Tag Archives: transfusión sangre gato

La panleucopenia en gatos.

20 Ago

¡Hola a todos!

Estos días hemos tenido ingresado en nuestra clínica a un pequeño cachorro de gato procedente de una casa de acogida. Su cuidadora había observado que estaba muy decaído, vomitaba y anteriormente había tenido diarrea.

2014-08-12 14.14.52

muy débil recibiendo fluidos en vena

Tras revisarlo en la consulta se pudo observar que estaba algo deshidratado, hipotérmico (35.7ºC) y muy débil. Rápidamente se le situó una vía pediátrica en la vena cefálica de una de sus extremidades delanteras para poderlo estabilizar.

Debido a que llevaba horas si comer, a las diarreas y a los vómitos, el pequeño padecía una hipoglucemia, es decir, sus niveles de azúcar en sangre eran bajos. Esto en un animal de tan sólo 500 gramos de peso puede ser muy grave e incluso mortal. 

¿Qué enfermedad padecía este gatito?

La sospecha principal es que sufriera el virus de la panleucopenia felina, también conocido como enteritis infecciosa felina o parvovirus felino.

Debido al bajo presupuesto de las protectoras, el diagnóstico de este gatito es presuntivo ya que no se han podido realizar todas las analíticas existentes para confirmar el diagnóstico.

¿A qué animales afecta la panleucopenia felina?

Este virus afecta sobretodo a gatos no vacunados (de más de 6 semanas de edad) y cachorros vacunados (de entre 8 y 20 semanas de edad). Suele haber más incidencia en colectivos de gatos (como gateras, colonias de protectoras…) También puede afectar a hurones, entre otras espécies.

Se trata de un virus muy contagioso entre gatos, se elimina en las secreciones corporales (sobretodo en las heces). Un gato se puede contagiar por contacto directo con un animal infectado o a través de fómites (materiales con los que ha estado en contacto un animal infectado). Las hembras gestantes también pueden transmitir el virus a las crías a través del útero.

Como este gatito a sido recogido en la calle, no se puede saber exactamente donde ha contraído la enfermedad. Lo importante es intentar tratar sus síntomas y ayudarlo a recuperarse.

¿Cómo se podía haber diagnosticado la enfermedad al pequeño?

Comienzan a existir algunos tests específicos para determinar el virus en gatos, o los anticuerpos que producen los animales cuando están en contacto con él, pero no siempre están disponibles y su precio puede suponer un problema en muchas ocasiones. De momento los tests disponibles son los que detectan el parvovirus canino y en muchos casos también es útil para determinar la panleucopenia felina.

20140418_1822252

test parvovirus canino positivo

Tal y como se ha hecho en este gatito, es de gran ayuda tener en cuenta la historia clínica y los síntomas del animal:

  • vómitos
  • anorexia
  • diarrea con o sin sangre (debido a la destrucción de las vellosidades intestinales provocada por el virus)
  • letargo
  • fiebre o hipotermia en casos graves
  • deshidratación
  • dolor abdominal

Y también es útil tener una pequeña analítica sanguínea para determinar si hay anemia y leucopenia (bajada de glóbulos blancos). Sobretodo esta última es muy típica en las infecciones provocadas por la panleucopenia.

¿Qué tratamiento ha seguido nuestro paciente?

Como ya he comentado, después de revisarlo se le situó una vía endovenosa para poderle administrar sueros directamente en vena (calentándolos ligeramente para subirle la temperatura corporal), glucosa (para controlar la hipoglucemia), antibióticos de amplio espectro (para evitar infecciones bacterianas secundarias) y antieméticos (para controlar los vómitos).

Además se le preparó una jaulita con una manta eléctrica cubierta de toallas para que no estuviera en contacto directo con el gato y no le pudiera quemar, y ya que no quería comer voluntariamente, una vez que dejó de vomitar se le empezó a administrar latitas con una jeringuilla directamente en su boca.

images

lata rica en nutrientes -flycall.com

¿Cómo evolucionó este gatito?

Inicialmente mejoró su estado cuando su temperatura se incremento hasta llegar a niveles normales (38.2ºC) y su glucosa se mantuvo en unos valores adecuados. No obstante, debido a la anemia que presentaba y la gran bajada de defensas su estado volvió a empeorar rápidamente. 

En un último intento de estabilizarlo y ayudarlo a responder a la infección se le realizó una transfusión de sangre que se obtuvo de un gato donante sano y libre de virus. Con la transfusión se intentó hacer que recuperara glóbulos rojos y blancos, para recuperarse un poco y permitir a su cuerpo producir los suyos propios.

2014-08-13 13.28.06

transfusión aplicada muy lentamente y alternada con fluidos endovenosos

Tras la transfusión sus mucosas se volvieron algo más rosadas y mejoró su estado de ánimo, pero desafortunadamente esto no fue suficiente y 24 horas después murió pese a los esfuerzos tanto de su cuidadora como nuestros. 

En estos animales el pronóstico suele ser grave, ya no sólo por lo pequeños que son de tamaño, sino también por la gran bajada de glóbulos blancos que provoca el virus, y por la destrucción de las células intestinales que provoca estas grandes diarreas y la mala absorción de nutrientes. Si la enfermedad se detecta pronto y el animal responde a la medicación en unos días se puede recuperar, pero en casos tan avanzados como el de este pequeño puede ser una enfermedad mortal.

¿Cómo se puede prevenir una infección por la panleucopenia felina?

Lo más importante es realizar un correcta pauta vacunal de cachorros. Siempre es necesario desparasitar tanto a los gatos como a los perros correctamente antes de poner la primera vacuna para que no se produzca un fallo vacunal, incluso se puede realizar un análisis coprológico para determinar si hay presencia de algún huevo o larva de parásito en heces. 

Nosotros una vez el animal esta completamente desparasitado, aplicamos dos vacunas separadas tres semanas que protegen contra el Herpesvirus,  el Calicivirus, la Panleucopenia y la Chlamydia. 

Elisabet Villanego

¿Cómo se trata la insuficiencia renal crónica?

9 Ene

¿Cómo se trata la insuficiencia renal?

Hace poco os hablé de la insuficiencia renal crónica en el  gato. http://wp.me/p2cDmE-13J

Hoy os quiero hablar un poco de su tratamiento.

Ya os expliqué que podían existir numerosa causas que provocaran una lesión en los riñones y que muchas veces determinar la causa exacta era complicado. En los casos en los que se encuentra la causa específica de la insuficiencia renal se puede tratar directamente la causa. Pero en la mayoría de los casos no es así y, por tanto, el tratamiento se centra en los síntomas.

El tratamiento es diferente en cada caso:  en gatos muy debilitados,deshidratados y descompensados  a nivel electrolítico es necesaria la hospitalización para la administración de fluidoterapia intravenosa, que nos permitirá corregir la deshidratación y las alteraciones electrolíticas.

Una vez estabilizados, el tratamiento irá dirigido a mantener la función renal y minimizar las complicaciones del fallo renal.

¿Cuáles son las complicaciones habituales en una insuficiencia renal?

Si el riñón no funciona adecuadamente la urea y la creatinina aumentan en la sangre.

La urea y la creatinina son desechos producidos por el metabolismo de las proteínas y su aumento en sangre provoca síntomas como vómitos, anorexia, náuseas, malestar, mareo…

Estos síntomas los podemos paliar básicamente con dos medidas:

1- Medicaciones antiácidas y antieméticas.

2- Dieta: una dieta ideal para un gato con fallo renal deberá contener baja concentración de proteína. De esta forma el riñón tendrá que trabajar menos y habrá menos desechos del metabolismo de las proteínas (la mayoría de las toxinas se acumulan en la sangre en una insuficiencia renal como resultado de la descomposición de las proteínas). Lo ideal es utilizar dietas comerciales específicas para este tipo de problemas.

Otras complicaciones del mal funcionamiento de los riñones son la hipertensión sistémica, las alteraciones electrolíticas y la anemia.

La tensión arterial debe ser medida en las revisiones rutinarias de un gato con fallo renal. En caso de detectarse hipertensión se podrá instaurar el tratamiento más adecuado.

Medición presión arterial.

Las alteraciones electrolíticas más frecuentes en los gatos con fallo renal son la hipocalemia o descenso del potasio sanguíneo y la hiperfosfatemia.

La hipocalemia puede producir debilidad, ventroflexión de la cabeza y alteraciones cardíacas. En caso de detectarse alteraciones se deberá aplicar tratamiento.

Medicación oral para la hipocalemia: potasio oral.
Imagen de cardiopatiascongenitas.net.

La hiperfosfatemia es el aumento del fósforo en sangre. El primer paso para controlar la hiperfosfatemia es la dieta. Las dietas comerciales preparadas para fallo renal tienen baja concentración de proteínas y de fósforo. Si un gato no se alimenta con estas dietas bajas en fósforo (bajas en proteína), o si la concentración de fósforo en sangre es elevada, a pesar de esta dieta, se pueden añadir a la dieta “quelantes del fósforo” (por ejemplo: hidróxido de aluminio o acetato de calcio) para reducir la cantidad de fósforo que se absorbe.

Dieta seca y húmeda para fallo renal.
Imagen de petprescription.co.uk.

El fósforo alto en sangre puede provocar un transtorno denominado hiperparatirodismo secundario (secundario porqué es causado por otra enfermedad, en este caso un fallo renal).

En este transtorno se produce un aumento del calcio sanguíneo y se pueden mineralizar tejidos blandos como los riñones, intestino… Para evitar este problema existen medicaciones como el calcitriol, que ayuda a metabolizar el calcio sanguíneo.

Calcitirol para administración oral.

Otra complicación del fallo renal es la anemia. El riñón fabrica una hormona denominada eritropoyetina que estimula la médula ósea para producir glóbulos rojos. Si el riñón falla esta hormona no se produce adecuadamente y puede producirse una anemia.

En caso de existir anemia pueden necesitarse transfusiones sanguíneas o tratamientos hormonales con eritropoyetina.

Todos estos tratamientos necesitarán controles periódicos (MUY IMPORTANTE)  con analíticas sanguíneas y mediciones de presión arterial para poder controlar y ajustar las dosis de los fármacos administrados.

¿Cuál es el pronóstico?
Cuando el daño en los riñones es tan grave que estos presentan insuficiencia renal crónica, se producen mecanismos de compensación y de adaptación para intentar mantener el funcionamiento normal de los riñones, aunque en algún momento estos mecanismos fallarán produciendo una progresión en el fallo renal. La enfermedad es, por tanto, progresiva en el tiempo y puede acabar en la necesidad de eutanasia. De todos modos, el ritmo de progresión de la enfermedad renal varía considerablemente en cada individuo y un tratamiento y cuidados adecuados pueden mejorar la calidad de vida de los gatos afectados y, al mismo tiempo, ralentizar la progresión de la enfermedad.

Iris Pérez.

Información obtenida de gemfe (www.fabcats.org/gemfe/index.html)

A %d blogueros les gusta esto: