Tag Archives: sangre en orina.

Uretrostomia: cuando la obstrucción urinaria se repite.

26 Ago

Hoy os quiero contar la historia de Ian, que es un gato macho castrado.  Ian es de raza europea y tiene cinco años, y desde los dos años ha sufrido problemas al orinar.

Concretamente Ian sufre una enfermedad típica del gato llamada Cistitis intersticial felina.   Es una patología que tiene diversas denominaciones como: síndrome urológico felino, cistitis intersticial, cistitis idiopático, enfermedad del tracto urinario felino, etc…  Oficialmente ahora se le llama Enfermedad del tracto urinario inferior idiopática felina.   Se caracteriza por dolor al orinar, los gatos manifiestan esto maullando cuando van a la caja de arena, o orinando fuera de ella.  Otros sintomas son hematuria, que es sangre en la orina, o orina de color rojizo.  Otro sintoma es orinar muy frecuente y en pequeñas cantidades, orinar fuera de la bandejas, etc…

Ian ha sufrido varios episodios de este tipo.  Normalmente los síntomas le duran alrededor de una semana, y luego por si solo mejora hasta la normalidad.  Es una característica típica de esta enfermedad,  la duración de los signos es relativamente corta, pero produce dolor y molestia para el gato y su propietario.

Ian jugando con su hermanito.

Hay otras causas que provocan síntomas similares en gato,  como: infección urinaria, formación de cálculos o “piedras” en la orina, defectos anatómicos de nacimiento, etc…  Realmente esta enfermedad se diagnostica descartando todas estas otras causas.

Una consecuencia grave de esta enfermedad, es la obstrucción urinaria.  Esto pasa cuando algo obstruye la uretra del gato, y no deja salir orina al exterior.  La obstrucción puede producirse por cristales, sangre, conjunto de sangre con detritus, urolitos (piedras), etc..

Ilustración de donde se puede producir la obstrucción.

La obstrucción produce que la vejiga urinaria se hinche como un balón a punto de explotar.  Como consecuencia se produce una intoxicación en la sangre con toxinas que el riñón acumula, pudiendo producir la muerte sino se restaura prontamente el flujo de orina hacia el exterior.  A estos gatos hay que ponerles una sonda urinaria en la uretra durante unos días y re hidratarlo.

Sondaje uretral.

Esto es lo que le ha ocurrido a Ian.  Se obstruyó en el último episodio que tuvo de cistitis, lo sondamos y se quedo ingresado en nuestro hospital hasta que mejoró.   Le dimos el alta pero unos cinco dias después se volvió a obstruir.

Bien, pues en estos casos difíciles que se reobstruyen una o varias veces, lo que se recomienda es realizar una cirugía plástica en el aparato urinario del gato.  Concretamente se hace una uretrostomía perineal.  Esta intervención consiste en ampliar el diámetro de la uretra, que en gatos es muy estrecha.  Realmente lo que se realiza es abrir el pene por la uretra hasta una parte mas alejada donde la uretra es mas ancha, se amputa el extremo distal del pene, y se sutura la uretra a la piel, creando asi una abertura mucho mas ancha.  De esta manera la obstruccion sera casi imposible que se vuelva a producir.

Aqui pongo algunas fotografías de la realizacion de una uretrostomia, y al final de como ha quedado la de Ian.

Aqui se ve como se exterioriza el pene hasta su base.

Incisión en la uretra para abrirla.

Se abre la uretra hasta que el diametro de uretra es mas ancho.

Sutura de la uretra a la piel del perineo.

Aqui vemos como queda finalmente la uretrostomia.

Pronto pondre en el post, algunas fotos de como ha quedado la uretrostomia de Ian, y vereis que feliz esta.

Hasta pronto.

Pedro Carracedo

La endoscopia en veterinaria.

15 Jun

La endoscopia es una técnica diagnóstica y a veces terapéutica, que consiste en introducir una cámara de vídeo a través de un orificio natural del animal, de alguna cavidad (tórax o abdomen),  articulaciones….  Vemos directamente “lo que pasa” en la zona, y también podemos coger muestras para su posterior estudio.

Para su realización utilizamos un artilugio llamado endoscopio.  Hay dos tipos de endoscopio, el endoscopio flexible y el rígido.

Endoscopio flexible.

Endoscopio de tipo rígido.

Los dos tipos llevan una cámara muy pequeña en la punta.  El veterinario que realiza la endoscopia puede ver las imágenes a través de un monitor adaptado , o directamente mirando por un extremo del endoscopio.

Endoscopista mirando imagen directamente por endoscopio.
Imagen de urbanvets.com

Endoscopista mirando imagen a través de un monitor.
Imagen de vetmed.lsu.edu

La realización de técnicas endoscópicas en veterinaria esta en auge.  Ya que es un método óptimo para determinadas prácticas diagnósticas y terapéuticas, y lo más importante muy poco invasiva en la mayoría de casos.  Así también se están realizando operaciones quirúrgicas como por ejemplo  laparoscopia ( introducir un endoscopio en el abdomen), siendo mucho menos invasivo que la cirugía convencional, y acortando el proceso de recuperación, etc..

Os hablaré de un caso particular, se trata de Clapi, una perrita de unos nueve años.  Le diagnosticamos un tumor en la vejiga urinaria, porque llegó a nuestra consulta con dificultad para orinar y orina con sangre.   Decidimos realizar una endoscopia para ver la vejiga por dentro (cistoscopia), ver el tumor y coger una muestra para biopsia.  La otra posibilidad era operar a Clapi.  Abrir el abdomen y la vejiga y intentar extraer el tumor o coger muestra.  Pero esta opción era mas arriesgada, debido al tamaño del tumor era difícilmente extirpable.

Aquí vemos a Clapi anestesiada para realizar la cistoscopia.

Una cosa importante es  que para realizar cualquier tipo de endoscopia, es necesario anestesiar de forma general. A continuación os pongo una serie de fotos y algún vídeo de la cistoscopia de Clapi.

Aquí vemos introducir el endoscopio.

No es necesario decir que este tipo de procedimientos lo deben realizar expertos.  O sea en la medicina veterinaria lo deben realizar especialistas en diagnóstico por imagen.

Aquí vemos el monitor, donde salen las imágenes obtenidas por el endoscopio.

Vemos la punta del endoscopio como entra en la uretra.

Llegamos a la entrada de la uretra, debemos entrar para ver la vejiga por dentro.

Imagen ya dentro de la vejiga urinaria. vemos el tumor en la izquierda.

Otra imagen del tumor.

Mas imágenes del tumor desde otra situación.

Se ven dos zonas mas enrojecidas, son úlceras sangrantes en la pared de la vejiga producidas por el tumor. Esto explicaría la sangre en orina.

Otra imagen de ulceras.

Al realizar la cistoscopia cogimos una muestra del tumor.  Esto se realiza introduciendo por el endoscopio, unas pinzas que “muerden” el tumor, de esta manera recogemos un trozo de éste.

Estamos a la espera de saber si el tumor será benigno o maligno.

Espero que os haya gustado

Pedro Carracedo.

A %d blogueros les gusta esto: