Tag Archives: ovariohisterectomía perra

Tumor óvarico de células de la granulosa.

22 Jul

DSC_1580

Os acordáis de Lola? http://wp.me/p2cDmE-2Fu

Ya tenemos los resultados de la biopsia de Lola y se trata de una neoplasia ovárica benigna: un tumor de células de la granulosa.

Las neoplasisas ováricas no son frecuentes en la clínica veterinaria.

Existen varios tipos de tumores que suelen aparecer en hembras enteras ( no castradas) de mediana edad y geriátricas.

  • Tumores epiteliales: con una media de aparición a los 9.6 años (adenomas, 10.5 años; adenocarcinomas 9.3 años).
  • Tumores estromales:  tumor de células de la granulosa con una mediana de aparición de 7 años; tumor de sertoli, 5 años y tumor de sertoli-leydig, 12 años).
  • Tumores de células germinales: mediana de edad 6.4 años (dysgerminoma, 9 años; teratoma, 5 años; teratocarcinoma, 5 años).

Los tumores de la granulosa son unos tumores del tejido ovárico que se producen en hembras no castradas a partir de los 9-10 años de media.

El tumor de células de la granulosa varía de tamaño de 4 a 16 cm de diámetro y es liso, grueso o nodular. Es el más común del grupo, generalmente unilateral y no es maligno.

DSC_1585

Tumor de ovario de Lola, podéis ver su gran tamaño comparado con el tamaño de la mano.

trades09

Tamaño normal del ovario de una perra. El ovario está sujetado por las dos pinzas quirúrgicas.

La superficie del tumor es lisa y al cortar la superficie puede ser sólida o quística. La porción sólida es blanca o amarilla, dependiendo de la cantidad de lípidos contenidos.

La sintomatología clínica que producen es diversa: pueden producir celos persistentes, hiperestrogenismo ( con problemas de anemia y disminución de plaquetas), hiperplasia endometrial quísitca e incluso piometras. En estos casos se detectan durante la cirugía de la piometra.

Si los tumores son muy grandes podemos ver distensión abdominal. También podemos ver descarga vaginal.

El tratamiento de estos tumores es la cirugía.

¿ Debemos realizar algún otro tratamiento o control?

En un principio son neplasias benignas pero algunas tienen potencial de hacer metástasis abdominales ( 30% de los casos).

Como durante la cirugía de Lola no detectamos ninguna alteración abdominal en principio no deberemos hacer ningún otro tratamiento pero sí que deberemos hacer un seguimiento de Lola para detectar si hay riesgo de aparición de metástasis.

Por eso hemos recomendado a Lola realizar una ecografía de control en unos 3 meses.

¿ Qué podemos hacer para evitar estos tumores?

El mejor tratamiento para evitar estos tumores es la ovariohisterectomía temprana.

Como ya hemos contado en múltiples post la esterilización temprana ( antes del primer celo o como muy tarde antes del segundo celo) tiene muchos beneficios:

– evitar las molestias del celo y las montas indeseadas.

– disminuir el riesgo de la aparición de tumores de mama.

– evitar la aparición de embarazos psicológicos o pseudogestaciones.

– evitar la aparición de infecciones de matriz y de tumores ováricos.

Así que lo mejor que podéis hacer por vuestra perra es esterilizarla.

Iris Pérez.

 

 

 

 

Hiperplasia endometrial quística en la perra: el caso de Tasi.

23 Dic

Hola!

Os quiero presentar el caso de Tasi.

dscn9944-e1379755795798

Tasi es una perrita de 15 años que según sus propietarios lleva varias semanas que siempre atrae a los machos. Tasi no tiene pérdidas vaginales pero si que tiene la zona vulvar más hinchada, como si estuviera en celo.

Tasi ha perdido peso últimamente y hemos decidido hacerle un chequeo completo para valorar su estado general.

Afortunadamente Tasia está perfecta y por eso hemos decidido hacerle una ecografía abdominal.

En la ecografía abdominal hemos detectado una matriz ligeramente engrosada, con quistes y con un poco de líquido en su interior, una matriz con una hiperplasia endometrial quística.

trades09

Matriz de tamaño y aspecto normal durante una ovariohisterectomía. Imagen de http://www.veterinariabi.com.

 

descarga (1)

Matriz de perra con HEQ. Vemos el endometrio ( pared interna) con quistes y engrosada), Imagen de http://www.diagnosticoveterinario.com.

tasi

Matriz de Tasi, ligeramente engrosada y con contenido líquido.

 

La matriz es la responsable de la mayor parte de patología reproductiva de las perras y de las gatas, debido a que durante toda la vida del animal se somete a una multitud de ciclos hormonales.

Una patología muy frecuente tanto en gatas como en perras de más de 6 años es la hiperplasia endometrial quísitca.

La hiperplasia endometrial quística (HEQ) es una alteración de la matriz producida por una degeneración del endometrio ( capa más interna de la matriz). Esta degeneración no causa signos clínicos importantes pero sí infertilidad. En la mayoría de casos la HEQ acaba evolucionando hacia una piometra o infección de matriz todo y que no siempre se da este caso.

La HEQ se produce como consecuencia de la estimulación crónica de progesterona tras repetidos ciclos sexuales.

El ciclo sexual de la perra se produce aproximadamente cada 6 meses en la mayoría de razas todo y que hay variaciones individuales. Consta de cuatro fases denominadas proestro, estro, diestro y anestro. Las dos primeras se corresponden con lo que los propietarios denominan “celo”.

fases_celo

Ciclo sexual en la perra. Imagen de El cliclo sexual en la perra consta de cuatro fases denominadas proestro, estro, diestro y anestro. Las dos primeras se corresponden con lo que los propietarios denominan “celo”..

 

El ciclo sexual de la gata es diferente al de la perra: las gatas son poliéstricas estacionales y de ovulación inducida. Esto significa que durante los meses de más luz ( aproximadamente de febrero-julio) van entrando en celo ( aproximadamente cada 15 días). Si el macho las monta, ovulan y se para el celo.

La HEQ predispone a la aparición de piometras porqué uno de los cambios que puede sufrir la matriz es la producción de líquido ( mucometra o hidrómetra), si este líquido se contamina con bacterias es cuando se produce la piometra. Esto suele darse durante la fase del celo denominada estro, ya que es cuando el cuello de la matriz está más abierto y la flora bacteriana de vagina aprovecha para subir hacia el útero y colonizarlo. En la fase posterior del celo ( diestro) se cierra el cuello de la matriz. Esto hace que el útero se convierta en un medio ideal de cultivo para las bacterias que crecen produciéndose la piometra.

Las piometras en perras suelen aparecer entre dos y tres meses después del último celo y al mes en la gata.

Como ya os hemos contado en otros posts del blog el tratamiento de la piometra es quirúrgico.

En el caso de Tasi hemos recomendado realizar una ovariohisterectomía preventiva porqué lo más probable es que en unas semanas Tasia haga una piometra y la tengamos que operar urgentemente y con muchos más riesgos ya que un animal con una piometra puede sufrir alteraciones renales, alteraciones en la coagulación o riesgo de peritonitis y sepsis.

Iris Pérez.

La incontinencia urinaria en la perra.

25 Feb

Hola! Os presento a Daga, una preciosa setter irlandesa de 5 años.

Daga se esterilizó cuando tenía un año y ahora sus dueños han observados que le salen granitos a la zona vulvar y que en ocasiones se les escapan gotas de orina en su camita.

La esterilización en la perra tiene múltiples ventajas como ya os hemos explicado ( evita las piometras, los embarazos psicológicos, disminuye el riesgo de tumores mamarios y evitalos problemas de manchado por el celo).

Pero tiene dos inconvenientes: la tendencia a engordarse (lo podemos controlar mediante dietas especiales) y la incontinencia urinaria (se trata fácilmente con medicación).

La incontinencia urinaria suele afectar a perras de raza grande (más de 20 kg de peso).

Las perras manchan con orina allí donde duermen, ya que pueden tener pérdidas involuntarias mientras duermen.

perra

Imagen de es.123rf.com.

Esta alteración, que ocurre en el 20% de perras de tamaño grande,  tiene tratamiento.

¿Por qué ocurre?

La etiopatogenia exacta no se conoce pero se estima que hay factores predisponentes y perpetuantes de la enfermedad como el sobrepeso, la raza, Doberman, Weimaraner, Boxer, Viejo pastor ingles y Setter irlandés. También existe una alta correlación entre el tamaño corporal y la incontinencia urinaria. Se ha observado que la enfermedad es más común en perras de peso superior a 20 Kg.

El principal factor es la hipoestrogenemia crónica, es decir, la falta de estrógenos después de la esterilización.

La incontinencia puede aparecer inmediatamente después de la cirugía o hasta 10 años después de la misma.

Se ha comprobado que las perras con incontinencia urinaria poseen una incompetencia del esfínter uretral interno, que tiene un tono disminuido. El esfínter uretral interno tiene receptores α adrenérgicos y hormonales. Los estrógenos aumentan la sensibilidad de los receptores a sus transmisores adrenérgicos, así como también tienen un efecto trófico sobre la mucosa del trígono vesical y del músculo liso uretral. El hipoestrogenismo crónico conduciría a una atrofia del epitelio uretral que se evidencia con alteraciones funcionales, principalmente a nivel del mecanismo de cierre del esfínter uretral interno.

¿Qué debemos hacer?

Ante la sospecha clínica de un caso de incontinencia lo primero que debemos hacer es analizar la orina para detectar posibles alteraciones que cursarían con síntomas parecidos, entre ellas una infección de orina.

Una vez analizada y cultivada la orina podemos emitir un diagnóstico de incontinencia.

tira

¿Cómo se trata?

Existe medicaciones orales para tratar la incontinencia.

La fenilpropanolamina actua como estimulante sobre los receptores alfa-adrenérgicos de la musculatura lisa de la uretra, lo que incrementa y estabiliza el tono de la uretra, principalmente inervado por nervios adrenérgicos.

propalin_grand

Imagen de vetoquinol.com.

Se ha usado también el estriol, un estrógeno sintético que actúa sobre los receptores hormonales de la musculatura uretral.

INCURIN

Imagen de bestvetcare.co.uk.

Ambas medicaciones pueden usars con buenos resultados.

Iris Pérez.

Pseudogestación en la perra: el caso de Duna.

14 Dic

Esta es Duna, una Jack Russell de un año y medio.

Duna.

Duna tiene un problema, como podéis ver en la siguiente fotografía  sus mamas estan muy engrosadas, como inflamadas:

Glándulas mamarias hinchadas.

Duna, que es muy buena, mostrándonos sus mamas en la consulta.

¿Qué le pasa a Duna?

Unos 2 meses después del celo (cuando si la perra estuviera gestante le tocaría parir), las perras pueden presentar lo que se conoce como embarazo psicológico o pseudogestación.

Lo que ocurre es que los niveles de progesterona ( la hormona que se encarga de mantener una gestación) baja pasados dos meses del celo. Esto ocurre porqué las hormonas en la perra se comporten igual haya sido montada o no.

Esta bajada brusca de progesterona  provoca cambios de comportamiento(hacer nido, buscar juguetes y esconderlos al nido, anisedad…) y hace que la prolactina se active y las mamas pueden hincharse y fabricar leche.

Secreción de leche en el pezón de Duna.

Al apretar la glándula mamaria vemos la presencia de leche. Presionar la glándula no es buena idea ya que así estimulamos todavía más la producción de leche ya que nos comportamos como si fueramos un cachorro mamando.

¿Qué hemos de hacer?

Para poder cortar los cambios comportamentales y la producción de leche hemos de aplicar tratamiento.

El hecho de tener leche y no haber cachorros que la consuman puede provocar inflamaciones e infecciones en las mamas por el acúmulo de leche.

El tratamiento consiste en inhibidores de la prolactina via oral que se administran durante 6 días.

Inhibidores de la prolactina para el tratamiento de la pseudogestación.

¿Una perra siempre tiene pseudogestaciones después del celo?

No siempre hay pseudogestación pero si una perra tiene pseudogestación en un celo es probable que también las tenga en posteriores.

Lo mejor para evitar este problema es la esterilización.

Con la esterilización (extracción de ovarios y matriz) no tendremos celos, ni gestaciones, ni pseudogestaciones ni infecciones de matriz o piometras y además reduciremos el riesgo que nuestra perra padezca tumor de mama.

La frecuencia de tumores mamarios en la perra es de 1 de cada 4 perras no esterilizadas.

El 50%  de los tumores son malignos, pudiendo afectar a otros órganos (metastatizar) mientras que el 50% son benignos. La única manera de saberlo es mediante cirugía y biopsia de los nódulos.

La buena noticia es que la esterilización temprana previene el càncer de mama..

El riesgo de tumores mamarios en perras esterilizadas antes del primer celo es prácticamente nulo ( del 0.05% comparado con una perra intacta).

Después del primer celo, el riesgo de tumores mamarios aumenta hasta el 8% comparado con una perra intacta.

Después del 2º celo, el riesgo aumenta hasta el 26% comparado con el de una perra intacta.

A partir de los 2.5 años, esterilizar ya no previene los tumores de mama.

Así que ya sabéis, si no quereis hacer críar a vuestra perra esterilizarla es una iversión de salud futura!

Duna ya está con tratamiento y en unos días estará perfecta!

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: