Tag Archives: hipocalemia gato

Kiku, un gato con plantigradísmo.

20 Nov

DSC_1134

Kiku, con un marcado plantigradismo.

 

Hola!

Os presento a Kiku, un gato de 19 años.

Kiku no ha tenido ningún problema grave pero en el año 2011 se le diagnosticó una insuficiencia renal crónica.

La insuficiencia renal crónica o fallo renal crónico, es una de las enfermedades más comunes en los gatos mayores.  Se estima que alrededor de uno de cada 5 gatos de más de 15 años presenta fallo renal.

images

Estructura de un riñón de gato. Imagen de blogdeproyectogato.blogspot.com.

 

Como su nombre indica es un fallo en la función de los riñones que se produce de forma progresiva.

La insuficiencia renal crónica se produce cuando existe un daño en los riñones prolongado e irreversible, que impide su funcionalidad para filtrar y eliminar los productos de desecho de la sangre. En la mayoría de los casos en los que se diagnostica una insuficiencia renal no se conoce la causa exacta de la enfermedad.

El tratamiento de la insuficiencia renal crónica es  básicamente sintomático, es decir, se tratan las posibles complicaciones.

Kiku lleva unos años medicado y con una dieta especial y en principio la enfermedad está estable y controlada.

 

 

Hoy ha venido a vernos porqué camina raro y al examinarlo hemos visto que tanto las extremidades anteriores como las posteriores estaban plantígradas:

descarga (1)

Imagen de vetbcn.wordpress.com.

 

DSC_1134

Existen numerosas enfermedades sistémicas en los gatos que pueden manifestarse con alteraciones en el sistema locomotor. No obstante, estas manifestaciones suelen ser menos evidentes en el gato que en el perro. El gato debido a su bajo peso y su gran agilidad es capaz de compensar y disimular muy bien los signos propios de
enfermedades musculoesqueléticas o neurológicas, como pueden ser las cojeras. Es frecuente en los gatos con problemas locomotores, especialmente si cursan con dolor o incapacidad de movimientos, que el cuadro clínico sea de resistencia a moverse, intolerancia al ejercicio, cambios de conducta, irritabilidad, falta de higiene,
trastornos de la eliminación, más que un cuadro obvio de cojeras.

¿Qué enfermedades pueden producir plantígradismo en gatos?

Hay múltiples enfermedades como polimiositis ( inflamación de los músculos), enfermedades articulares, miopatía hipocalemica, miopatía asociada al hipertrioidismo, neuropatía diabética…

Por la edad de Kiku y su historial de insuficiencia  renal crónica, en un principio sospechamos de una posible miopatía hipocalemica.

Los signos clínicos de debilidad generalizada, dolor y ventroflexión cervical normalmente aparecen cuando los valores de potasio estan por debajo de 3 mEq/l y la causa más frecuente de la hipocalemia es la presencia de una insuficiencia renal crónica (IRC) ya que esto produce la pérdida de grandes cantidades de potasio en la orina.

En el caso de Kiku los valores de potasio estaban normales y ampliamos el diagnóstico.

Por su edad sospechamos de un posible hipertiroidismo o una diabetes y realizamos una medición de glucosa y de t4.

Aproximadamente alrededor del 10 al 30% de gatos hipertiroideos pueden manifestar signos de debilidad neuromuscular generalizada, temblores musculares y más raramente ventroflexión cervical. Generalmente el origen es muscular y se ha comprobado como el exceso de hormonas tiroideas sobre el metabolismo celular, aunque en algunos casos los signos pueden ser debidos a la hipokalemia concurrente. Los signos se resuelven con la resolución del estado hipertiroideo.

La neuropatía diabética es una alteración neurológica periférica asociada a diabetes mellitus tipo II.  Aparece aproximadamente en un 10% de los gatos diabéticos y en algunos casos puede ser el motivo principal de la consulta ya que los signos más típicos de
diabetes mellitus en los gatos pueden pasar inadvertidos por el propietario. Suele afectar de forma simétrica a las
extremidades posteriores y el cuadro clínico más frecuente es el plantigradismo, paraparesis y atrofia muscular. No se conoce la etiopatogenia exacta, pero pueden producirse cambios metabólicos derivados de la hiperglicemia. Las alteraciones suelen ser reversibles y mejorar al tratar la diabetes.

Al medir la gluocosa de Kiku estaba por encima de 300, un valor muy elevado y le diagnosticomos diabetes mellitus.

Como ya os hemos contado en otros post la diabetes es una enfermedad compleja, causada por una deficiencia relativa o absoluta de insulina que produce una hiperglucemia (niveles elevados de glucosa en sangre) y glucosuria (glucosa en orina). La diabetes mellitus es más común en gatos mayores. Los gatos castrados, los machos, y los gatos obesos tienen un riesgo más elevado de desarrollar está enfermedad.

Los síntomas clínicos que produce son: poliuria (orinar mucho), polidipsia (beber mucho), aumento del apetito , pérdida de peso y puede provocar plantigradísmo.

El tratamiento es la administración de insulina ( http://wp.me/p2cDmE-uf) .

1

Caninsulin.

2

Aguja especial para la administración de insulina.

 

Existen diferentes tipos de insulina, en el caso de Kiku, por questiones económicas, hemos optado por administrar caninsulin dos veces al día con la comida y ahora hemos de realizarle una curba de glucosa para ver si hemos de ajustar la dosis o no.

Fuente: http://www.ivis.org/.

Iris Pérez.

¿Cómo se trata la insuficiencia renal crónica?

9 Ene

¿Cómo se trata la insuficiencia renal?

Hace poco os hablé de la insuficiencia renal crónica en el  gato. http://wp.me/p2cDmE-13J

Hoy os quiero hablar un poco de su tratamiento.

Ya os expliqué que podían existir numerosa causas que provocaran una lesión en los riñones y que muchas veces determinar la causa exacta era complicado. En los casos en los que se encuentra la causa específica de la insuficiencia renal se puede tratar directamente la causa. Pero en la mayoría de los casos no es así y, por tanto, el tratamiento se centra en los síntomas.

El tratamiento es diferente en cada caso:  en gatos muy debilitados,deshidratados y descompensados  a nivel electrolítico es necesaria la hospitalización para la administración de fluidoterapia intravenosa, que nos permitirá corregir la deshidratación y las alteraciones electrolíticas.

Una vez estabilizados, el tratamiento irá dirigido a mantener la función renal y minimizar las complicaciones del fallo renal.

¿Cuáles son las complicaciones habituales en una insuficiencia renal?

Si el riñón no funciona adecuadamente la urea y la creatinina aumentan en la sangre.

La urea y la creatinina son desechos producidos por el metabolismo de las proteínas y su aumento en sangre provoca síntomas como vómitos, anorexia, náuseas, malestar, mareo…

Estos síntomas los podemos paliar básicamente con dos medidas:

1- Medicaciones antiácidas y antieméticas.

2- Dieta: una dieta ideal para un gato con fallo renal deberá contener baja concentración de proteína. De esta forma el riñón tendrá que trabajar menos y habrá menos desechos del metabolismo de las proteínas (la mayoría de las toxinas se acumulan en la sangre en una insuficiencia renal como resultado de la descomposición de las proteínas). Lo ideal es utilizar dietas comerciales específicas para este tipo de problemas.

Otras complicaciones del mal funcionamiento de los riñones son la hipertensión sistémica, las alteraciones electrolíticas y la anemia.

La tensión arterial debe ser medida en las revisiones rutinarias de un gato con fallo renal. En caso de detectarse hipertensión se podrá instaurar el tratamiento más adecuado.

Medición presión arterial.

Las alteraciones electrolíticas más frecuentes en los gatos con fallo renal son la hipocalemia o descenso del potasio sanguíneo y la hiperfosfatemia.

La hipocalemia puede producir debilidad, ventroflexión de la cabeza y alteraciones cardíacas. En caso de detectarse alteraciones se deberá aplicar tratamiento.

Medicación oral para la hipocalemia: potasio oral.
Imagen de cardiopatiascongenitas.net.

La hiperfosfatemia es el aumento del fósforo en sangre. El primer paso para controlar la hiperfosfatemia es la dieta. Las dietas comerciales preparadas para fallo renal tienen baja concentración de proteínas y de fósforo. Si un gato no se alimenta con estas dietas bajas en fósforo (bajas en proteína), o si la concentración de fósforo en sangre es elevada, a pesar de esta dieta, se pueden añadir a la dieta “quelantes del fósforo” (por ejemplo: hidróxido de aluminio o acetato de calcio) para reducir la cantidad de fósforo que se absorbe.

Dieta seca y húmeda para fallo renal.
Imagen de petprescription.co.uk.

El fósforo alto en sangre puede provocar un transtorno denominado hiperparatirodismo secundario (secundario porqué es causado por otra enfermedad, en este caso un fallo renal).

En este transtorno se produce un aumento del calcio sanguíneo y se pueden mineralizar tejidos blandos como los riñones, intestino… Para evitar este problema existen medicaciones como el calcitriol, que ayuda a metabolizar el calcio sanguíneo.

Calcitirol para administración oral.

Otra complicación del fallo renal es la anemia. El riñón fabrica una hormona denominada eritropoyetina que estimula la médula ósea para producir glóbulos rojos. Si el riñón falla esta hormona no se produce adecuadamente y puede producirse una anemia.

En caso de existir anemia pueden necesitarse transfusiones sanguíneas o tratamientos hormonales con eritropoyetina.

Todos estos tratamientos necesitarán controles periódicos (MUY IMPORTANTE)  con analíticas sanguíneas y mediciones de presión arterial para poder controlar y ajustar las dosis de los fármacos administrados.

¿Cuál es el pronóstico?
Cuando el daño en los riñones es tan grave que estos presentan insuficiencia renal crónica, se producen mecanismos de compensación y de adaptación para intentar mantener el funcionamiento normal de los riñones, aunque en algún momento estos mecanismos fallarán produciendo una progresión en el fallo renal. La enfermedad es, por tanto, progresiva en el tiempo y puede acabar en la necesidad de eutanasia. De todos modos, el ritmo de progresión de la enfermedad renal varía considerablemente en cada individuo y un tratamiento y cuidados adecuados pueden mejorar la calidad de vida de los gatos afectados y, al mismo tiempo, ralentizar la progresión de la enfermedad.

Iris Pérez.

Información obtenida de gemfe (www.fabcats.org/gemfe/index.html)

A %d blogueros les gusta esto: