Tag Archives: sintomas neurológicos perro

La leucemia de Sombra: tratamiento y evolución

18 Mar

¡Hola a todos!

En el anterior post os presentaba a Sombra, un jóven pastor alemán con una leucemia linfoblástica aguda (http://wp.me/p2cDmE-2PH). En este post comentaré el tratamiento que se le administró para intentar mantener bajo control durante el máximo de tiempo posible esta enfermedad.

Sombra

¿Qué protocolo de quimioterápia se le prescribió a Sombra?

Con Sombra se decidió utilizar un protocolo llamado Madison Wisconsin (UW-25), se trata de una pauta de quimioterapia de 25 semanas de duración que combina 3 agentes quimioterápicos bastante conocidos:

Vincristina

  • Doxorrubicina

  • Ciclofosfamida

Además durante las primeras 4 semanas del protocolo también se administra un corticoide, la prednisona. Durante los primeros 2 meses la quimioterapia se realiza semanalmente, pasado este tiempo las sesiones se realizan en semanas alternas hasta llegar a los 6 meses de duración total del protocolo UW-25:

  1. Semana 1: vincristina intravenosa + prednisona
  2. Semana 2: ciclofosfamida oral + prednisona
  3. Semana 3: vincristina intravenosa + prednisona
  4. Semana 4: doxorrubicina intravenosa + prednisona
  5. Semana 5: descanso
  6. Semana 6: vincristina intravenosa
  7. Semana 7: ciclofosfamida oral
  8. Semana 8: vincristina intravenosa
  9. Semana 9: doxorrubicina intravenosa
  10. Semana 10: descanso
  11. Semana 11: vincristina intravenosa
  12. Semana 12: descanso
  13. Semana 13: ciclofosfamida oral
  14. Semana 14:  descanso
  15. Semana 15: vincristina intravenosa
  16. Semana 16: descanso
  17. Semana 17:  doxorrubicina intravenosa
  18. Semana 18: descanso
  19. Semana 19: vincristina intravenosa
  20. Semana 20: descanso
  21. Semana 21: ciclofosfamida oral
  22. Semana 22: descanso
  23. Semana 23: vincristina intravenosa
  24. Semana 24: descanso
  25. Semana 25:  doxorrubicina intravenosa

¿Cómo respondió Sombra al tratamiento?

La primera semana de quimioterapia Sombra estaba muy delgado, ya que debido a los síntomas digestivos que había ido manifestando había perdido mucho peso. Cuando empezó su primera sesión tan solo pesaba 32kg. De todas formas aun y su estado, respondió perfectamente al tratamiento, no mostrando ningun signo adverso. En la siguiente fotografia se puede observar a Sombra con su dueño Kike saliendo de la primera sesión de quimio:

Sombra y Kike

 

Durante las siguientes sesiones se pudo ir observando que Sombra cada vez se encontraba un poco más animado, que iba ganando peso y que sus síntomas digestivos se iban controlando. Dos semanas más tarde, durante la 3a sesión se pudo comprobar que ya había recuperado 2 kg de peso y que estaba mucho más animado. Podéis observar la diferencia en la siguiente fotografia en la que aparece con Feli, su dueña, después de su tercera semana de tratamiento:

Sombra y Feli

Su evolución durante las siguientes sesiones fue muy buena, las analíticas sanguíneas fueron mejorando. Sus hemogramas, la analítica que valora la cantidad de células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos, plaquetas…), se mantuvieron bastante normales teniendo en cuenta que estaba recibiendo tratamiento quimioterápico. En algún momento sus glóbulos blancos disminuyeron algo más de lo esperado, pero rápidamente los recuperó por si solo sin necesidad de darle más tratamientos. Además sus valores de creatinina que al principio estaban por encima de 8mg/dl, disminuyeron hasta 2.31mg/dl en la séptima semana de tratamiento.

Al llegar a la décima semana de quimioterapia, y ya habiendo superado los 2 meses de supervivencia que se le habían pronosticado, Sombra llego a su máximo peso (41kg!). Su estado general se veía muy diferente al de dos meses y medio atrás, sus analíticas se mantenían estables y él estaba animado y haciendo una vida bastante normal junto a sus dueños.

Dos semanas más tarde Sombra empezó a toser y a estar un poco más apagado, al explorarlo se observó que presentaba una irritación importante en la traquea y los ganglios algo inflamados, así que se le prescribió antibiótico para controlar un inicio de traqueobronquitis infecciosa. Es muy importante tratar las infecciones lo antes posible en animales que reciben quimioterapia, ya que si no se hace, la infección puede empeorar muy rápidamente debido a la disminución de los glóbulos blancos y, consecuentemente, de las defensas del animal. Debido a este proceso respiratorio, Sombra perdió 4 kg de peso durante las siguientes 2 semanas, pero una vez se recuperó, volvió a subir a los 39kg.

En la analítica que se le realizó en la semana 15 se observó que los valores renales estaban comenzando a subir nuevamente, observando una creatinina de 3.27mg/dl. Esto podía deberse a que durante el proceso respiratorio se le introdujeron alimentos fuera de la dieta renal que debía comer para controlar el riñón  o a un empeoramiento de su enfermedad. Para evitar que el problema fuera a más se le introdujo un tratamiento con benazeprilo.

Desafortunadamente, a las 16 semanas de tratamiento Sombra empezó a manifestar síntomas de debilidad, sus propietarios vieron como se desplomaba no pudiendo sostener su propio peso. Durante este episodio no llegó a perder el conocimiento pero tampoco era capaz de incorporarse, poco después ya recuperó las fuerzas y volvió a moverse con bastante normalidad y a querer jugar. En la clínica se le realizó una analítica completa, no observando alteraciones importantes, su hígado y su nivel de glucosa en sangre estaban bien igual que su hemograma, y sus valores renales estaban volviendo a disminuir (creatinina 2.7mg/ml). Se le realizó una medición de la presión sanguinea, encontrándose en el límite bajo, una posible causa que no se podía descartar por completo era un efecto adverso a la medicación para controlar el riñón que se le había prescrito la semana anterior, así que se decidió retirarsela y controlar si volvía a manifestar signos.

Dos días después Sombra empezó a manifestar nuevos síntomas de debilidad y ataxia (incoordinación al caminar), estos síntomas mostraban una posible progresión de su leucemia, ya que está puede acabar afectando al sistema nervioso provocando los síntomas que él presentaba, además de espasmos, convulsiones… y síntomas más graves como coma. Así pues, se le añadió al tratamiento quimioterápico cortisona y biodramina para controlar los mareos que presentaba.

Poco después, en la semana 17, Sombra se encontraba mejor y tenía apetito, así que se decidió seguir con su protocolo de quimioterapia al menos una semana más, ya que sus dueños lo veían bastante bien cuando estaba en casa.

La siguiente semana Sombra no tenia demasiado apetito, sólo quería comer lo que más le gustaba aun y que sus propietarios le habían estado administrando mirtazapina, una medicación que ayuda a incrementar el apetito. En la analítica control presentaba una leve anemia y había perdido de nuevo peso, encontrandose en 35kg.

Pocos días después, Feli contactó con nosotros informando de que Sombra se había desplomado en casa y que presentaba convulsiones. Tan pronto como fue posible lo fuimos a recoger para traerlo a la clínica y controlar sus síntomas hasta que Kike pudiera llegar también. La leucemia de Sombra había progresado demasiado y ya estaba afectando completamente a su sistema nervioso, durante el ratito que esperamos a que su dueño llegara a la clínica hubo que mantenerlo sedado para que no tuviera espasmos.

Durante toda su enfermedad tanto sus propietarios como nosotros teníamos muy claro que se haría todo lo posible por Sombra mientras él tuviera una buena calidad de vida y tolerara el tratamiento, así que no hubo ninguna duda al ver el estado que ese día presentaba, sus propietarios vieron claro que se le debía realizar una eutanasia humanitaria

Me gustaría agradecer tanto a Feli com o Kike todo lo que hicieron por Sombra, y que en todo momento confiaran 100% de todas las indicaciones que les fui dando (por raras que les parecieran). Durante los casi 5 meses de tratamiento de Sombra pudimos ver a un perro muy valiente que se dejo hacer todo sin enfadarse, aunque no siempre me quisiera mirar mientras lo pinchaba y le ponía las medicaciones. Seguro que allí donde este tendrá un mostrador entero de palitos y chucherias sólo para él.

Elisabet Villanego

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: