Tag Archives: lipidosis hepática

El caso de Xino: un gato abandonado con problemas en el hígado.

11 Jul

Xino es un gato europeo atigrado que fue rescatado el pasado 14 de junio en una calle de Santa Coloma por Bea, una colaboradora de la asociación Degats.

Xino, muy delgado y con las mucosas muy amarillentas.

Bea vió que el gato no estaba bien, que le pasaba algo y estuvo 4 días intentando encontrar algún tipo de ayuda para poder pagar una visita veterinaria sin ningún éxito.

Xino, extremadamente delgado pero con la apariencia de haber sido un gato gordo.

Finalmente haciendo difusión mediante la asociación Degats encontró financiación de gente que colaboró economicamente de forma altruitsta y Xino fue atendido en nuestro centro veterinario el día 18 de junio.

Al llegar  pudimos comprobar que Xino llevaba microchip pero llamamos al archivo de indentificación de animales y , todavía hoy, no han podido localizar a sus dueños.

En estos casos, si pasados  20 días no aparecen los dueños la asociación Degats puede hacer los tramites pertinentes para quedarse con el gato.

Xino estaba totalmente deshidratado, muy débil y con las mucosas y la piel de un color amarillo intenso. Realizamos un chequeo completo y vimos una alteración en las enzimas hepáticas, el potasio muy bajo y decidimos hospitalizarlo con suero y realizar una ecografía abdominal.

Xino, en consulta, muy débil.

Los resultados de las analíticas y la ecografía abdominal nos hicieron sospechar de una lipidosis hepática.

La lipidosis hepática es una enfermedad en la que se produce una infiltración grasa del hígado que le causa un daño extenso y provoca que este no funcione correctamente.

Se produce cuando el gato deja de comer por alguna razón.  Esto provoca un cambio en su  metabolismo y se libera grasa del tejido a la sangre y esta grasa se acumula en el hígado.
Los gatos con sobrepeso que dejan de comer son los que presentan un riesgo mayor de desarrollarla, y con frecuencia existen factores de estrés que inician la enfermedad (en el caso de Xino, el abandono) o  otras enfermedades concurrentes.
La enfermedad debe sospecharse en todo gato con sobrepeso que deja de comer y se pone enfermo.

Se puede confirmar con una aspiración con aguja fina del hígado (introduciendo una pequeña aguja y extrayendo unas pocas
células) la cual nos mostrará muchas células grasas dentro del órgano.

El problema está que si se confirma el diagnóstico (como en el caso de Xino) no podemos saber si la lipidosis es primaria, es decir, hay algún factor externo que la ha ocasionado, o, si es una lipidosis secundaria, es decir, hay alguna otra enfermedad que ha provocado que el gato dejara de comer.  En estos casos lo que se debería realizar siempre es una biopsia hepática, para saber exactament qué ocurre en el hígado. En el caso de Xino nos encontramos con graves limitaciones económicas y decidimos tratarlo como una lipidosis.

La lipidosis hepática es una enfermedad muy grave y muchos gatos mueren si no se instaura un tratamiento
temprano. El tratamiento más importante de la enfermedad es el administrar una correcta nutrición. Para ello se
necesita colocar un tubo de alimentación. Existen varias posibilidades como el nasogástrico, el de esofagostomía, faringostomía…

A Xino le colocamos un tubo de faringostomía y el día 21 de junio se fue a casa de Bea para que pudiera irlo alimentando y medicándolo con protectores hepáticos, antieméticos y antibióticos.

Xino, con el tubo de faringostomía.

Los primeros días Xino estaba muy débil y no se movía ni para utilizar la arena.

La segunda semana Xino empezó a moverse un poco más y ha utilzar la arena pero vomitaba varias veces cuando comía (mediante la sonda) hasta que un día se quitó el tubo y tuvímos que volverlo a dormir y cambiar el tubo de faringostomía.

Xino, con el tubo de faringostomía y su comida.
Para administrar a través del tubo utilizamos unso sobres especiales de royal canin o latas hills’s a/d diluidas con agua.

Ahora, unas tres semanas después, Xino empieza a estar más animado, vomita menos, se mueve más y ha empezado a comer un poquito por si solo.

Xino comiendo:


http://youtu.be/GcN9mnMyYpE

http://youtu.be/11FX45cwJLI

Xino es una muestra de lo que le puede ocurrir a un gato de casa cuando es abandonado en la calle.

Gracias a Bea, que ha difundido el caso y buscado financiación voluntaria a través de su asociación y las redes sociales, Xino ha tenido la  oportunidad de tirar adelante.

Espero que en pocos días se recupere del todo después del esfuerzo emocional y económico realizado por Bea.

Iris Pérez.

La evolución de Tequila.

29 Nov

Hola! Hace unas semanas os hablé de Tequila, una gata que después de un cambio de casa dejó de comer y se puso amarilla (http://wp.me/p2cDmE-Je). Os expliqué que nuestra principal sospecha era que Tequila sufría una lipidosis hepática, así que le pusimos un tubo de faringostomía para alimentarla y instauramos tratamiento a la espera de que sus dueños se decidieran o no a realizar una biopsia hepática para confirmar el diagnóstico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pues bien, hace un par de semanas Tequila se arrancó el tubo de faringostomía y como empezaba a comer por si sola deicidimos esperar 24h y ver si comía suficiente comida o no para volverle a colocar el tubo.

Tequila comía con normalidad así que no colocamos otro tubo y la fuimos pesando semanalmente para ver si realmente comía  lo suficiente.

Aquí teneis una tabla con la evolución de pesos de Tequila:

25/09 27/09 29/09 04/10 08/10 11/10 18/10 25/10 30/10
3.5 Kg 3.65 Kg 3.7 Kg 3.7 Kg 3.85 Kg 3.9 Kg 3.95 Kg 4 Kg 4.05 Kg

El otro día Tequila vinó a hacer un control de su estado y repetimos analíticas: sus enzimas hepáticos estaban normalizados y habia ganado peso así que le dimos el alta definitiva.

En este caso no hemos podido llegar a un diagnostico definitivo porqué no hemos realizado una biopsia hepática pero todos los datos analíticos y de la citología hepática, así como la historia clínica apuntaban a una lipidosis hepática, que, en aproximadamente 1 mes y con tratamiento adecuado, ha revertido por completo.

Tequila ha tenido muchísima suerte. Las ratios de supervivencia con tratamiento agresivo son de un 60%.

Iris Pérez.

Tequila y su problema hepático.

8 Oct

Os presento a Tequila una gatita que no ha acceptado muy bien que sus dueño se mudaran de casa.

Hace una  semana Tequila vino a la clínica porqué su dueña había notado que vomitaba muco y progresivamente había ido dejando de comer.

A la exploración, Tequila tenia las mucosas y la piel de un tono amarillo. Le realizamos una analítica completa y detectamos alteraciones en las enzimas hepáticas.

En la ecografía de hígado vimos una imagen compatible con lipidosis y  la punción hepática realizada corroboraba nuestra sospecha.

La lipidosis hepática es una enfermedad en la que se produce una infiltración grasa del hígado que le causa un daño extenso y provoca que este no funcione correctamente.

Se produce cuando el gato deja de comer por alguna razón.  Esto provoca un cambio en su  metabolismo y se libera grasa del tejido a la sangre y ésta grasa se acumula en el hígado.
Los gatos con sobrepeso que dejan de comer son los que presentan un riesgo mayor de desarrollarla, y con frecuencia existen factores de estrés que inician la enfermedad (en el caso de Tequila, la mudanza) o  otras enfermedades concurrentes.
La enfermedad debe sospecharse en todo gato con sobrepeso que deja de comer y se pone enfermo.

Se puede confirmar con una aspiración con aguja fina del hígado (introduciendo una pequeña aguja y extrayendo unas pocas
células) la cual nos mostrará muchas células grasas dentro del órgano.

El problema está que si se confirma el diagnóstico (como en el caso de Tequila) no podemos saber si la lipidosis es primaria, es decir, hay algún factor externo que la ha ocasionado, o, si es una lipidosis secundaria, es decir, hay alguna otra enfermedad que ha provocado que el gato dejara de comer.  En estos casos lo que se debería realizar siempre es una biopsia hepática, para saber exactament qué ocurre en el hígado.

La lipidosis hepática es una enfermedad muy grave y muchos gatos mueren si no se instaura un tratamiento
temprano. El tratamiento más importante de la enfermedad es el administrar una correcta nutrición. Para ello se
necesita colocar un tubo de alimentación. Existen varias posibilidades como el nasogástrico, el de esofagostomía, faringostomía…

En el caso de Tequila utilizamos un tubo de farignostomía que no es más que un tubo que se introduce a través de la faringe hacia el esófago.

Tubo de farinostomía.

El tubo suele dejarse hasta que el animal se recupera y empieza a comer solo. El tiempo de recuperación puede tardar meses en llegar..

Se recomienda dar una dieta especial por el tubo que sea muy energética y fácil de administrar. Nosotros solemos utilizar hill’s a/d diluida con un poco de agua.

La dueña de Tequila está pensandose si realizar o no la biopsia hepática pero mientras Tequila sigue con el tubo de alimentación.

Ayer Tequila se presentó con una complicación frecuente de la lipidosis hepática: una hipocalemia y una hipofosfatemia.

La hipcalemia  es una bajado de los niveles de potasio sanguíneos. Provoca debilidad, anorexia, ventroflexión del cuello.

La hipofosfatemia es una bajada del fósforo sanguíneo. Se produce al empezar a nutrir a un gato que lleva muchos días sin comer o como complicación de una cetoacidosis diabética. Provoca hemolisis que es la rotura de los glóbulos rojos y en consecuencia se produce una anemia.

Suplementamos a Tequila con suero intravenoso con fósforo y potasio y, una vez normalizados los niveles de estos electrolitos le dimos el alta y la mandamos a casa con potasio via oral.

Hipocalemia.
Vemos el potasio sanguíneo de Tequila por debajo de 3.5 mmval/l.

Valor de fósforo de Tequila.
El nivel por debajo de 3 se considera hipofasfatemia.

Cloruro potásico para suplementación intravenosa.

Fosfato monopotásico para suplementación de fósforo intravenoso.

Hoy Tequila está mucho mejor, sigue con el tubo y está mepezando a comer sola.

Ya os iré contando como evoluciona.

Iris Pérez.

Coco y su revisión anual

14 Feb

Coco es una gato persa de 6 años y medio que ha venido hoy a vernos para hacerse su revisión anual, ponerse las vacunas y desparasitarse.

Coco es muy bueno y se ha dejado explorar muy bien. Pesa 5 Kg, no tiene sarro en su boca, su corazón funciona perfectamente… Vaya que está como una rosa!.

Le hemos puesto también su revacuna anual y lo hemos desparasitado internament.

 

¿Por qué és importante una revisión anual veterinaria a nuestro gato?

Es importante para poder detectar y tratar de forma precoz enfermedades y para ver si nuestra mascota se encuentra en un estado óptimo de salud.

Si el animal tiene más de 8 años es muy recomendable hacerle un chequeo geriátrico complerto (análisis de sangre y orina), ya que con la edad pueden aparecer enfermedades relacionadas con el proceso de envejecimiento. Estas enfermedades detectadas en sus inicios pueden curarse o retrasar su desarrollo.

 En el gato es muy importante el control del peso. Muchos gatos (sobretodo si estan esterilizados) tienden al sobrepeso.

Un gato con sobrepeso es un gato con riesgo de acumular grasa en el hígado (lipidosis hepática) y esto, con los años, puede evolucionar a un fallo hepático.

Para evitar problemas lo mejor es evitar que nuestro gato engorde, para hacerlo existen numerosas dietas bajas en grasas que son adecuadas para animales esterilizados.

 También es importante desparasitar internamente(frente a los parasitos intestinales) y externamente(frente a pulgas, garrapatas y piojos) a nuestro gato. Los parásitos intestinales de gato pueden afectar también a las personas y constituyen por tanto un riesgo para la salud pública. Por ello, la desparasitación es importante para evitar una posible transmisión del problema a las personas.

Existen numerosos antiparasitarios en el mercado ( en comprimidos, en pipetas tópicas, en pasta), la elección de uno u otro depende del carácter de nuestro animal.

Es necesario realizar la desparasitación interna cada 3 meses y mensualmente la externa.

 ¿ Debo vacunar a mi gato si no sale de casa?

 Es importante proteger a nuestro gato frente a ciertas enfermedades mediante la vacunación.

Si su gato vive siempre en un piso y no tiene acceso a otros gatos ni a lugares frecuentados por otros gatos, es suficiente vacunarle frente a 3 enfermedades: herpesvirus, panleucopenia y calicivirus. Estos virus pueden entrar a nuestros hogares a través de nuestro zapatos si estos entran en contacto con orina, heces o saliva de gato.

Si su  gato sale y tiene acceso a otros gatos no vacunados, es conveniente además vacunarle frente a la leucemia felina. Esta enfermedad está producida por un virus que se transmite por orina, heces, saliva y da lugar a una bajada de defensas, lo cual facilita que el gato contraiga otras enfermedades.

¿Cada cuanto debo vacunarle?

Lo ideal es hacer una revacunación anual.

Para cualquier duda no dude en preguntar al veterinario!

Iris Pérez

A %d blogueros les gusta esto: