Tag Archives: PLI

Diabetes y pancreatitis en el gato: el caso de Vermell.

25 Jun

Vermell (con su collar rojo) y su hermano Verd (collar verde) en su casa.

¿Os acordáis de Vermell? http://wp.me/p2cDmE-uf

Hace unas semanas Vermell sufrió una complicación grave: una pancreatitis.

La pancreatitis es una inflamación del páncreas.

Pueden ser agudas o crónicas y la manera de diferenciarlas es a nivel histológico.

En el gato no hay predisposición genética a la pancreatitis pero hay factores de riesgo para esta enfermedad.

Los factores de riesgo son: trauma abdominal, hipercalcemia, hipoperfusión del páncreas, intoxicación por organofosforados, toxoplasma…

Muchas veces las pancreatitis felinas van muy ligadas a otras condiciones como la IBD ( enfermedad intestinal inflamatoria), colangitis y colangiohepatitis y la diabetes ( este es el caso de Vermell).

¿Qué signos presentan los gatos con pancreatitis?

Generalmente son signos vagos e inespecíficos como letargia, deshidratación, hipotermia, vómitos ( solo ocurren en el 30% de los casos), dolor abdominal ( 25% casos), fiebre o no, ictericia o no.

¿Cómo se diagnostica?

Al realizar un chequeo completo podemos encontrar cambios inespecíficos como anemiay aumento de los leucocitos.

Las enzimas hepáticas pueden estar elevadas, puede haber un aumento de la bilirrubina, los valores de urea y creatinina, del colesterol y puede dar también un descenso de la albúmina, el calcio y el potasio. Todo esto es muy importante saberlo para poder suplementar la sueroterapia a los déficits apreciados en la analítica.

La ecografía abdominal es útil para el diagnóstico de pancreatitis.

Ecografía abdonminal de páncreas.
Imagen de http://www.webveterinaria.cl.

La prueba más fiable es la medición de la lipasa pancreática felina (PLI).

En el caso de Vermell la PLI estaba muy elevada y la imagen ecográfica de su páncreas era compatible con una pancreatitis.

¿Cómo se trata?

La base del tratamiento es eliminar la posible causa subyacente. En el caso de Vermell el control de la diabetes es un paso fundamental pero para hacerlo primero tuvimos que estabilizarlo y controlar la pancreatitis.

El tratamiento consistió en la administración intravenosa de fluidos, medicación antiemética, medicación para el dolor ( a base de fentanilo) y alimentación forzada. Si el gato no vomita cuanto antes podamos iniciar la alimentación es muy importante. En el caso de Vermell la dieta era una dieta hipocalórica ( os recuerdo que estaba un poquito pasadito de peso) y especial para diabetes. También se continuó con la insulina glargina para controlar la diabetes.

El fentanilo se usa para tratar el dolor producido por la pancreatitis.
Imagen de http://www.ar.all.biz .

El uso de enzimas pancreáticos vía oral e importante ya que estos realizan un feedback negativo hacia el páncreas haciendo que este no fabrique enzimas pancreáticos disminuyéndose así si inflamación.

Enzimas pancreáticos.
Imagen de http://www.farmaciatermal.com.

Después de una semana hospitalizado Vermell se estabilizó y se le dió el alta. Des de entonces realizamos controles semanales de la glucosa sanguínea y controles mensuales de su páncreas mediante la medición de la PLI y ecografías abdominales. De momento su diabetes vuelve a estar controlada y el aspecto eográfico del páncreas  y los niveles de PLI se han normalizado.

Glargina para el tratamiento de la diabetes.
Imgen de http://www.hemosleido.es.

El prónostico de la pancreatitis va relacionado con la severidad de la enfermedad. Una enfermedad media sin complicaciones sistémicas tiene un buen pronóstico.

Signos severos o con implicaciones sistémicas graves (alteraciones en la coagyulación,fallo pulmonar, fallo renal) implican un mal pronóstico.

Iris Pérez.

A %d blogueros les gusta esto: