Tag Archives: hipertiroidismo felino

La hipertrofia cardíaca secundaria a hipertiroidismo felino: el caso de Winnie

30 Sep

¡Hola!

Hace poco os hablaba de Winnie, una gata de protectora con hipertiroidismo (http://wp.me/p2cDmE-2KH). Comenté que estábamos pendientes de realizarle una ecografía cardiaca, pues bien, ya tenemos los resultados.

2015-09-18 10.04.42

Winnie

La ecografía confirma que Winnie padece una hipertrofia cardíaca probablemente secundaria al hipertiroidismo. En la ecocardiografia se ha podido observar los siguiente:

  • Hipertrofia concéntrica asimétrica del ventrículo izquierdo (hipertrofia del septo interventricular en el tracto de salida del ventrículo izquierdo y del ápex cardíaco)
  • Dilatación moderada- severa del atrio izquierdo.
  • Ventrículo derecho y atrio derecho de tamaño normal.
  • Válvulas auriculoventriculares normales en estructura y función.
  • Leve derrame pericárdico.
Dibujo

Ecocardio Winnie – imagen Delvet ultrasound

 

¿En qué consiste una hipertrofia cardíaca?

Se trata de una cardiomiopatía caracterizada por el incremento de las fibras del músculo cardíaco, este incremento no permite que el corazón se contraiga correctamente, provocando una insuficiencia cardíaca.

En ocasiones los animales se presentan con signos de insuficiencia cardíaca: disnea y taquipnea por edema pulmonar o derrame pleural secundario, apatia, anorexia, cojeras o parálisis en las extremidades posteriores por trombos situados en la bifurcación de las arterias ilíacas… pero en otras muchas ocasiones los animales no presentan ningún síntoma, ya que la tos se presenta muy raramente en gatos con cardiopatia, se detecta se forma casual durante una exploración rutinaria en la que se ausculta un soplo, o en una radiografia para valorar cualquier otro problema como un dolor en la columna, por ejemplo.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

Tal y como hemos hecho con Winnie, se deben realizar diferentes pruebas:

  • Analítica sanguinea: para descartar otras patologias concurrentes, o como en el caso de Winnie un hipertiroidismo (que es el causante más probable de su patología cardíaca)
  • Radiografias de tórax: para confirmar un incremento en el tamaño cardiaco, aunque en muchas ocasiones no se observa diferencia en una hipertrofia cardiaca, ya que el músculo puede incrementar de tamaño hacía el interior de los ventrículos, pareciendo de tamaño normal. También es útil para descartar edema pulmonar o efusión pleural.
2015-09-18 10.09.29

Radiografía latero-lateral Winnie

 

2015-09-18 10.09.44

Radiografía ventrodorsal de Winnie

  • Ecocardiografia: la ecografía cardíaca muestra cual es  el problema real que padece el animal. En el caso de Winnie se pudo observar que padece una hipertrofia cardíaca avanzada, ya que el ventrículo izquierdo se ha comenzado a dilatar para intentar compensar su patología, además presenta una dilatación importante del atrio derecho añadiendo el riesgo de una formación de trombos en él.
Hipertrofia cardíaca felina -www.clubfelinodemadrid.es

Hipertrofia cardíaca felina -www.clubfelinodemadrid.es

¿Qué medicación debe tomar Winnie?

Para controlar la cardiopatia hipertrófica que padece Winnie debe de tomar varias medicaciones, por un lado toma benazeprilo (un IECA -inhibidor del enzima convertidor de angiotensina), también furosemida (un diurético) y clopidrogrel (un antiagregante plaquetario para evitar los trombos).

Además tambien está con la medicación para el hipertiroidismo felino.

¿Cómo está Winnie?

Por ahora esta evolucionando correctamente, en unos días le volveremos a sacar sangre para revalorar los niveles de hormona tiroidea y le haremos una revisión para ver como evoluciona su problema cardíaco.

Esperamos que al controlar el hipertiroidismo su problema cardíaco mejore rápidamente.

Elisabet Villanego

 

Winnie respira mal y tiene hipertiroidismo felino

29 Sep

¡Hola a todos!

Os presento a Winnie, una gata adulta que vive en una colonia de protectora cercana a nuestro centro. Hace unos días sus cuidadoras observaron que estaba más apática de lo normal, no comía mucho, se había adelgazado y tenía diarreas.

2015-09-18 10.04.42

Winnie

Winnie es una gata nerviosa y un tanto especial, no se suele dejar manipular mucho, no obstante al examinarla se pudo observar que a parte de estar algo deshidratada y mostrar evidencias de diarreas en la zona perianal, también presentaba una disnea importante (respiraba mal). Como se puede observar en el siguiente video Winnie presenta una respiración rápida (taquipnea) y abdominal.

 

Al auscultarla se pudo escuchar un soplo cardíaco, y sonidos pulmonares normales.

¿Qué pruebas se le realizaron a Winnie para diagnosticarla?

  • Radiografías de tórax: en las dos proyecciones que se le realizaron se pudo observar un incremento en el tamaño del corazón de Winnie. Cosa que nos explica su disnea y su soplo cardíaco. En muchos casos cuando existe un problema respiratorio secundario a una cardiopatia se puede observar una efusión pleural, un acumulo de líquido en el espació que hay entre los pulmones y las costillas y entre los diferentes lóbulos pulmonares, pero no es el caso de Winnie por suerte.
2015-09-18 10.09.29

Radiografia latero-lateral de Winnie

2015-09-18 10.09.44

Radiografia ventrodorsal de Winnie

  • Analítica sanguinea:
    • hemograma: correcto, no se observó ni anemia ni signos de infección.
    • bioquimicas: tanto el riñón, como el hígado, como sus niveles de azúcar en sangre eran correctos.
    • test del virus de la leucemia y la  immunodeficiencia: al tratarse de una gata de protectora se le realizó un test para descartar cualquiera de estos dos virus, siendo el resultado negativo para ambos.
    • T4 total: se le valoraron los niveles de hormona tiroidea en sangre, ya que un gato adulto que presenta todos los síntomas que Winnie muestra puede padecer un hipertiroidismo. Tal y como esperábamos su resultado de T4 fue de 109 ng/ml, siendo lo normal entre 7.8 y 42.7 ng/ml

¿Qué es el hipertiroidismo felino?

Se trata de la principal enfermedad endocrina en gatos, en la que la glándula tiroidea, situada en el cuello, produce más hormona de la normal.

glándula tiroides -www.laguiago.com

glándula tiroides -www.laguiago.com

Esta patología puede provocar una pérdida de peso importante, aunque en algunas fases de la enfermedad el animal ingiera más comida de la habitual, hiperactividad (apatía en fases avanzadas), agresividad, poliúria/polidipsia, vómitos y/o diarreas…

Además, tal y como sospechamos con Winnie, puede provocar un incremento en el tamaño del músculo cardíaco, es decir, una hipertrofia cardíaca.  Este problema suele mejorar mucho una vez empieza a hacer efecto la medicación para el hipertiroidismo, no obstante, es necesario realizar una ecografia del corazón para determinar la gravedad del problema y confirmar que no se trata de otra patología añadida.

Por otro lado, el hipertiroidismo también puede provocar hipertensión. Ésta afecta a los diferentes órganos, como el riñón, provocando que trabajen de forma más forzada. De igual forma que con la patología cardíaca, una vez controlado el hipertiroidismo la presión arterial se suele normalizar.

¿Qué tratamiento debe seguir Winnie?

Por ahora hemos empezado a tratar el hipertiroidismo con una metimazol cada 24 horas, en dos semanas le volveremos a valorar los valores de T4 para determinar si con esta dosis tiene suficiente para controlar la enfermedad o si hay que medicarla cada 12 horas.

Además hemos iniciado un tratamiento para controlar los síntomas cardíacos a base de benazeprilo y un diurético. De todas formas, Winnie esta pendiente de realizarse la ecografía de corazón para acabar de determinar su problema y establecer mejor su medicación.

¿Cuál es el pronóstico de un gato hipertiroideo?

Una vez controlada la enfermedad, el pronóstico suele ser bueno. No obstante, hay que hacer revisiones y analíticas de sangre periódicas.

El hipertiroidismo se suele ver en gatos mayores, de igual forma que las enfermedades renales, pero el problema es que muchas veces esta enfermedad endocrina enmascara un problema renal debido a que se incrementa la perfusión sanguinea en los riñones y las analíticas puede mostrar valores renales levemente incrementados o incluso normales aunque exista una enfermedad renal grave.

¿Cómo esta evolucionando Winnie?

Por ahora esta algo más animada y va comiendo, ya no vive en la colonia, una de las voluntarias de la protectora la tiene en casa para poderla vigilar y medicarla (¡¡Winnie por fin puede dormir calentita, ya no va a salir de la casa de su cuidadora!!).

En breve le podremos hacer la ecografia de corazón, así que pronto os comentaré los resultados y como se encuentra.

Elisabet Villanego

El hipertiroidismo felino: el caso de Mister.

24 Sep

Hola! Os presento a Mister, un gato de 16 años que vinó a visitarse por pérdida de apetito,y de peso y después de realizarle un chequeo le detectamos un hipertiroidismo.

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo es una alteración común en gatos viejos. Es una enfermedad causada por un aumento en los hormonas tiroideas, producidas por una glándula situada en el cuello.

Las hormonas tiroideas tienen un papel importante como índice de control de procesos metabólicos y por tanto en el nivel de actividad general, por lo que los gatos con hipertiroidismo tienden a quemar la energía muy rápido y es típico observar  una pérdida de peso a pesar del aumento de apetito ( en algunos casos se produce un fenómeno de anorexia).

En la mayoría de los casos, el aumento de la producción de hormona tiroidea  es debido a tumores benignos (no cancerosos) en la glándula.

¿Qué signos clínicos produce?

El hipertiroidismo se observa de forma muy mayoritaria  en gatos de edad media –avanzada, y es raro observarlo en gatos de menos de 7 años. Gatos machos o hembras están afectados con la misma frecuencia y tampoco hay estudios que evidencien mayor predisposición al padecimiento de hipertiroidismo por razas. Eso sí, hay algunas evidencias  que muestran que es menos común en gatos siameses.

Mister, muy delgado a pesar de tener buen apetito.

Los gatos afectados por hipertiroidismo normalmente muestran un amplio cuadro de signos clínicos, que es muy suave al principio, pero posteriormente se vuelve más severo a medida que va progresando la enfermedad. También, como esta enfermedad ocurre principalmente en gatos mayores, algunos gatos afectados tienen otras enfermedades concomitantes que complican e incluso enmascaran algunos de los signos clínicos.

Los signos clásicos del hipertiroidismo son pérdida de peso, normalmente a pesar de un aumento en el apetito (polifagia), aumento en la sed (polidipsia), aumento en la irritabilidad,  inquietud e incluso hiperactividad. Muchos de los gatos afectados tienen taquicardia (alta frecuencia de latidos por minuto) y un pelo descuidado. También es bastante común la presencia de diarrea de leve a moderada  y /o vómitos. Algunos gatos afectados son notablemente intolerantes al calor y buscan sitios templados para acostarse, y algunos (especialmente los casos avanzados) pueden jadear cuando están estresados. Muchos de los gatos hipertiroideos pueden mostrar algún grado de polifagia (excesivo apetito) e inquietud, pero en algunos casos avanzados pueden mostrar debilidad generalizada, letargia y pérdida de apetito y los signos son menos característicos.

El efecto de las hormonas tirodieas puede tener efectos secundarios dañinos sobre otros órganos:

El efecto de las hormonas tiroideas sobre el corazón  consiste en la estimulación de la frecuencia cardiaca (mayor número de latidos por minuto) y contracción más fuerte del músculo cardiaco. A medida que la enfermedad progresa el músculo de la cámara cardiaca más grande (ventrículo izquierdo) se agranda y se hace más grueso – lo que se conoce como hipertrofia del ventrículo izquierdo. Si  estos cambios no son tratados y controlados, pueden provocar compromisos en  la función normal del corazón e incluso puede dar como resultado un fallo cardiaco. Esto significa que en algunos gatos con hipertiroidismo, será necesario un tratamiento adicional para controlar los efectos secundarios de éste sobre el corazón. Sin embargo, una vez que el hipertiroidismo subyacente ha sido controlado, los cambios cardíacos  normalmente mejoran, e incluso se resuelven completamente.

Hipertensión (aumento en la presión de la sangre) es otra  complicación potencial y puede causar daños adicionales a varios órganos incluyendo los ojos, riñones, corazón y cerebro. Si la hipertensión es hallada conjuntamente con el hipertiroidismo, serán necesarios medicamentos para controlar la presión sanguínea con el fin de reducir los daños  a otros órganos. Como en el caso de la enfermedad cardiaca, tras un tratamiento con éxito del hipertiroidismo, la hipertensión puede resolverse y por tanto no ser necesaria una terapia  de por vida.

Es muy importante el control de la presión arterial en animales con sospecha de hipertiroidismo.

La enfermedad en los riñones (fallo renal crónico) no está provocada por un efecto directo del hipertiroidismo, pero ambas enfermedades a menudo ocurren al mismo tiempo porque las dos son comunes en gatos mayores. Hay que tener mucho cuidado si ambas enfermedades son concomitantes, ya que el hipertiroidismo tiende a  aumentar el flujo de sangre hacia los riñones, en ocasiones mejorando su función. De esta manera  los análisis de sangre tomados para monitorizar  la función renal en un gato hipertiroideo pueden mostrar unos cambios leves o normales, pero puede haber un fallo renal más severo enmascarado por el hipertiroidismo. Por esta razón, sin tener en cuenta el tratamiento elegido para el manejo a largo plazo del hipertiroidismo, es usual el recomendar empezar un tratamiento médico (pastillas) y monitorizar la respuesta con varias medidas de presión sanguínea y análisis de orina para valorar la función tiroidea y renal. Ocasionalmente, un tratamiento exitoso de los valores tiroideos desemboca en un decline dramático de la función renal. Si esto se detecta sería necesario reducir la dosis  de la medicación antitiroidea aunque  el hipertiroidismo no esté completamente controlado para evitar que la función renal no se vea demasiado comprometida.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se confirma tras el análisis de las hormonas tiroideas. Todo lo que se requiere para diagnosticar esta enfermedad es un análisis de sangre que determina la concentración de tiroxina (T4),  y está normalmente elevado en los casos clínicos positivos. Otras pruebas  laboratoriales pueden ser anormales, por ejemplo las enzimas del hígado  también se encuentran elevadas de forma secundaria al hipertiroidismo, y también se requiere un  chequeo rutinario de sangre y orina para descartar cualquier otra enfermedad concurrente.

¿Existe tratamiento para el hipertiroidismo?

Sí, existe tratamiento.

Tenemos tres grandes opciones de tratamiento: medicación oral, tiroidectomía o iodo radioactivo.

1- Medicación oral ( terapia más utilizada).

Metimazol para el tratamiento del hipertiroidimo felino.
Imagen de http://www.vetoquinol.ca.

Los fármacos antitiroideos están disponibles en pastillas. Actúan reduciendo la producción y liberación de hormona tiroidea desde la glándula tiroidea. Esto no provoca una curación de la enfermedad pero si permite un control de esta.

2. Resección quirúrgica:
La resección quirúrgica del tejido tiroideo afectado (tiroidectomía) puede producir una cura permanente y es un tratamiento común para muchos gatos hipertiroideos. En general es un procedimiento muy exitoso y es probable producir una cura a largo plazo o una cura permanente en la mayoría de los gatos. Sin embargo, incluso después de la realización con éxito de una cirugía, se pueden  volver a desarrollar de forma ocasional síntomas de hipertiroidismo. Esto ocurre transcurrido un tiempo si un tejido tiroideo que previamente no estaba afectado y no  fue reseccionado desarrolla  la enfermedad.

3. Iodo radioactivo.

El yodo radiactivo (I131) puede ser utilizado también para proporcionar  una cura efectiva y segura para el hipertiroidismo. Como ocurría con la tiroidectomía,  tiene la ventaja de que en la mayoría de los casos es un tratamiento curativo  y no requiere un mantenimiento con fármacos.

El yodo radiactivo es administrado como una inyección subcutánea- El yodo posteriormente es captado por el tejido tiroideo activo (anormal), pero no por  otros tejidos corporales. Esto permite una acumulación selectiva local del material radioactivo en los tejidos anormales. La radiación destruye el tejido tiroideo anormal, pero no daña el tejido circundante o las glándulas paratiroides.

Las ventajas del tratamiento con yodo radiactivo son que es curativo, no tiene efectos secundarios de importancia, no requiere una anestesia general y trata todo el tejido tiroideo afectado independientemente de su localización. No obstante, requiere el manejo e inyección de material radiactivo. Esto no supone ningún riesgo para el paciente, pero es necesario que las personas que entran en contacto directo con el gato tomen algunas medidas de precaución.  Por este motivo este tratamiento solamente puede ser realizado por instalaciones con licencia especial y el gato tratado debe permanecer hospitalizado hasta que la radiactividad haya descendido a niveles aceptables. Normalmente el gato debe permanecer hospitalizado entre 3 y 6 semanas (dependiendo de la institución) una vez realizado el tratamiento. En la mayoría de gatos los niveles de hormonas tiroideas han vuelto a la normalidad en 3 semanas, aunque en algunos casos se necesita un poco más de tiempo.

Una sola inyección de yodo radiactivo es curativa en un 95% de las ocasiones, y en aquellos pocos gatos hipertiroideos donde la enfermedad persiste se puede realizar un segundo tratamiento. Ocasionalmente tras la inyección con yodo radiactivo se produce una reducción de los niveles de hormonas tiroideas por debajo de la normalidad (hipotiroidismo) y si va acompañado de síntomas clínicos (letargia, obesidad, mal aspecto del pelo) es necesario administrar un suplemento de hormona tiroidea (mediante tabletas).

Fuente: http://www.fabcats.org/gemfe/.

Iris Pérez

Clínica Veterinaria Betulia.

¿Cuál es la causa del Hipertiroidismo felino?

24 Jun

El hipertiroidismo felino es una enfermedad frecuente en gatos de avanzada edad. También llamado tirotoxicosis, el hipertiroidismo es debido a un incremento en la producción de las 2 principales hormonas tiroideas, llamadas Tiroxina (T4) y Triyodotironina (T3·) por parte de un tumor tiroideo.

Las hormonas tiroideas afectan a casi todos los órganos del cuerpo; juegan un importante papel en el control del metabolismo y por lo tanto del nivel de actividad general. El incremento de la tasa metabólica explica porqué los gatos hipertiroideos tienden a consumir energía muy rápidamente y sufren pérdida de peso a pesar de un apetito aumentado y de una ingesta aumentada.

Gato hipertiroideo: delgado a pesar de comer mucho, normalmente de avanzada edad.

Gato hipertiroideo delgado en el momento del diagnóstico.

Los primeros gatos hipertiroideos diagnosticados lo fueron en 1979 por el Dr. Mark Peterson, en USA. Desde entonces, el hipertiroidismo se ha convertido en la enfermedad endocrina (hormonal) más frecuente en gatos.
En España, el primer veterinario en describir esta enfermedad fue Carlos Melián, en Las Palmas de Gran Canaria, que diagnosticó la enfermedad en 2 gatos.
En la península ibérica, el primer gato hipertiroideo descrito fue Lelo, que acudió a Clínica Veterinaria Betulia en 1999, ya con 18 años y muy delgado a pesar de comer mucho.

Sin embargo, no está clara la causa del incremento del hipertiroidismo felino en determinados países.
Sin duda, el mayor conocimiento de la enfermedad por los veterinarios y el incremento de la población felina han influido. Sin embargo, el incremento de casos no sólo se debe a una mayor población y a su envejecimiento. Probablemente sea una enfermedad nueva que se ha desarrollado en los últimos 30 años.

La incidencia de hipertiroidismo felino varía según el país y según la región. Es una enfermedad diagnosticada frecuentemente en Norteamérica, Europa, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda. Recientemente, se ha descrito un incremento de casos en Japón. Sin embargo, la enfermedad es mucho menos frecuente en países como España.

Cambios del tiroides asociados con el Hipertiroidismo felino.

El tiroides se localiza en el cuello, por detrás de la laringe (nuez de Adán) y junto a la tráquea.
En todas las especies, incluido el gato, el tiroides es una glándula compuesta por 2 lóbulos con forma de cono. En la mayoría de gatos con hipertiroidismo, un tumor benigno (no canceroso) se desarrolla en uno o los dos lóbulos del tiroides.
El cáncer de tiroides (carcinoma) es la causa del 5% de los casos de hipertiroidismo felino.

La glándula tiroides, con sus 2 lóbulos, uno a cada lado de la tráquea.
Cuando aumenta de tamaño es posible palparlos.

Nódulos tiroideos visible mediante gammagrafía (usando isótopos radiactivos).

Engrosamiento del tiroides palpable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es lo que hace que se desarrollen estos tumores tiroideos?

Hasta la fecha, los factores subyacentes responsables de los cambios tiroideos no están claros y probablemente influyan diversas causas a la vez. Sin embargo, numerosos estudios han señalado factores ambientales y nutricionales que pueden influir en porqué y cómo se desarrolla esta enfermedad.

Posibles factores de riesgo

Las comida de lata que tienen recubrimiento interno de plástico y dispositivo de abertura propio (que no necesitan abrelatas): puede deberse a productos químicos como el bisfenol-F procedente del recubrimiento interno de estas latas.

Una de las latas favoritas de los gatos en España.
El recubrimiento plástico interno puede favorecer el desarrollo de hipertiroidismo felino.
En personas, el recubrimiento de latas de bebida, botellas de plástico, tupperwares, etc. tiene un riesgo frente al que no actuamos.

Otra de las latas “estrella” para los gatos españoles.
También con cierto riesgo… normalmente desconocido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La dieta única o principalmente a base de comida de lata
La comida de lata a base de pescado, hígado o giblet flavor

El uso de tierra para la caja en que orinan (sepiolita)
La dieta con exceso o déficit de yodo
La dieta con abundante selenio
Las isoflavonas (genisteína y dadzeína) presentes en la comida de gato podrían interferir con la función tiroidea normal.
El uso de insecticidas (antipulgas), tanto sobre el gato como ambientales
La exposición a productos químicos retardantes de las llamas (antiincendios) presentes en los muebles: los PBDEs (polibromuros difenil éteres).

¿Cuál es la conclusión que podemos sacar de todo ello?

Dada la variedad de causas que pueden influir en el desarrollo del hipertiroidismo felino, se trata pues aparentemente de una enfermedad multifactorial (con diversas causas). Sin embargo, estas causas están presentes en zonas del mundo en que el hipertiroidismo es poco común, lo cual subraya la complejidad del problema de la identificación de la/s causa/s del hipertiroidismo felino.

¿Tiene ese fenómeno algún parecido con algo que suceda en la especie humana?

La exposición a diversas sustancias químicas que ingerimos o inhalamos influye en la aparición de  distintos tipos de cáncer. como el de colon, vejiga, pulmón…

La presencia de sustancias llamadas disruptores hormonales (recubrimientos de latas, insecticidas…) influyen por ejemplo en la infertilidad masculina, en la pubertad precoz .

Un mejor estudio de estos fenómenos y la colaboración de la industria permitiría disminuir la incidencia de estos problemas. Por ello la información y posterior  presión de los consumidores es fundamental.

Espero que os sea útil,

David Prandi Chevalier

A %d blogueros les gusta esto: