Tag Archives: husky

El síndrome del ovario remanente: el caso de Wampa

22 Sep

¡Hola!

El otro día os hablaba de Wampa, una husky de 13 años con secreciones vulvares sanguinolentas (http://wp.me/p2cDmE-2cP) . Comenté que se habían descartado varios problemas que le podían estar provocando estas perdidas, pero que en el diagnóstico diferencial aún se debía descartar si existía un síndrome del ovario remanente o un tumor a nivel de la uretra.

SONY DSC

Wampa

¿En qué consiste el síndrome del ovario remanente?

Este síndrome se caracteriza por signos de proestro o estro (celo) en perras o gatas que previamente se han esterilizado.  Además de presentar los síntomas de una hembra en celo, también se producen los cambios hormonales típicos de la presencia de tejido ovárico.

Los propietarios suelen acudir al veterinario porque notan que su perra o gata atrae a los machos, le observan un agrandamiento de la vulva y observan secreciones serosanguinolentas (como en el caso de Wampa).

¿Por qué una perra esterilizada puede tener tejido ovárico remanente?

Hay varias causas que pueden llevar a la presencia de este tejido, entre ellas:

  • Que exista tejido ovárico en un lugar ectópico, es decir, alejado de su disposición anatómica normal en el ovario. Al esterilizar al animal, se retira completamente la matriz y los ovarios, pero este tejido ectópico se puede activar en cualquier momento.
  • Que después de la cirugía haya quedado alguna porción de tejido ovárico.
  • Que al retirar la matriz y los ovarios correctamente durante la cirugía quede algo de tejido en el peritoneo, pudiendo vascularizarse y volviéndose funcional.

Cuando una perra se esteriliza los ovarios ya no están presentes para producir hormonas, esto provoca que la pituitaria, la glándula del cerebro encargada de estimular a los ovarios intente reactivarlos enviandoles más señales. En condiciones normales este estimulo no provoca ninguna reacción en el organismo, pero en el caso de Wampa como tiene tejido ovárico remanente, poco a poco se va activando hasta que un tiempo después de la cirugia (en su caso 4 años) el tejido se vuelve funcional y empieza a producir hormonas.

¿Cómo se ha diagnosticado a Wampa?

Como ya he comentado anteriormente ya se habían descartado prácticamente todas las patologías presentes en su diagnóstico diferencial, por último nos quedaba descartar entre un síndrome del remanente ovárico o una masa en uretra. Como para diagnosticar esta última se debía anestesiar a Wampa y realizarle una endoscopia se decidió ir a lo más fácil, buscar pruebas de la existencia de tejido ovárico.

  • Citologia vaginal: se realiza recogiendo una muestra directamente en vagina mediante un hisopo. Es muy útil ya que dependiendo de la fase del ciclo estral se observan células diferentes. Este ciclo consta de varias fases:
  • baixa

    técnica hisopo vaginal -laboratoriosanisidro.blogspot.com

    1. Proestro: periodo de crecimiento folicular que se inicia con la regresión del cuerpo lúteo y culmina con la aparición del estro.  Se caracteriza por la presencia de neutrófilos, abundantes glóbulos rojos, células intermedias grandes y pequeñas y escasas células superficiales.
    2. Estro: periodo de receptividad sexual, al final del cual se produce la ovulación. No se observan neutrófilos, disminuyendo asimismo la cantidad de glóbulos rojos, si bien debe tenerse en cuanta que en algunas perras pueden observarse glóbulos rojos durante todo el estro y aún en principios del diestro. Mas del 90% de las células observadas en un frotis de una hembra en estro son células superficiales.
    3. Metaestro: periodo de desarrollo inicial del cuerpo lúteo que comienza al final del estro.
    4. Diestro: período de actividad del cuerpo lúteo maduro que comienza cuatro días después de la ovulación y finaliza con la lúteolisis. El número de células superficiales disminuye mientras que las células parabasales e intermedias se incrementan marcadamente.
    5. Anestro: período de descanso entre ciclos. Se caracteriza por un predominio células parabasales y de células intermedias. Si bien pueden hallarse algunos neutrófilos, su número es muy inferior al observado durante el principio del diestro.
cambios6b

cambios ciclo estral -www.uco.es

En el caso de Wampa la citología fue muy clara, prácticamente todas las células eran superficiales, además había también presencia de algunos glóbulos rojos y algún neutrófilo. Se pudo clasificar la citologia como un proestro tardío – inicio de estro. Para confirmarlo además se le realizó una analítica sanguinea:

  • Determinación del nível de estrógenos: recogiendo una muestra de sangre se puede determinar la cantidad de estradiol que una perra tiene en circulación. Los estrogenos están en diferente nivel segun la fase del ciclo y aunque también pueden variar a lo largo del día, puede resultar útil para complementar el resultado de la citología:
    1. Fase de PROESTRO TEMPRANO > 25 pg/mL
    2. Fase de PROESTRO TARDIO hasta 70 pg/mL
    3. El pico de la estrogenemia se produce 24-48h antes de la fase de ESTRO, con
      valores por encima de 70 pg/mL
    4. Fase de METAESTRO 15 – 21 pg/mL
    5. Fase de ANOESTRO 8 – 15 pg/mL
    6. Período de GESTACIÓN 17 – 21 pg/mL

El resultado de Wampa fue de 52.1 pg/mL, confirmando así el diagnóstico. Tanto la citología como la determinación de estrógenos indicaban que se encontraba en la fase de proestro tardío, cuando lo normal en una perra esterilizada es estar en fase de anestro.

¿Se puede tratar el síndrome del remanente ovárico?

En el caso de que la presencia del celo le cause problemas al animal (provocándole pseudogestaciones, por ejemplo) o sea muy molesto para los propietarios se puede intentar tratar de dos formas diferentes:

  • Tratamiento con progestágenos: este tratamiento hormonal produce un cambio en el organismo “haciendole creer” que la perra se encuentra gestante, evitando así que entre en celo. El gran problema de este tipo de medicación es que incrementa mucho las probabilidades de padecer tumores mamarios y además, aunque el animal esté esterilizado y no tenga matriz, se puede provocar una infección en el muñón uterino (produciendo una piometra de muñón).
  • Laparatomía exploratoria: mediante esta cirugía se intenta buscar el tejido ovárico remanente en abdomen. Lo ideal es realizar la cirugía cuando hay signos de celo, ya que así el tejido esta más vascularizado y es más fácil encontrarlo. Por otro lado esto último también es una dificultad durante la cirugía, ya que al estar más vascularizado hay más riesgo de que sangre más.

En el caso de Wampa, debido a su edad, se ha decidido no tratarla. Su propietaria esta dispuesta a controlar los celos que vaya teniendo y sus los posibles problemas que estos le pudieran ocasionar. Según nos comentaba hace unos días, Wampa está muy contenta y activa, parece que no tenga 13 años.

SONY DSC

Wampa

Espero que Wampa siga encontrándose perfectamente y aunque padezca un síndrome poco habitual en perras, pueda llevar una vida completamente normal.

Elisabet Villanego

Sangrado vulvar en perras: el caso de Wampa

18 Sep

¡Hola a todos!

Os presento a Wampa, una Husky de 13 años de edad. Su propietaria acudió hace unos meses a nosotros preocupada porque en ocasiones observaba que Wampa sangraba por vulva.

SONY DSC

Wampa

¿Por qué es de extrañar que Wampa sangre por vulva?

Hace cuatro años Wampa se tuvo que esterilizar de urgencia debido a una infección de matriz, así que, en principio no podemos atribuir el sangrado de Wampa a que esté teniendo algún celo.

Por lo tanto, ¿que puede hacer que Wampa sangre por vulva? Pueden haber diferentes causas, entre ellas:

  • Vaginitis bacteriana, limfoplasmocítica o por cuerpo extraño: suele observarse una descarga mucopurulenta, con sangre y mal olor.
  • Neoplasia urogenital: pueden verse descargas serosas, mucosas y/o hemorrágicas
  • Problemas de coagulación: normalmente asociado a hemorragias en otras zonas del cuerpo.
  • Infección urinaria o uretritis
  • Pioderma del pliege vulvar: se observan descargas con poco volumen.
  • Tumor venéreo transmisible (TVT): masa vulvar, asociada a una descarga serosanguinolenta.
tumor venéreo transmisible - slideplayer.es

tumor venéreo transmisible – slideplayer.es

  • Síndrome del ovario remanente: puede provocar sangrado y secreción muy similares al de un celo.

¿Qué hemos hecho para diagnosticar el problema de Wampa?

Como Wampa en todo momento se ha encontrado bien, lo primero que se debía hacer era una valoración de la zona vulvar y vagina. No se observó ninguna masa ni herida en la zona, se le realizó una observación directa mediante un vaginoscopio. Normalmente examinar a una perra con el vaginoscopio suele ser algo complicado, ya que les molesta y no se suelen dejar.

images

anatomia reproductiva de una perra – guiido46.wordpress.com

Además, se le realizó una ecografía para poder explorar bien la vejiga y el abdomen en general. Lo que se observó fue que tenía la vejiga de la orina algo inflamada, así que se decidió recoger una muestra mediante cistocentesis (puncionando directamente la vejiga para recoger orina) y analizarla. En ese caso el resultado fue positivo a una infección urinaria por Streptococcus canis.  Para tratar esa infección urinaria, que podría estar relacionada con la secreción que había observado su propietaria en vulva, se le administró un antibiótico al cual esta bacteria era sensible.

¿Cómo evolucionó Wampa después del tratamiento?

Poco después de empezar el tratamiento antibiótico la secreción que tenía desapareció, y posteriormente la infección en orina se había eliminado por completo.  Además, hace unas semanas anestesiamos a Wampa para realizarle una limpieza de boca y extraerle un nódulo que tenía y aprovechando que estaba dormida se le volvió a examinar a fondo la vagina con un vaginoscopio, confirmando que el sangrado que le preocupaba tanto a su propietaria no estaba provocado por ningún tumor o lesion a este nivel.

Nuestra sorpresa fue que hace una semana (4 meses después de tratarle la infección de orina) la propietaria de Wampa nos llamó ya que volvía a tener perdidas sanguinolentas importantes. Tan pronto como se pudo la volvimos a ver y ya que esta vez no presentaba signos evidentes de infección de orina, se decidió investigar más a fondo el problema.

¿Si no se trataba de una infección de orina, cuál podía ser el problema?

Como ya he comentado anteriormente son varias las causas que pueden provocar sangrado en vulva. En este momento ya podíamos descartar que volviera a ser una infección urinaria, o que hubiera una masa a nivel de la vagina. Tampoco parecía probable que sufriera un problema de coagulación, ya que no presentaba ningún otro síntoma ni hemorragia. Por lo tanto las dos cosas que podrían estar provocando el problema y que se tenía que investigar era la presencia de una masa a nivel de la uretra o que padeciera el síndrome del ovario remanente.

Para poder descartar entre uno y otro se le tuvieron que realizar más pruebas a Wampa, puedo adelantar que el diagnóstico fue que padece un síndrome del ovario remanente. Para que se pueda entender mejor éste síndrome pronto dedicaré un post específicamente sobre el tema.

Elisabet Villanego

A %d blogueros les gusta esto: