 Nov

Boyero suizo.
Imagen de mayopo.galeon.com.

Popi es un boyero suizo de 11 años que hace casi dos años lo diagnosticamos de IBD ( enfermedad intestinal inflamatoria), en concreto de enteritis linfoplasmocítica.  En el siguiente enlace podéis saber más sobre esta enfermedad https://historiasveterinarias.wordpress.com/?s=la+endoscopia+de+kissy&submit=Buscar.

Pues bien Popi estaba con tratamiento y había mejorado mucho pero hace cosas de unas tres semanas vino por un empeoramiento de sus síntomas: vómitos, disminución del apetito y pérdida considerable de peso.

Realizamos analíticas sanguíneas para valorar básicamente cuatro cosas: hemograma comleto, la albúmina, los folatos y la vitamina b12.

La albúmina es un proteína que, en caso de exisitr problemas en la absorción intestinal, puede bajar en sangre y lo mismo ocurre con los folatos y la vitamina b12, si el intestino no funciona bien sus niveles sanguíneos pueden alterarse. Con el diagnóstico previo de Popi sospechamos de un empeoramiento de su enfermedad y efectivamente estos tres parámetros estaban alterados.

Como el resto de analítica no mostraba alteraciones significativas decidimos volver a empezar la medicación para la enfermedad inflamatoria intestinal con dieta analergénica, prednisona, metronidazol e inyecciones de vitamina b12.

A las dos semanas de iniciar el tratamiento, Popi vino de urgencia por postración aguda, shock, vómitos, diarreas y dolor abdominal.

Estabilizamos a Popi y realizamos analíticas y radiografías de abdomen y todo nos llevo a sospechar de una peritonitis.

Radiografía abdominal, vemos el contenido abdominal muy gris compatible con líquido libre en abdomen. La imagen blanca se corresponde a la silueta de uno de los riñones.

El hemograma de Popi muestra una leucopenia o bajada de las defensas grave. Nuestra sospecha fue que era debido a una sepsis o infección en la sangre debido a la peritonitis.

Estabilizamos a Popi con calor, sueroterapia agresiva, antibioterapia y realizamos una laparotomía exploratoria de urgencia y vimos que había una perforación gástrica y una peritonitis grave.

Perforación gástrica vista durante la laparotomía exploratoria.

Por desgracia Popi estaba muy débil y la infección le había llegada a la sangre ( septicemia) y no soportó la anestesia.

¿Po qué le pasó esto?

Nuestra principal sospecha es que Popi tenía una úlcera gástrica grave y debido a su enfermedad no controlada. Esta úlcera gástrica se perforó produciéndole la peritonitis.

Es una complicación posible pero muy poco frecuente de la IBD pero hemos de pensar que el tratamiento adecuado y los controles veterinarios periódicos son muy importantes en esta enfermedad para detectar problemas que pueden llegar a ser muy graves para el animal.

Iris Pérez.

Clínica Veterinaria Betulia.

La endoscopia de Kissy: resultados y tratamiento de la inflamación intestinal.

28 Abr

Ya conocéis a Kissy porque debido a su diarrea acabó necesitando una endoscopia y colonoscopia para que pudiéramos saber a ciencia cierta qué le pasaba y cómo tratarlo ( http://wp.me/p2cDmE-1oD ).

El endoscopista Maurici Batalla, viejo colaborador nuestro (www.endocirugiaveterinaria.com) , describió sus hallazgos como:

A nivel de estómago:”edema del fundus del estómago y eritema punteado en el cuerpo del estómago y el antro pilórico.”

A nivel del colon: “mucosa edematosa i con abundantes focos de equimosis”.

Lesiones inflamatorias leves en el estómago de Kissy (zona del fundus)

Lesiones inflamatorias leves en el estómago de Kissy (zona del fundus)
Foto de Maurici Batalla

inflamación leve en la zona del cuerpo del estómago de Kissy

inflamación leve en la zona del cuerpo del estómago de Kissy
Foto de Maurici Batalla

Pequeñas hemorragias (equimosis) en el colon de Kissy.

Pequeñas hemorragias (equimosis) en el colon de Kissy.
Foto de Maurici Batalla.

Al cabo de unos días de efectuar la exploración endoscópica, el laboratorio de anatomía patológica Citopat nos remitió los resultados y confirmó que a nivel del estómago y el intestino delgado, la inflamación era leve; mientras que a nivel de colon era moderada.

El tipo de células inflamatorias que habían invadido la pared del estómago y el colon de Kissy eran linfocitos y plasmocitos. Esta información es importante pues permite decidir qué tratamiento llevar a cabo.

Tratamiento de la IBD (Inflammatory Bowel Disease) o Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

1. La dieta:

Actualmente, se considera que la causa más frecuente de inflamación intestinal en el perro y el gato son componentes de la alimentación. Por ello, una vez se ha comprobado que las biopsias intestinales muestran inflamación linfoplasmocitaria, el principal tratamiento que puede resolver el problema es un cambio de dieta.

Concretamente, las dietas adecuadas para resolver esta inflamación intestinal son las dietas hipoalergénicas (a base de hidrolizados) o las dietas a base de proteínas novedosas.

¿Qué significan estas palabras?

Una dieta hipoalergénica a base de hidrolizados consiste en reducir el tamaño de las moléculas de alimento mediante un proceso llamado hidrólisis. La idea es que si el tamaño de las moléculas es suficientemente pequeño, el organismo ya no las podrá identificar y no reaccionará frente a ellas.

Dieta Hills a base de hidrolizado de los componentes de la alimentación.

Dieta Hills a base de hidrolizado de los componentes de la alimentación.

Dieta Royal Canin con hidrolizados (moléculas minúsculas)

Dieta Royal Canin con hidrolizados (moléculas minúsculas)

Una dieta a base de proteínas novedosas se basa en la sustitución de la fuente habitual de proteínas (cordero, pollo, ternera) por una fuente desconocida (novedosa) para aquél animal: en gatos se emplea ciervo, en perros salmón por ejemplo.

Dieta HIlls a base de proteína novedosa (desconocida para el perro)

Dieta HIlls a base de proteína novedosa (desconocida para el perro)

Para comprobar si este cambio en la dieta es eficaz, el perro debe comer sólo esta dieta durante unos 2 meses. Es un esfuerzo importante, y cuesta más todavía para el dueño que para el perro. Pero si somos conscientes de que la dieta puede ayudar a reducir la inflamación intestinal, puede ahorrar mucha medicación a nuestra mascota.

Si la inflamación es a nivel de colon exclusivamente, también son útiles dietas bajas en grasa (low fat) y bajas en fibra.

2. Medicamentos:

Se emplean sustancias que actúan como antiinflamatorios: son la Salazopyrina, el Metronidazol (Flagyl) y también la prednisona. La salazopyrina y el metronidazol también tienen un efecto antibiótico sobre el intestino.

La salazopirina que se emplea en el tratamiento de la inflamación intestinal en el perro.

La salazopirina que se emplea en el tratamiento de la inflamación intestinal en el perro.

El Flagyl (Metronidazol) es   muy útil en el tratamiento de la inflamación intestinal en el perro.

El Flagyl (Metronidazol) es muy útil en el tratamiento de la inflamación intestinal en el perro.

 

La prednisona (Dacortin) ayuda a controlar la inflamación intestinal tras la confirmación mediante biopsia.

La prednisona (Dacortin) ayuda a controlar la inflamación intestinal tras la confirmación mediante biopsia.

Al cabo de 2 semanas de tratamiento, empezamos normalmente a reducir las dosis de prednisona en perros. Un inconveniente de la prednisona (corticoide) es que hace que nuestra mascota beba y coma más. Pensemos que las dosis iniciales de prednisona son elevadas ya que deben ser inmunosupresoras (suprimir las defensas intestinales para parar la reacción inflamatoria); pero son necesarias inicialmente.

¿Cuál es el pronóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal?

Bueno en aproximadamente el 80% de los casos; es decir, la respuesta al tratamiento se traduce en mejoría clínica del animal: no hay vómitos y pueden ir reduciéndose las dosis de prednisona hasta dar cada vez menos y menos frecuentemente. Incluso hay animales que dejan de tomar medicación si el cambio de dieta resuelve por sí solo el problema.

¿Vale la pena hacer una endoscopia en caso de sospecha de enfermedad inflamatoria intestinal?

El diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal, sin biopsias, es un diagnóstico por exclusión: podemos ir descartando numerosas causas de estos vómitos o diarrea, adelgazamiento, … pero llega un punto en que sólo podemos estar seguros de que la causa es ésta si tomamos muestras de intestino y un especialista las mira al microscopio.

Es importante porque permite descartar tumor, permite saber qué tipo de inflamación hay y escoger el tratamiento más adecuado, permite saber la gravedad de las lesiones.

La propietaria de Kissy llevaba unos meses sufriendo al ver que Kissy no se curaba y tomó la decisión más adecuada; llegar hasta el final para hacer el máximo por ella. Desde aquí le doy las GRACIAS por su colaboración.

Incluso, la endoscopia sería una herramienta muy útil para utilizarla en el seguimiento del animal, pero con o sin crisis económica y en cualquier lugar del mundo, no resulta práctico aunque sería muy interesante.

¿Cómo evoluciona Kissy?

De momento bien, está contenta, no tiene síntomas pero tenemos que evaluar cómo va a los 15 días de tratamiento para decidir si podemos empezar (ojalá) a bajarle la dosis de corticoide).

Os mantendré informados de cómo sigue esta historia, hasta pronto

David Prandi Chevalier

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: