Tag Archives: Labrador Retriever

Temblores idiopáticos de la cabeza en el perro: el caso de Boira.

10 Abr

Recientemente, acudió a nuestra clínica una perra cruzada de Boxer llamada Boira debido a presentar movimientos anormales de la cabeza. Su propietario estaba muy preocupado ya que había observado que estos síntomas habían ido aumentando de frecuencia.Al margen de esto, la perra estaba normal.

Mirad por favor el siguiente vídeo y a continuación os contaré de qué enfermedad se trata.

¿Habéis visto el vídeo?

¿Qué es un temblor?

Un temblor es una oscilación involuntaria y rítmica de una parte del cuerpo que resulta de la contracción alternada de músculos antagonistas (que realizan funciones opuestas). Los temblores pueden ser localizados o generalizados.

¿Cuál es la enfermedad de esta perra?

En este caso, Boira presenta temblores intermitentes de la cabeza. Es muy importante destacar que estos temblores intermitentes están restringidos a la cabeza. Los temblores pueden consistir en movimientos ya sea hacia arriba y abajo (como si sacudiera la cabeza para decir “sí”) o hacia uno y otro lado (como si dijera “no”).
Estos movimientos anormales parecen desencadenarse y parar espontáneamente, pero es posible que se interrumpan si distraemos al perro atrayendo su atención hacia otra cosa.
No hay publicaciones retrospectivas o prospectivas sobre este tema y mucho de lo que se sabe se ha transmitido entre veterinarios o neurólogos.

Hasta ahora, los pacientes que presentan temblores intermitentes de la cabeza no se ha visto que desarrollen ningún otro déficit neurológico ni actividad convulsiva generalizada.

¿Cómo llegamos al diagnóstico?

Es posible llegar al diagnóstico a partir de los síntomas y el hecho de que existen razas predispuestas a padecer este tipo de temblores: Boxer, Dobermann, Bulldog inglés, Labrador retriever, Basset Hound, Dogo alemán, Alaskan malamute.
El temblor de la cabeza no sólo afecta razas puras. Es posible verlo en algunos perros cruzados si el cruce incluye una de las razas que pueden presentar temblor de la cabeza.
La evaluación diagnóstica, incluyendo la Resonancia magnética y el análisis del líquido cefaloraquídeo,son normales.
Sin embargo, si el perro desarrolla cualquier déficit neurológico persistente, entonces está recomendado un estudio en profundidad para determinar la causa.
El diagnóstico diferencial debe incluir causas de encefalitis, hipocalcemia e intoxicaciones (hexaclorofeno, metaldehido, micotoxinas, organofosfatos).

¿Existe tratamiento?
No se ha establecido un tratamiento universalmente beneficioso para esta enfermedad. Estos temblores de la cabeza no ponen en peligro la vida del perro y son más molestos para el propietario/a que para el propio animal.La respuesta a medicación antiepiléptica ha sido variada y por lo tanto no se recomienda rutinariamente.
Teniendo en cuenta todo ello, decidimos no tratar a Boira y hacer un seguimiento de su evolución.
Hasta la fecha,la enfermedad no ha empeorado y a medida que pasa el tiempo, su propietario está más tranquilo y confiado en que el problema no va a empeorar.

Algunos sinónimos: alteración del movimiento de la cabeza, temblor de la cabeza, discinesia, meneos de la cabeza.
ATENCIÓN:
Si Ud. ha efectuado una búsqueda a través de Google,es importante distinguir el término “Temblor/es intermitentes de la cabeza” del término “Síndrome Idiopático de Temblor/es”, también denominado en inglés “White shakers” (“Tembladores blancos”).
Se han observado temblores espontáneos generalizados (frente a los temblores restringidos a la cabeza) en perros de razas pequeñas con capa blanca (Maltés,West Higland White Terrier,…). Este síndrome también puede ocurrir en otras razas que no tienen pelo blanco.
Los perros afectados tienen generalmente entre 6 meses y 5 años de edad. Los temblores empiezan bruscamente, pueden ser de leves a graves, con alta frecuencia, y afectan a las extremidades, el tronco y la cabeza. El temblor empeora con la excitación y no se presenta durante el sueño.
A veces van acompañados de otras alteraciones neurológicas como convulsiones, disfunción vestibular (pérdida del equilibrio) y debilidad.
Podéis ver un ejemplo a continuación:

El análisis del líquido cefaloraquídeo suele mostrar en este caso algunas alteraciones como el incremento de leucocitos.Los tests de enfermedades infecciosas son normales.
El tratamiento consiste en dosis immunosupresoras de prednisona (2-4 mg/kg/día). Los síntomas suelen desaparecer al cabo de una semana, y la dosis de corticoide se reduce gradualmente durante los siguientes 2 a 4 meses.
Puede haber una recaída (recidiva) si el tratamiento se interrumpe demasiado pronto.
El pronóstico a largo plazo es bueno. La causa de esta enfermedad también es desconocida, pero la respuesta a los corticoides sugiere que sea inflamatoria, probablemente inmunomediada.
Espero que os sea de utilidad, cordialmente y a la salud de vuestras mascotas

David Prandi Chevalier

La displasia de cadera de Brush (pastor alemán) a los 5 meses de edad.

24 Ago

Brush es un cachorro de Pastor Alemán que tiene actualmente 5 meses.  Cuando era pequeño, tuvo problemas de diarrea debida a  Coccidios y Ascaris (parásitos intestinales).

Durante su revisión de los 5 meses, apreciamos dolor al manipular su  pata posterior izquierda. En esta revisión de los 5 meses, exploramos las rodillas y las articulaciones de la cadera con vistas a valorar si su desarrollo es normal o no.

En el caso de Brush,  recomendamos anestesiarlo para evaluar si presenta displasia de cadera.

Brush ya tiene la vía colocada y nos disponemos a inducir la anestesia con propofol.

Brush parece mirar cómo Pedro Carracedo le introduce propofol a través del catéter intravenoso.

Le colocamos una bránula (vía endovenosa) en la vena cefálica de una pata delantera e infundimos propofol, un anestésico inyectable muy empleado actualmente en medicina humana y veterinaria. En el vídeo podéis ver cómo le va haciendo efecto hasta conseguir una buena relajación.

Una vez relajado, manipulamos sus extremidades posteriores para ver si las cabezas de fémur están firmemente alojadas en la cavidad del acetábulo o en cambio, existe una facilidad para hacer salir las cabezas de fémur de los acetábulos de la pelvis. En el caso de Brush, su cabeza de fémur derecha muestra inestabilidad (facilidad para salir de su lugar normal en el acetábulo de la pelvis). Si ocurre este fenómeno de inestabilidad , se dice que el animal presenta un Signo de Ortolani positivo.

Además, la anestesia permite posicionarlo correctamente para realizar una radiografía de cadera:  colocamos a Brush sobre la mesa de rayos X de modo que los fémures se sitúen paralelos entre sí y en la radiografía aparezca desde el extremo más craneal de la pelvis hasta las rodillas.

Deben aparecer desde el principio de la pelvis hasta las rodillas, en proyección ventrodorsal con los fémures bien paralelos.

En la radiografía de cadera normal, las cabezas de fémur están bien alojadas en el acetábulo.

En la radiografía de cadera de Brush, las cabezas de fémur no están totalmente alojadas en el acetábulo, la cabeza de fémur izquierda está mejor colocada que la derecha.

En esta radiografía de cadera normal, ambas cabezas de fémur están bien introducidas en la cavidad del acetábulo.

En el caso de Brush, ninguna de las cabezas está del todo introducida en el acetábulo. Es una alteración del desarrollo que puede conducir a artrosis de cadera.

Con el tiempo, esta inestabilidad da lugar al desarrollo de artrosis de cadera.

La mejor solución en un perro adulto es realizar una prótesis de cadera, similar a la de humana. En un perro en crecimiento como Brush, existe una técnica llamada Triple Osteotomía de Cadera que permite reorientar los huesos de la pelvis para que recubran mejor la cabeza de fémur. Consiste en cortar el isquion, el ilion y el pubis y hacer rotar la pelvis para mejorar el recubrimiento de la cabeza de fémur.

Esta operación está indicada (es conveniente hacerla)  si el perro tiene menos de 1 año (si está en crecimiento), si todavía no hay artrosis visible en la radiografía, si hay dolor a la manipulación o cojera y si el recubrimiento de la cabeza femoral es todavía superior al 15%..

La displasia de cadera es una enfermedad del desarrollo, tiene causas genéticas y es muy frecuente en ciertas razas (Pastor Alemán, Golden Retriever, Labrador Retriever, Gos d´atura…). En estas razas aproximadamente el 50% de los perros presentan la enfermedad.

Por todo ello, recomendamos una evaluación a los 5 meses de edad que permita si es necesario una detección precoz para un tratamiento exitoso evitando tener que recurrir más tarde a la prótesis de cadera.

Espero que os sea útil, si tenéis preguntas preguntad a través de comentarios. Esperamos vuestras preguntas!

David Prandi Chevalier

A %d blogueros les gusta esto: