Tag Archives: inmunodeficiencia felina

Un gato FELV/FIV positivo.

27 Ene

Hola!

Hoy os quiero hablar de la leucemia ( FELV) y la inmunodeficiencia felina ( FIV) a través del caso de Roset.

roset

Roset es un gato de una clienta habitual pero es un gato callejero, la clienta lo cuida y lo alimenta pero es un gato que le apareció hace dos años en el jardín de casa y entra y sale cuando le apetece pero mayoritariamente vive fuera de casa.

Roset vino a visitarnos hace dos días porqué estaba muy quieto, todo el día en su caseta, sin moverse.

Realizamos un chequeo general a Roset y detectamos una anemia marcada y los glóbulos blancos bajos ( leucopenia), las plaquetas también estaban alteradas.

El resto de analítica no mostraba ninguna alteración pero, sabiendo que Roset era un gato “callejero” realizamos un test de leucemia felina y inmunodeficiencia.

El test se realiza con una pequeña muestra de sangre y en 10 minutos podemos tener un resultado.

Ejemplo de un kit comercial para realizar un test elisa para la leucemia e inmunodeficiencia felina. Cada fabricante tiene unas instrucciones para realizar el test. Imagen de vet.mihanblog.com .

El resultado del test fue positivo a leucemia y positivo a inmunodeficiencia felina.

felvfiv

Resultado del test de Roset.

El virus de la leucemia felina.

El virus de la leucemia felina (FeLV) es una causa de enfermedad común e importante que provoca incluso la muerte en los gatos.

El virus se transmite por contacto directo y prolongado entre gatos. La mayor concentración de virus se presenta en la saliva de un gato infectado, de esta manera el virus se disemina por hábitos donde hay intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero. La transmisión del virus también   puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus. Exite también una transmisión vertical (madre-feto) durante la gestación o a través de la leche materna.

¿Qué síntomas causa el FelV?

No todos los gatos que se exponen al virus llegan a estar infectados de forma permanente. Hay animales en los que su sistema inmunitario logra eliminar el virus.

Los animales que se infectan permanentemente pueden desarrollar diferentes enfermedades ya que su sistema inmunitario está debilitado por el virus y son más propensos a infecciones.

En un 25% de gatos infectados se produce anemia por infección de la médula ósea por el virus o por destrucción de glóbulos rojos como respuesta de su sistema inmunológico.

Un 15% de gatos pueden desarrollar cáncer, en concreto diferentes formas de linfoma.

¿Hay tratamiento?

No hay ningún tratamiento contra el virus, los tratamientos existentes sirven para mantener la calidad de vida del animal. Si hay anemia se pueden realizar transfusiones de sangre, para el cáncer se pueden hacer tratamientos quimoterápicos, se pueden tratar las infecciones secundarias…

El pronóstico para un gato positivo con síntomas no es bueno. Si el animal es positivo pero no tiene síntomas puede tardar meses o años a desarrollar la enfermedad.

¿Cómo se puede evitar?

Existe una vacunación contra el virus de la leucemia para animales que tengan riesgo de exposición (gatos con acceso al exterior y contacto con gatos no controlados).

Lo más importante es la prevención y la detección precoz. Cuando un gato entra en un hogar nuevo debería realizarse un test de sangre para detectar si tiene el virus de la leucemia o no. En caso de ser positivo, el veterinario  deben evaluar los riesgos con el propietario.

El virus es contagioso a otros gatos pero no a otros animales o personas.

El virus de la inmunodeficiencia felina.

El virus de la inmunodeficiencia felina ( conocido también como el SIDA de los gatos) es un virus relativamente frecuente en gatos machos sin castrar que viven al aire libre.

El virus de la inmunodeficiencia felina o FIV tiene un gran parecido al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) pero son virus específicos de especie, es decir, el FIV solo afecta a gatos y el VIH solo afecta a humanos.

¿Qué provoca el FIV?

El FIV es un virus que afecta los glóbulos blancos, que son las células de la sangre que se encargan de la defensa de nuestro organismo. Este virus daña estas células y provoca que no puedan realizar su función frente a una determinado agente infeccioso o frente a un crecimiento de células cancerosas.

Los animales afectados tienen más riesgo de sufrir infecciones y también tumores.

¿Cómo se transmite?

El FIV se transmite a través del mordisco entre gatos. Algunos gatos que nacen de hembras infectadas con el virus pueden llegar a infectarse durante la gestación o a través de la leche materna.

Los gatos callejeros machos no castrado tienen más riesgo de infectarse ya que durante la época de celo suelen pelarse con otros machos.

¿Existe tratamiento?

No hay ningún tratamiento contra el virus. Igual que las personas con VIH existen fármacos antivirales y sustancias inmunomoduladores que han dado buenos resultados en estudios de gatos infectados.

La base del tratamiento es prevenir y, en el caso que aparezcan, controlar las infecciones con tratamientos antibióticos a largo plazo.

También es muy importante una nutrición equilibrada, un estricto control parasitario (pulgas, garrapatas, gusanos intestinales) y una buena vacunación rutinaria.

¿Cómo puedo saber si mi gato es positivo?

Si quiere saber si su gato es positivo puede acudir a su veterinario para que le realice un test en sangre.

¿Existe vacuna contra el FIV?

Existe una vacuna en EUA pero no hay datos sobre su eficacia.

¿Cómo puedo prevenir que mi gato se infecte?

Si su gato vive solo en casa y no tiene acceso al exterior no tiene riesgo de contagio.

Si tiene varios gatos en casa debería testar a todos los gatos. Si se detecta un gato positivo debería aislarse todo y que si no hay peleas entre ellos el riesgo de contagio por saliva, bebederos o comederos es muy bajo.

Si su gato tiene acceso al exterior debería evitarse el contacto con otros gatos.

¿ Qué hacemos con Roset?

Roset es un gato que vive fuera de casa, va y viene y tiene contacto con otros gatos callejeros y con los gatos caseros de su cuidadora, es por lo tanto una fuente de transmisión de estas dos enfermedades.

Hemos valorado el estado de Roset ( claramente inmunocomprometido con sus glóbulos blancos bajos y su anemia, posiblemente con afección de uno o ambos virus en médula ósea) y el riesgo que comporta para los otros gatos de la zona y, todo y que por nuestra parte es una decisión dura,  se ha decidido que la mejor opción era la eutanasia.

Personalmente es una opción que encuentro muy radical y soy contraria a eutanasiar gatos positivos sanos pero tratándose de un animal enfermo, con alto riesgo de contagio para otros gatos y con la imposibilidad de mantenerlo aislado en una casa ( es un gato bastante salvaje) la única opción en este caso era la escogida.

Iris Pérez.

Tests sanguíneos para la leucemia e inmunodeficiencia felinas: cómo interpretarlos.

29 Jun

Hola a todos!

En otros posts os hemos hablado de la leucemia felina( http://wp.me/p2cDmE-3a ) y la inmunodeficiencia felina ( http://wp.me/p2cDmE-3f ), dos enfermedades que pueden resultar muy graves para nuestros gatos.

Como son dos enfermedades víricas que pueden resultar mortales para nuestros gatos y conociendo su transmisión consideramos que  es muy importante conocer el estado serológico frente a estos virus de los gato de casa.

Esto es muy importante a la hora de introducir nuevos gatos en una casa. Es muy importante conocer su estado y, en caso de ser positivo uno de los gatos, tomar las medidas adecuadas para evitar la transmisión de la enfermedad: en el caso de la leucemia felina la vacunación y en el caso e la inmunodeficiencia evitar las peleas.

Nosotros, en las visitas de gatitos recomendamos realizar un test sanguíneo para ver si el gato es positivo a estas enfermedades.

El test se realiza con una pequeña muestra de sangre y en 10 minutos podemos tener un resultado.

Ejemplo de un kit comercial para realizar un test elisa para la leucemia e inmunodeficiencia felina. Cada fabricante tiene unas instrucciones para realizar el test.
Imagen de vet.mihanblog.com .

Extracción de sangre. En principio con 3 gotas de sangre suele ser suficiente para realizar el test.

En el mercado existen unos kits comerciales que mediante una técnica de ELISA detectan en la sangre del gato el antígeno ( es decir proteínas específicas del virus)  del virus de la leucemia felina y los anticuerpos ( la repuesta del organismo frente al virus)   de la inmunodeficiencia felina.

Estos kitts no son 100% específicos y la interpretación de los resultados es compleja.  Que 1 solo test sea positivo o negativo no nos debería llevar a afirmar que el animal tiene o no la enfermedad.

A continuación os explicaré cuando hacer el test y cómo interpretar los resultados.

1) Test para la leucemia felina.

Si realizamos por primera vez el test en un animal hemos de interpretar el resultado en función de la patofisiología del virus.

Si tenemos un resultado positivo puede ser por:

– el gato tiene virus en sangre porqué se acaba de infectar y no sabemos si va a conseguir eliminar el viurs de la sangre o no.

En estos casos se recomienda repetir el test entre 40-60 días. Si el test es positivo pasado este período podemos considerar el animal positivo.

– el test sale negativo: puede ser porqué el animal no ha tenido contacto con el virus o la infección es reciente. En estos casos lo ideal es reptirlo en 40-60 días.

Conclusión: el virus de la leucemia tiene una patofisiología compleja y los test sanguíneos rápidos deben interpretarse con cautela. Lo ideal es realizar dos test separados 60 días y, si la cosa no está clara, pueden realizarse otras pruebas como PCR en sangre o médula ósea.

2) Virus de la inmunodeficicencia felina:

Primero de todo hemos de considerar que la transmisión del virus es básicamente horizontal, es decir, por peleas entre gatos.

Las gatas pueden pasar el virus a los gatitos si se infectan durante las 3-4 primeras semanas de gestación.

Los test comerciales buscan anticuerpos frente a la inmunodeficiencia felina. Por lo tanto si realizamos un test a un animal adulto y sale positivo es altamente probable que sea positivo al virus.

Si realizamos el test en gatitos hemos de interpretar los resultados con cautela.

Si el gatito sale positivo puede ser por:

1) la madre era positiva a la enfermedad y ha transmitido los anticuerpos a los gatitos a través del calostro.

2) el gatito se ha infectado de pequeño por alguna pelea.

3) La madre se infectó durante las 3-4 primera semanas de gestación e infectó a los gatitos.

En estos casos hemos de repetir el test a los 6-8 meses del gatito.

En resumen, los tests rápido deben interpretarse con mucho cuidado y la mayoría de veces deberan realizarse 2 test para llegar a considerar el animal positivo o no.

Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarnos!

Iris Pérez.

Miércoles, la gata de la clínica no está bien.

4 Feb

Miércoles es una gata europea muy viejecita que hace unos tres años vive en la clínica.

Miércoles es positiva al virus de la inmunodeficiencia felina.

http://wp.me/p2cDmE-3f

Hace dos años le tuvimos que extraer todos los dientes por un problema de gingivoestomatitis, probablemente causada por una reacción inmunomediada debida al virus de la inmunodeficiencia felina. Miércoles respondió muy bien al tratamiento y ha llevado una vida normal hasta hace cosa de unos días.

Miércoles ha perdido mucho peso: de 3 Kg ha bajado hasta 1.9 Kg , está más débil, deshidratada y come muy poquito.

A la auscultación cardíaca hemos detectado un soplo y la hemos visto deshidratada y con las mucosas un poco pálidas.

Hoy le hemos sacado sangre y hemos visto que el riñón de Miércoles no funciona demasado bien y está anemica.

 Posiblemente tengamos un problema de nefritis intersticial porqué Miércoles es una gata muy mayor. http://wp.me/p2cDmE-13J

DSCN9888

Hemograma de Miércoles. Podéis ver que el hematocrito (HTO) es de 13.3% y la concentración de glóbulos rojos de 2.71 (normal de 5.5-11).

La anemia es consecuencia del fallo renal. Como ya os conté en el post de la insuficiencia renal crónica el riñón fabrica eritropoyetina, una hormona que estimula la médula ósea para que fabrique glóbulos rojos. Si el riñón no funciona correctamente la producción de esta hormona está afectada y en consecuencia hay anemia.

Cuando hay anemia la sangre suele pasar a mayor velocidad por el corazón para llegar más deprisa a todos los tejidos y se produce un sonido diferente en el latido cardíaco, por eso auscultamos el soplo.

Hemos instaurado tratamiento con sueroterapia suplementada con potasio a Miércoles, ya que este electrolítico suele estar alterado en gatos con insuficiencia renal y produce debilidad y alteraciones cardíacas.

DSCN9886

Sueroterapia suplementada con cloruro potásico para corregir las alteraciones electrolíticas típicas de la insuficiencia renal crónica.

También le hemos hecho una pequeña transfusión sanguínea ya que su hematocrito era de 13 % ( normal en gato 25-45%).

DSCN9881

Sangre preparada para realizar un transfusión a Miércoles.

Cuando esté estabilizada empezaremos a medicarla para su enfermedad. http://wp.me/p2cDmE-13Q

Ya os contaré como evoluciona.

Iris Pérez.

Enfermedad gingival felina.

18 May

foto de minifauna.com.

Los gatos también sufren problemas dentales diversos.  Como sarro, pérdida de piezas dentales, enfermedad gingival y periodontal, etc…  La odontología veterinaria es una especialidad que está dando sus primeros pasos, tanto en perro como en gato es una especialidad muy interesante y con una proyección muy buena de futuro.

Os hablaré de un problema dental que pueden padecer los gatos, puede ser frecuente y a veces puede ser bastante grave.  Se trata de una enfermedad bucodental que puede afectar a las encías y mucosa oral.  Esto puede llegar a ser grave, y provocar sobretodo dolor al animal, que puede dejar de comer.

Esquema de la dentadura felina.

Los síntomas de esta enfermedad son variados.  Lo más significativo es el dolor bucal, semejante al dolor típico de muelas en personas, es un dolor que puede llegar a ser muy intenso y difícil de soportar.  Otro síntoma es halitosis, que puede llegar a a ser muy intensa.  También puede presentarse saliveo excesivo, tragar la comida sin masticar, esto puede provocar que el gato coma menos y podemos ver también adelgazamiento progresivo.

Os presentaré el caso de Flor, una simpática gatita atigrada, con mucho carácter!!!, que se nos presentó en laclínica por pérdida de peso y porque la boca le olía muy mal.  Flor es de difícil exploración, con lo cual la sedamos y vimos que tenia la dentadura en muy mal estado.

Vemos detrás de la dentadura las lesiones.

Aquí apreciamos mejor la lesión de Flor.

Como vemos en el caso de Flor, las lesiones se sitúan mucho mas frecuente en las encías de detrás de los últimos dientes, la zona llamada fauces, por eso a esta lesión se la suele llamar faucitis.  En casos graves o que se cronifican, se llegan a ver lesiones de gran tamaño.

Aquí podemos apreciar la inflamación gingival de Flor y la presencia de sarro dental.

Otra foto de la dentadura de Flor.

El tratamiento de esta enfermedad es amplio.  Lo inicial es mantener una buena limpieza dental y profilaxis.  O sea, hay que quitar todo el sarro dental y iniciar tratamiento con antibióticos.   Se cree que una posible causa de esta enfermedad es inmunológica algunos animales responden a tratamiento antiinflamatorio con corticoides.

El tratamiento definitivo a que la gran mayoría de gatos responden es a la extracción de todos los dientes, pero hay que extraerlos  con la raíz.

Este tratamiento es el que hemos escogido para Flor.  Le hemos extraído toda la dentadura porque su enfermedad es bastante seria y grave.

Aquí vemos cavidad bucal de gato sin dentadura.

Diente extraído con la raíz.

Tendréis noticias de la evolución de Flor después de la extracción total de su dentadura.

Debido a que esta enfermedad tiene un origen multifactorial: inmunológico, viral (se cree que algún virus como el calicivirus puede estar involucrado, virus de la inmunodeficiencia felina..), bacteriano… el tratamiento puede llegar a ser complejo.  El pronóstico si se quitan todos los dientes es bueno, pero por ejemplo hay algunos gatos que no mejoran del todo con este tratamiento.

Además Flor es seropositiva al virus de la Inmunodeficiencia Felina, que sin duda colabora en el desarrollo de esta enfermedad.

Como siempre si tenéis dudas sobre el tema podéis preguntar.

Pedro Carracedo.

Respondiendo a la duda de David:  la etología es multifactorial, donde el sistema inmune del animal responde inadecuadamente a estimulaciones antigénicas en la cavidad oral, o sea a presencia de virus, bacterias, y mas causas que en condiciones normales no provocarían este tipo de reacción.

Debido a esto a veces el tratamiento es bastante frustrante.  Lo que si se ha visto claro es que,  juega un papel clave el Calicivirus felino,  se ha vistao que entre el 20% y  30% de toda la población felina es  portadora de calicivirus en la cavidad bucal.  Este virus provoca,  en la población felina,  úlceras en lengua y cavidad bucal, y también síntomas del sistema respiratorio superior (“resfriado”), es más frecuente en gatos jóvenes, pero se piensa que esto condiciona que en la edad adulta aparezca enfermedad gingival crónica.

Tanto el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) como el virus de la leucemia felina (FeLV)  se cree que pueden tener protagonismo importante en esta enfermedad, provocando alteraciones en el sistema inmunológico.  Os pongo un esquema, que aunque este en inglés, esquematiza un poco el rol de los virus en esta enfermedad.

 

 

 

También es bien conocido el papel que juega la alimentación en el sistema inmunitario.  Hay algunos animales que debido a algunos componentes de su dieta, el sistema inmune intestinal responde inadecuadamente provocando enfermedad inflamatoria intestinal crónica.  También se ha demostrado que esta respuesta puede condicionar el sistema  inmune del resto del cuerpo.  Con lo cual se puede asociar el papel de la alimentación con el problema bucal crónico.  Por eso esta recomendado utilizar dietas hipoalergénicas (que provocan poca estimulación del sistema inmune a nivel intestinal) en la enfermedad gingival crónica.

En definitiva, ya que estamos delante de un problema con causas múltiples y variadas, el tratamiento tiene que ser también múltiple.  Utilizando dietas adecuadas, antibióticos para cavidad bucal, extracción dental, tratamiento y control de inflamación con corticoides o drogas inmunosupresoras, tratamiento para virus:  como interferones…(en fase de investigación), buena limpieza y profilaxis dental, etc….

Bien,  si tenéis mas dudas, estoy a vuestra disposición

Pedro Carracedo

A %d blogueros les gusta esto: