Tag Archives: urea

Miko, una gata con pielonefritis.

4 Nov

Miko es una gata europea de 11 años que acudió a nuestra clínica por dolor al cojerla, anorexia y vómitos de 3 días de evolución.

Al explorar a Niko mostraba dolor a nivel abdominal el el área del riñón izquierdo, el cual estaba aumentado de tamaño a la palpación. En cambio, el riñón derecho se palpaba mucho más pequeño.

Se realizó un chequeo completo a Miko y le detectamos una grave insuficiencia renal ( valores de urea > 300 y creatinina > 10). Hospitalizamos a Miko con sueroterapia y realizamos una ecografía abdominal, mostrándonos una renomegalia severa o aumento del riñón izquierdo con desestructuración y una riñón derecho mucho más pequeño de lo normal pero con estructura aparentemente normal.

Imagen ecográfica del riñón izquierdo de Miko. El riñón se ve desestructurado y mucho más grande de lo normal.

Imagen ecográfica del riñón derecho de Miko, muy atrofiado y mucho más pequeño de lo normal.

Tras 24h con sueroterapia Miko mejoró mucho y los valores de creatinina se situaban a 3.99. Con los analgésicos había mejorado el dolor renal y también administramos antibioterapia ya que se sospechó de una pielonefritis o infección del riñón.

¿Qué es una pielonefritis?

Una pielonefritis es una infección del riñón. Muchas veces se produce vía ascendente por una infección de orina.

Los gatos con insuficiencia renal crónica (IRC) suelen tenen la densidad de orina más baja, la cual cosa predispone a infecciones de orina.

En el caso de Miko, probablemente tuviera una IRC previa que se complicó con una infección de orina que vía ascendente por los úreteres acabó afectando al riñón.

Para poder confirmar la pielonefritis necesitaríamos un muestra de orina obtenida por punción de la pelvis renal.

En el caso de Miko esto no fue posible pero la repuesta al tratamiento fue la adecuada. Dos semanas después Miko está recuperada, come y bebe normal y su actitud es normal. Ahora solo debemos tratar su  IRC y controlar mediante cultivos semestrales posibles infecciones de orina subclínicas que se podrían complicar con una pielonefritis.

Por si queréis mirar más sobre la insuficiencia renal y su tratamiento podéis ver los siguientes posts: http://wp.me/p2cDmE-13J y http://wp.me/p2cDmE-13Q.

Iris Pérez.

Clínica Veterinaria Betulia.

Galindo, un gato con insuficiencia renal crónica.

7 Ene

Os presento a Galindo:

Galindo.

Galindo es un gato de 15 años diagnosticado de insuficiencia renal crónica.

Hoy nos ha venido a ver para hacer un control renal y ver el estado de sus riñones. Sus dueños lo han traído muy navideño, con una guirnalda como collar.

Galindo está encantado con su collar y no se lo quiere quitar ni para dormir.

Pero, ¿por qué Galindo tiene los riñones mal? ¿Qué le ocurre exactamente?

Os voy a intentar explicar un poco qué es la insuficiencia renal, cómo se produce y las consecuencias que tiene.

¿Qué es la insuficiencia renal crónica?

La insuficiencia renal crónica o fallo renal crónico, es una de las enfermedades más comunes en los gatos mayores.

Como su nombre indica es un fallo en la función de los riñones que se produce de forma progresiva.

Esquema del sistema urinario del gato.

¿Por qué se produce un fallo de los riñones?

La insuficiencia renal crónica se produce cuando existe un daño en los riñones prolongado e irreversible, que impide su funcionalidad para filtrar y eliminar los productos de desecho de la sangre. En la mayoría de los casos en los que se diagnostica una insuficiencia renal no se conoce la causa exacta de la enfermedad.

La única manera definitiva de saber qué le ocurre a los riñones es mediante una biopsia renal, que normalmente no se suele hacer y se trata sintomaticamente la enfermedad.

En los animales geriátricos con fallo renal la mayoría de veces las biopsias suelen mostrar una gran cantidad de tejido fibroso y inflamación, denominándose la lesión nefritis intersticial.

¿Es muy común la insuficiencia renal?

La insuficiencia renal crónica puede producirse en gatos de todas las edades, pero generalmente se ve en gatos de media y avanzada edad, y es más común a medida que aumenta la edad. Se estima que alrededor de uno de cada 5 gatos de más de 15 años presenta fallo renal. En general, la insuficiencia renal, se da hasta tres veces más en gatos que en perros.

¿Cuál es la función de los riñones?
Los riñones desempeñan una amplia variedad de funciones importantes, incluida la eliminación de las toxinas de la sangre y el mantenimiento del equilibrio de agua y electrolitos del organismo. La sangre se filtra constantemente a través de los riñones para eliminar las toxinas de desecho de los productos del metabolismo del organismo. La orina se produce en este proceso. Los riñones también concentran la orina devolviendo agua al organismo, para prevenir la deshidratación.

Los riñones cumplen otras funciones importantes en el mantenimiento del equilibrio de electrolitos (potasio, sodio, calcio, fósforo, etc.) en el organismo, regulan el contenido ácido de la sangre y controlan la presión arterial. También son responsables de la producción de la hormona llamada eritropoyetina que estimula la producción de glóbulos rojos por la médula ósea.

Afortunadamente, existe una buena “capacidad de reserva” en los riñones, de modo que si se extirpase uno de ellos, (para realizar un transplante, por ejemplo) no habría consecuencias adversas. De hecho se necesita que estén dañados de dos tercios a tres cuartos del tejido funcional de los riñones para que se produzcan signos de fallo renal.

Imagen de protectoraburgos.es

¿Cuáles son los síntomas y complicaciones del fallo renal crónico?
En la mayoría de los casos la insuficiencia renal crónica es una enfermedad de progresión lenta e insidiosa, aunque en determinados casos los síntomas podrían aparecer repentinamente. La mayor parte de los síntomas son bastante vagos e inespecíficos, producidos, al menos en parte, por la acumulación en sangre de toxinas que se suelen secretar por la orina. Los síntomas más comunes que encontramos en gatos afectados son: falta de apetito, pérdida de peso, deshidratación, letargia y depresión. Suelen tener mucha sed y producir mucha más orina (debido a la incapacidad de concentrarla). Otros síntomas pueden ser: pelaje estropeado, vómitos, halitosis, úlceras en la boca y debilidad. Debido a la diversidad de funciones que realiza el riñón, en los gatos afectados pueden aparecer numerosas complicaciones, como anomalías en el equilibrio de electrolitos (por ejemplo: baja concentración de potasio sanguíneo, elevada concentración de fósforo), retención de excesivo contenido ácido en el cuerpo (acidosis), elevación de la presión sanguínea (hipertensión) y anemia (bajo número de glóbulos rojos).

¿Cómo se diagnostica la insuficiencia renal?
Los síntomas de la insuficiencia renal son no específicos. Pueden ser los mismos que los que causan otras enfermedades. El diagnóstico, por tanto, se hará mediante un análisis de sangre y otro de orina. Se suelen analizar dos sustancias en la sangre: urea y creatinina, ya que estos son los productos del metabolismo que normalmente se excretan por el riñón. En un fallo renal la concentración de estos dos parámetros aumenta.

Poliuria o aumento de la sed es un síntoma típico de la insuficiencia renal crónica.

¿Existe tratamiento?

El tratamiento de la insuficiencia renal crónica es  básicamente sintomático, es decir, se tratan las posibles complicaciones.

Más adelante os hablaré de los tratamientos que existen, pero lo dejamos para otro post!

Iris Pérez.

Información obtenida de gemfe (http://www.fabcats.org/gemfe/index.html

El hipoadrenocorticismo o enfermedad de Addison.

6 Ago

Hola os quiero explicar el caso de Hada.

Hada es una bonita galga que ahora va a cumplir 3 años.

La primera vez que vino a visitarse tenía 5 meses y venía por una segunda opinión ya que le habían diagnosticado fallo renal crónico.

Nosotros exploramos a Hada y vimos que estaba muy deshidratada, bradicárdica (frecuencia cardiaca por debajo de lo normal) y muy débil.

Partimos de cero y realizamos analíticas completas detectando una hipoglucemia, un leve fallo renal y un desequilibrio electrolítico grave: tenia el potasio elevado y el sodio bajo.

Aplicamos sueroterapia agresiva porqué estaba casi en shock y administramos glucosa intravenosa. Hada respondió estupendamente al tratamiento y a las pocas horas ya estaba correteando por la clínica.

Pero,¿ qué le pasaba realmente a Hada?

El cuadro de debilidad, más la azotemia (urea y creatinina, marcadores de la función renal elevados), la hipoglucemia junto con el potasio elevado nos hicieron sospechar de un síndrome de Addison.

La enfermedad de Addison o hipoadrenocorticismo es una enfermedad poco común y está causada por una secreción adrenal deficiente de glucocorticoides y mineralocorticoides

Situación anatómica de las glándulas adrenales izquierda y derecha. Como se observa se encuentran en la poarte más rostral de los riñones.
Imagen de info.saludisima.com.

¿Qué son los glucocorticoides y los mineralocorticoides?

Son sustancias secretadas por la glándulas adrenales, dos pequeñas glándulas con forma de judía situada en el polo craneal de los riñones.

Los glucocorticoides son sustancias catabólicas: en condiciones normales son necesarias para que el organismo resista frente a situaciones de estrés y de cambio. Una de las funciones que hacen es hacer aumentar la glucosa en sangre y activa el metabolismo de lípidos y proteínas. También tienen propiedades antiinflamatorias.

Los mineralocorticoides controlan los electrolitos (sodio, potasio y cloro mayoritariamente) y con ellos una serie de mecanismos de reabsorción y eliminación de agua a través de los riñones. Intervienen también en la regulación de la presión arterial.

¿Qué signos provoca esta enfermedad?

La mayoría de animales presentan un cuadro clínico inespecífico caracterizado por letargia, debilidad, pérdida de apetito, vómitos y diarreas, pérdida de peso, curso de enfermedad intermitente, colapso, temblores, hipotermia, bradicardia y pulso débil ,incluso pueden provocar un shock hipovolémico o crisis addisoniana que puede conllevar la muerte del animal.

Una característica de la exploración física es la bradicardia, cosa rara ya que, ante un estado de deshidratación o shock, la repuesta del organismo suele ser un aumento de la frecuencia cardiaca.

¿Cómo se diagnostica?

Se diagnostica mediante sospecha clínica+hallazgos laboratoriales.

Sospecha clínica: bradicardia, signos compatibles, mejora rápida con fluidoterapia, signos episódicos, edad (generalmente perros jóvenes y edad media y más en hembras que en machos).

Los hallazgos típicos en la analítica sanguínea son: hipercaliemia (aumento del potasio sanguineo), hiponatremia, azotemia.

Para confirmar el diagnóstico se realiza un test de estimulación de ACTH. Este test consiste en la administración de la hormona adrenocorticotropa (estimula la producción de hormonas en la glándula adrenal) y valoración de los niveles de cortisol antes y una hora después de la administración de hormona.

Si el animal está sano los niveles de cortisol después de la ACTH estarán elevados, si el animal sufre Addison estarán bajos antes y después de la administración de ACTH.

Eje hipotalámico.hipofisario suprarrenal.
La ACTH es un hormona producida por la hipófisis que estimula la corteza suprarenal para que fabrique glucocorticoides. A su vez estos glucocrticoides tiene una acción de feed-back negativo sobre la secreción de ACTH.
Imagen de asesorianutricional.com.ar.

A Hada les realizamos el test y tanto los valores de cortisol basales como los postestimulación eran bajos, lo cual confirmaba nuestra sospecha clínica de hipoadrenocorticismo.

¿Qué tratamiento necesitó Hada?

Primero necesitó un tratamiento de shock:  sueroterapia agresiva, corrección de las alteraciones electrolíticas y administración de glucosa intravenosa y glucocorticoides.

Una vez estabilizada ya pudimos empezar con el tratamiento via oral.

El tratamiento consiste en la administración de glucocorticoides y mineralocorticoides orales.

Un ejemplo de glucocorticoide oral: la prednisona.
Imagen de lookfordiagnosis.com.

Ejemplo de mineralocorticoide oral: la fluodrocrtisona.
Imagen de Fludrocortisone.

El tratamiento es de por vida y se deben realizar ajustes en la dosis. Por ejemplo, en situaciones de estrés (enfermedades, cirugías, viajes, traumas…) pueden requerir aumentos de la dosis de gluococorticoides..

El pronóstico, en general, y con el aporte hormonal adecuado es excelente.

Hada, dos años y medio después del diagnóstico está perfectamente y hace una vida completamente normal, eso sí con su medicación diaria bien controlada.

Iris Pérez.

Nino tiene cálculos renales.

22 May

Hola, hoy os quiero hablar del caso de Nino.

Nino es un gato europeo de color negro de 7 años que vino a la clínica porqué vomitaba, orinaba mucho y bebía mucha agua y no quería comer.

Ante un caso de poliuria-polidipsia (beber mucho y orinar mucho) realizamos una analítica completa de sangre y nos salieron muy alterados los parámetros renales: la urea, la creatinina y el potasio.

Aparato para realizar bioquímicas sanguíneas.
Imagen de http://farmaciabalsera.es/

Como Nino estaba muy débil y deshidratado lo hospitalizamos para poderle poner sueroterapia intravenosa y ayudar a sus riñones a funcionar mejor.

Pero, ¿ qué les ocurre a los riñones de Nino?

Para poder saber el motivo del fallo renal de Nino tuvimos que realizar más pruebas:

–         Analítica completa de orina con cultivo de orina: para detectar infecciones o cristales en orina.

–         Ecografía abdominal para ver la estructura de los riñones.

En la ecografía abdominal de Nino vimos que tenía cálculos o nefrolitos en los dos riñones.

Esquema del sistema urinario del gato: vemos que la orina sale de los riñones por los ureteres hacia la vejiga de la orina des de donde sale al exterior por la uretra.
Imagen de http://www.michigananimalhospital.com.

El riñón más afectado era el riñón derecho, que estaba hidronefrótico, es decir, el cálculo estaba obstruyendo la salida de orina hacia el ureter y el riñón se hinchaba como un globo de agua.

Imagen ecográfica de un riñón con hidronefrosis. La zona negra es orina acumulada en el riñón.
Imagen de http://www.infodoctor.org/.

 

 

Imagen ecografica de un riñón con cálculos.
Imagen de http://www.vetjg.com/.

¿Cómo podemos tratar a Nino?

El primer paso para tratar un animal con insuficiencia renal es corrigiendo su deshidratación y sus alteraciones electrolíticas. Esto lo podemos hacer mediante sueroterapia intravenosa.

Equipo de sueroterapia.

El segundo paso es ver que los cálculos no provoquen ninguna obstrucción y si la producen actuar quirúrgicamente. En el caso de Nino la sueroterápia agresiva hizo que el cálculo se moviera y dejara de obstruir la pelvis renal.

Cálculos de oxalato.
Imagen de http://www.oxalato.com/.

¿Cómo tratamos los cálculos?

En los gatos los cálculos más frecuentes son los de oxalatos.

Los cálculos de oxalato se forman en orinas con ph ácidos y no se deshacen mediante dieta pero estas sí previen su formación.

Para poder eliminar los cálculos podemos actuar de 3 maneras:

  1. Disolució médica de los cálculos (en oxalato no seria válido).
  2. Cirugía renal para extracción de cálculos. Para relaizarla se deben cumplir los siguiente requisitos:
    1.  
    2. Obstrucción completa del flujo de orina.
    3. Infecciones recidivantes en los riñones.
    4. Empeoramiento progresivo de la función renal.

      3. Litotripsia: fragmentación mediante ondas de los cálculos.  

¿Qué paso con Nino?

Pues tras 2 días con sueroterapia vimos que el cálculo que obstruía la pelvis renal había conseguido eliminarse por orina (lo recogimos y analizamos y vimos que era de oxalato) así que madamos a Nino a su casa con dieta específica para prevenir la recurrencia.

Ahora hemos de hacer controles cada 3 meses a Nino para valorar la alteración de la función renal, ver si los cálculos producen algun tipo de obstrucción y controlar que no haga infecciones de orina.

Hasta otra! 

Iris Pérez

A %d blogueros les gusta esto: