Tag Archives: sueroterapia

¿Cómo se trata la insuficiencia renal crónica?

9 Ene

¿Cómo se trata la insuficiencia renal?

Hace poco os hablé de la insuficiencia renal crónica en el  gato. http://wp.me/p2cDmE-13J

Hoy os quiero hablar un poco de su tratamiento.

Ya os expliqué que podían existir numerosa causas que provocaran una lesión en los riñones y que muchas veces determinar la causa exacta era complicado. En los casos en los que se encuentra la causa específica de la insuficiencia renal se puede tratar directamente la causa. Pero en la mayoría de los casos no es así y, por tanto, el tratamiento se centra en los síntomas.

El tratamiento es diferente en cada caso:  en gatos muy debilitados,deshidratados y descompensados  a nivel electrolítico es necesaria la hospitalización para la administración de fluidoterapia intravenosa, que nos permitirá corregir la deshidratación y las alteraciones electrolíticas.

Una vez estabilizados, el tratamiento irá dirigido a mantener la función renal y minimizar las complicaciones del fallo renal.

¿Cuáles son las complicaciones habituales en una insuficiencia renal?

Si el riñón no funciona adecuadamente la urea y la creatinina aumentan en la sangre.

La urea y la creatinina son desechos producidos por el metabolismo de las proteínas y su aumento en sangre provoca síntomas como vómitos, anorexia, náuseas, malestar, mareo…

Estos síntomas los podemos paliar básicamente con dos medidas:

1- Medicaciones antiácidas y antieméticas.

2- Dieta: una dieta ideal para un gato con fallo renal deberá contener baja concentración de proteína. De esta forma el riñón tendrá que trabajar menos y habrá menos desechos del metabolismo de las proteínas (la mayoría de las toxinas se acumulan en la sangre en una insuficiencia renal como resultado de la descomposición de las proteínas). Lo ideal es utilizar dietas comerciales específicas para este tipo de problemas.

Otras complicaciones del mal funcionamiento de los riñones son la hipertensión sistémica, las alteraciones electrolíticas y la anemia.

La tensión arterial debe ser medida en las revisiones rutinarias de un gato con fallo renal. En caso de detectarse hipertensión se podrá instaurar el tratamiento más adecuado.

Medición presión arterial.

Las alteraciones electrolíticas más frecuentes en los gatos con fallo renal son la hipocalemia o descenso del potasio sanguíneo y la hiperfosfatemia.

La hipocalemia puede producir debilidad, ventroflexión de la cabeza y alteraciones cardíacas. En caso de detectarse alteraciones se deberá aplicar tratamiento.

Medicación oral para la hipocalemia: potasio oral.
Imagen de cardiopatiascongenitas.net.

La hiperfosfatemia es el aumento del fósforo en sangre. El primer paso para controlar la hiperfosfatemia es la dieta. Las dietas comerciales preparadas para fallo renal tienen baja concentración de proteínas y de fósforo. Si un gato no se alimenta con estas dietas bajas en fósforo (bajas en proteína), o si la concentración de fósforo en sangre es elevada, a pesar de esta dieta, se pueden añadir a la dieta “quelantes del fósforo” (por ejemplo: hidróxido de aluminio o acetato de calcio) para reducir la cantidad de fósforo que se absorbe.

Dieta seca y húmeda para fallo renal.
Imagen de petprescription.co.uk.

El fósforo alto en sangre puede provocar un transtorno denominado hiperparatirodismo secundario (secundario porqué es causado por otra enfermedad, en este caso un fallo renal).

En este transtorno se produce un aumento del calcio sanguíneo y se pueden mineralizar tejidos blandos como los riñones, intestino… Para evitar este problema existen medicaciones como el calcitriol, que ayuda a metabolizar el calcio sanguíneo.

Calcitirol para administración oral.

Otra complicación del fallo renal es la anemia. El riñón fabrica una hormona denominada eritropoyetina que estimula la médula ósea para producir glóbulos rojos. Si el riñón falla esta hormona no se produce adecuadamente y puede producirse una anemia.

En caso de existir anemia pueden necesitarse transfusiones sanguíneas o tratamientos hormonales con eritropoyetina.

Todos estos tratamientos necesitarán controles periódicos (MUY IMPORTANTE)  con analíticas sanguíneas y mediciones de presión arterial para poder controlar y ajustar las dosis de los fármacos administrados.

¿Cuál es el pronóstico?
Cuando el daño en los riñones es tan grave que estos presentan insuficiencia renal crónica, se producen mecanismos de compensación y de adaptación para intentar mantener el funcionamiento normal de los riñones, aunque en algún momento estos mecanismos fallarán produciendo una progresión en el fallo renal. La enfermedad es, por tanto, progresiva en el tiempo y puede acabar en la necesidad de eutanasia. De todos modos, el ritmo de progresión de la enfermedad renal varía considerablemente en cada individuo y un tratamiento y cuidados adecuados pueden mejorar la calidad de vida de los gatos afectados y, al mismo tiempo, ralentizar la progresión de la enfermedad.

Iris Pérez.

Información obtenida de gemfe (www.fabcats.org/gemfe/index.html)

Tequila y su problema hepático.

8 Oct

Os presento a Tequila una gatita que no ha acceptado muy bien que sus dueño se mudaran de casa.

Hace una  semana Tequila vino a la clínica porqué su dueña había notado que vomitaba muco y progresivamente había ido dejando de comer.

A la exploración, Tequila tenia las mucosas y la piel de un tono amarillo. Le realizamos una analítica completa y detectamos alteraciones en las enzimas hepáticas.

En la ecografía de hígado vimos una imagen compatible con lipidosis y  la punción hepática realizada corroboraba nuestra sospecha.

La lipidosis hepática es una enfermedad en la que se produce una infiltración grasa del hígado que le causa un daño extenso y provoca que este no funcione correctamente.

Se produce cuando el gato deja de comer por alguna razón.  Esto provoca un cambio en su  metabolismo y se libera grasa del tejido a la sangre y ésta grasa se acumula en el hígado.
Los gatos con sobrepeso que dejan de comer son los que presentan un riesgo mayor de desarrollarla, y con frecuencia existen factores de estrés que inician la enfermedad (en el caso de Tequila, la mudanza) o  otras enfermedades concurrentes.
La enfermedad debe sospecharse en todo gato con sobrepeso que deja de comer y se pone enfermo.

Se puede confirmar con una aspiración con aguja fina del hígado (introduciendo una pequeña aguja y extrayendo unas pocas
células) la cual nos mostrará muchas células grasas dentro del órgano.

El problema está que si se confirma el diagnóstico (como en el caso de Tequila) no podemos saber si la lipidosis es primaria, es decir, hay algún factor externo que la ha ocasionado, o, si es una lipidosis secundaria, es decir, hay alguna otra enfermedad que ha provocado que el gato dejara de comer.  En estos casos lo que se debería realizar siempre es una biopsia hepática, para saber exactament qué ocurre en el hígado.

La lipidosis hepática es una enfermedad muy grave y muchos gatos mueren si no se instaura un tratamiento
temprano. El tratamiento más importante de la enfermedad es el administrar una correcta nutrición. Para ello se
necesita colocar un tubo de alimentación. Existen varias posibilidades como el nasogástrico, el de esofagostomía, faringostomía…

En el caso de Tequila utilizamos un tubo de farignostomía que no es más que un tubo que se introduce a través de la faringe hacia el esófago.

Tubo de farinostomía.

El tubo suele dejarse hasta que el animal se recupera y empieza a comer solo. El tiempo de recuperación puede tardar meses en llegar..

Se recomienda dar una dieta especial por el tubo que sea muy energética y fácil de administrar. Nosotros solemos utilizar hill’s a/d diluida con un poco de agua.

La dueña de Tequila está pensandose si realizar o no la biopsia hepática pero mientras Tequila sigue con el tubo de alimentación.

Ayer Tequila se presentó con una complicación frecuente de la lipidosis hepática: una hipocalemia y una hipofosfatemia.

La hipcalemia  es una bajado de los niveles de potasio sanguíneos. Provoca debilidad, anorexia, ventroflexión del cuello.

La hipofosfatemia es una bajada del fósforo sanguíneo. Se produce al empezar a nutrir a un gato que lleva muchos días sin comer o como complicación de una cetoacidosis diabética. Provoca hemolisis que es la rotura de los glóbulos rojos y en consecuencia se produce una anemia.

Suplementamos a Tequila con suero intravenoso con fósforo y potasio y, una vez normalizados los niveles de estos electrolitos le dimos el alta y la mandamos a casa con potasio via oral.

Hipocalemia.
Vemos el potasio sanguíneo de Tequila por debajo de 3.5 mmval/l.

Valor de fósforo de Tequila.
El nivel por debajo de 3 se considera hipofasfatemia.

Cloruro potásico para suplementación intravenosa.

Fosfato monopotásico para suplementación de fósforo intravenoso.

Hoy Tequila está mucho mejor, sigue con el tubo y está mepezando a comer sola.

Ya os iré contando como evoluciona.

Iris Pérez.

Intoxicación por marihuana en un perro.

2 Oct

Planta de marihuana.
Imagen de vicodina.com.

Hola! Hoy os explicaré una aventura un poco rara que viví ayer.

Lua es la perrita de la amiga de un familiar. Lua es un cruce de gos d’atura que vive junto a Gaia, un cruce de pittbull, en una casa ocupada con su dueña. Ayer sobre las nueve y media de la noche me llamó su dueña preguntándome si podía mirarme a Lua ya que  estaba débil, se tambaleaba y estaba muy nerviosa.

Imagen de animalessinhogar.naturalforum.net-

Quedamos cerca de su casa, en el exterior de una parada de metro y cuando llegué me encontré a Lua tumbada en el suelo, si se levantaba se tambaleaba y estaba muy excitable. La exploré y tenía las pupilas muy dilatada y nistagmo (movimineto anormal de los ojos). Estaba también un poco bradicárdica.

Por los síntomas que presentaba y la aparición aguda de estos, sospeché de la ingestión de alguna droga, concretamente marihuana.

Preguntando me comentaran que podría haber ingerido ketamina pero era muy improbable. También en un inicio me comentaron que era imposible que hubiera ingerido marihuana pero al final, su dueña descubrió que habían desaparecido de encima de la cocina dos galletas hechas  con marihuana.

Así que busqué un centro veterinario próximo abierto las 24h para comprar suero y una bránula y le puse sueroterapia intravenosa.

Esta mañana Lua está recuperada al 100%.

La intoxicación por marihuana (Cannabis sativa) vía oral o inhalada es posible en perros.

El compuesto químico con propiedades psicoactivas  predominante en el cannabis es el tetrahidrocannabinol, también conocido por sus siglas, THC.

La ingestión se caracteriza por la aparición aguda de signos nervios como depresión, ataxia, hipotermia, bradicardia (disminución de la frecuencia cardíaca) que puede llevar a coma.

Los signos clínicos pueden durar hasta 24-96 horas en perros.

El tratamiento se base en:

1. Provocar el vómito si la ingestión se ha producido hace 15-30 minutos (hemos de actuar muy rápido).

Existen diferentes fármacos que un veterinario puede administrar para provocar el vómito. Una técnica casera que se puede utilizar es el uso de agua oxigenada con agua. Se  suele utilizar diluida al 3% y es una medida bastante efectiva como emético. La dosis apropiada de agua oxigenada es de una cucharada (equivalente a unos 5 ml) por 5 Kg de peso. Una vez que se la demos al perro, es recomendable darle un pequeño paseo, incluso un pequeño masaje en la zona abdominal para favorecer que el agua oxigenada se mezcle bien con el contenido del estómago. El vómito debe ocurrir en 15-20 minutos. Si no ocurriera, se puede repetir la operación y si tampoco ocurriera en este caso se recomienda que se lleve a un veterinario para que éste recurra a un emético más fuerte.

2. Sueroterapia para la hipovolemia o el shock.

3. Control de la función caridovascular y si la bradicardia es muy marcada administrar fármacos como la atropina.

Imagen de drogueriasaporiti.com.ar.

4. Controlar los temblores y las convulsione si aparecen.

Generalmente el pronóstico es bueno pero en casos de ingestión elevada puede ser mortal.

La dosis tóxica depende de cada animal pero en ratas se ha visto que la dosi tóxica es de unos 666 mg/Kg. En algunos estudios se ha visto que en perros con 88 mg/Kg ya se ven signos de intoxicación.

Su dueña ha aprendido la lección de no dejar sustancias peligrosas a la vista de los perros.

Iris Pérez.

Aspirina y su problema pulmonar y hepático.

14 Sep

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aspirina era una perrita “terapéutica” según su dueña, la Señora Pecci, ya que hace 15 años, cuando la adoptó, Aspirina ayudó  mucho a su dueña.

Digo” era una perrita” porqué el otro día la señora Pecci tuvo que tomar una difícil decisión: eutanasiar a Aspirina por sus problemas graves de salud.

Hace una semana Aspirina empezó a toser muchísimo. En un pricipio parecía un catarro vírico que afectaba solo a las vías respiratorias altas  pero en 1-2 días Aspirina empeoró drásticamente: empezó a tener mucha fiebre (40.5 de temperatura) y a respirar con dificultad, la tos se hizo más persistente.

Aspirina llegó a la clínica muy chafada y le realizamos un chequeo completo con radiografías de tórax i ecografía de abdomen.

A la radiografía de tórax observamos un patrón pulmonar alterado y la presencia de una bulla pulmonar. Las dos principales sospechas frente a estas alteraciones pulmonares eran dos: una neumonía bacteriana o una neoplasia.

Radiografa de tòrax normal para un perro de la edad de Aspirina.

En la parte craneal del tórax se observa como una “redonda”, esto es una bulla pulmonar.

Bulla pulmonar y patrón intersticial de Aspirina.

Una bulla  pulmonar es una lesión cavitaria pulmonar producida por una ruptura del alveolo, la zona del pulmón donde tiene lugar el intercambio gaseoso.  No es una lateración demasiado común en perro y puede ser congénia o adquirida, es decir, como consecuencia de otros problemas pulmonares.

Las bullas requieren una monitorización de su evolución e identificación de la causa subyacente y, en caso de rutura de ésta, requieren un tratamiento quirúrgico.

En el chequeo sanguíneo de Aspirina encontramos  una elevación muy marcada de las enzimas hepáticas y al realizar una ecografía abdominal para ver el hígado visualizamos una masa hepática de gran tamaño compatible con una neoplasia.

Aspirina, muy quieta mientras realizábamos la ecografía abdominal.

Imagen ecográfica de la masa hepática.

Realizamos una punción con aguja fina de la masa y realizamos una citología que mostraba alguna célula anormal. La única manera de saber exactamente qué tipo de tumor tenía Aspirina era realizando una biopsia hepática, cosa no planteable en ese momento por el grave estado en qué se encontraba.

Ingresamos a Aspirina con medicación para la fiebre, sueroterapia y antibioterapia de amplio aspectro para tratar una posible neumonía y, si había mejoría, realizar la biopsia hepática en unos días.

La evolución de Aspirina no fue buena, cada día estaba más débil y le costaba más respirar. Los antibióticos no funcionaban y nos planteamos si realmente la alteración pulmonar no podía estar relacionada con la masa en el hígado.

El estado de Aspirina no permitia la realización de más pruebas sin riesgos muy elevados para su vida y su dueña decidió que no quería hacer sufrir más a Aspirina y tomó la decisión.

Sé que es un caso muy triste, a veces no encontramos con casos en los que realizar pruebas agresivas para confirmar un diagnóstico o para llegar al diagnóstico definitivo no es posible debido al estado del animal. Como profesionales siempre queremos llegar al fondo de la questión y llegar hasta el diagnóstico final pero a veces se impone la ética y hemos de valorar el estado del animal, la sospecha clínica y pronóstico que tenemos, la edad del animal, el estado del propietario para decidir si vale la pena o no continuar.

Iris Pérez

Rocky, un cachorro con parvovirosis.

6 Sep

Hola a todos!

Esta semana han venido a la clínica dos cachorros: Duque un chihuahua de 3 meses y Rocky un cruce también de 3 meses.

Duque fue adquirido por su propetario a través de un particular cuando tenía dos meses edad y en principio estaba correctamente vacunado y desparasitado.

Ayer vino a la clínica para una revisión y para ponerse su última dosis de vacunación tetravalente, con esta última dosis en una semana ya podrá pisar la calle con tranquildad.

Rocky fue adoptado por internet, mediante un anuncio vendían cachorros a través de una protectora. Su dueña lo compró con mucha ilusión pero al día siguiente de tenerlo en casa Rocky empezó a vomitar, estaba muy apático, no queria comer y también hacia diarrea. Decidió traerlo de urgencias ya que estaba muy preocupada por él.

Después de explorar y realizar pruebas a Rocky llegamos a un diagnóstico: parvovirosis.

La parvovirosis es un enfermedad infecciosa muy contagiosa causada por un virus (parvovirus).

El virus provoca una destrucción de las vellosidades intestinales y una leucopenia (bajada de las defensas sanguíneas). Como el intestino está inflamado y destruido, las bacterias intestinales normales pueden llegar al torrente circulatorio causando una sepsis o infección generalizada lo que puede conllevar la muerte del animal.

Suele afectar animales menores de 8 meses no vacunados correctamente. Los animales de menos de 7 semanas tienen mayor riesgo de infección.

Los animales que provienen de colectividades (perreras, criaderos…) tienen un riesgo mayor..

La transmisión del virus es principalmente por contacto directo entre animales infectados o a través de objetos o personas qué han estado en contacto con animales infectados.

Los signos clínicos aparecen entre 3-14 días después de la exposición al virus. Provoca anorexia, letargia, vómitos, diarreas generalmente sanguinolentas, deshidratación, hipotermia, alteraciones electrolíticas y hipoglucemia (bajada del azúcar sanguíneo), sepsis..

El dagnóstico se puede realizar mediante un test específico que se relaiza con las heces del animal.

Kit de test s de parvovirosis en heces.

Hisopo para la toma de muestras de heces para el test.

Test de parvovirosis en heces positivo.

El tratamiento consiste en rehidratación, antibióterapia preventiva, control de la hipoglucemia y las alteraciones electrolíticas mediante fluidos intravenosos, control de los glóbulos blancos, medicación para controlar el vómito, tratamiento del dolor principalmente.

El pronóstico es favorable con una hospitalización y aplicación del tratamienot adecuado en un 93% de los casos.

La mejor medida preventiva es aplicar una correcta pauta de vacunación en cachorros y evitar la exposición al virus.

De momento Rocky está hospitalizados en la clínica con sueroterapia y todas las medicaciones necesarias, ya os contaré como evoluciona a lo largo de esta semana.

Os quiero presentar a estos dos casos porqué creo que hay mucho desconocimiento a la hora de adquirir un perro.

Es muy importante conocer bien de dónde proviene el cachorro,  su estado de vacunación y su edad.

Lo ideal es que el cachorro tenga un mínimo de 8 semanas y al adquirirlo lleva al menos 1 vacuna y este correctamente desparasitado e identificado con microxip.

Existen muchos  criaderos que juegan con la ilusión de la gente, que se dedican a vender cachorros de todo tipo de razas que proviene de países del este y que no están ni bien desparasitados ni bien vacunados y muchas veces llegan enfermos a sus destinos. Una vez enfermos juegan con los sentimientos de la gente con “os lo cambio por otro cachorro”. La manera más eficaz de eliminar estas prácticas es no comprar en estos sitios.

Mi consejo es que antes de adquirir un cachorro se consulte siempre con un veterinario de confianza, que podrá aconsejar el mejor sitio dónde adquirirlo y la raza más adecuada para cada situación personal.

Iris Pérez.

Los lirios: un peligro para nuestros gatos.

31 Jul

Hace pocos meses estuve leyendo un interesantisimo Round del VIN  (veterinary internactional network) dirigido por la Doctora  Michele Gaspar (DVM, DAVBP) y la Doctora Sharon Gwaltney-Brant (DVM, PhD, DABVT, DAB) sobre la toxicosis de los lirios. Como me pareció muy interesante e informativo quiero compartir con todos vosotros las principales ideas.

¿A quien no le gusta la fragancia, el color, el olor y la vistosidad de los lirios? Son flores que forman parte de ramos de regalos o estan presentes en muchos jardines particulares pero detrás de estas flores se encuentra un tóxico mortal para los gatos.

Imagen de bosquedespierto.blogspot.com.

¿Qué especies concretas de lirio son tóxicas?

Las especies más tóxicas son Lilium spp y Hemerocallis spp.

Hemerocallis spp.
Imagen de djibnet.com.
473 × 500 (1.2x más grande), 147KB
Más tamaños
Buscar por imagen

¿Qué parte del lirio es la parte tóxica?

Todas las partes del lirio son tóxicas, incluso el polen.

¿Qué tipo de tóxicos contienen?

Los lirios son nefrotóxicos, es decir, tóxicos renales.

Incluso un gato con una exposición de menor importancia, tales como morder una hoja, rozando la planta y obteniendo polen en sus bigotes o pelaje , puede ser fatal.

El principio tóxico soluble en agua del lirio es desconocido.

Los síntomas que produce son los derivados de un fallo renal agudo: vómitos, anorexia, debilidad, deshidratación, desequilibrios electrolíticos y finalmente la muerte del animal. La  insuficiencia renal aguda se manifiesta dentro de las 24 a 72 horas primeras horas después de la exposición.

¿Qué debemos hacer cuando un gato nos presenta con una exposición conocida o potencial de los lirios?

Primero de todo correr al veterinario e informarle de la sospecha.

El veterinario podrá inducir el vómito, usar carbón activado para retrasar o disminuir la absorción gástrica del tóxico. También aplicara fluidoterapia agresiva para disminuir al máximo la lesión en los túbulos renales que producen las toxinas.

La lesión tubular que producen los lirios no afecta a la membrana basal tubular, por lo que la regeneración de los túbulos dañados es posible y con tratamienot adecuado podemos revertir el fallo renal.

Los tóxicos producen una lesión en los túbulos renales.
Imagren de blogdeproyectogato.blogspot.com.

Los gatos tratados dentro de las 18 horas de exposición a lirios en general, tienen un buen pronóstico.

Si el fallo renal no recibe tratamiento adecuado veterinario acabará produciendo la muerte del animal.

Iris Pérez.

La torsión/dilatación gástrica en perros.

24 May

Hola! Os quería hablar de la dilatación/torsión gástrica, una urgencia veterinaria que no es infrecuente en la mayoría de clínicas y hospitales veterinarios.

La dilatación gástrica, como su nombre indica, es una distensión del estómago.

La torsión es una dilatación del estómago añadida a un giro sobre si mismo. Generalmente hay un giro de derecha a izquierda con una rotación de90 a360 º.

 

Imagen de httpwww.weimaraner-puppies.com.

¿Qué animales estan predispuestos a padecer este problema?

–         Razas o cruces grandes o gigantes.

–         Pura raza más riesgo que cruzes.

–         Algunas razas tienen mayor predisposición: Gran Danés, Weimaraner, San Bernardo, Setter, Doberman, Caniche gigante, Basset.

–         La edad más frecuente de aparición es a partir de los 7 años.

Hay también factores externos que pueden aumentar el riesgo de torsión/dilatación gástrica:

–         Comer una sola vez al día.

–         Rápida ingestión de la comida.

–         Hacer ejercicio después de comer.

–         Consumir altos volúmenes de agua.

¿Qué síntomas provoca?

Postura típica del perro con dilatación/torsión gástrica.
Abdomen dilatado.
Imagen de publispain.com.

Estómago distendido y timpanizado.
Imagen de: standardpoodlesusa.com

 

En fases iniciales, lo que los dueños suelen observar es que su animal intenta vomitar y no puede o vomita poca cantidad de contenido gástrico.

Es muy característico el hinchazón de la zona abdominal. Al tocar al animal notamos el abdomen como un globo de aire.

En fases más avanzadas el animal viene con síntomas de shock.

¿Qué es lo que ocurre exactamente?

1.La distensión del estómago causa una compresión de las venas porta y cava hecho que provoca una disminución del retorno sanguíneo al corazón.

2. La disminución en el retorno venos cardíaco provoca una disminución de la presión sanguínea y isquemia del músculo cardíaco, y, sufrimiento del corazón.

3. El aumento de la presión dentro del estómago y el giro de este provocan una falta de riego sanguíneo en el propio estómago que puede acabar con necrosis y perforación gástrica.

Todo esto  provoca alteraciones cardíacas, electrolítica , en la coagulación y que si no se tratan a tiempo provocan un fallo multiorgánico y  la muerte del animal.

¿Cómo se diagnostica?

Podemos obtener un diagnóstico con una simple radiografía abdominal.

Podemos ver una radiografía de una dilatación gástrica. El estómago es como una bolsa de aire (de color negro). Abajo hay una imagen de una torsión gástrica, donde vemos el estómago con dos compartimetos ya que está girado sobre sí mismo.
Imagen de alaskanmalamutes.es

  

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la torsión gástrica requiere cirugía pero previamente hemos de estabilizar el animal mediante sondaje gástrico para descomprimir la presión, sueroterapia agresiva para tratar la hipotensión y las alteraciones electrolíticas, control de la coagulación…

Sondaje gástrico de un perro previa anestesia general.
Imagen de www.taringa.net.

Imagen upstatevet.com.

¿En qué consiste la cirugía?

La cirugía consiste en descomprimir el estómago (mediante un sondaje esofágico) y  volver a ponerlo en su situación anatómica fisiológica. Para evitar futuras torsiones se fija con suturas el estómago a la musculatura de la pared abdominal (técnica llamada gastropexia).

La gastropexia consiste en fijar el estómago con la musculatura abdominal.
Imagen de cirugest.com.

Estómago fijado mediante suturas a la pared de la cavidad abdomial.
Imagen de evitando …
satcov.blogspot.com.

¿Qué pronóstico tiene?

La mortalidad es del 15% en animales tratados quirúrgicamente.

Si en la cirugía se observa necrosis del estómago la mortalidad aumenta a un 30%.

¿Cómo podemos disminuir el riesgo de padecer una torsión?

Si tenemos un perro de raza grande o gigante o de alguna de las razas citadas anteriormente hemos de:

–         Darle de comer 2 veces/día.

–         Evitar que engulla la comida, poner pocas cantidades y controlar que no se lo coma en poco tiempo.

–         Suprimir todo tipo de ejercicio después de las comidas.

–         Evitar la ingesta masiva de agua.

Imagen de ba-k.com.

Si sospecháis que vuestro perro puede tener una torsión solo un consejo: correr a vuestro veterinario de urgencias más próximo.

Iris Pérez

Nino tiene cálculos renales.

22 May

Hola, hoy os quiero hablar del caso de Nino.

Nino es un gato europeo de color negro de 7 años que vino a la clínica porqué vomitaba, orinaba mucho y bebía mucha agua y no quería comer.

Ante un caso de poliuria-polidipsia (beber mucho y orinar mucho) realizamos una analítica completa de sangre y nos salieron muy alterados los parámetros renales: la urea, la creatinina y el potasio.

Aparato para realizar bioquímicas sanguíneas.
Imagen de http://farmaciabalsera.es/

Como Nino estaba muy débil y deshidratado lo hospitalizamos para poderle poner sueroterapia intravenosa y ayudar a sus riñones a funcionar mejor.

Pero, ¿ qué les ocurre a los riñones de Nino?

Para poder saber el motivo del fallo renal de Nino tuvimos que realizar más pruebas:

–         Analítica completa de orina con cultivo de orina: para detectar infecciones o cristales en orina.

–         Ecografía abdominal para ver la estructura de los riñones.

En la ecografía abdominal de Nino vimos que tenía cálculos o nefrolitos en los dos riñones.

Esquema del sistema urinario del gato: vemos que la orina sale de los riñones por los ureteres hacia la vejiga de la orina des de donde sale al exterior por la uretra.
Imagen de http://www.michigananimalhospital.com.

El riñón más afectado era el riñón derecho, que estaba hidronefrótico, es decir, el cálculo estaba obstruyendo la salida de orina hacia el ureter y el riñón se hinchaba como un globo de agua.

Imagen ecográfica de un riñón con hidronefrosis. La zona negra es orina acumulada en el riñón.
Imagen de http://www.infodoctor.org/.

 

 

Imagen ecografica de un riñón con cálculos.
Imagen de http://www.vetjg.com/.

¿Cómo podemos tratar a Nino?

El primer paso para tratar un animal con insuficiencia renal es corrigiendo su deshidratación y sus alteraciones electrolíticas. Esto lo podemos hacer mediante sueroterapia intravenosa.

Equipo de sueroterapia.

El segundo paso es ver que los cálculos no provoquen ninguna obstrucción y si la producen actuar quirúrgicamente. En el caso de Nino la sueroterápia agresiva hizo que el cálculo se moviera y dejara de obstruir la pelvis renal.

Cálculos de oxalato.
Imagen de http://www.oxalato.com/.

¿Cómo tratamos los cálculos?

En los gatos los cálculos más frecuentes son los de oxalatos.

Los cálculos de oxalato se forman en orinas con ph ácidos y no se deshacen mediante dieta pero estas sí previen su formación.

Para poder eliminar los cálculos podemos actuar de 3 maneras:

  1. Disolució médica de los cálculos (en oxalato no seria válido).
  2. Cirugía renal para extracción de cálculos. Para relaizarla se deben cumplir los siguiente requisitos:
    1.  
    2. Obstrucción completa del flujo de orina.
    3. Infecciones recidivantes en los riñones.
    4. Empeoramiento progresivo de la función renal.

      3. Litotripsia: fragmentación mediante ondas de los cálculos.  

¿Qué paso con Nino?

Pues tras 2 días con sueroterapia vimos que el cálculo que obstruía la pelvis renal había conseguido eliminarse por orina (lo recogimos y analizamos y vimos que era de oxalato) así que madamos a Nino a su casa con dieta específica para prevenir la recurrencia.

Ahora hemos de hacer controles cada 3 meses a Nino para valorar la alteración de la función renal, ver si los cálculos producen algun tipo de obstrucción y controlar que no haga infecciones de orina.

Hasta otra! 

Iris Pérez

La parvovirosis canina

12 Abr

La parvovirosis canina es una enfermedad producida por un virus llamado Parvovirus.  Este virus afecta a perros.   También puede afectar a los gatos produciendo una enfermedad llamada panleucopenia felina.

Este virus produce una enfermedad grave en perros que puede llegar a ser mortal.   El virus se elimina con las heces de perros infectados, a través de aquí puede infectar a otros perros que no esten inmunizados.

Los signos clínicos de la enfermedad son fiebre, lo mas importante es diarrea que puede llegar a ser con sangre, vómitos frecuentes, deshidratación extrema.  El virus también puede afectar a la medula ósea produciendo una bajada de globulos blancos importante (bajada de defensas),  esto hace que el animal este mucho mas expuesto a cualquier infección secundaria y  que se agrave todo el proceso.

En el protocolo de vacunaciones para cachorros existe una vacuna para la parvovirosis.  Se tiene que poner  minimo dos dosis.

 

 

 

 

Os quería hablar sobre esta enfermedad aprovechando el caso de Bady.  Bady es un cachorro de Pomerania de dos meses de edad.  Acudió a nuestra consulta por vómitos y diarreas.  Hacía cinco días que lo adquirieron en una tienda.

 

 

 

 

Bady solo tenía puesta una vacuna para parvovirosis y moquillo pero de poca potencia.  Debido a que también estaba delgado y apático decidimos hacer un test para detectar parvovirosis.  Es un test que se realiza con heces, que es donde se elimina en gran cantidad virus en un animal infectado.

 

 

Test positivo para antígeno de parvovirus (Foto del autor).

 

 

Como se aprecia en la foto el test nos dió positivo.  Decidimos hospitalizar a Bady para ponerle suero, antibióticos y medicacion para los vómitos.  Sus análisis para glóbulos blancos fueron correctos, esto es de buen pronóstico en principio.

 

 

Aquí vemos a Bady hospitalizado y recibiendo sueroterapia.

Botella de suero para rehidratación por via intravenosa.

 

 

Después de solo un día de hospitalización y tratamiento, Bady se encontro mucho mejor comía y bebìa bien y no vomitaba.  Decidimos darle el alta y ver que tal se encontraba en su casa.

La parvovirosis tiene vacuna.  Se pone una dosis a los dos meses de edad y otra a los tres meses, y revacunaciones anuales.  También se puede poner una vacunación hacia el mes y medio de edad, es una vacuna menos potente, y es útil para perros con gran riesgo de contraer esta enfermedad.

Como en todo lo mejor para prevenir esta enfermedad es una correcta pauta de vacunaciones y prevención: como por ejemplo evitar contacto con el suelo en cachorros no vacunados, evitar contacto con perros no vacunados y realizar una buen prevención en los criaderos y centros de venta.

Esperemos que Bady siga bién en un futuro!!!!

Pedro Carracedo.

A %d blogueros les gusta esto: