Tag Archives: síndrome del gato paracaidista

Zipi, un gato paracaidista.

10 Sep

Zipi es un gato de un año y medio.

zipi

Hace unos meses cayó del terrado de su casa ( unos 7 metros) y no se hizo absolutamente nada, pero hace unos diez días volvió a caer y empezó a cojear.

Su propietaria pensó que se había torcido la pata pero al ver que continuaba cojeando nos lo trajo.

Zipi, que es muy bueno, se dejó explorar bien y vimos que la cojera venia de su patita delantera derecha. Detectamos una leve molestia en la zona del carpo y palpamos la zona endurecida e inestable.

Para poder ver los huesos de Zipi le realizamos una radiografía de la zona y detectamos una fractura de la parte distal del cúbito y el radio.

rx2

 

rx1

El accidente más frecuente que sufren los gatos domésticos es la caída desde grandes alturas, lo cual ha dado origen al llamado “síndrome del gato paracaidista” o “síndrome del gato volador”, nombre con el que los veterinarios han bautizado a esta patología frecuente en los gatos.Los felinos con síndrome del gato paracaidista, son aquellos que acuden al veterinario de urgencia por caídas desde diversas alturas. Estas caídas frecuentes se deben a que los gatos son cazadores temerarios y por instinto les gusta pasearse por terrazas y ventanas abiertas, y a pesar de que son equilibristas muy ágiles, alguna distracción o un error de cálculo, pueden hacerlos terminar en el suelo.

Las principales lesiones producto de estas caídas, afectan principalmente a la cabeza (roturas de paladar y mandíbula), la región posterior (rotura de caderas), el abdomen(rotura de vejiga de la orina) y el tórax(contusines pulmonares y neumotórax). Sin embargo, existe un alto índice de supervivencia a estas caídas libres, debido a que los felinos adoptan instintivamente la mejor postura para amortiguar el golpe, de allí su fama de tener siete vidas.

Fractura de paladar en un gato paracaidista.
Imagen de foromainecoon.org.

Neumotórax, lesión típica de un gato paracaidista.
Vemos el pulmón con aire (negro) en el espacio pleural lo que hace que el corazón este más elevado (flota en el tórax).
Imagen petplace.com.

Los descuidos de los propietarios, la curiosidad que caracteriza a la especie felina, la falta de experiencia de los gatos jóvenes y el comienzo de la pubertad (actividad sexual), son las principales causas que provocan que el gato se precipite al vacío.

Los gatos más jóvenes (menores de 2 años) o los que no han sido esterilizados( Zipi es un gato joven pero esterilizado) son los que tienen mayor riesgo de sufrir el síndrome del gato paracaidista, cuya prevalencia es la misma en machos como en hembras.

Si tu gato llegara a caerse, debes llevarlo inmediatamente al veterinario, pues aunque por fuera no le veas ninguna lesión, podría tener lesiones internas.

¿Cómo prevenir las caídas en gatos?

Si a tu gato le gusta estar en las orillas de la ventanas o de la terraza, lo mejor será tomar precauciones, para evitar que uno de estos días experimente “su primer caída libre”.

Hay varias cosas que puedes hacer como por ejemplo, puedes enriquecer su ambiente con juegos interactivos, sistemas de búsqueda de comida, estanterías y otros elementos donde puedan desarrollar su conducta de caza.  Si todo y esto el gato tiene acceso al exterior es mejor protejer ventanas y balcones con rejas o mosquiteras.

Ahora vamos a hablar con nuestro traumatologo a ver qué podemos hacer con la fractura de Zipi.

Os seguiré informando!

Iris Pérez.

Salva un gato afortunado.

16 Oct

Salva es un gato callejero con mucha suerte ya que fue encontrado por la señora Soledad (su actual dueña) cerca del centro comercial Magic en Badalona.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Salva estaba mal herido en un rincón parado. La señora Soledad lo recogió y nos lo trajo de urgencias.

Salva estaba aparentemente bien. No mostraba signos de hemorragias internas ni de lesiónes grave de los órganos internos. Su vejiga de la orina estaba entera, no se había roto, cosa muy importante ya que es una lesión muy grave típica de los atropellos o los saltos des de ventanas o balcones.

A la exploración Salva tenía la cabeza muy hinchada y ensangrentada y detectamos una fractura de la sínfisis mandíbular  y del paladar duro.

Las fracturas de paladar duro en gatos son típicas de traumatismos por caídas des de alturas con lo que no sabemos muy bien si Salva fue atropellado o se cayó de algún piso.  Al ser un gato macho adulto no castrado y sin microchip la opción del atropella era la más plausible.

Ingresamos a Salva con medicación antiinflamatoria, analgésica y antibiótica y ayer lo operamos para solucionar sus fracturas.

Fractura símfisis mandibular.

Paladar fracturado. En la imagen estamos insertando una aguja para fijar transversalmente la línea de fractura.

En la sínfisis mandíbular colocamos un cerclaje mediante suturas para estabilizar la fractura.

El paladar fue suturado con sutura y se fijo con un cerclaje y una aguja.

Paladar suturado y con un cerclaje fijando la fractura.

Le pusimos a Salva un tubo de faringostomía para poderlo alimentar ya que con una fractura a nivel de la mandíbula no puede comer y, como ya os he explicado en algún otro post, un gato que lleve más de tres días sin comer tiene el riesgo de sufrir una lipidosis hepática.

Tubo de faringostomía.

De paso, aprovechando que Salva estava anestesiado lo castramos también, así su nueva dueña no va a tener problemas de marcaje.

Hoy se irá a su nueva casa con su tubo para alimentación forzada, antibióticos y analgésicos. Ahora solo hemos de esperar para ver como se recupera de sus lesiones y dejar que el cuerpo repare las fracturas. El tiempo estimado de cicatrización de una fractura es de unas 4 semanas.

Salva despertándose.

Iris Pérez.

Misha, la gata paracaidista.

11 Jul

Esta es Misha, una gatita europea esterilizada de 2 años de edad. Como podéis observar en la foto Misha no está demasiado bien, pues hace 4 días sufrió un accidente y sufrió una caída de 5 pisos de altura.
Por suerte fue encontrada en la calle y llevada a la protectora de Badalona, dónde vieron que llevaba microchip y localizaron a sus dueños que acudieron urgentmente a nosotros.
El accidente más frecuente que sufren los gatos domésticos es la caída desde grandes alturas, lo cual ha dado origen al llamado “síndrome del gato paracaidista” o “síndrome del gato volador”, nombre con el que los veterinarios han bautizado a esta patología frecuente en los gatos.Los felinos con síndrome del gato paracaidista, son aquellos que acuden al veterinario de urgencia por caídas desde diversas alturas. Estas caídas frecuentes se deben a que los gatos son cazadores temerarios y por instinto les gusta pasearse por terrazas y ventanas abiertas, y a pesar de que son equilibristas muy ágiles, alguna distracción o un error de cálculo, pueden hacerlos terminar en el suelo.

Las principales lesiones producto de estas caídas, afectan principalmente a la cabeza (roturas de paladar y mandíbula), la región posterior (rotura de caderas), el abdomen(rotura de vejiga de la orina) y el tórax(contusines pulmonares y neumotórax). Sin embargo, existe un alto índice de supervivencia a estas caídas libres, debido a que los felinos adoptan instintivamente la mejor postura para amortiguar el golpe, de allí su fama de tener siete vidas.

Fractura de paladar en un gato paracaidista.
Imagen de foromainecoon.org.

Misha fue atendida de urgencia en nuestro centro.  A la exploración detectamos una crepitación del codo izquierdo y vimos que no podía mover sus miembros posteriores. Le realizamos diversas pruebas como radiografías de tórax, abdomen, columna, extremidades posteriors y anteriores…De las pruebas concluimos que Misha sufria un trauma craneal, fractura de codo izquierdo y posible lesión medular a nivel de la columna toracolumbar.  Instauramos tratamiento para el dolor y antiinflamatorio, aplicamos un vendaje para el codo ( ya que la fractura de codo no se podrá operar hasta que no este más recuperada). Ahora Misha está mejor y más recuperada, está a la espera de una resonáncia magnética para poder determinar el alcanze de su lesión medular. Ya os iré contando como evoluciona.

Fractura de codo izquierdo de Misha.

Tórax normal de Misha.

Neumotórax, lesión típica de un gato paracaidista.
Vemos el pulmón con aire (negro) en el espacio pleural lo que hace que el corazón este más elevado (flota en el tórax).
Imagen petplace.com.

Los descuidos de los propietarios, la curiosidad que caracteriza a la especie felina, la falta de experiencia de los gatos jóvenes y el comienzo de la pubertad (actividad sexual), son las principales causas que provocan que el gato se precipite al vacío.

Los gatos más jóvenes (menores de 2 años) o los que no han sido esterilizados, son los que tienen mayor riesgo de sufrir el síndrome del gato paracaidista, cuya prevalencia es la misma en machos como en hembras.

Si tu gato llegara a caerse, debes llevarlo inmediatamente al veterinario, pues aunque por fuera no le veas ninguna lesión, podría tener lesiones internas.

¿Cómo prevenir que tu gato experimente el síndrome del paracaidista?

Si a tu gato le gusta estar en las orillas de la ventanas o de la terraza, lo mejor será tomar precauciones, para evitar que uno de estos días experimente “su primer caída libre”.

Hay varias cosas que puedes hacer para evitar que tu mascota experimente “el síndrome del paracaidista”. Por ejemplo, puedes enriquecer su ambiente con juegos interactivos, sistemas de búsqueda de comida, estanterías y otros elementos donde puedan desarrollar su conducta de caza. La introducción de otro gatito con el que pueda jugar y entretenerse también podría ayudar. Consulta a un experto en conducta felina que te explique cómo hacerlo.

Mantén a tu gato alejado de zonas de riesgo, como ventanas y balcones. Si no es así, puedes colocar mosquiteras o rejillas.

Evitar que su gato acceda a ventanas abiertas.
Imagen besosdegato.com.

Fuente: mascotas.com

 Iris Pérez
A %d blogueros les gusta esto: