Tag Archives: sobrepeso gato

Hipertrigliceridemia y colesterol elevados en un gato diabético.

12 Dic

¿ Os acordáis de Vermell, el gato con una diabetes descontrolada? http://wp.me/p2cDmE-uf

vermell

Pues bien tras unos meses modulando su dosis de insulina y haciendo curbas de glucosa periódicas hemos logrado controlar a la perfección la diabetes de Vermell.

Pero ahora que está controlado de su diabetes, Vermell tiene otro problema: tiene los trigliceridos y el colesterol muy elevados. Lo vimos porqué al sacarle sangre para hacerle las curbas de glucosa su sangre tenía siempre un aspecto lechoso, debido a la gran cantidad de grasas circulando por el torrente sanguíneo.

suero

Suero lipémico (blanco) debido a la elevación en los triglicéridos o grasas sanguíneas.
Imagen de diagnosticoalbeitar.com.

Existen numerosas causas que pueden elevar los trigliceridos y el colesterol sanguíneos, entre ellas la diabetes. Otras causas son déficits genéticos en la lipoproteina lipasa,  una proteina que participa en la eliminación de las grasas y el colesterol sanguíneo..

En principio la diabetes de Vermell estaba controlada y la causa de su problema no estaba clara.

Con los valores elevadísimos de triglicéridos y colesterol consultamos con expertos de Estados Unidos a través de una red  a la cual estamos suscritos(Veterinary Information Network: http://www2.vin.com/) y ellos  opinaban que la causa más probable era por una deficiencia en  esta enzima, la liporpoteina lipasa.

Los triglicérdios y el colesterol elevados pueden dar problemas a nivel de la retina,  xantomas cutáneos (nódulo cutáneo), problemas en los nervios periféricos, reducción del apetito y letargia o pueden no dar ningún signo clínico (el caso de Vermell).

Si la causa de la hipertrigliceridemia es la diabetis el tratamiento principal es tratarla con insulina.

Si la causa es otra el tratamiento principal es reducir el aporte de grasas en la dieta. Esto lo podemos hacer usando dietas comerciales bajas en grasas, que generalmente son la dietas utilizadas para animales diabeticos.

En el caso de Vermell, debido a su sobrepeso (pesa 10 kg y su peso ideal seria de unos 7 kg), hemos tenido que aplicar una dieta baja en grasas, útil para la diabetis y racionada para poder perder peso.

tabla-royal-para-obesidad

Para hacerlo hemos calculado las necesidades energéticas diarias(RER) para su peso ideal y hemos formulado una dieta combinando comida seca (pienso Purina Diabetis Mellitus) combinado con dieta húmeda (latas de Purina DM). Al usar dieta húmeda racionada varias veces al día conseguimos mayor sensación de saciedad y al sentirse más saciado reduce el consumo de pienso.

Esperaremos 1 mes para ver como evoluciona el peso de Vermell y volveremos a valorar sus niveles de colesterol y triglicéridos.

Los problemas de hígado en el gato: a propósito del caso de Calle.

22 Ago

Calle, decaída y con un collar isabelino para que no se quite el tubo de faringostomía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mejor expresión que puede poner Calle en sus circunstancias…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Calle y al fondo, su propietaria Patricia, a la que debe sus esfuerzos para salvarla.

La gatita de la que os hablaré en este post se llama Calle. Durante unos años, ha padecido un sobrepeso importante.

El sobrepeso es un problema importante y frecuente en nuestros gatos domésticos. Hasta hace unos 20 años, los gatos americanos eran los gatos gordos. Ahora, esta situación se ha trasladado a Europa.

Es fundamental comprender que el gato, como especie,  tolera mal el exceso de peso, ya que no es necesario alcanzar la obesidad para que desarrolle problemas graves de salud.

En efecto, el gato con sobrepeso (obesidad sería sobrepasar un 20% o más el peso normal) acumula grasa en distintas partes de su cuerpo, pero ello es especialmente grave para el hígado.

El hígado que acumula grasa (proceso de Lipidosis hepática) debido al sobrepeso puede acabar fallando. Entonces el gato deja bruscamente de comer o come muy poco, puede vomitar y adelgaza.

Esto puede suceder al cabo de años de padecer sobrepeso. Pero acaba sucediendo en muchos gatos: necesitan entonces un tubo de alimentación (tubo de faringostomía) y ser hospitalizados.

El 80% de estos gatos se recuperan, pero el coste económico es elevado y la curación no es segura.

En el  caso de Calle, su propietaria Patricia nos la trajo hace unos días ya que había observado que durante el último mes, Calle había perdido mucho peso (unos 2 kg) y casi no comía.

Observamos que Calle estaba algo deshidratada y le extrajimos sangre para comprobar cómo funcionaban su riñón y su hígado. Su riñón estaba bien pero los análisis revelaron un problema hepático. Según los resultados, había una dificultad para eliminar la bilis producida en el hígado debido a una alteración de los conductos biliares que atraviesan el hígado y desembocan en el intestino.

Esta alteración de los conductos biliares puede ser debida a una inflamación (colangitis) .

Para determinar la causa de esta inflamación, es conveniente realizar biopsias de hígado ya que la inflamación puede proceder de una infección o de una inflamación producida por linfocitos.

Es importante saber si hay infección o inflamación por linfocitos ya que si hay infección el tratamiento fundamental serán los antibióticos y en caso de inflamación por linfocitos habrá que administrar corticoides a dosis elevadas.

Si tratamos con antibióticos y el problema  requiere corticoides, no solucionaremos la colangitis.

Si tratamos con corticoides y la causa es una infección , bajaremos las defensas del animal y la infección se disparará.

Por ello la biopsia de hígado es fundamental para un diagnóstico correcto y un tratamiento acertado.

A continuación podéis ver cómo procedimos a efectuar la biopsia de hígado de Calle:

La gata Calle en quirófano, anestesiada y con el campo operatorio en que se ha colocado povidona yodada.

Conectada al aparato de anestesia, al monitor quirúrgico y Victoria a punto de abrir los guantes estériles.

Apertura de la pared abdominal (laparotomía media) para acceder a la cavidad abdominal.

Visualización de un lóbulo hepático a partir del cual se va a obtener una biopsia.

Sutura del hígado que secciona a la vez el tejido hepático para la obtención de la biopsia.

Tubos con formol al 10% que contienen las distintas biopsias obtenidas: Ganglio mesentérico, hígado, intestino delgado, páncreas.

Mientras esperamos el resultado de las biopsias,  Calle lleva colocado un tubo de faringostomía que permite alimentarla con pequeña cantidad de alimento y de modo frecuente.

Esto es muy importante ya que si un gato anoréxico no come durante varios días, su organismo empieza a utilizar sus reservas de grasa para obtener energía. Entonces, esta grasa de otras zonas del cuerpo también contribuye a la acúmulo de grasa en el hígado, agravando el proceso.

Además, toma un estimulante de la eliminación de la bilis por los conductos biliares; es el Ursochol (ácido ursodeoxicólico).

Cuando conozcamos los resultados de la biopsia de Calle, tendremos nueva información para ajustar su tratamiento.

De momento, está alimentada e hidratada, con lo cual su hígado no empeora. Y también le administramos antibiótico por si hay infección en el tracto biliar.

Muchos ánimos a Calle y su dueña Patricia!

Y enhorabuena a Patricia por ser una fantástica propietaria que comprende la utilidad de las biopsias para poder curar a su gatita.

Espero que os sea útil,

Si tienes alguna pregunta relativa a este caso, nos la puedes dirigir a través de un comentario que te prometemos contestar!

David Prandi Chevalier

A %d blogueros les gusta esto: