Tag Archives: lipidosis hepática gato

Xino totalmente recuperado de su lipidosis hepática

31 Ene

¡Hola!

¿Recordáis a Xino? Hace unos meses os explicábamos su historia ( http://wp.me/p2cDmE-1xV), se trataba de un gato abandonado que recogió Bea una voluntaria de una protectora. Xino sufria una lipidosis hepática, y llegó a nosotros ictérico (con las mucosas e incluso la piel amarillas).

set_1_1-e1373532307481

Xino muy débil y bastante delgado al principio del tratamiento

Pasadas unas semanas os explicábamos que ya le habíamos podido retirar el tubo por el que Bea lo tenia que alimentar, ya que inicialmente no comía por si solo (https://historiasveterinarias.wordpress.com/2013/08/10/la-evolucion-de-xino/), y que cada día Xino estaba mejor y más recuperado.

Xino llegó a pesar 4.85kg, cuando le dimos el alta casi 3 meses después ya había recuperado 900 gramos.

¿Por qué os explico todo esto?

Ayer Bea nos trajo a Xino para vacunarlo, esta fantástico y muy recuperado de la lipidosis hepática. Esta enorme, ya pesa 7.85kg, al final Bea le tendrá que empezar a dar un pienso de régimen para controlar que no se engorde más.

Aquí tenéis alguna foto de Xino mientras esperaba a que lo vacunáramos:

20140131-182938.jpg

20140131-182956.jpg

20140131-183004.jpg

Aunque Xino está superagusto en casa de Bea, sigue estando en adopción. Ahora que está tan bien recuperado esperamos que pueda encontrar un hogar definitivo pronto y que siga tan sano como se le ve ahora.

Elisabet Villanego

Salva un gato afortunado.

16 Oct

Salva es un gato callejero con mucha suerte ya que fue encontrado por la señora Soledad (su actual dueña) cerca del centro comercial Magic en Badalona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Salva estaba mal herido en un rincón parado. La señora Soledad lo recogió y nos lo trajo de urgencias.

Salva estaba aparentemente bien. No mostraba signos de hemorragias internas ni de lesiónes grave de los órganos internos. Su vejiga de la orina estaba entera, no se había roto, cosa muy importante ya que es una lesión muy grave típica de los atropellos o los saltos des de ventanas o balcones.

A la exploración Salva tenía la cabeza muy hinchada y ensangrentada y detectamos una fractura de la sínfisis mandíbular  y del paladar duro.

Las fracturas de paladar duro en gatos son típicas de traumatismos por caídas des de alturas con lo que no sabemos muy bien si Salva fue atropellado o se cayó de algún piso.  Al ser un gato macho adulto no castrado y sin microchip la opción del atropella era la más plausible.

Ingresamos a Salva con medicación antiinflamatoria, analgésica y antibiótica y ayer lo operamos para solucionar sus fracturas.

Fractura símfisis mandibular.

Paladar fracturado. En la imagen estamos insertando una aguja para fijar transversalmente la línea de fractura.

En la sínfisis mandíbular colocamos un cerclaje mediante suturas para estabilizar la fractura.

El paladar fue suturado con sutura y se fijo con un cerclaje y una aguja.

Paladar suturado y con un cerclaje fijando la fractura.

Le pusimos a Salva un tubo de faringostomía para poderlo alimentar ya que con una fractura a nivel de la mandíbula no puede comer y, como ya os he explicado en algún otro post, un gato que lleve más de tres días sin comer tiene el riesgo de sufrir una lipidosis hepática.

Tubo de faringostomía.

De paso, aprovechando que Salva estava anestesiado lo castramos también, así su nueva dueña no va a tener problemas de marcaje.

Hoy se irá a su nueva casa con su tubo para alimentación forzada, antibióticos y analgésicos. Ahora solo hemos de esperar para ver como se recupera de sus lesiones y dejar que el cuerpo repare las fracturas. El tiempo estimado de cicatrización de una fractura es de unas 4 semanas.

Salva despertándose.

Iris Pérez.

Los problemas de hígado en el gato: a propósito del caso de Calle.

22 Ago

Calle, decaída y con un collar isabelino para que no se quite el tubo de faringostomía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mejor expresión que puede poner Calle en sus circunstancias…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Calle y al fondo, su propietaria Patricia, a la que debe sus esfuerzos para salvarla.

La gatita de la que os hablaré en este post se llama Calle. Durante unos años, ha padecido un sobrepeso importante.

El sobrepeso es un problema importante y frecuente en nuestros gatos domésticos. Hasta hace unos 20 años, los gatos americanos eran los gatos gordos. Ahora, esta situación se ha trasladado a Europa.

Es fundamental comprender que el gato, como especie,  tolera mal el exceso de peso, ya que no es necesario alcanzar la obesidad para que desarrolle problemas graves de salud.

En efecto, el gato con sobrepeso (obesidad sería sobrepasar un 20% o más el peso normal) acumula grasa en distintas partes de su cuerpo, pero ello es especialmente grave para el hígado.

El hígado que acumula grasa (proceso de Lipidosis hepática) debido al sobrepeso puede acabar fallando. Entonces el gato deja bruscamente de comer o come muy poco, puede vomitar y adelgaza.

Esto puede suceder al cabo de años de padecer sobrepeso. Pero acaba sucediendo en muchos gatos: necesitan entonces un tubo de alimentación (tubo de faringostomía) y ser hospitalizados.

El 80% de estos gatos se recuperan, pero el coste económico es elevado y la curación no es segura.

En el  caso de Calle, su propietaria Patricia nos la trajo hace unos días ya que había observado que durante el último mes, Calle había perdido mucho peso (unos 2 kg) y casi no comía.

Observamos que Calle estaba algo deshidratada y le extrajimos sangre para comprobar cómo funcionaban su riñón y su hígado. Su riñón estaba bien pero los análisis revelaron un problema hepático. Según los resultados, había una dificultad para eliminar la bilis producida en el hígado debido a una alteración de los conductos biliares que atraviesan el hígado y desembocan en el intestino.

Esta alteración de los conductos biliares puede ser debida a una inflamación (colangitis) .

Para determinar la causa de esta inflamación, es conveniente realizar biopsias de hígado ya que la inflamación puede proceder de una infección o de una inflamación producida por linfocitos.

Es importante saber si hay infección o inflamación por linfocitos ya que si hay infección el tratamiento fundamental serán los antibióticos y en caso de inflamación por linfocitos habrá que administrar corticoides a dosis elevadas.

Si tratamos con antibióticos y el problema  requiere corticoides, no solucionaremos la colangitis.

Si tratamos con corticoides y la causa es una infección , bajaremos las defensas del animal y la infección se disparará.

Por ello la biopsia de hígado es fundamental para un diagnóstico correcto y un tratamiento acertado.

A continuación podéis ver cómo procedimos a efectuar la biopsia de hígado de Calle:

La gata Calle en quirófano, anestesiada y con el campo operatorio en que se ha colocado povidona yodada.

Conectada al aparato de anestesia, al monitor quirúrgico y Victoria a punto de abrir los guantes estériles.

Apertura de la pared abdominal (laparotomía media) para acceder a la cavidad abdominal.

Visualización de un lóbulo hepático a partir del cual se va a obtener una biopsia.

Sutura del hígado que secciona a la vez el tejido hepático para la obtención de la biopsia.

Tubos con formol al 10% que contienen las distintas biopsias obtenidas: Ganglio mesentérico, hígado, intestino delgado, páncreas.

Mientras esperamos el resultado de las biopsias,  Calle lleva colocado un tubo de faringostomía que permite alimentarla con pequeña cantidad de alimento y de modo frecuente.

Esto es muy importante ya que si un gato anoréxico no come durante varios días, su organismo empieza a utilizar sus reservas de grasa para obtener energía. Entonces, esta grasa de otras zonas del cuerpo también contribuye a la acúmulo de grasa en el hígado, agravando el proceso.

Además, toma un estimulante de la eliminación de la bilis por los conductos biliares; es el Ursochol (ácido ursodeoxicólico).

Cuando conozcamos los resultados de la biopsia de Calle, tendremos nueva información para ajustar su tratamiento.

De momento, está alimentada e hidratada, con lo cual su hígado no empeora. Y también le administramos antibiótico por si hay infección en el tracto biliar.

Muchos ánimos a Calle y su dueña Patricia!

Y enhorabuena a Patricia por ser una fantástica propietaria que comprende la utilidad de las biopsias para poder curar a su gatita.

Espero que os sea útil,

Si tienes alguna pregunta relativa a este caso, nos la puedes dirigir a través de un comentario que te prometemos contestar!

David Prandi Chevalier

A %d blogueros les gusta esto: