Tag Archives: leucemia felina

Un gato FELV/FIV positivo.

27 Ene

Hola!

Hoy os quiero hablar de la leucemia ( FELV) y la inmunodeficiencia felina ( FIV) a través del caso de Roset.

roset

Roset es un gato de una clienta habitual pero es un gato callejero, la clienta lo cuida y lo alimenta pero es un gato que le apareció hace dos años en el jardín de casa y entra y sale cuando le apetece pero mayoritariamente vive fuera de casa.

Roset vino a visitarnos hace dos días porqué estaba muy quieto, todo el día en su caseta, sin moverse.

Realizamos un chequeo general a Roset y detectamos una anemia marcada y los glóbulos blancos bajos ( leucopenia), las plaquetas también estaban alteradas.

El resto de analítica no mostraba ninguna alteración pero, sabiendo que Roset era un gato “callejero” realizamos un test de leucemia felina y inmunodeficiencia.

El test se realiza con una pequeña muestra de sangre y en 10 minutos podemos tener un resultado.

Ejemplo de un kit comercial para realizar un test elisa para la leucemia e inmunodeficiencia felina. Cada fabricante tiene unas instrucciones para realizar el test. Imagen de vet.mihanblog.com .

El resultado del test fue positivo a leucemia y positivo a inmunodeficiencia felina.

felvfiv

Resultado del test de Roset.

El virus de la leucemia felina.

El virus de la leucemia felina (FeLV) es una causa de enfermedad común e importante que provoca incluso la muerte en los gatos.

El virus se transmite por contacto directo y prolongado entre gatos. La mayor concentración de virus se presenta en la saliva de un gato infectado, de esta manera el virus se disemina por hábitos donde hay intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero. La transmisión del virus también   puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus. Exite también una transmisión vertical (madre-feto) durante la gestación o a través de la leche materna.

¿Qué síntomas causa el FelV?

No todos los gatos que se exponen al virus llegan a estar infectados de forma permanente. Hay animales en los que su sistema inmunitario logra eliminar el virus.

Los animales que se infectan permanentemente pueden desarrollar diferentes enfermedades ya que su sistema inmunitario está debilitado por el virus y son más propensos a infecciones.

En un 25% de gatos infectados se produce anemia por infección de la médula ósea por el virus o por destrucción de glóbulos rojos como respuesta de su sistema inmunológico.

Un 15% de gatos pueden desarrollar cáncer, en concreto diferentes formas de linfoma.

¿Hay tratamiento?

No hay ningún tratamiento contra el virus, los tratamientos existentes sirven para mantener la calidad de vida del animal. Si hay anemia se pueden realizar transfusiones de sangre, para el cáncer se pueden hacer tratamientos quimoterápicos, se pueden tratar las infecciones secundarias…

El pronóstico para un gato positivo con síntomas no es bueno. Si el animal es positivo pero no tiene síntomas puede tardar meses o años a desarrollar la enfermedad.

¿Cómo se puede evitar?

Existe una vacunación contra el virus de la leucemia para animales que tengan riesgo de exposición (gatos con acceso al exterior y contacto con gatos no controlados).

Lo más importante es la prevención y la detección precoz. Cuando un gato entra en un hogar nuevo debería realizarse un test de sangre para detectar si tiene el virus de la leucemia o no. En caso de ser positivo, el veterinario  deben evaluar los riesgos con el propietario.

El virus es contagioso a otros gatos pero no a otros animales o personas.

El virus de la inmunodeficiencia felina.

El virus de la inmunodeficiencia felina ( conocido también como el SIDA de los gatos) es un virus relativamente frecuente en gatos machos sin castrar que viven al aire libre.

El virus de la inmunodeficiencia felina o FIV tiene un gran parecido al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) pero son virus específicos de especie, es decir, el FIV solo afecta a gatos y el VIH solo afecta a humanos.

¿Qué provoca el FIV?

El FIV es un virus que afecta los glóbulos blancos, que son las células de la sangre que se encargan de la defensa de nuestro organismo. Este virus daña estas células y provoca que no puedan realizar su función frente a una determinado agente infeccioso o frente a un crecimiento de células cancerosas.

Los animales afectados tienen más riesgo de sufrir infecciones y también tumores.

¿Cómo se transmite?

El FIV se transmite a través del mordisco entre gatos. Algunos gatos que nacen de hembras infectadas con el virus pueden llegar a infectarse durante la gestación o a través de la leche materna.

Los gatos callejeros machos no castrado tienen más riesgo de infectarse ya que durante la época de celo suelen pelarse con otros machos.

¿Existe tratamiento?

No hay ningún tratamiento contra el virus. Igual que las personas con VIH existen fármacos antivirales y sustancias inmunomoduladores que han dado buenos resultados en estudios de gatos infectados.

La base del tratamiento es prevenir y, en el caso que aparezcan, controlar las infecciones con tratamientos antibióticos a largo plazo.

También es muy importante una nutrición equilibrada, un estricto control parasitario (pulgas, garrapatas, gusanos intestinales) y una buena vacunación rutinaria.

¿Cómo puedo saber si mi gato es positivo?

Si quiere saber si su gato es positivo puede acudir a su veterinario para que le realice un test en sangre.

¿Existe vacuna contra el FIV?

Existe una vacuna en EUA pero no hay datos sobre su eficacia.

¿Cómo puedo prevenir que mi gato se infecte?

Si su gato vive solo en casa y no tiene acceso al exterior no tiene riesgo de contagio.

Si tiene varios gatos en casa debería testar a todos los gatos. Si se detecta un gato positivo debería aislarse todo y que si no hay peleas entre ellos el riesgo de contagio por saliva, bebederos o comederos es muy bajo.

Si su gato tiene acceso al exterior debería evitarse el contacto con otros gatos.

¿ Qué hacemos con Roset?

Roset es un gato que vive fuera de casa, va y viene y tiene contacto con otros gatos callejeros y con los gatos caseros de su cuidadora, es por lo tanto una fuente de transmisión de estas dos enfermedades.

Hemos valorado el estado de Roset ( claramente inmunocomprometido con sus glóbulos blancos bajos y su anemia, posiblemente con afección de uno o ambos virus en médula ósea) y el riesgo que comporta para los otros gatos de la zona y, todo y que por nuestra parte es una decisión dura,  se ha decidido que la mejor opción era la eutanasia.

Personalmente es una opción que encuentro muy radical y soy contraria a eutanasiar gatos positivos sanos pero tratándose de un animal enfermo, con alto riesgo de contagio para otros gatos y con la imposibilidad de mantenerlo aislado en una casa ( es un gato bastante salvaje) la única opción en este caso era la escogida.

Iris Pérez.

Anuncios

Los gatos de interior también padecen enfermedades

13 Nov

¡Hola a todos!
Hoy una clienta ha traído a su perrita a visitar y ha comentado que también tiene un gato adulto, pero como muchas otras personas antes, ha dicho la frase “pero no lo llevo nunca al veterinario, como no sale…”.
todosobremigatoblog.blogspot.com

todosobremigatoblog.blogspot.com

Me gustaría comentar los motivos por lo cuales es necesario realizar revisiones períodicas a los gatos, aunque no salgan de casa. Los gatos son especialistas en esconder que se encuentran mal y en muchas ocasiones, cuando el propietario ve algo raro en su mascota la enfermedad que padece puede estar bastante avanzada.
  • Es necesario realizar mínimo una revisión anual, se puede aprovechar para revisar la salud dental. Los problemas periodontales en gatos son bastante frecuentes y no es tan sólo un problema de que se le note mal aliento o que se pueda observar sarro, también se produce infección, inflamación y dolor. Los estudios dicen que el 70% de los gatos mayores de 3 años muestran algún nivel de enfermedad periodontal.
4 gingivitis5zu

gingivoestomatitis -http://nefertari40spaceslivecomde.blogspot.com.es/

  • También existen enfermedades metabólicas como la diabetes mellitus, el hipertiroidismo, la insuficiencia renal… típicos de animales que comienzan a ser mayores. El veterinario a menudo puede sospechar de alguno de estos problemas al explorar al animal y al hacerle una serie de preguntas al propietario. Además en muchos casos, si estas enfermedades se detectan de forma temprana se pueden tratar y el animal puede tener una buena calidad de vida.
  • Durante la exploración también se realiza una auscultación cardíaca y pulmonar. En muchas ocasiones no se pueden auscultar soplos o ritmos cardíacos anormales hasta que la enfermedad está bastante avanzada, pero el hecho de auscultar algún sonido anormal mediante el fonendoscopio puede poner en pre-alerta al veterinario y necesitar un seguimiento más exhaustivo de un animal en concreto (para determinar la aparición de alguna cardiomiopatia o incluso de asma).
  • Aunque los gatos no tengan contacto con el exterior también pueden padecer infecciones (de orina, otitis, dermatitis…) y pueden ser portadores de virus (leucemia, herpesvirus, calicivirus…).
otitis -www.diagnosticoveterinario.com

otitis -www.diagnosticoveterinario.com

  • Muchos gatos de interior no utilizan rascadores o superficies adecuadas para limar sus uñas, sobretodo los gatos mayores o con sobrepeso. Esto puede provocar que crezcan demasiado llegando incluso a clavarse en sus propias almohadillas, provocándoles dolor e infecciones.
  • Los estudios también muestran que los gatos de interior pueden ganar peso muy rápidamente debido a la vida más sedentaria que llevan, comparada con los gatos que salen o viven en el exterior. El sobrepeso puede acortar la vida de nuestras mascotas ya que predispone a padecer artritis (aparece en el 90% de los gatos mayores de 12 años en diferentes grados), problemas cardíacos, diabetes mellitus, asma, estreñimiento…
08032012755-e1379589138703

la obesidad predispone a otras patologías

  • En muchas ocasiones acuden a nosotros propietarios sorprendidos porque su gato que no sale nunca a la calle tiene pulgas. Aunque los animales no salgan a la calle sus propietarios si lo hacen, al volver a casa se pueden entrar pulgas o sus huevos en los zapatos o la ropa. Además muchos gatos conviven con perros que si salen a pasear. Las pulgas además de molestas pueden ser portadoras de enfermedades que pueden poner en peligro la vida del animal.
  • Además de pulgas, unos insectos domésticos habituales son los mosquitos. Estos pueden ser transmisores del gusano de corazón (la Dirofilaria spp.), encontrándose de igual manera en gatos de exterior como de interior.
  • Aprovechando la revisión que como ya he comentado es bastante necesaria en todos los gatos, se puede vacunar. Son muchos los propietarios que piensan que un gato de interior no necesita vacunas, no obstante, de igual manera que mediante la ropa podemos llevar pulgas a casa, también podemos actuar de fómites de virus. Los virus de la panleucopenia y el calicivirus permanecen infecciosos durante largos períodos de tiempo, por lo tanto si una persona entra en contacto con alguna secreción contaminada de una animal portador o enfermo puede llevar a casa el virus haciendo que su mascota sea susceptible de padecer la enfermedad. Hay otros virus que son muchos más lábiles y más fáciles de eliminar (con jabón por ejemplo), es el caso del herpesvirus o la leucemia felina, estos si que necesitarían un mayor grado de contacto entre un animal sano y uno portador o enfermo para contagiar la enfermedad.

Espero que con esta información más propietarios de gatos de interior (y de exterior también) decidan realizar revisiones periódicas a sus mascotas. Siempre es mucho mejor poder detectar los problemas antes de que se manifiesten enfermedades importantes.

Fuente: http://www.vin.com

Elisabet Villanego

Tests sanguíneos para la leucemia e inmunodeficiencia felinas: cómo interpretarlos.

29 Jun

Hola a todos!

En otros posts os hemos hablado de la leucemia felina( http://wp.me/p2cDmE-3a ) y la inmunodeficiencia felina ( http://wp.me/p2cDmE-3f ), dos enfermedades que pueden resultar muy graves para nuestros gatos.

Como son dos enfermedades víricas que pueden resultar mortales para nuestros gatos y conociendo su transmisión consideramos que  es muy importante conocer el estado serológico frente a estos virus de los gato de casa.

Esto es muy importante a la hora de introducir nuevos gatos en una casa. Es muy importante conocer su estado y, en caso de ser positivo uno de los gatos, tomar las medidas adecuadas para evitar la transmisión de la enfermedad: en el caso de la leucemia felina la vacunación y en el caso e la inmunodeficiencia evitar las peleas.

Nosotros, en las visitas de gatitos recomendamos realizar un test sanguíneo para ver si el gato es positivo a estas enfermedades.

El test se realiza con una pequeña muestra de sangre y en 10 minutos podemos tener un resultado.

Ejemplo de un kit comercial para realizar un test elisa para la leucemia e inmunodeficiencia felina. Cada fabricante tiene unas instrucciones para realizar el test.
Imagen de vet.mihanblog.com .

Extracción de sangre. En principio con 3 gotas de sangre suele ser suficiente para realizar el test.

En el mercado existen unos kits comerciales que mediante una técnica de ELISA detectan en la sangre del gato el antígeno ( es decir proteínas específicas del virus)  del virus de la leucemia felina y los anticuerpos ( la repuesta del organismo frente al virus)   de la inmunodeficiencia felina.

Estos kitts no son 100% específicos y la interpretación de los resultados es compleja.  Que 1 solo test sea positivo o negativo no nos debería llevar a afirmar que el animal tiene o no la enfermedad.

A continuación os explicaré cuando hacer el test y cómo interpretar los resultados.

1) Test para la leucemia felina.

Si realizamos por primera vez el test en un animal hemos de interpretar el resultado en función de la patofisiología del virus.

Si tenemos un resultado positivo puede ser por:

– el gato tiene virus en sangre porqué se acaba de infectar y no sabemos si va a conseguir eliminar el viurs de la sangre o no.

En estos casos se recomienda repetir el test entre 40-60 días. Si el test es positivo pasado este período podemos considerar el animal positivo.

– el test sale negativo: puede ser porqué el animal no ha tenido contacto con el virus o la infección es reciente. En estos casos lo ideal es reptirlo en 40-60 días.

Conclusión: el virus de la leucemia tiene una patofisiología compleja y los test sanguíneos rápidos deben interpretarse con cautela. Lo ideal es realizar dos test separados 60 días y, si la cosa no está clara, pueden realizarse otras pruebas como PCR en sangre o médula ósea.

2) Virus de la inmunodeficicencia felina:

Primero de todo hemos de considerar que la transmisión del virus es básicamente horizontal, es decir, por peleas entre gatos.

Las gatas pueden pasar el virus a los gatitos si se infectan durante las 3-4 primeras semanas de gestación.

Los test comerciales buscan anticuerpos frente a la inmunodeficiencia felina. Por lo tanto si realizamos un test a un animal adulto y sale positivo es altamente probable que sea positivo al virus.

Si realizamos el test en gatitos hemos de interpretar los resultados con cautela.

Si el gatito sale positivo puede ser por:

1) la madre era positiva a la enfermedad y ha transmitido los anticuerpos a los gatitos a través del calostro.

2) el gatito se ha infectado de pequeño por alguna pelea.

3) La madre se infectó durante las 3-4 primera semanas de gestación e infectó a los gatitos.

En estos casos hemos de repetir el test a los 6-8 meses del gatito.

En resumen, los tests rápido deben interpretarse con mucho cuidado y la mayoría de veces deberan realizarse 2 test para llegar a considerar el animal positivo o no.

Si tenéis cualquier duda no dudéis en preguntarnos!

Iris Pérez.

La herida de Tara.

25 Ene

Tara es una gata europea de 4 años.

Tara es muy buena  pero la pobre siempre tiene problemas.

Hace 3 años fue diagnosticada de anemia inmunomediada por el virus de la leucemia felina pero gracias a una transfusión de sangre y a la medicación apropiada Tara lleva una vida normal.

A consecuencia de la medicación para la anemia inmunomediada,  hace 2 años se volvió diabética y tuvo que estar medicada con insulina hasta que la diabetes remitió y tuvimos que buscar una medicación alternativa para su enfermedad.

Ahora Tara llevaba una buena época pero nos vino a ver por una herida muy fea en su pata delantera izquierda.

A continuación podéis ver como era la herida de Tara el primer día:

La causa de la herida no está clara, posiblemente sea un abceso producido por la mordedura o arañazo de Kiko, otro gato que convive con ella y que a veces se pelea con ella.

La cuestión es que con antibioterapia y curas la herida de Tara evoluciona perfectamente.

Cada día su dueño, José Luís, le desinfecta la herida con una solución de glucosa al 50%, le pone un apósito de linitul y le aplica un vendaje para evitar que la herida se ensucie y que Tara se lama.

A continuación podéis ver la herida de Tara tras 1 semana con tratamiento:

I la herida a los 10 días:

DSCN9872

DSCN9874

Iris Pérez.

Transfusiones de sangre en gatos.

15 May

Hoy os quiero hablar de las transfusiones de sangre en gatos y de los grupos sanguíneos de los gatos.

En la práctica de la medicina felina es habitual realizar transfusiones de sangre, igual que pasa en medicina humana.

¿Cuando un gato puede necesitar transfusiones sanguíneas?

Existen numerosas enfermedades que pueden llevar a un animal a requerir sangre: úlceras intestinales, hemorragias, enfermedades infecciosas (virus de la leucemia felina, hemobartonella), enfermedades hepáticas, intoxicación por rodenticidas…

Lo primero que hemos de considerar a la hora de realizar una transfusión de sangre es el grupo sanguíneo del gato receptor y del gato donador de sangre, ya que si los tipos de sangre son incompatibles las consecuencias pueden ser muy graves.

En gatos existen tres tipos de grupos sanguíneos: A, B y AB.

La incidencia de estos varia entre razas.

El grupo A es dominante sobre B y por lo tanto es el más frecuente.

El grupo AB es muy minoritario.

Las razas con mayor frecuencia de grupo sanguíneo tipo B son: abisinio, persa, himalaia, devon rex, british y  birmano.

Si a un gato A se le pone sangre de un gato B o a un gato B se les pone sangre de un gato A podemos provocar un shock anafiláctico y la muerte del animal.

Un gato AB puede recibir sangre de gatos A, B o AB.

¿Cómo podemos saber el grupo sanguíneo?

Existen en el mercado unos kits que permiten saber el grupo sanguíneo en pocos minutos usando simplemente una gota de sangre.

Kit comercial de test de grupos sanguíneos felinos.

Test grupo sanguíneo

Resultado del test: grupo sanguíneo B.
Imagen de http://www.marvistavet.com/

¿Si un gato requiere sangre, dónde la podemos conseguir?

Existen bancos de sangre de animales dónde se pueden adquirir todo tipo de productos derivados de la sangre de gato(sangre entera, eritrocitos, plaquetas, plasma congelado…), pero en casos urgente lo más eficaz es utilizar sangre de otro animal.

Nosotros, en Clínica Betulia, usamos a los gatos que vivien en la clínica como donantes.

Los requisitos para poder donar sangre son:

–         gato adulto sano.

–         Peso superior a los4 Kg.

–         Test de la leucemia felina y inmunodeficiencia felina negativos.

El procedimiento consiste en:

1)      Mirar si los grupos son compatibles.

2)      Anestesia del donante y extracción de la sangre que se conserva con anticoagulantes específicos.

3)      Transfusión de la sangre al paciente.

Anestesia del donante para extracción de sangre.
Imagen de http://www.grassmere-animal-hospital.com

Bolsa de recogida de sangre (iz) y perfusor para transfusión (derecha)

 

Como podéis ver las trasfusiones no son cosa imposible en veterinaria y salvan muchas vidas.

Iris Pérez

Coco y su revisión anual

14 Feb

Coco es una gato persa de 6 años y medio que ha venido hoy a vernos para hacerse su revisión anual, ponerse las vacunas y desparasitarse.

Coco es muy bueno y se ha dejado explorar muy bien. Pesa 5 Kg, no tiene sarro en su boca, su corazón funciona perfectamente… Vaya que está como una rosa!.

Le hemos puesto también su revacuna anual y lo hemos desparasitado internament.

 

¿Por qué és importante una revisión anual veterinaria a nuestro gato?

Es importante para poder detectar y tratar de forma precoz enfermedades y para ver si nuestra mascota se encuentra en un estado óptimo de salud.

Si el animal tiene más de 8 años es muy recomendable hacerle un chequeo geriátrico complerto (análisis de sangre y orina), ya que con la edad pueden aparecer enfermedades relacionadas con el proceso de envejecimiento. Estas enfermedades detectadas en sus inicios pueden curarse o retrasar su desarrollo.

 En el gato es muy importante el control del peso. Muchos gatos (sobretodo si estan esterilizados) tienden al sobrepeso.

Un gato con sobrepeso es un gato con riesgo de acumular grasa en el hígado (lipidosis hepática) y esto, con los años, puede evolucionar a un fallo hepático.

Para evitar problemas lo mejor es evitar que nuestro gato engorde, para hacerlo existen numerosas dietas bajas en grasas que son adecuadas para animales esterilizados.

 También es importante desparasitar internamente(frente a los parasitos intestinales) y externamente(frente a pulgas, garrapatas y piojos) a nuestro gato. Los parásitos intestinales de gato pueden afectar también a las personas y constituyen por tanto un riesgo para la salud pública. Por ello, la desparasitación es importante para evitar una posible transmisión del problema a las personas.

Existen numerosos antiparasitarios en el mercado ( en comprimidos, en pipetas tópicas, en pasta), la elección de uno u otro depende del carácter de nuestro animal.

Es necesario realizar la desparasitación interna cada 3 meses y mensualmente la externa.

 ¿ Debo vacunar a mi gato si no sale de casa?

 Es importante proteger a nuestro gato frente a ciertas enfermedades mediante la vacunación.

Si su gato vive siempre en un piso y no tiene acceso a otros gatos ni a lugares frecuentados por otros gatos, es suficiente vacunarle frente a 3 enfermedades: herpesvirus, panleucopenia y calicivirus. Estos virus pueden entrar a nuestros hogares a través de nuestro zapatos si estos entran en contacto con orina, heces o saliva de gato.

Si su  gato sale y tiene acceso a otros gatos no vacunados, es conveniente además vacunarle frente a la leucemia felina. Esta enfermedad está producida por un virus que se transmite por orina, heces, saliva y da lugar a una bajada de defensas, lo cual facilita que el gato contraiga otras enfermedades.

¿Cada cuanto debo vacunarle?

Lo ideal es hacer una revacunación anual.

Para cualquier duda no dude en preguntar al veterinario!

Iris Pérez

A %d blogueros les gusta esto: