Tag Archives: espiga perro

A Coco le ha entrado una espiga en la nariz

25 May

¡Hola a todos!

En esta época del año un problema frecuente que recibimos en la clínica es la presencia de espigas que se introducen por la piel, los orificios nasales, los oidos, los ojos… de nuestras mascotas.

Este año ya hemos visto varios animales con espigas clavadas entre los dedos, pero además ya hemos tenido dos casos de animales con espigas en la nariz. Éste es el caso de Coco, un border collie de 6 años que acudió a nuestra clinica después de que su propietario observara que no paraba de estornudar y que sangraba por la nariz.

es.wikipedia.org

es.wikipedia.org

Como nos comentó que estaban jugando con la pelota en el parque justo en el momento en el que aparecieron los síntomas, rapidamente se sospechó de la presencia de una espiga en uno de sus orificios nasales.

¿Que hay que hacer cuando una espiga se introduce en la nariz de un animal?

Lo mejor es acudir lo más rapido posible al veternario, ya que los primeros minutos son cruciales para poder extraerla con relativa facilidad.

Para poder hacerlo se debe anestesiar al animal, ya que es necesario introducir el cono del otoscopio y unas pinzas a través del orificio nasal, y esto resulta molesto y provoca aún más estornudos si el animal esta despierto.

2015-05-07 18.36.13

introducción del otoscopio en la nariz de Coco

Así pues, después de anestesiar a Coco se le introdujo el otoscopio por su narina izquierda y con mucha paciencia se pudo encontrar la espiga clavada al limite de donde podian llegar la pinzas.

Poco a poco y procurando que no se rompiera ni que quedara ninguna espícula clavada se le pudo extraer la espiga entera, tal y como se observa en el video.

2015-05-07 18.39.05

espiga extraida de la nariz de Coco

 

¿Que pasa si no se puede extraer la espiga por la nariz?

En muchas ocasiones, ya sea porque el animal no acudé rapido al veterinario o porque la espiga se introduce demasiado profundamente en la nariz, puede ser imposible encontrarla mediante el otoscopio.

En estos casos pueden suceder varias cosas:

  1. En el mejor de los casos el animal consigue deglutir la espiga y esta va a parar a estomago, allí no debería suponer ningun problema y el animal la deberia eliminar en sus heces.
  2. No siempre hay tanta suerte, puede ser que la espiga quede clavada en un lugar poco accesible de la nariz. Eso haría que el animal siguiera estornudando y podría observarse la secresión de sangre y pus a través de la narina debido a la infección que la espiga podría provocar.
  3. También podria seguir su recorrido hacia los bronquios principales del pulmón, pudiendo provocar una pneumonia por aspiración.

En cualquiera de estos dos últimos casos lo recomendable sería realizar una endoscopia para buscar la espiga y extraerla antes de que provocara una infección más grave en el animal. Además de administrarle un tratamiento antibiótico para controlar la infección que ya hubiera aparecido.

Por suerte, Coco acudió en la primera media hora después de que aparecieran los síntomas, eso ayudó en gran manera a que se le pudiera extraer con relativa facilidad la espiga y a que, poco después se fuera a casa caminando con total normalidad.

Recomendamos al propietario de Coco evitar las zonas con espigas para salir con él a jugar y a pasear, así evitaremos que le vuelvan a entrar en la nariz, ojos u orejas, además de que se le puedan quedar clavadas en la piel.

Elisabet Villanego

Las espigas en verano: un enemigo de los perros.

19 Jul

Hace unos días, un sábado al mediodía,  acudió a nuestra clínica Balú , cuya propietaria estaba muy preocupada porque la había dejado unos días con unos familiares lejos de su domicilio habitual y al recogerlo notó que tenía la pata algo hinchada y parecía tener una herida entre los dedos.

Al pasar unos días en el campo, me explicó que sospechaba que se hubiese cortado, o la hubiera picado un insecto. Balú se lamía esa zona y trataba de no apoyar la pata en el suelo.

Al examinar la zona afectada, observé que entre 2 dedos, en la parte superior, había un pequeño orificio por el cual salía un poco de líquido rosado: era la típica lesión por enclavamiento de una espiga.

Son lesiones dolorosas, y son frecuentes cuando los cereales maduran y los perros pasean entre ellos. Se pueden clavar en distintos lugares, como entre los dedos, en el oído, en la vulva, incluso en la boca.

Las espigas tienen forma de flecha, y ésto hace que avancen y nunca retrocedan. Pueden llegar a recorrer distancias importantes (varios centímetros).

Balú estaba triste y dolorido.  A pesar de ello, se portó muy bien y se dejó explorar a pesar de todo. Realmente colaboró.

La expresión de Balú era de dolor y preocupación.

La expresión de Balú era de dolor y preocupación.

Lo anestesiamos y vimos que entre los dedos, además de la herida, habían otras espigas ya parcialmente clavadas en la piel y dispuestas a continuar hacia más adentro.

Anestesia con gases para exploración.

Anestesia con gases para exploración.

Espiga preparada para clavarse.

Espiga preparada para clavarse.

Algunas de las numerosas espigas que estaban listas para clavarse.

Algunas de las numerosas espigas que estaban listas para clavarse.

 

Herida en la pata debida a espiga y orificio de salida de la fístula.

Herida en la pata debida a espiga y orificio de salida de la fístula.

A continuación Victoria Bonnin, la cirujana, introdujo un colorante por el orificio de la fístula para “marcar” el trayecto de la espiga. Seguidamente, fue abriendo el trayecto hasta llegar a su parte más alta.

Como ocurre muchas veces, no encontramos en aquel momento la espiga que había elaborado ese trayecto. Es desagradecido, pero muchas veces es así. Nos gustaría mucho poder enseñarle al propietario/a la espiga “culpable”, pero muchas veces ya no está presente. Sin embargo, ha provocado una inflamación e infección que dan lugar a la formación de un trayecto de salida del líquido  que se forma y que termina saliendo al exterior por el orificio que hemos visto antes. Es lo que se llama una fístula. Técnicament, una fístula por cuerpo extraño.

El tejido irritado e infectado de alrededor del trayecto se elimina y se coloca un tubo de drenaje de Penrose que nos va a asegurar durante unos días la eliminación del líquido inflamatorio. Sin drenaje es muy difícil que haya curación.

Drenaje de Penrose en la pata que recorre todo el trayecto de la fístula.

Drenaje de Penrose en la pata que recorre todo el trayecto de la fístula de Balú.

El drenaje se deja entre 2 y 5 días; en realidad a partir del 3er día se debe retirar si ya no hay producción de líquido.

Dejar el drenaje más de 5 días es peligroso: se convierte más en una vía de entrada de contaminación que de salida.

Hemos revisado la evolución de Balú al cabo de 2 y 5 días tras la operación. Ya desde el segundo día, el aspecto era muy bueno, incluso mejor de lo esperado.

En época de espigas, recomiendo que  tengan  mucho cuidado y exploren a su animal  tras un paseo por el campo  para detectar la presencia de espigas que tan malas consecuencias pueden traer.

Espero que os sea útil,

David Prandi Chevalier

 

 

A %d blogueros les gusta esto: