Tag Archives: hígado

AUTOMEDICACIÓN EN PERROS Y GATOS

7 Jun

Imagen de dra-amalia-arce.blogspot.com.

Es frecuente que muchos propietarios de animales nos pregunten a los veterinarios si le puden dar una “aspirina” o un “ibuprofeno” a su animal porque lo ven triste o va cojo o les parece que está caliente, nuestra respuesta siempre es la misma: NO, NUNCA.

Imagen de gatoegipcio.info.

 

El metablolismo del perro y sobretodo del gato no es el mismo que el de las personas y muchos medicamentos que se utilizan en medicina humana son tóxicos o requieren dosis y posología muy diferentes.

 

Os voy a hablar de los fármacos potencialmente más peligrosos para nuestras mascotas: los antiinflamatorios no esteroideos.

 

Dentro de este grupo de fármacos encontramos el paracetamol, la aspirina o el ibuprofeno.

Todos estos medicamentos no deberían usarse en nuestros animales a excepción de la aspirina que puede usarse en determinadas patologías como problemas cardíacos en gato pero a dosis especiales y sólo bajo supervisión veterinaria.

 

La sustancia más peligrosa de estas tres es el paracetamol.

 

Esquema del complejo sistema de metabolismo del paracetamol.
Imagen de ropana.cl.

 

El paracetamol se metaboliza en el hígado transformándose en un metabolito tóxico llamado N-acetil-p-benzoquineimina (NAPQI).

El hígado mediante un sistema enzimático transforma el NAPQI en una sustancia no tóxica que puede ser eliminada del organismo.

 

Los gatos son deficientes en el sistema de transformación del NAPQI en una sustancia no tóxica.

Si un gato toma paracetamol el NAPQI no se puede degradar y produce signos de toxicidad que pueden causar la muerte del animal.

¿Qué signos produce?

 

–         Hace que la hemoglobina de los glóbulos rojos se oxide a metahemoglobina y forma cuerpos de Heinz. Los glóbulos rojos con metahemoglobina no pueden fijar el oxigeno y transportarlo por los tejidos. Los cuerpos de Heinz hacen que los glóbulos rojos se rompan. Todo esto provoca disnea o dificultad respiratoria, anemia, depresión, letargia y finalmente coma y muerte del animal.

Frotis sanguíneo de un gato intoxicado por paracetamol.
Podemos ver los cuerpos de Heinz en los eritrocitos o glóbulos rojos (flechas negras).
Imagen de argos.portalveterinaria.com.

–         Produce daño hepático y fallo hepático agudo que puede conducir también a la muerte del animal. Es lo más frecuente en el perro.

Tubo izquierdo: sangre oscura ya que no está oxigenada porqué la hemoglobina de los glóbulos rojos se ha transformado en metahemoglobina y no puede fijar el oxigeno.
Tubo 2: sangre normal.
Imagen: michvet.com

 

¿Existe tratamiento?

Hay un antídoto, la N-acetilcisteína, que dado a tiempo puede salvar la vida del animal, todo depende del daño tisular que haya sufrido.

Como conclusión: si a vuestro animal le pasa algo siempre consultad al veterinario y NUNCA dar medicaciones  ninguna  a no ser que os la haya recetado vuestro veterinario.

Imagen de mund0-f3liz.blogspot.com.

 

La evolución de la IBD de Rosita

18 May

Hola a todos! Hoy os quiero poner al día del diagnóstico y la evolución de Rosita.

Rosita era una gata a la que le realizamos una laparotomía exploratoria porque perdía peso y comía mucho y se le palpo una masa abdominal.

Como ya os dije el día que le hicimos la laparotomía exploratoria a Rosita vimos que la masa era un ganglio linfático mestentérico.

Tomamos muestras de hígado, intestino delgado, intestino grueso, ganglio linfático y páncreas y el resultado histopatológico nos dijo que tenía una enteritis linfoplasmocítica.

La enteritis linfoplasmocítica es una enfermedad inflamatoria intestinal que, por extrapolación con lo que ocurre en medicina humana, se cree que está producida por una respuesta inmunitaria exagerada a antígenos luminales, es decir, el sistema defensivo del cuerpo ataca exageradamente a componentes presentes en la dieta causando una inflamación en el intestino.

Estructura de los intestinos felinos. La IBD es una inflamación de la mucosa intestinal.
Imagen de: http://www.livingart.org.uk.

¿Cuales son los síntomas de esta enfermedad?

Los síntomas pueden ser muy variados pero los principales son vómitos y perdida de peso con buen apetito. La presencia de diarrea, conducta de pica, dolor abdominal también pueden aparecer.

Gato vomitando, signo típico de IBD.
Imagen de: http://www.forocoches.com.

¿Cómo se diagnostica?

Si por la sintomatologia clínica sospechamos de una IBD lo primero que hemos de hacer es un chequeo general completo con evaluación de los folatos y la cobalamina (pueden salir o no alterados) y hacer una ecografía abdominal para poder descartar otras enfermedades que cursen con síntomas parecidos. Si después de realizar todas estas pruebas sospechamos de esta enfermedad necesitamos tomar biopsias intestinales para confirmar el diagnóstico.

Imagen ecográfica de una asa intestinal engrosada, muy sugestivo de IBD.
Imagen de http://veterinarycalendar.dvm360.com/avhc/content/printContentPopup.jsp?id=563761.

Las biopsias se pueden tomar de 2 maneras:

– Mediante laparotomía exploratoria: nos permite coger muestras completas de intestino, estómago, páncreas, linfonodos, hígado…Requiere anestesia total del animal y una cicatriz posterior.

-Mediante endoscopia: se utiliza un fiborendoscopio que es un tubo flexible con una cámara que, una vez introducido vía oral o rectal (dependiendo de que tramo de intestino queramos ver) permite cojer muestras mediante unas pinzas. Requeire anestesia del animal pero es menos invasivo que la laparotomía exploratoria. La  desventaja es que solo podemos coger muestra de mucosa intestinal.

Endoscopio flexible.
Imagen de: http://medtempus.com/

¿Tiene tratamiento?

Sí, el tratamiento es crónico y requiere controles periódicos.

Se basa principalmente en:

– cambio de la proteína de la dieta para disminuir así los alergenos imtestinales que causan inflamación.

– terapia inmunosupresora: con corticoides o otros fármacos.

– control del sobrecrecimento de bacterias intestinales que pueden provocar déficits vitamínicos.

En el caso de Rosita hemos empezado un tratamiento con dieta específica y corticoides.

Solo lleva un mes con tratamiento y ha engordado 300 gramos. Está mucho más animada, come bien y el tamaño de los ganglios mesentéricos ha disminuido.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: