Tag Archives: liquido libre gato

Seguimos viendo casos de PIF (peritonitis infecciosa felina)

15 Dic

¡Hola a todos!

Últimamente hemos tenido varios casos de cachorros o gatos jóvenes con síntomas compatibles con una peritonitis infecciosa felina(PIF) la mayoría provenientes de protectoras.

2014-10-20 11.15.55

gatita con fiebre y edema intradigestivo

Los signos varian entre animales, pero en general nos han llegado gatos con fiebre, perdida de peso, líquido libre abdominal, disnea secundaria a efusión pleural, signos neurológicos, diarrea…

¿Qué es el PIF y a que animales afecta?

Se trata de una infección muy grave producida por un coronavirus felino.

250px-Coronaviruses_004_lores

coronavirus felino -es.wikipedia.org

 

El coronavirus produce enfermedad en varias especies de animales: en el gato, en el perro, en el hombre, en el cerdo, aves, etc…  Puede afectar a gatos de todas las edades, pero principalmente a los que se encuentran entre los 6 meses y los dos años de edad.

En primer lugar este virus puede causar síntomas leves digestivos, por ejemplo, pero si el virus muta puede provocar una peritonitis infecciosa grave.

La transmisión más común del virus es la feco-oral, a través del contacto de un animal con heces infectadas de otro animal enfermo o portador. También existe la transmisión por fómites (bandejas de arena, platos de comida, ropa y zapatos de los cuidadores…). Los anticuerpos que la madre transmite a sus cachorros en el calostro aportan immunidad hasta las 5 – 6 semanas de edad.

¿Cómo se manifiesta el PIF en gatos?

Existen dos formas de PIF, la húmeda y la seca. Según la respuesta immune del animal una vez infectado se puede manifestar una o la otra.

  • PIF húmeda: se pueden observar efusiones abdominales, no dolorosas pero progresivas, acumulando cada vez más líquido. También puede producir efusiones pleurales o pericardicas, provocando disnea. Además en machos se puede observar efusión escrotal. La gata que aparece en la primera foto de este post padecía una PIF húmeda.
peritonitis-infecciosa-felina2-e1378740112292

extracción líquido pleural en un gato con PIF -http://www.hvcruzcubierta.com.

 

  • PIF seca: pueden aparecer signos oculares (como uveitis, hemorragias en retina…), signos neurológicos (como convulsiones, nistagmo, cabeza inclinada -head tilt-…), disfunción de algun órgano secundaria a formaciones granulomatosas (en hígado, riñones, pulmones…), y nódulos abdominales palpables (debido a los granulomas producidos en los diferentes órganos o en los limfonodos). Este es el posible caso de Coke, un gato de 3 meses que estamos visitando estos dias con head tilt y episodios de fiebre recurrente.
images (1)

Cahorro con signos neurológicos durante su ingreso

 

¿Cómo se diagnostica un PIF?

En general, cuando nos llega un gato joven con fiebre que no responde a la medicación, con efusiones en abdomen o tórax, con diarrea… aunque no pierdan el apetito, solemos sospechar de PIF.

En el caso de las PIF húmeda es fácil obtener una muestra de este líquido y analizarlo, según la celularidad que tenga,las proteinas, la densidad y sus características microscópicas puede que este líquido sea más o menos compatible con la enfermedad.

Además se puede realizar el “test de rivalta” , como se puede observar en este video que alguna vez ya os hemos mostrado, se realiza una solución con agua destilada y ácido acético, si al dejar caer una gota del líquido extraído del animal se forma una especie de medusa, el líquido es compatible con PIF.

 

No obstante, no siempre nos encontramos delante de un PIF húmedo. En un PIF seco, o para intentar confirmar un PIF húmedo, se puede realizar una analítica sanguinea para determinar el nivel de proteínas plasmáticas (normalmente elevadas en la enfermedad), y determinar los anticuerpos que el animal tiene frente al Coronavirus. Esta última determinación no es del todo especifica del PIF, lo que muestra es si el animal ha estado en contacto con el virus, ya sea un coronavirus leve o el mutado que provoca PIF, por eso lo solemos acompañar con la determinación de los níveles de la alfa-1 glucoproteina ácida . Cuando esta proteina reactiva esta elevada (por encima de 1500 mcg/ml) es muy probable que la enfermedad que padece el animal sea un PIF.

En general, con los animales de protectora no tenemos los medios para enviar estas analíticas al laboratorio, pero con Coke, el gato que he comentado que presenta head tilt y fiebre, estamos pendientes del resultado de la alfa-1 glucoproteina ácida para poder descartar un PIF seco.

¿Cómo se trata el PIF y cuál es su pronóstico?

Se trata de una enfermedad muy grave con pocos o ningún tratamiento conocido. En general se trata con medicación inmunosupresora a base de corticoides para disminuir la progresión de la enfermedad y con antibióticos para evitar infecciones secundarias.

Por desgracia esta enfermedad tiene una mortalidad de más del 95%.

 

Elisabet Villanego

La hipoproteinemia en animales jóvenes

22 Oct

¡Hola a todos!

Hoy os quería hablar sobre la hipoproteinemia en cachorros. Estos días hemos tenido ingresada a una gatita recogida de la calle, en la protectora habían observado que hacía diarreas y le habían dado una medicación antiparasitaria, pero poco después empezó a vomitar y dejó de comer, así que decidieron traerla para estabilizarla.

2014-10-20 11.15.55

Durante su ingreso se pudo observar que acumulaba gran cantidad de líquido en estomago, cosa que nos hizo pensar en un posible cuerpo extraño gastrointestinal o que padeciera una hernia diafragmatica . Tras realizarle una ecografia y una radiografía con contraste se pudo descartar que se tratara de ninguno de los dos, ya que ambas pruebas resultaron normales.

2014-10-22 18.29.24

radiografia digestiva con contraste

Además también se le realizó una pequeña analítica sanguinea, que nos mostró un nivel bajo de proteínas en sangre, más concretamente de la albúmina.

¿Cuáles son las causas más comunes de hipoalbulinemia?

Hay varios motivos que pueden provocar que un animal presente un nivel bajo de esta proteína sanguínea, pero muchos casos son debidos a las siguientes causas:

  • Poca producción o ingesta de albúmina.
  • Insuficiencia hepática crónica (haciendo que el hígado no produzca albumina)
  • Maldigestión
  • Malabsorción
  • Incremento de pérdida de albúmina:
    • por el aparato digestivo
    • por riñón debido a un problema glomerular
    • por pérdida de sangre
  • Dilución

Con la analítica sanguínea se descarto la existencia de alguna patología en hígado o en riñón, así que la posibilidad de que no estuviera produciendo suficiente albúmina en hígado o que la estuviera eliminando por riñón era poco probable.

Como se trataba de una gatita recogida de la calle habían dos causas que parecían más probables, por un lado una parasitación intestinal importante, ya que como ya he comentado las voluntarias de la protectora la habían desparasitado después de observar diarreas, pudiendo inflamar el intestino y hacer que  no absorba correctamente los nutrientes. Por otro lado, se podría tratar de una malnutrición, no sabemos de donde viene ni la alimentación que había tenido anteriormente, y si no era una alimentación adecuada para su edad podría explicar la falta de albúmina.

¿Cómo evolucionó durante su ingreso?

Los primeros días siguió produciendo liquido en estomago, no comía nada y vomitaba continuamente. Pronto se pudo observar que presentaba disnea, no respiraba bien, y se confirmó que también hacía edemas pleurales en tórax.

El hecho de tener liquido libre en tórax, abdomen y en diferentes localizaciones del cuerpo es debido a los niveles bajos de albúmina. Al disminuir esta proteína sanguínea la presión oncótica de la sangre disminuye y el plasma sanguineo puede extravasarse produciendo estos edemas. De todas formas se realizó un estudio de este líquido para descartar otras patologías frecuentes en cachorros de la calle, como la peritonitis infecciosa felina, siendo el resultado negativo.

¿Qué tratamiento siguió mientras estuvo hospitalizada?

Durante su ingreso se tuvieron que realizar varios sondajes gastricos para eliminar el liquido que se le acumulaba en estomago, ya que le provocaban mucho malestar y le dificultaba aun más la respiración, además también se le drenó tórax para retirar el liquido pleural que acumulaba (llegando a extraer 30 ml de edema en una de las punciones).

descarga

punción pleural -escuela.med.puc.cl

Como se le situó una vía endovenosa, se le pudieron administrar sueros específicos para intentar incrementar la presión oncótica y controlar los edemas, y medicación antibiótica. Dos días después de comenzar el tratamiento empezó a comer sin vomitar y dejó de tener tanto líquido libre en estomago y pleura. Al ver la mejoría que presentaba se pudo ir con una de las cuidadoras para seguir con su tratamiento en casa.

Dos días después volvió a la clínica para realizarle una revisión, ya no tenía edemas y comía perfectamente. No había vuelto ni a vomitar ni a hacer diarreas. Al parecer ya tiene una familia interesada en adoptarla cuando sea posible.

¡Nos alegramos mucho de que haya respondido bien al tratamiento y que de pronto pueda vivir en un buen hogar!

Elisabet Villanego

 

A %d blogueros les gusta esto: