Tag Archives: mamitis perra

Mastitis secundaria a pseudogestación en la perra.

17 Sep

Hola!

DSC_1003

Esta es Noa, una pastor aleman de 5 años que ha venido a visitarse porqué le han visto un bulto en la zona mamaria.

Al explorar a Noa hemos detectado que tiene fiebre (39.9 ºC) y mucho dolor en la zona mamaria derecha, que además está abultada y muy caliente.

DSC_1001 (1)

Zona mamaria abultada, caliente y dolorosa.


DSC_1002

¿Qué le ocurre a Noa?

Pues Noa sufre una mastitis o inflamación de la glándula mamaria.

Suele producirse en el postparto o en hembras en pseudogestación.

Hay varias formas: mastitis aguda, mastitis gangrenosa, mastitis crónica y mastitis subclínica.

En la mastitis aguda podemos detectar alguna o más mamas calientes, enrojecidas y dolorodas. La hembra puede presentar fiebre. La secreción de la glándula puede ser marronácea, hemorrágica o amarillenta (pus(, aunque también podemos ver una secreción normal.

La mastitis gangrenosa se produce cuando una mamitis aguda se complica, se produce un abceso y el tejido se necrosa. Las glándulas afectadas estan frías, ennegrecidas y ulceradas. Suele producir síntomas de sepsis ( fiebre, anorexia, abatimiento o incluso signos de shock).

Las mamitis crónicas y subclínicas son mamitis raras que producen poca simptomatologia clínica. Las mamas afectadas sufren un ligero abultamiento y pocos cambios inflamatorios y clínicamente sospechamos de ellas en hembras con una mortalidad neonatal excesiva o en aquellas que los cachorros no ganen peso adecuadamente.

Las mamaitis se tratan con antibióticos. El uso de unos antibióticos o otros variará en función del PH de la leche.

Lo ideal para dar el antibiótico más adecuado sería realizar un cultivo y un antibiograma de la leche de la glándula afectada.

En perras lactantes se recomineda no retirar a los cachorros ya que ayudan al vaciado de la glándula. Solo se recomienda retirar a los cachorros en mamitis gangrenosas para evitar que les pase la infección o en los casos que los antibióticos dados a la madre puedan perjudicar a los cachorros.

Noa no tiene cachorros y lo que ha hecho es una mastitis secundaria a una pseudogestación o embarazo psicológicos.

Ahora le hemos dados inhibidores de la prolactina , antibiótico y antiinflamatorio y vamos a ver como evoluciona.

14122012019-e1355500551447

Los inhibidores de la prolactina se usan para “cortar” la producción de leche.

metacam

El meloxicam nos disminuirá la inflamación, mejorará el dolor y es antipirético. Imagen de http://www.unitedpharmacies.com.

descarga

La amoxicilina-clavulánico ha reultado ser adecuado para Noa. Imagen de http://www.gearga.com.

Si vemos que no mejora habremos de drenar la leche quirúrgicamente.

Ya os iré contando!

Iris Pérez.

Tratamiento de la mamitis postparto: el caso de Lili.

30 May

Lili y sus cachorros mamando.

Como ya sabéis por anteriores posts, mi perra Lili parió hace 8 semanas.

A consecuencia del esfuerzo de la gestación y la lactación, perdió bastante peso y se mostraba algo débil. Durante este periodo (gestación y lactación), come pienso de cachorro que le aporta nutrientes adecuados y la energía extra que necesita.

A pesar de ello, y pese a ganar peso, ha perdido mucho pelo (es un proceso normal). Ya vimos en un post anterior que se la puede ayudar con unas cápsulas que contienen ácidos grasos esenciales (Viacután). Una cápsula diaria cada 10 kg, y al cabo de unos 20 días la situación mejora sustancialmente.

Sin embargo, anteayer Lili se mostró decaída, comió poco  e incluso cojeaba un poco de la pata anterior derecha.

Al día siguiente, se tambaleaba, estaba como atontada. Entonces me preocupé.

Como propietario (además de veterinario), me angustió que por “culpa” de la gestación y parto mi perra pudiera padecer un problema grave. Me dí cuenta de la importancia de mi perra, ahora que los cachorros ocupan mi atención.

En la clínica, vimos que Lili tenía fiebre (40ºC). La exploramos y detectamos que tenía la primera mama derecha abultada y dura. Al palpársela, Lili gemía.

Mama infectada: abultamiento y enrojecimiento.

Le sacamos sangre. El hemograma reveló un número elevado de glóbulos blancos (leucocitos). El abultamiento, el endurecimiento, el cambio de color de la mama afectada, junto con la elevación de temperatura y leucocitos, reveló que Lili padecía una Mamitis.

 En este caso, una mamitis postparto.

¿Qué hay que hacer en caso de mamitis postparto?

  1. Si es posible, la leche procedente de las glándulas infectadas debe ser cultivada en el laboratorio y hacer un antibiograma (es decir, averiguar qué antibiótico es el más adecuado).
  2. Esperando a estos resultados, administramos a Lili un antibiótico. Para escogerlo sin saber todavía el resultado del antibiograma, averiguamos utilizando una tira de orina el PH de la leche de la mama infectada: si el PH es < 7.2, emplearemos Trimetoprim- Sulfa como antibiótico; si el PH es >7.4, utilizaremos cloranfenicol, ampicilina o una cefalosporina.
  3. Vaciar la glándula/s afectada/s de leche cada 6 horas, hasta que ya no presente fiebre, abultamiento, enrojecimiento y dolor. Para facilitar su vaciado, antes de presionar la mama se pueden colocar encima compresas calientes.

    Al presionar la mama inflamada, sale secreción de color anormal.

4. No es necesario destetar a los cachorros a menos que la infección derive en un abceso (acúmulo de pus en la glándula mamaria). Si los cachorros continúan mamando, esto evitará el acúmulo de leche en la mama (galatostasis) y contribuirá al drenaje (vaciado).

5.Si destetamos a los cachorros, puede interrumpirse la producción de leche mediante un medicamento anti-prolactina como el Galastop (la prolactina es la hormona que desencadena la producción de leche).

6.Si la mamitis evoluciona mal, con aparición de tejido necrótico (muerto), el tratamiento debe ser quirúrgico y los cachorros separados de la madre.

Esta mama infectada acumuló pus (abceso) y al abrirse éste cicatriza luego de este modo (segunda intención)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el caso de Lili, al cabo de unas horas tras la administración del antibiótico, la fiebre había remitido, aunque el endurecimiento y abultamiento de la mama todavía persistían. En cambio, el dolor intenso había desaparecido. Incluso se dedicó a hacer de perro guardián al oír ruidos.

Espero que os sea útil,

David Prandi Chevalier

A %d blogueros les gusta esto: