Tag Archives: insuficiencia cardíaca perro

Cardiomiopatía arritmogénica del boxer.

15 Ago

Rj_boxer

Imagen de en.wikipedia.org.

Hola!

El otro día, unos clientes con dos boxers comentaran que un de ellas sufria como “desmaios”.

Los síncopes en perros pueden ser debidos a muchas causas y requieren estudios analíticos y cardíacos completos. En este caso, al tratarse de una boxer, los estudios requeridos son más importantes ya que los animales de esta raza pueden sufrir una cardiomiopatía arritmogénica.

La cardiomiopatía arritmogénica del boxer es una enfermedad hereditaria cuyo diagnóstico se realiza a partir de la combinación de varios factores como presencia de síncopes, arritmias ventriculares derechas o antecedentes familiares.

corazon

La cardiomiopatía arritmogénica del boxer (en inglés arrhythmogenic right ventricular cardiomyopathy, ARVC) es una miopatía primaria hereditaria que afecta principalmente al ventrículo derecho. Consiste en un proceso degenerativo del miocardio (tejido musclar del corazón) donde se produce una infiltración fibroadiposa (de tejido fibroso y graso) y una atrofia de los miocitos ( células que forman el tejido muscular). Esta miopatía predispone a la aparición de arritmias, muerte súbita, fallo congestivo derecho, etc.

Tanto las arritmias como otras alteraciones electrolíticas pueden detectarse incluso antes de que aparezcan alteraciones histológicas o disfunción ventricular. La progresión de la enfermedad no sigue un proceso continuo sino que se alternan periodos de estabilidad con periodos donde aparecen arritmias de forma más recurrente.

La cardiomiopatía arritmogénica del Boxer es una enfermedad hereditaria genética de transmisión autosómica dominante que se manifiesta en edad adulta. La presentación clínica de esta patología se puede clasificar en tres posibles categorías en cuanto al cuadro clínico:

  • Perros asintomáticos con arritmias ventriculares ocasionales.
  • Perros con taquiarritmias, síncopes e intolerancia al ejercicio.
  • Perros con disfunción sistólica miocárdica, insuficiencia cardiaca congestiva y evidencia de dilatación ventricular izquierda; esta tercera categoría presenta una incidencia mucho menor respecto a las anteriores.

Diagnóstico

El motivo principal de visita son los episodios sincopales. El examen físico suele ser normal aunque en ocasiones el primer signo clínico es la muerte súbita del animal. Se pueden auscultar arritmias, y en los pacientes con fallo sistólico pueden detectarse soplos de regurgitación mitral y tricúspide, edema pulmonar, taquipnea, crepitaciones pulmonares, ascitis y pulso yugular positivo.

Aunque recientemente se han desarrollado test genéticos de diagnóstico que son capaces de identificar alteraciones genéticas asociadas a la patología, el diagnóstico se realiza a partir de la combinación de varios factores como los antecedentes familiares, la presencia de síncopes o intolerancia al ejercicio, la detección de extrasístoles ventriculares o taquicardia ventricular principalmente de morfología derecha, y sobre todo a partir del estudio anatomopatológico del miocardio.

En la mayoría de pacientes afectados el examen físico es completamente normal. En ocasiones se puede auscultar la presencia de latidos prematuros. En caso de auscultar un soplo hay que tener en cuenta que los perros de raza boxer pueden presentar soplos fisiológicos debido a su anatomía cardíaca.

Las radiografías suelen ser normales, excepto si existe insuficiencia cardíaca congestiva.

En el electrocardiograma (ECG) suelen aparecer alteraciones en el ritmo cardíaco ( arrítmias).

De todos modos el ECG tiene ciertas limitaciones a la hora de detectar arritmias, ya que a menudo se presentan de forma intermitente a lo largo del día y, por lo tanto, esta prueba complementaria de diagnóstico solamente permite analizar un breve período de tiempo de pocos minutos.

Para poder detectar arrítmias se suele usar un registro Holter, que es un estudio electrocardiográfico durante 24h.

 

Figura 1. Boxer tras la colocación del dispositivo Holter.

El registro Holter es el método de elección para detectar arritmias de naturaleza intermitente ya que permite periodos de evaluación mucho más largos y en un entorno habitual para el paciente, sin el estrés que puede padecer cuando acuden a la consulta. A

Figura 2. Registro Holter. Presencia de complejos ventriculares en parejas y taquicardias ventriculares paroxísticas.

Tratamiento

La mayoría de perros afectados no desarrollan fallo cardíaco por lo que el tratamiento consiste básicamente en utilizar antiarrítmicos ventriculares.

El objetivo del tratamiento consiste en controlar la frecuencia de aparición de arritmias malignas y prevenir el riesgo de muerte súbita.

Tras 2-3 semanas de tratamiento se debe realizar un segundo Holter para valorar la eficacia del fármaco.

Ningún tratamiento probado es capaz de reducir la incidencia de síncopes ni el riesgo de muerte súbita.

Pronóstico

En cuanto al pronóstico, algunos perros fallecen a consecuencia de una arritmia grave sin mostrar signos clínicos previamente. Por lo tanto, la ausencia de signos clínicos no significa que no exista riesgo de muerte súbita.

En un estudio realizado recientemente (Caro-Vadillo et al., 2013) se ha podido demostrar que el tiempo medio de supervivencia es superior en perros jóvenes y en pacientes sin síncopes [365 días en boxers con síncopes versus 693 días en boxers sin síncopes]. También se evidenció que la probabilidad de fallecer antes de un año a partir del momento de diagnóstico es 4,8 veces superior en perros con síncopes. Por lo tanto el mejor pronóstico es para pacientes jóvenes sin presencia de síncopes.

Fuente: http://argos.portalveterinaria.com/.

Iris Pérez.

Efusión pericárdica en un bulldog inglés: el caso de Leo.

27 Jul

IMG-20140703-WA0005

Leo, con una marcada caquexia cardíaca.

Leo, el bulldog inglés con problemes de cristales ( http://wp.me/p2cDmE-26j) en la orina y megaesófago ( http://wp.me/p2cDmE-25W) tiene ahora otro problema: una efusión pericárdica.

¿Qué es el pericardio?

El pericardio es una estructura en forma de saco que envuelve al corazón, y la entrada y  salida de los grandes vasos. Las funciones del pericardio son múltiples, fija al corazón dentro de la cavidad torácica,  lubrica la superficie epicárdica y es una barrera mecánica.

¿Qué es un derrame o efusión pericárdica?

El derrame pericárdico es una condición en la cual una cantidad anormalmente grande de líquido se acumula en el saco pericárdico que rodea el corazón.

DSC_0074

Imagen radiográfica de una efusión pericárdica. Podemos ver un corazón muy globoso.

Como consecuencia de este acúmulo de líquido  se puede producir un taponamiento cardíaco.

El taponamiento cardíaco es una situación muy grave que de no tratarse rápidamente puede conllevar la muerte del animal. El líquido ejerce presión sobre el corazón que late, lo comprime y restringe así su capacidad para bombear sangre. La presión en el interior del corazón aumenta, y, en consecuencia, el corazón tiene una menor producción cardíaca, lo que lleva a una insuficiencia cardíaca congestiva

¿Que signos clínicos produce?

Normalmente son signos de insuficiencia cardíaca como letargia, debilidad, intolerancia al ejercicio, inapetencia, pérdida de peso, edema pulmonar, distensión venosa… Como podéis ver son signos muy inespecíficos.

¿Qué lo puede causar?

Las causas pueden ser diversas pero principalmente el derrame puede ser idiopático, neoplásico, infeccioso o secundario a enfermedades cardíacas.

El derrame idiopático es de origen desconocido y mejoran con una pericardiocentesis ( vaciado del líquido acumulado mediante punción del pericardio). En ocasiones requeiren una pericardiectomía, es decir, la resección del saco pericárdico.

El derrame neoplásico es consecuencia de una neoplasia en el corazón. El tratamiento consiste en un drenaje terapéutico del líquido y, si se puede, la resección de la masa o biopsia para poder aplicar otros tratamientos como la quimioterapia.

El derrame infeccioso debe tratarse con los antibiticos adecuados y el derrame de origen cardíaco tratando el problema cardíaco.

Por lo tanto el tratamiento básico en todos los casos es la pericardioentesis o punción del saco pericárdico mediante punción guiada por ecografía.

v21n2a10f06

Pericardiocentesis. Imagen de http://www.scielo.org.co.

Pero, ¿como se diagnostica el derrame?

Podemos diagnosticar el derrame mediante una radigorafía de tórax y una ecografía cardíaca. El tratamiento principal es puncionar el saco pericárdico y sacar el líquido. Segun las caracterísitcas del líquido podemos ajustar mas la posible causa.

Mediante la ecocadiografía podemos detectar masas en el corazón y, una vez descartado todo, si no encontramos ninguna causa clara clasificaremos el derrame como derrame pericárdico idiopático.

En el caso de Leo drenamos unos 120 ml de líquido pericárdico y, segun los estudios posteriores del corazón mediante ecocardiografía, la presencia de líquido libre en abdomen se le diagnosticó una insuficiencia cardíaca.

DSC_0073

Líquido extraído del pericardio de Leo.

Hace ya unas semanas heos empezado a medicar a Leo por su problema cardíacos ocn diuréticos (furosemida), benazeprilo y pimobendam y de momento está repondiendo muy bien al tratamiento: ha ganado peso, ya no tiene líquido en abdomen y no ha vuelto a acumular líquido en el pericardio.

Iris Pérez.

Clínica veterinaria Betulia.

Ahora Leo con el tratameinto para la insuficiencia cardica est’a estable, no tiene ascitis ni efusi’on peric’ardicay ha empezado a ganar peso.

 

A %d blogueros les gusta esto: